miércoles, 22 de junio de 2022

Esto no es una oración

La propuesta juevera de esta semana, lanzada por Neogeminis, nos pide que realicemos un texto donde se exprese lo improbable, infrecuente, imposible...

Y yo he recordado este texto que va en mi libro "Los zapatos del indigente" y que, habla de la búsqueda imposible de un ser superior que haga por nosotros, lo que nosotros mismos no somos capaces de hacer.




Me gustaría creer en un dios que lo puede todo,

para rezarle una oración de súplica y ponerme a su pies como sierva.


Me gustaría creer en ese Dios que todo lo puede,

y que, como padre, solo desea el bien de sus hijos.


Pero soy demasiado incrédula para pensar

que sí existe ese ser superior

y que él,

estará en todas partes para ayudarme,

siendo como soy, una simple mujer en un planeta,

la parte más pequeña de una partícula de polvo

en un universo que, a su vez,

es parte de una galaxia, dentro de otra galaxia

aún más grande.


Me gustaría creer que alguien vendrá

a rescatarme del dolor,

para hacer que desaparezca de la manera

que yo deseo

y no de otra.


Pero no hay nadie.

Nadie curará lo que la ciencia no sane

ni lo que un organismo sienta que debe recuperar.


Puedo rezar al aire o al universo.

Podría inventarme un nuevo dios

o rezar al que más seguidores tenga,

considerando su fuerza

por la medida de sus creyentes.


Podría fingir que no soy quien soy

y creer en lo increíble,

solo por sentir que alguien poderoso

me escuchará para calmar mi llanto.


Pero aquí estoy,

llena de tantos "peros"

que ni esto es una oración,

ni jamás

llegará a ser un poema.



Edit. Lastura (2018)


11 comentarios:

  1. Te leo y parece que me estoy escuchando. Me ha encantado. Besos :D

    ResponderEliminar
  2. No solo me gusta mucho, es que me identifico muchísimo por mi forma de ver la vida y por lo que veo, no soy la única. Chapó!

    ResponderEliminar
  3. ¡Toc, toc, toc..!
    ¿Hay alguien ahí???

    ResponderEliminar
  4. Para ser que no es poema ni oración es una hilera de palabras que de hecho oran ar una fuerza superior que nos aleje del dolor.

    Un abrazo, y feliz tarde

    ResponderEliminar
  5. La falta de fe en un ídolo al que todos creen y siguen a ciegas no nos llevará a ser más fuertes si no creemos primeramente en nosotros y en nuestra fortaleza. Precioso poema-oración. Te felicito.

    Mil besitos para ti, Mascab ♥

    ResponderEliminar
  6. Ya me gustó cuando lo leí y me ha encantado volver a leerlo, porque tiene rotundidad y una mentirijilla: ¡si que es un poema! Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Unas palabras que hay que ponerles atención, de ellas se puede sacar muchas cosas, en mi caso alguien que siente, piensa y tiene su propia fe. Un escrito muy bueno. Un abrazo y feliz resto de semana.

    ResponderEliminar
  8. Si partimos de la premisa de que "estamos hechos a su imagen y semejanza", ya está dicho todo. No puede salir nada demasiado bien, por suerte, tampoco nunca demasiado mal pero confiar en dioses para que nos den solución a todo, de eso ni se come ni se vive...
    Tu texto tiene un mensaje subliminal profundo por lo que te felicito, Noelia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho aunque más que una oración la veo como una declaración de creencias e intenciones.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Tal vez la estrategia sea ofrecer, más que pedir. Creo que después los imposibles comenzarán a sentirse diferentes. Muchas gracias por tu aportación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Coko bien dices en el titulo del libro, hay que ponerse en los zapatos del otro psra , al menos comprenderlo. Poe ejemplo el protagonista del texto de "Moli", mas le vale creer en dios, porque ni él mismo, ni los de su alrededor parace que le vsysn a ayudar mucho. Y sin un referente, un ojetivo, o una esperanza, apaga y vamonos.
    Saludosss

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?