domingo, 7 de agosto de 2016

MALA HIERBA

Pienso que es verano y agosto. Que hace demasiado calor y que aún así, me encuentro con cosas y situaciones que me dejan helada.



He encontrado en mi camino a personas muy humanas y con un gran sentido de la amistad y de la lealtad que ésta conlleva. Pero también he encontrado (y cada vez me tropiezo más con ellas), a personas que sólo buscan lucirse y representarse así mismas.

Estas personas, se adhieren a cualquier causa solo para estar en la foto, en los carteles, en las programaciones, y decir, "¡Mirad, mirad!, voy a estar aquí!" o "he participado en..." o llenar su currículum de eventos en los que ha ido participando. Como si el "ESTAR", tuviera en estos casos algo que ver con el "SER". Y me refiero al "ser" real, a ése que hace que unas personas sean mejores personas que otras o mejores en algo (en cualquier algo) que otros.

Todas estas trepadoras como la mala hierba, corren a colocarse un escalón más arriba de las personas que sí supieron marcar una línea porque son distintas, diferentes, y porque sin quererlo ni buscarlo ni proponérselo, han conseguido por medio de su esfuerzo y trabajo, hacer algo que contribuya a la mejora de nuestra sociedad sin perder la noción de igualdad desde ellos mismos y ellas mismas, hacia los demás.

         

Las personas a las que me refiero, son Egodiosas y Egodioses. Su EGO les hace creerse al nivel de un DIOS ficticio, creado desde sus mentes de mala hierba a la imagen y semejanza propia. Es un dios a su medida. A su medida más pequeña, claro está. Porque ellos y ellas, están por encima del bien y del mal de ése mismo dios.

Hay personas víboras. Que silenciosamente observan a los otros y hasta los alaban en público. Para luego, a sus espaldas, escupirles el veneno que acumulan en sus tripas corroídas por la envidia.


Si. A casi cada paso que doy, me voy encontrando con más y más egodiosas y egodioses.

Debo empezar a proyectar estrategias para no caer en la vanidad de vestirme de una de ellas, para no perder mi norte, para no dejar ver las causas que necesitan de la solidaridad y no del lucimiento personal de algunas víboras.

¿Alguien sabe cómo hacerlo, además del hecho de dejar de contar con la egodiosa de turno o el egodios de marras?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?