lunes, 29 de diciembre de 2014

EQUILIBRIO

Imagen. Pier Toffoletti


Termina un año más y hacemos balance:

En positivo pongamos que tenemos trabajo,
podemos sostenernos y pagar la vida.
La familia sigue creciendo con nuevas altas;
los amigos –tambaleándose-, aún están cerca.
La salud circula sobre demasiados baches
y a veces, nos quita el aliento para que tomemos aire.

En negativo  pesan las ausencias voluntarias,
aquellas que se esconden en la soledad opaca.
Demasiados divorcios para un solo año
y con algún otro más,  perfilando el horizonte.
Las enfermedades nos doblan el cuerpo
y colman las noches de astillas.
Los amigos a veces, no están donde deben
y dejaron huecos los abrazos.
El trabajo es mucho y malo para tan poco sueldo.
Los viajes quedaron estampados en un álbum,
-tan estáticos-, que parecen perder su color…

Y los sueños se cubrieron de gloria y barro.

A dos días de acabar un año,
la balanza -a duras penas-,
guarda durante dos segundos
la estabilidad de su equilibrio.


©Mascab (29-Dic-2014)

1 comentario:

  1. En equilibrio aunque sea dolorosamente precario seguimos avanzando, quizás la cosecha que viene sea más abundante.

    Todo lo bueno

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?