miércoles, 26 de junio de 2013

Dos años después (La sustitución -II-)


Hoy hacía un año que comenzó la búsqueda de su amiga Peich. Un año de frustraciones, angustias y desamparos. Sin embargo, Carol no se daba por vencida. Pese a los intentos de la policía para convencerla de que abandonara su decisión de hallar a la amiga desaparecida, no había día ni noche en la que no pensara constantemente en ella.

Dos años atrás, su querida amiga había tomado una senda desconocida huyendo de una realidad que la asfixiaba. El misterio que envolvió su marcha, ahora la barrera infranqueable en la que ella tenía que encontrar alguna fisura que aportara un rayo de luz a su investigación.

Porque era suya la investigación. La policía, tras comprobar los datos y las fechas que antecedieron a la huída de su amiga, trataron y aún insisten en convencerla de que no ha sido una desaparición, sino simplemente, un cambio de vida que una persona adulta y sensata decide hacer con todas las capacidades físicas e intelectuales intactas.

Carol sabía que uno tenían razón. Ella sospechaba que algo extraño había ocurrido a su amiga. De lo contrario, habría seguido contactando con ella. Aunque fuera muy de vez en cuando. Aunque siguieran siendo dos o tres mensajes en un año. Pero tras aquel primer año, tras su último mensaje enviado por mail, nunca más supo de Peich. Salvo que debía seguir poniendo todo su tesón en encontrarla.

No sabía cuantas veces había podido leer aquél mensaje. Cientos, en el año transcurrido. Al menos una o dos veces al día. Cuando se acostaba para enviarle fuerzas y luz a su amiga. Cuando se levantaba para desearle los buenos días.

"Hoy ha sucedido algo inesperado. Una gran tempestad ha azotado el bosque que me rodea y el cielo se cubrió de colores ocres, rojizos como la sangre.
El ama de llaves, desapareció hace unos días. Simplemente una mañana al levantarme ya no supe más de ella. La busqué por las dependencia a las que tengo acceso. La llamé a gritos desde el centro del jardín, abandonado ya sin ella. Pensé encontrarla en los establos donde sólo  dyc me miraba desde sus ojos tristes. Los perros del amo, no supieron informarme de ella. Sus ladridos eran gemidos que acompañaban a mis lamentos. ¿dónde estará Rosamunde?.
Exhausta de recorrer la finca y no hallarla, escribí al jefe para informale de la pérdida. Sigo sin conocer sus facciones y sin saber cómo es el sonido de su voz. Es como si mi trabajo fuera ordenado y recibido por ésta computadora desde la que te escribo. Nada sé de él, que no supiera al traspasar la oscura puerta de esta mansión olvidada del mundo. Nada salvo lo poco que sabía cuando crucé las altas verjas que aislan la finca protegiéndola de intrusos que ni se atreven a llegar a la colina. Mi voz sólo suena para comunicarme con Rosoamunde, cantar dulcemente a dyc cuando me pasea por la hacienda y detener a los perros del amo cuando intentan olfatearme desde cerca. A veces, echo de menos la posibilidad de un teléfono con el que poder comunicarme al menos contigo. Nada sé del mundo exterior. Las pocas noticias internacionales que me llegan a través de internet, sospecho que están manipuladas antes de verlas presentadas en mi pantalla. Si al menos me dejaran saber de tí. Enterarme si recibes mis mensajes o si son perdidos en la nada como se perdió Rosamunde.
Me anima el saber que apenas queda un par de meses para finalizar mi año de contrato. Estos meses he enriquecido mi cuenta bancaria y he descansado el cuerpo del ajetreo de una gran ciudad. He limpiado mi alma de aquello que sobraba y hedía. He aprendido que no era tanto lo que me ahogaba, sino simplemente, mi indecisión para enfrentarme a los vaivenes de la vida.
Ahora sé lo que quiero. Sé a quién quiero junto a mí y a quién ver lejos. Ahora soy más fuerte que era antes...salvo para cruzar una sola de las puertas que esta mansión me cierra. Creo que el día que me sienta capaz de ello, será el día que encuentre mi auténtica libertad."
 

Tras leer el mensaje una vez más, Carol afianzó su fuerza en la necesidad urgente de continuar buscando entre las miguitas de pan que Peich, la había ido dejando en sus correos.

El siguiente paso que daría, sería contratar a un investigador privado y olvidarse de los incrédulos hombres y mujeres del departamento de policía.

¿Dónde he de buscarte?- Preguntó en voz alta intentando verla a través de su ventana, mientras tomaba un sorbo de la calmante y templada taza de té que finalmente apoyó sobre su pómulo, como queriendo sentir a través de ella, la calidez de los abrazos de su amiga Peich...


17 comentarios:

  1. Te lo dije en la otra entrega mi MASC y vuelve a sucederme en esta, me recuerda muchísimo tu PEICH a Jane Eyre... solo que en esa historia este amo invisible que permanece en la sombra allí sí que se materializa... por lo demás, me gustan estas amigas perseverantes que no olvidan los lazos que les une a los que quieren... es como tú cielo, no es el lugar y ya hablaremos pero fuiste tan taaaaan increíblemente encatadora, tú y todos que si antes era difícil olvidarte ahora ya... absolutamente imposible. Nunca me cansaré de darte las graacias por todo, a ti y a todos, trnasmíteselas de mi parte por favor y montones y montones de besos preciosa mía... luego en un ratito no dejes de pasarte en cuanto puedas por mi blog... allí dejaré algo para ti... mi pequeña manera de darte un besazo inmeeenso por el día mágico que pe regalasteis.


    Muaaaaaaaaaaakss y remuaaaaaaaakss jajaja ahora ya sé lo ricos que saben en vivo y en directo... les pondré siempre la música del arpa aquella que vimos frente al palacio de Oriente ¿recuerdas?:))


    Muuuy feliz tarde mi querida MASC

    ResponderEliminar
  2. Jo!! No me dejes en ascuas! !! Quiero más amiga...como siempre. .increíble. ..millones de besos.

    ResponderEliminar
  3. "Dos años después..." tal vez más, he perdido la noción del tiempo, pero se me hace largo. El encuentro contigo y Luismi fue como un fogonazo, la luminaria de un rayo con su aparato eléctrico e irreflexivo que deja la secuela a través del tiempo.
    Espero que no tengamos que esperar otros dos años para saber el desenlace, si es que existe.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Qué bien: la continuación! Como Francisco, espero que no pase tanto tiempo para el desenlace, que estoy intrigada.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Mascab, recuerdo esta historia,que me interesó muchísimo...Ahora vuelve a mi mente y siento la constancia y el amor de Carol por su amiga perdida en el tiempo...
    Gracias por tus palabras, amiga...La vida nos dará más oportunidades para el encuentro y el abrazo...Cuando te veo en las fotos del evento, siento conocerte de toda la vida y me llega una inmensa emoción milenaria y mágica...Mi corazón sabe que eres auténtica como en tus letras, Mascab.
    Mi cariño, mi amistad y un abrazo espiritual...para una mujer rebelde y fundamental en este mundo de letras...(sonrio)
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  6. Nos dejas aún con más curiosidad e intriga que en la primera entrega!!!!
    Espero que no tardes tanto en brindarnos una nueva entrega.
    Un petó Mascab,

    ResponderEliminar
  7. Bueno, parece que el relato coge carrerilla, no lo suelts, me tienes atrapada.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  8. He tenido que leer la primera parte del relato pues ya no lo recordaba. La historia continua con la intriga. Esta bien urdida e invita a continuar para descubrir el desenlace. Espero que no nos tengas en vilo mucho tiempo. A mi, la intriga me mata. Por eso te ruego, que sigas escribiendo, no me tengas en ascuas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Tendremos que esperar ¿Cuánto?

    Espero que ahora que estás relajada sigas con la historia y no nos dejes asi demasiado tiempo.

    ¿Quizás sea el incio de un cuento largo? De una novela de intriga? ...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. sin dudas ha de ser una amistad muy especial la que sustenta tal fidelidad. ¿Qué fue de su amiga?

    besos,

    ResponderEliminar
  11. muy interesante.....venga ponte a trabajar y termina pronto el relato. Un abrazo Max

    ResponderEliminar
  12. Ya estoy aquí, de nuevo.
    He estado estos días de viaje y, a la vez, descansando. En proximas entradas ya os iré contando...
    El día 1 de Julio comenzaré de nuevo con mis Publicaciones en poesiayvivencias...
    ¡¡¡Gracias por estar siempre ahí!!!
    Descansar bien que nos queda una buena caminata hasta Santiago de Compostela.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Me gustó mucho el relato, espero seguir leyéndote.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Pues promete...¡buen ritmo este relato, interesante! Saludossssss

    ResponderEliminar
  15. Mi querida, cariñosa, solidaria y eterna amiga, de apoco iré volviendo y poniendo atención a tus publicaciones, hoy me ha ganado la emoción por decirte que estoy llegando, de a poquito, pero llegando. Superado mi ACV no tendré mejor recuperación que disfrutar tus letras. Un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  16. Querida amiga: Te imagino pasándolo en grande, subida a la moto, haciendo fotos y disfrutando del amor que reina en tu vida.
    Dentro de unos días me ire al pueblo a descansar, pero antes quiero dejarte un fuerte abrazo con mis cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  17. Entre en tu historia, ya también mia...esperaré,

    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?