martes, 28 de mayo de 2013

Un monstruo de siete rabos (Monólogo de una mujer ante otra)


Una vez más, como casi cada día, el maltrato llama a mi puerta para hacerme reaccionar. Y no es que no lo haga cada vez que oigo sobre ello. Pero es tan habitual en nuestra corrompida sociedad de doble moral, que hablar de ello todos los días consigue que para algunos de nosotros, llueva sobre mojado.

Por éso hablo de ello cuando la indignidad me sale hasta por las orejas. Como ha sucedido hoy. No porque este maltrato sea más violento que otros muchos. Pero sí porque al no emplear la violencia física, al ser sutilmente escondida en palabras que como dardos buscan los corazones de las víctimas pero pasando antes por el cerebro dañado ya, a base de tanta filibustería empleada y que con cada flecha que recibe las neuronas se desconectan emitiendo corto-circuitos que hacen desear un "que se acabe la vida ya, porque yo no puedo continuar".

Si. Hablo del maltrato psicológico. De ése daño causado a las víctimas por un sátiro de dos cabezas de cuernos retorcidos y siete rabos. Todas las veces que quiere obtener aquello que su egocentrísmo necesita para alimentar su soberbia, el manipulador, muestra las patitas de tierno corderito bajo las puertas, ocultando al lobo humano (mucho más sanguinario que el lobo de las estepas), que ansía clavar su mandíbula en el cuello de quien inocente, cree que no recibirá de él ningún mal.

La víctima, pese a ser engañada una y mil veces, siempre vuelve a caer en la trampa del cazador, que es tan hábil en sus maniobras porque ha estudiado bien a la presa, sabe cómo ha de tratarla, qué tono de su voz la hace obedecer a sus ordenes, qué mirada es capaz de derretir su corazón...

Y así, puedes descubrir un día que un maltratador de éste tipo tan asquerosamente repugnante, es tu vecino de planta; tu jefe; la persona que espera cada día contigo al autobús y que siempre te da unos buenos días envueltos en cálidas sonrisas; tu compañera de mesa en el trabajo...incluso puedes llegar a descubrirlo en alguien más cercano, alguien que ha ocupado más de 20 años un espacio en tu familia. Alguien que se había ganado tu respeto y hasta tu cariño. Alguien en cuyas manos un día depositaste tu tesoro más querido; la persona que te había demostrado (aunque sólo fuera una impustura ocasional), su amistad y su cariño...

Si, descubrir a un maltratador de éste tipo, es lo que hoy me ha indignado. No porque hoy se haya caído el velo que difuminaba su maldad, este ya se había ido deshilachando durante los dos últimos años, sino porque hoy he comprendido, que pese a mi esfuerzo para ayudar a la víctima a graduar su visión, después de un tiempo de luto por una separación, tras un divorcio beneficioso en sobremanera para el maltratador, sigue recibiendo este tipo de daño emocional que  le hace sufrir hasta paralizar sus músculos por el miedo estrujando siempre su roto corazón. Pero sin capacidad de reaccionar. Incluso cuando le estás ofreciendo apoyo.

...Lo peor, es escuchar al maltratado decir del lobo: "si no es mala persona. yo creo que algo le ha sucedido y ha perdido el juicio. Pero no lo hace con maldad."

Éso y que no quiera, caiga quien caiga, y pese a quien pese...DENUNCIAR.

Y aquí estoy. Tragándome la rabia una vez más, sujetando mis pies para que no me lleven a la comisaria policial. Y rezando a todos los dioses para que nunca me tenga que arrepentir, de no obrar como me dicta el corazón...consintiendo que la presa me convenza de que todo ya, estará mejor.

Cualquier día, el menos esperado...actuaré con libertad y utilizaré el peso que la Ley nos quiera dar. 

18 comentarios:

  1. Que bien has descrito ese relato. Entiendo esa rabia que a veces es incontenible, el maltratador psicológico disfruta sabiendo que su presa le seguirá hasta el fin del mundo, tapándole sus echos de lobo feroz disfrazándolo de cordero.

    Un beso amiga Maskab

    ResponderEliminar
  2. Son verdaderos artistas en su oficio, embaucando con sus buenas maneras y simpatía al personal, y lo más triste, hasta al propio maltratado/a.
    Difícil decisión si se conoce un caso así, actuar con el corazón (ciego) o con la cabeza???
    Un petó,

    ResponderEliminar
  3. La violencia psicológica te convierte, en tu mente, en una inútil, desgraciadamente a las personas que sufren violencia psicológica les cuesta mucho más superar los hechos que la violencia física.
    Coincido con Rosa M. difícil decisión.

    Cariños....

    ResponderEliminar
  4. da mucha rabia, eso del maltrato, espero que las chicas cada vez aprendan más a protegerse y a mirar con quien andan

    besos,

    ResponderEliminar
  5. Sobre el maltrato psicológico, creo que fue ayer , que leí en un medio de comunicación que nuestros jóvenes no lo tienen como tal maltrato, algo que evidentemente es un error.

    Hay una palabra de la que, en base a la atención pública que se hace sobre el maltrato, habría que hablar largo y tendido, es DENUNCIAR. Parece que el 80% de las mujeres no denuncian el hecho de ser maltratadas, sin embargo no nos dicen cuantas mujeres que tras la denuncia han sido asesinadas, solo se sabe que es así, es en este último punto donde está el problema, ¿conocemos las respuestas de algunos jueces sobre las denuncias? se sabe que muchos maltratadores son puestos en libertad sin más, o como mucho con una orden de alejamiento de pocos metros y que se la suelen saltar a la torera, ¿donde están las casas tuteladas para que mujeres con hijos puedan escapar del infierno?, ¿donde está una ayuda, aunque sea temporal, para que una mujer pueda ser independiente y salir del infierno y siga su propia vida?, no digo la falta de conocimiento de una policía no ya en las grandes ciudades, en los pequeños pueblos es aun más grave, y también porqué no, el tratamiento psicológico que no se hace en las prisiones con este tipo de personas, estamos en crisis y si antes los medios eran escasos hoy lo son más aún.

    Con todo lo anterior no voy a negar la importancia de la denuncia, ahora bien hay que tener en cuenta las consecuencias de la denuncia, puede que previamente haya que actuar de otro modo. Ante el maltrato cada situación es diferente.

    Se me quedan muchas cosas que decir, pero en un espacio tan corto es imposible manifestarse claramente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Te comprendo y comparto cuanto dices. Lo más triste de esta amenaza social es que no existe un perfil, que todos podemos ser maltratadores. Y por último, no hagamos dejación de nuestras obligaciones denunciando cualquier pista que pueda descubrir a un maltratador antes de que realice su faena final.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es impresionante que el maltrato no decrezca, sino al contrario.

    ResponderEliminar
  8. ¿Sabes lo que sucede con la denuncia hecha por terceros de cualquier tipo de maltrato mi cielo? que si no es ratificada por la víctima de ellos, si ella no quiere denunciar lo que está sufriendo y para eso hay que asumir que se es una víctima de ellos, no hay nada que hacer MASC. Nuestro sistema judicial, no arbitra sistemas cautelares en los que incardinar supuestos como el del maltrato piscológoco. Lo primero que le sucede a una víctima de él, es que no lo sabe, tiene su autoestima tan rota que supoen ser merecedora del machaque que recibe, eso es lo más dramático de los mal tratos psicológicos, los de verdad, los graves, los que terminan con tanta gente y te voy a decir algo más... en este tipo de maltrato hay tanta víctima masculina como femenina, otra realidad que casi nunca se ve... aun te digo más jajaja muchos de los problemas de alcoholismo de muchas personas nacen de ellos, la única forma de evadirse de una realidad indeseable es el alcohol, hay un mundo tan oscuro y desconocido tras el maltrato psicológico que debería dedicársele mucho más tiempo y esfuerzo a su prevención, detección y reparación...desgraciadamente la impunidad de cuatro paredes esconde muchos monstruos de siete cabeza, muchos más de los que nadie imagina.

    No dejes que la rabia de la impotencia te haga daño pro dentro MASC, a mi me ataca muchísimas veces y por eso te lo digo, cada uno llega hasta donde llega... hay una parte a la que solo quien sufre lo que sea llega él y solo él... ojalá lleguen todas las víctimas de los maltratos mujeres, hombres, niños y ancianos... fíjate! cuanta víctima hay de esta lacra.


    Un beso enooorme tesoro.. pero bien hecho, a fuerza de hablar de este tema quizá se nos escuche, quizá escuchen todos.


    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaakkss inmeeenso y feliz día bonita.

    ResponderEliminar
  9. Leo el comentario de María y encuentro la respuesta que iba a poner después de leer tu relato... Lo único que se puede hacer es intentar que la persona que vive este problema, sea hombre o mujer, acuda a algún profesional que le ayude abrir los ojos. De todas formas todavía existen las relaciones injustas entre hombres y mujeres aludiendo a diferencias en determinadas características: las mujeres son emocionales, débiles, sumisas, dependientes, comprensivas etc... Los hombres dominantes, egoístas, agresivos, competitivos etc... ¿Quién no oyó estas definiciones alguna vez? Empezando en el hogar, en la escuela, la TV., el cine, la calle...
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  10. Un de los poemas que sonaron ayer en el recital de Aguilas(Murcia -España) y que hizo que me emocionara. Un abrazo

    COMPROMISO

    Yo, nacida MUJER,
    por obra y gracia del universo,
    me acepto como soy
    y en lo que soy:
    Un ser divino y humano
    ni más ni menos
    perfecto que otro nacido
    bajo distinto sexo

    …Y prometo serme fiel
    con todas las consecuencias
    desde mi instante cero…,
    envuelta en luz…si se me ofrece,
    descalza y ciega …si es preciso,
    con tu plácito o tu rechazo,
    con tu ayuda o tu zancadilla

    …Y así amarme y respetarme,
    sea contigo…o sobre ti,
    todos los días de mi vida

    …y es por esto que también…

    Me comprometo
    a no ceñirme a tu talle
    como guía,
    a no hablar en tu lenguaje,
    a no vestir el vestido que tú elijas,
    a ser Señora sin tu nombre,
    a ser mi Dios ,
    mi bastión, mi único juez,
    a declarar mi primavera
    en anarquía,
    a defender a dentelladas
    de cada niña…su crisálida,
    de cada mujer…sus alas..
    aunque me cueste las mías

    …y a devolver cada golpe,
    cada impulso mutilado,
    cada boicot, cada insulto…
    con interés elevado
    a la enésima potencia

    …hasta que entiendas
    un día
    que no estoy hecha a tu imagen,
    que nunca fui tu costilla,
    que yo valgo mi valor
    sin que tú puedas tasarlo,
    que seré quien quiera ser
    y llegaré donde quiera
    porque…¡Sí!
    ¡El mundo es mío!
    o es tan mío…
    como tuyo…


    Autora: Amaya Martín poeta de Jaen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chelo; todos saben que hace tiempo que no contesto a los comentarios, pues me gusta dejarlos libres como se expresan...pero no puedo dejar de agradecerte públicamente en éste mismo espacio, el que hayas dejado aquí esta joya de poema.

      Bravo por su autora! cuánta verdad y sentimiento a flor de letra se lee en cada verso y se siente muy adentro!!
      Bravo Amaya!

      Gracias Chelo.

      Eliminar
    2. Después de comunicarle a Amaya que habia dejado su poema en esta entrada recibí este correo.

      He visto el blog y la entrada y ciertamente el poema llegó a "casa". Gracias Chelo, por llevar hasta allí mis palabras. Besos mil
      Amaya Martín

      Eliminar
  11. Si no eres consciente de que MERECES amor, cualquiera puede venir a darte gato por liebre. La lucha comienza ahí, en convencer a la victima de que no merece eso, y después apoyarla en el camino. Si de maltrato sicologico hablamos, si hay riesgo, primero distancia y luego ya hablaremos,

    Que dificil, cariño.

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que lo has relatado perfectamente, no se puede añadir más, salvo que es un tipo de maltrato que casi no se ve, por eso es más dificil de actuar contra él, pero como todo debe ser castigado igualmente y nada de defenderlo.
    unos besotessssssssssssss

    ResponderEliminar
  13. Es que eso precisamente es lo más difícil de conseguir. Aquí constantemente estamos recibiendo a mujeres maltratadas y tratando de convencerlas para que actuen mediante denuncias ya que es el mejor camino. En algunos casos lo hemos conseguido y después nos ha llamado la policía diciendo que habían retirado la denuncia. Ya te digo que la principal lucha es convencer a la victima en muchos pero que en muchos de los casos. Un besazo y ánimo que lo vamos a conseguir entre todos.

    ResponderEliminar
  14. No tengo mas palabras que expresar de las que se han dicho en los comentarios de todos, el de Maria, el poema de Chelo.... a los de todos me uno contra la violencia fisica y/o psicologica que sobre las personas se realiza por un malentendido AMOR. Por amor debes dar (especialmente)libertad, cariño, compasion, ternura,etc..y puedes amar a tu pareja a tus hijos a tus padres y a todas las personas que nos rodean que se merecen todo el respeto que se merecen sin importar sexo, raza o religion.
    Se me ocurre que como problema hay que atajarlo desde su base, un proceso violento (fisico y/o psicologico)no salta de repente..., tiene un proceso que empieza primero por faltar el respeto a la persona y va seguido de muchas acciones diversas que llevan a la persona a su degradación individual. Es en ese punto donde no hay que ceder ni un ápice y cortarlo de raiz, para que el arbol de la superioridad no crezca y se haga fuerte.
    Como personas allegadas a un maltratada/o solo tienen que dar fuerza para que lo DENUNCIEN y no tener miedo de las consecuencias, pues estas si persisten son peores que la propia denuncia.
    Reitero mi combencimiento de que el maltrato no entiende de sexos, edad, color o razón social. Esta ahi y tenemos que estar en alerta de centinela para combatirlo. Mi apoyo a tod@s l@s maltratad@s. Max

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Max ese poema no es mio es de Amaya Martin

      Eliminar
  15. El maltrato sin apellido es connatural al ser humano que intenta simpre sojuzgar para obtener beneficio. Si es a la mujer hay otro culpable que nadie se atreve a señalar; las tres religiones del libro desprecian a la mujer como inferiores sin mas derecho que el deber de ser objeto de uso y disfrute del varon. Hasta que eso no varie y dejen de dar cobertura cultural a los maltratadores no iremos a ningun lado. Las religiones del libro son intrinsecamente perversas.

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?