domingo, 8 de mayo de 2016

RECUERDOS



La estancia se ha llenado de juguetes
un caballito de madera
balancea sus crines
y el color primigenio que atesora mi mente
ha desprendido espinas del barniz.
A la tetera rota
-de porcelana china-
aún le duele el agua
que escapó por su brecha.
Oigo a dos niñas reír al viento
y tan solo una de ellas
parece ser familiar al vaho de la sala
con aroma de chocolate
y con sabor al aire
de mi infancia.


2 comentarios:

  1. Colores, aronas, sabores de tu infancia. Me gusta . Un abrazo .

    ResponderEliminar
  2. De vez en cuando, los recuerdos de nuestra infancia, aparecen tan nítidos en nuestra mente, que asoman en letras formando poemas que llevan el sello de Mascab.
    ¡Vaya alegría que me has dado al verte por mi espacio!
    Aquellos tiempos, en que la relación era tan cercana, también yo los añoro.
    Te deseo todo lo mejor.
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?