lunes, 16 de septiembre de 2013

FLOR DE HARINA

La pasada semana, los diarios y redes sociales se hacían eco de una noticia que a todos nos dejó la sangre helada, la piel absolutamente erizada, el corazón galopando y la cabeza echando humos de rabia e indignación hasta por las orejas.

Una niña yemení de OCHO AÑOS, fallece en la noche de SU BODA debido a las múltiples LESIONES SEXUALES....  (para quien desee leer la noticia, puede pinchar en este enlace).

En el momento en que las personas de bien en el mundo occidental leemos sucesos de ésta índole, nos llevamos las manos a la cabeza y deseamos que las organizaciones mundiales pongan sus ojos y su fuerza en el asunto, para que crímenes de ésta índole sean eliminados de cualquier sociedad.




Sin embargo, en mi opinión, poco se consigue desde las organizaciones mundiales (a veces, deben conformarse con lo que los mandatarios de estos países les ofrezcan como información), y nada en aquellos casos que no consiguen salir a la luz del exterior de sus problemas.

Para evitar estas cosas, habría que transmitir a las mujeres que viven bajo el yugo de unos hombres que utilizan las palabras distorsionadas o interpretadas al uso personal, de los Libros Sagrados; que son ellas y sólo ellas, quienes deben erosionar el núcleo del problema que las alberga y que las esconde hasta poder exterminarlas, sin que sus maltratadores/asesinos sean castigados siempre que sean hombres, y amparen sus fechorías en dichas interpretaciones.

Son ellas y sólo ellas quienes tienen el poder para realizar ése cambio. Llevan siglos de subyugación al hombre. A cualquier hombre de su familia, sea padre, hermano, esposo e hijo (incluso sus propios hijos).

Cuando las voces de muchos activistas se manifiestan a favor de la liberación de estas mujeres, yo me pregunto: ¿realmente ellas quieren otra vida? ¿desean una vida independiente y propia? ¿se sienten anuladas por sus hombres y anhelan vivir fuera de las creencias religiosas, en las que ellos basan sus actos?

Muchas se muestran gustosas de sus vestiduras y de un credo que las coloca a la sombra de los hombres. Si, probablemente, sean las más occidentalizadas, aquellas que han estudiado en Universidades europeas y que desarrollan una profesión fuera de su país. Que dicen vestir sus hiyab con orgullo y por elección, sin darse cuenta, quiero creer, que lo que hacen es defender aquello que mata a sus compatriotas con menos posibilidades de vivir en el extranjero.

Otras de estas mujeres, las menos, se rebelan contra sus gobiernos y dan a conocer las situaciones que como las de la niña Rawan, las lleva a morir tempranamente a manos de los hombres.

Son estas últimas quienes deben encontrar la forma, con ayuda de todas aquellas instituciones occidentales que puedan, de conseguir que sus hermanas, madres, primas, tías, vecinas, en los países con estos credos, puedan abrir los ojos y mirar más allá de las rejillas de sus burkas. Quizá así sepan ver el daño que se causan a sí mismas y a sus hijas.

Porque yo me pregunto una y mil veces...¿cómo puede una madre yemeníe, consentir que su hija de ocho años pase por el mismo calvarío que ella pasó un día? ¿acaso las madres, incluso los padres, no deseamos para nuestros hijos todo aquello que consideramos lo mejor? ¿no vivimos intentando que nada horrible y malo les suceda? ¿no deseamos su felicidad por encima de las nuestras? ¿no damos nuestras vidas por las de ellos?

En este caso, ¿cómo la madre de Rawan pudo consentir que su hija viviera un matrimonio con ocho años y fuera entregada a su marido, un hombre de 40, como fruto jugoso que alimentara su lascivia?

Si una mujer puede consentir esto y vivir con ello sin intentar un cambio, de nada servirán nuestros lamentos.

CANCIÓN A UNA NIÑA MUERTA

Le robaron la muñeca que adormecía
en su infantil regazo,
y la ofrecieron a ella como flor inmadura
a un cuarentón de caudales babosos
que desgarró sus entrañas pueriles
segándola por el tallo.


Sus padres decidieron por ella
el instante en el que dejar de ser niña
y tronchar su espiga;
así, a un tiempo,
le evitaban ese espacio baldío
y onírico de la pubertad,
tan desorientada y sin otra lógica
que las chifladuras de la juventud;
era aún fragilidad, en formación,
y padeció el vértigo de ese salto al vacío
donde, privada de las ensoñaciones
con príncipes o emires, con coronas o turbantes,
imaginarse tejiendo camisones con hilos de oro.

Todavía era flor de harina,
no había posibilidad de levadura en su seno
y la sometieron,
la mancillaron siendo promesa de ázimo
al riguroso calor extremo del horno
de la fructificación,
donde sólo habita la codicia,
la sed irracional del néctar primerizo.

Era un durazno incipiente, verde y rechinante,
y no resistió el filo embotado de la navaja,
pues toda ella era candidez naciente
que soñaba con muñecas
y aún aplazaba para años venideros
las fantasía de mocita casadera.

Era apenas futuro no conjugado
y quedó para siempre en la lujuria
de unas sábanas ultrajadas con su propia sangre.
12-09-2013

14 comentarios:

  1. Sí, afirmo que es la mujer que debe revelarse ante semejante alienación, pero el problema se desborda, porque la mayoría no sabe cómo escapar del dominio absoluto de los hombres. Las organizaciones mundiales, solo reciben la noticia, se escandalizan, pero no lo padecen. Tiene que ser la mujer la que tome conciencia y pierda ese miedo que la paraliza y luche, aunque le cueste la vida.
    Y lo mismo ocurre con la violencia doméstica en los países de occidente y en nuestro país ya ves...no hay manera que denuncien, sus excusas, por los hijos, pero además, es que muchas no tienen recursos económicos. Por eso la mujer queda más atrapada bajo el machismo.
    Un excelente poema el de nuestro amigo Francisco.
    Gracias
    Un beso bonica
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Excelentes ambos, hay que hacerse eco de estas injusticias.


    Besos muchos ♥♥♥

    gracias por quedarte en mi blog

    ResponderEliminar
  3. Bueno este es el nivel de sumisión que viven las mujeres en el mundo musulman. Lo tienen inculcado desde pequeñas y a esos "machotes" les viene de perlas. Habría que acabar con lacras como esta y la violencia de genero que ya va siendo hora.
    El poema de Francisco genial.
    un besote guapa

    ResponderEliminar
  4. Tu lo has dicho Mascab. Hay que ir directamente al núcleo del problema que sería instruir a estas mujeres haciéndoles comprender que no existen sagradas escrituras que consintiesen actos tan terribles como este.
    Por otra parte estos sádicos asquerosos repugnantes que osan llamarse hombres desprestigiando con ello el mismo calificativo que otros intentamos llevar con dignidad y respeto hacia el resto del mundo. No me cansaré nunca de mostrar mi desprecio por esta clase de seres capaces de semejantes vilezas. Ojala esto pueda llegar a cambiar algún día y la humanidad vuelva a ser humana (valga la redundancia).
    Ante Francisco uno solo puede quitarse el sombrero. ¡¡Que grande es!!. Besos amiga.

    ResponderEliminar
  5. Es muy difícil luchar contra esas cosas que ocurren a diario en esos países, y que las mismas mujeres ven como normales. Para nosotros es una vergüenza, algo punible, para ellos es su tradición. Si sus autoridades no hacen nada, las mujeres seguirán siendo vendidas y vilipendiadas, con la bendición de sus madres y abuelas.

    Un abrazo y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  6. Dioooossss MASC, cielo!!!! no había leído nada sobre esto ( ni la asquerosa y terrorífica noticia que enlazas, ni tus letras, ni el llanto alarido desgarrado de tu amigo FERNANDO ESPADA...) mil graaacias y mi enhorabuena para ambos. Terrible, demasiado terrible para decir algo...

    Mientras en post del respeto a supuestas culturas, tradiciones, religiones, ideología o lo que sea en lo que se enmascare estas prácticas inhumanas sea tolerado, permitido e incluso auspiciado por gobiernos y padres y madres de estas niñas, enfermos de fanatismo, envenenados desde la cuna por este horror que anida en su mente como una enfermedad terrible que les vuelve ciegos e insensibles... ni todas las lágrimas o gritos del mundo ajeno y alejado de todo esto podrá cambiar nada... Creo que solo las nuevas generaciones que nazcan limpias de este veneno podrán erradicarlo para siempre y de una vez... desde aquí, salvo darlo a conocer y denunciarlo como haceis tú y Fernando y llorar por estas niñas... triste, tristísima y desgraciadamente... poco más podemos hacer.

    Un beso inmenso preciosa mía, inmenso como tu corazón... menos mal que aun nos queda gente como tú, como vosotros... mientras sea así...habrá esperanza.

    Graaaaciaaaasss de corazón por esto ( también por lo otro.. ya estás a mi lado... al lado de mi dedo mi cielo ;)) graaacias por todo tesoro.

    Muaaaaaaaaakss!! enorme y un abrazo apretado que te dure toooda la semana bonita... que tras las lágrimas, siga saliendo el arco Iris .. esperemos sea así... sí, será así ;))

    ResponderEliminar
  7. Es horroroso.
    Pienso que en su forma de pensar y de vivir nos es muy difícil entrar, por eso quizás lleves razón en lo que dices al final, lo que no es un impedimento para seguir concienciando a este pueblo.

    ResponderEliminar
  8. Mascab,apoyo tu reflexión,amiga...Las mismas mujeres deben liberarse de estas creencias y cadenas. Ellas deben mirar por su bien y el de sus hijos por encima de todo...De poco sirve que el mundo entero se lamente y condene este hecho, si ellas no se rebelan y tratan de defenderse...Cuando colgó
    el poema Francisco, me costó muchísimo comentar, veía el momento desesperante de la tragedia y me sentía herida por dentro...Este hecho nos duele, muy especialmente, a las mujeres y sobre todo a las madres,Masca.
    Te dejo mi gratitud por tu solidaridad siempre generosa y alerta a todas las injusticias.
    Mi abrazo inmenso y mi cariño, compañera y amiga...Espero, que todo vaya bien.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Asun, por difundir mi poema, mi dolor, mis sentimientos, y por complementarlo con la noticia origen.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me quedé sin palabras por esperar este hecho tan verdadero y al mismo tiempo estremecedor, que Dios ampare a estas mujeres y elimine a ésos monstruos de la tierra. Besos y felicidades, eres única

    ResponderEliminar
  11. Veo que vuelves a transmitirnos tu rabia, rabia e impotencia que todos hemos sentido al leer la noticia.
    Del poema que de Paco que te voy a decir, él ha expresado su rabia e indignacion como mejor sabe con la poesia.
    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  12. Esta desgraciada noticia se me había pasado por alto. Desde luego es vergonzoso que sigan ocurriendo cosas así.
    Abrazo!

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?