sábado, 3 de diciembre de 2016

ANA BENEGAS HADDAD: LA PLURALIDAD DEL ARTE

Ana Benegas Haddad
De Ana Benegas Haddad puedo comenzar diciendo que es una mujer que ha bebido de distintas culturas y que quizás, esta interculturalidad suya, hayan hecho de ella una artista tan plural como el conjunto de su obra artística. Donde da rienda suelta a ésa diversidad que mantiene en todas las facetas de su vida.
Podemos decir que Ana es española de Donosti, y no mentiríamos. Podríamos decir que es venezolana sin contradecir lo primero. Podríamos decir que es árabe, y también estaríamos diciendo la verdad. Porque Ana lleva en sus venas una cartografía árabe-hispano-americana que dan significado a su carácter y timbran su obra.
Podemos también decir, que ha desarrollado su profesión como comisaria de arte y periodista, y que actualmente, tiene abierto un despacho donde ejerce como psicóloga clínica. Y todo ello, sería verdad.
Quizás entre las distintas profesiones que ha ejercido y ésa mezcla de culturas en su sangre, sea donde podemos hallar la fuente de la vertiente artística de su obra.
Ana Benegas Haddad, tuvo en su infancia un primer contacto con el arte a través de la música “que envolvía su alma”, según palabras propias. Y como letrista e intérprete recogió varios premios en su adolescencia.
Más tarde, ya en Burdeos, donde estudió la parte clínica de su carrera, Ana tuvo la necesidad de buscar nuevas procedimientos para expresarse. Y de este modo, entre la investigación y el silencio, comenzó a experimentar con las formas, las texturas y  el espacio.
Estamos por tanto, ante una artista aventurera que no se conformó con un solo camino marcado, sino que necesitó explorar todas las sendas del arte hasta ser consciente de su impulso creador. Según nos dice, “cada aspecto del arte va llevando al otro, inspirando al otro. Como en el límite del sonido está el silencio, en el límite de la materia está la no-forma.” En Ana, el arte, es algo intrínseco que nace de ella y busca las vías que mejor la definen para cada expresión: Unas veces con sus poemas, otras con su escultura y otras con su voz, Ana va creando un arte tan plural como magnífico.
Gracias a esta pluralidad suya, conocí a Ana en un recital poético al que nos invitó a participar nuestro amigo común el poeta Fernando Sabido. Allí, desde un primer momento, Ana y yo sentimos la necesidad de hacer algo juntas. De reencontrarnos y apoyarnos.
Un tiempo después, cuando comencé a organizar el I Encuentro Internacional MPI-Madrid, la contacté para pedirle que participara como poeta y cantautora, y en esa conversación, hablamos de arte plástico, de mi idea de montar una exposición para el Grito de Mujer de ese año. Una muestra intercultural donde dar cabida a múltiples vertientes y diversos artistas, integrando la diversidad funcional y los jóvenes valores. Ahí es cuando conocí no solo a la Benegas escultora, sino a la Ana Benegas comisaria de Arte.
Me acompañó a la galería donde íbamos a montar la exposición del encuentro de Mujeres Poetas Internacional, y en un instante, me hizo ver cómo quedarían aquellas paredes unos meses después. Qué iría en este rincón o en aquél otro, Dónde pondríamos la diversidad funcional y dónde los jóvenes valores…Ahí, aprendí de ella y con ella, a gestionar una exposición artística.
Pese a que había visto sus esculturas en fotografías y a que sabía qué era lo que iba a exponer de su obra en aquella muestra, el día que montamos la exposición, regresé a casa colmada de sensaciones y nuevos sentimientos, que a veces, se encontraban entresí: Ana era una diosa.
"En lo eterno" A. Benegas Haddad
Sentada desde su trono, dirigía a todo el personal que estábamos en la sala y he de decir, que llegó a estresarnos un poco con sus directrices. Por otro lado, era una diosa creativa. Su obra escultórica atraía a mis emociones. Necesité tocarla con mis manos y al hacerlo, sentí la sensibilidad que recorre las venas de esta artista polifacética.
Quizás por mi alma de poeta, no necesito ser experta en arte para sentir el arte. Para llegar a vivir un poquito de ésa sensibilidad colectiva que nos llena de energía a las poetas. No entiendo de técnicas, aunque  en mi trayectoria creadora además de trabajar la palabra,  he flirteado  levemente con la pintura en la decoración, y quizá por todo esto, sé del vínculo que llega a existir entre la propia forma, el silencio y el artista. Y capto parte de ésa sensibilidad que embarga al autor cuando está creando.
En aquella exposición intercultural, otras autoras también me transmitieron sensibilidad e imágenes poéticas con sus obras. Pero las piezas escultóricas de Ana, hipnotizaron mis sentidos. Aunque mis ojos se quedaran sin visión, podría captar la sensibilidad y los sonidos del silencio que habitan el alma de esta múltiple artista que hoy disfrutamos.
Para mí, como embajadora del MPI en Madrid, como mujer que busca a otras mujeres con las que interconectar sensibilidad y arte. Que necesito de las voces artísticas de otras mujeres, para a través de sus obras dar voz a aquellas mujeres del mundo que no tienen cómo expresarse, que no saben cómo huir de su rutina de esclavas sexuales, que no pueden hacer oír sus reivindicaciones ni sus derechos, que existen enmudecidas por las leyes que las ningunean y maltratan, para todas estas mujeres, necesitaba y sigo necesitando mujeres con voz. Mujeres que puedan denunciar los abusos que sufren nuestras congéneres.
Mascab-A.Benegas-Arabia Moursia
Y entre estas mujeres con voz, un día, encontré a Ana Benegas Haddad y Ana supo DAR un gran GRITO DE MUJER en el I Encuentro Internacional MPI-Madrid. Porque Ana Benegas Haddad, como todas las grandes expresionistas de la sensibilidad, es un alma noble y solidaria,  es una MUJER comprometida con su sociedad y con la globalidad de este mundo intercultural que intentamos hermanar a través del arte. Utilizando el arte como denuncia, difundiendo el arte como arma consecutoria de la armonía.
Y pocos como Ana Benegas Haddad, para transmitir sensibilidad con la belleza de sus cuatro vertientes como artista: la música, la palabra, la escultura… la humanidad que la habitan.
 


Mascab-Asunción Caballero
Madrid, 2 de Diciembre de 2016

Nota.- Ante la presentación de Ana Benegas Haddad en la prestigiosa Galería de Arte Atalante, en Madrid, me solicitaron que hiciera una breve presentación de su persona y de su obra. Y como amiga de la autora y admiradora del arte que navega por sus venas: este texto fue el resultado.

2 comentarios:

  1. ¡Me encanta que te codees con gente que de alguna manera se parece mucho a vos! ¡Debe haber estado genial esa exposición! Gracias por tu visita al Blog... Beso...

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente espectacular esta presentación/introducción/retrato literario de tu amiga MASC, no se me ocurre decirte nada más ante este aluvión de palabras para describir a una mujer que sin duda debe ser muy especial porque tus palabras cielo, no es que la describan con cariño, es que desbordan admiración por todos lados sin duda merecida.

    Sus esculturas aunque no se aprecien bien en las fotografías resultan tan suaves en sus formas redondeadas que se me ocurre pensar trasmiten toda esa armonia fruto de tantas culturas como acrisola dentro, mi enhorabuena para ella y por su puesto para ti por estas letras ... has debido dejarla derretida completamente jajaja seguro que la exposición es un exitazo ... las esculturas a parte de todo parecen pequeñas joyitas !

    Un beso enooorme mi cielo
    ( no he venido antes porque acabo de regresar de viaje ...
    me too ; )

    Que tu día de fiesta de hoy sea para ti eso...
    Una fiesta ; )

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?