lunes, 13 de mayo de 2013

¿Una puerta de salida?

Hoy me he levantado eufórico. No sé cuál será la razón. Llevo tantos días encontrándome sin ánimos para continuar, que no entiendo este cambio repentino de humor.

Pero no me lo voy a seguir planteando. ¿Que me levanté de buen humor? Pues a disfrutarlo!! lo único malo es que no sé cómo hacerlo. Ha pasado tanto tiempo desde que no me divierto... ! O desde que simplemente me encuentro feliz con lo que tengo...

Imagen localizada en Aprendiendo a vivir

Todos dicen que no existe una razón para que yo me sienta tan mal. Tengo una casa grande con jardín, otra pequeñita en la montaña, dos coches...y todo pagado! no debo nada a nadie. Tengo dos hijos que estudian la misma carrera que yo estudié, ¡quizás algún día, hasta podamos trabajar juntos!. Tengo una mujer que me acompaña siempre y que no suele quejarse del poco interés que pongo en sus cosas. Tengo un grupo de amigos con los que me siento bien, aunque a veces, no me muestre demasiado participativo con ellos. Pero sé que los tengo, están ahí, siempre a mano, dispuestos a llorar conmigo y a reír todo lo que nos haga falta. Tengo un padre y una madre a los que debo atender y atiendo. Tengo un trabajo que me satisface y al que me entrego con profesionalidad e ilusión...

Imagen localizada en "Un lugar en mi cabeza"

Sin embargo, los días pasan y las noches caen como pesas de plomo sobre mis hombros. No identifico qué es lo que me aplasta. No entiendo la razón de por qué, al salir del trabajo se me anuda más fuerte la corbata al cuello. La aflojo con deseos de hacer canasta en la papelera más cercana, pero la guardo en el bolsillo derecho de la chaqueta mientras sigo sintiendo el nudo presionando mi garganta, evitando que el aire llegue a mis pulmones, evitando que la sangre oxigenada riegue mi cerebro. Solo siento ahogo...y una terribles ganas de llorar...

Y lloro, a solas, cuando por fin me encuentro solo en mi auto, antes de salir del parquing. Lloro desconsolado ocultando mi rostro entre los brazos apoyados en el volante...no entiendo por qué, no sé la razón. En mi vida, en ése instante, solo hay desolación. Un páramo árido e infertil, donde algunos granos de trigo viejos consiguen florecer un instante cada año.

Imagen localizada en internet
Consigo sin ánimo llegar a mi casa, donde mis hijos estudian juntos en la biblioteca mientras su madre nos prepara la cena con el alboroto de la tele encendida sobre la encimera de la cocina y sus protestas agudas sobre todo el trabajo que recae sobre ella cuando cada día, regresa de la oficina.

Y en ése momento mismo, antes de cerrar la puerta tras de mí, siento unas inmensas ganas de echar a correr y no parar jamás. De estar solo, de huir sin saber bien de qué. De dejar de sentir este nudo en mi cuello, dejar de oír que lo tengo todo, que no debo estar triste. Dejar de sentir la responsabilidad de mantener todo lo que he construido, con la fuerte sensación de que he agotado mis días. De que he conseguido llegar a esto, que no es otra cosa que aquello que siempre anhelé. Pero...¿y ahora? ¿ahora qué? ¿qué más hay por hacer? ¿serán así todos los días que me quedan por vivir? ¿hasta cuándo? ¿diez, veinte años más? todo ése tiempo con los mismos días cargados de trabajo y las mismas noches de reproches y televisión? o ¿a solas, en la oscuridad de mi habitación, donde nadie se preocupa de si he vuelto y río o lloro?

...Sin embargo, hoy me siento bien. Voy como flotando sobre el asfalto. No entiendo la razón de no ir en mi auto. Pero me gusta mucho más esta sensación desconocida. Nunca antes me había gustado caminar aunque el trabajo estuviera a no más de  3 km de mi casa, siempre he viajado en auto. Y hoy...¿camino? ¿me dirijo hacia mi despacho movido por mis pies? No. Estoy flotando, mis pies no se apoyan en el suelo, lo sobre pisan, no siento la pesadez de mi cuerpo en las piernas. El maletín en mis manos, es ligero como un folio. La corbata se anuda en mi cuello sin presionar la garganta. El aire fluye hacia mis pulmones y la sangre explota en miles de maravillosas sensaciones en mi cerebro.

Imagen localizada en "hombres y estilo"

Mi cerebro, que se recrea durante mi paseo en épocas en las que la felicidad embargaba mi corazón... Las lágrimas de mi madre al abrazarme cuando por fin le mostré mi graduación... El apretón de manos de mi padre el día de mi boda... Las noches y los días cargados de ilusiones compartidas con mi mujer... El nacimiento de mis hijos, sus primeros pasos, sus primeros días de colegio, sus ingresos en la Universidad.. El reconocimiento profesional por parte de mis compañeros y superiores... Los momentos de risas con los amigos, los de charlas hasta el amanecer y aquellos en que la tristeza nos hacía compartir las lágrimas.

¡Qué bien me siento hoy!.¡Por fin tras mucho tiempo!. Hoy voy hacia mi destino con ilusión y sin pesos.

Imagen localizada en "un angel en mi patio"

Quizás debería haberme tomado antes esa medicina que me auto mediqué anoche...

Una caja entera de píldoras para dormir.

17 comentarios:

  1. Los hay, que teniéndolo todo, son las personas más infelices del mundo.
    Por el contrario, hay otros que, sin tener casi nada, nos dan ejemplo de vida.
    Pienso que el protagonista de tu historia estaba enfermo, las depresiones, actualmente, proliferan y los psiquiatras tienen las consultas llenas.
    Es muy tarde, debo ir a dormir.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  2. A veces, no necesitamos tenerlo todo, porque de esa manera perdemos el deseo que nos empuja a vivir.
    Muy buen relato!!!
    Cariños...

    ResponderEliminar
  3. Un relato magnífico, sinceramente no me esperaba ese final, como soy tan tontorrona pensé que ibas hablarnos de lo bueno y saludable que es caminar.
    Un abrazo muy grande querida amiga.

    ResponderEliminar
  4. Una descripción, desgraciadamente, muy real y frecuente.

    ResponderEliminar
  5. No por tener todo lo material o todo lo que te rodea te puedes sentir feliz, quiza no exista un explicación lógica para sentirte así cuando tienes todos los medios para ser feliz.
    un buen relato.
    Besotesssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. Ese personaje estaba avocado a esa situación, aunque aparentemente no tenia motivos para tener esa depresión de caballo, habría que buscar en el interior de su mente, lo mismo tenía algún trauma de su niñez, si Freud levantara la cabeza, me mataba.

    Buen relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Cuando uno trata de encontrar el sentido de la vida en las cosas, finalmente encuentra el remedio en el visado del tránsito por no poder soportar el sinsentido que no supo descubrir: cuando miró para sí mismo ya era demasiado tarde.

    Me ha gustado la narración de este protagonista alienado que has sabido distanciar de ti hasta cambiándole el sexo.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Me he quedado un poquito triste, me imaginaba el final, pero aún así, debía haber pedido ayuda. Es una pena...que ante los problemas muchos estén tomando esta puerta de salida. Tu narración espectacular Mascab. Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Chelo dijo...
    Seguro que ese chico no había recibido una imagen de su amiga Asun con esta inscripción:
    Todo lo qu enecesitas para ser féliz, lo tienes dentro de tí ...
    y le hizo reaccionar.


    Buen relato por su contenido y por la forma de expesarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Bonito relato, triste como muchas realidades.
    Que malo puede ser dejarse atrapar por la rutina del conformismo, caer una profunda tristeza sin motivo aparente. Hay que mirar de "sacudir la cabeza" y buscar nuevas metas e ilusiones antes de caer en una depresión. No siempre es fácil.
    A veces algo tan sencillo de compartir una charla y un paseo al atardecer puede ser mejor medicina que cualquier pastilla.
    Un petó,

    ResponderEliminar
  12. Me temo que nos ronda el mismo fantasma y me alegra saber que tenemos medios suficientes para dejarlo en eso, un nubarrón que se diluye en palabras y sonrisas, capaz en tu caso de generar belleza.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. He debido entenderlo todo fatal MASC, porque por más que este personaje tuyo superficialmente pareciera tenerlo todo, si en su trabajo, en su casa y con sus amigos se sentía como se sentía, es que en realidad, ni su trabajo le satisfacía, ni a sus amigos los sentía amigos porque nadie que esté a gusto con sus amigos pasa de ellos y lo peor de todo, si entrar en su casa le daba ganas de echar a correr es que ni deseaba estar con sus mujer, ni tenía nada que ver con sus hijos por mucho que estudiaran su misma carrera y si no era así de malo el panorama en todas partes, a él se lo parecía para finalmente suicidarse ¿alguien toma una decisión así de gratuita y a lo loco? yo no lo creo... es en el límite del sufrimiento o la locura que uno opta por esa vía. ¿Lo he entendido todo fatal? si es así perdón...sea como sea, te aseguro una cosa, literariamente hablando te ha quedado impecable, su repentina alegría sería inexplicable salvo como lo has hecho... un 10, mi niña... terrible, pero insisto literariamente hablando lo has resuelto perfecto...y mira si ahí, en le limbo está así de feliz, pues hasta no está mal...si fuera todo tan fácil de resolver sería perfecto ¿verdad?... tú por favor.,..mantén las pastillas para el sueño alejadas de ti jajaja sé que tienes tú demasiada vida como para pasarte semejante idea peregrina por esa cabecita preciosa tuya:-)

    Muuuchos besos y muuy feliz semana, literariamente hablando también pero sobre todo en la realidad real :-)
    Muaaaaaaaaaaaakkkss!!

    ResponderEliminar
  14. Así que yo suicidaba a tu prota y resulta que en realidad tú solo lo dejabas grogui por sobre dosis de somníferos jajaja sieeempre me paso en las entendederas.... mejor como tú lo imaginaste, sin duda. En fin, siento llegar tarde para desearte suerte en tus últimos exámenes ¡¡ojalá todos hayan ido de maravilla!! pero noo para desearte que esos días de playita que supongo estarás disfrutando mientras te escribo ¡¡qué enviiidiaaa!! hoy aquí para variar, está lloviendo, así... ¡¡cómo no voy a tenerle tirria a la lluvia!! xD.-) pues eso... que deseo que a esta horas espero estés tumbada al sol y él, tu amor y el mar te dejen como nueva después del esfuerzo de los últimos meses... ¡¡disfruta muuucho muchísimo precioooosaaaa!!


    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaakkkkssss!!:-)


    Hasta la vuelta cielooo!!

    ResponderEliminar
  15. Así que yo suicidaba a tu prota y resulta que en realidad tú solo lo dejabas grogui por sobre dosis de somníferos jajaja sieeempre me paso en las entendederas.... mejor como tú lo imaginaste, sin duda. En fin, siento llegar tarde para desearte suerte en tus últimos exámenes ¡¡ojalá todos hayan ido de maravilla!! pero noo para desearte que esos días de playita que supongo estarás disfrutando mientras te escribo ¡¡qué enviiidiaaa!! hoy aquí para variar, está lloviendo, así... ¡¡cómo no voy a tenerle tirria a la lluvia!! xD.-) pues eso... que deseo que a esta horas espero estés tumbada al sol y él, tu amor y el mar te dejen como nueva después del esfuerzo de los últimos meses... ¡¡disfruta muuucho muchísimo precioooosaaaa!!


    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaakkkkssss!!:-)


    Hasta la vuelta cielooo!!

    ResponderEliminar
  16. me encanta como escribisd

    ResponderEliminar
  17. Triste y desgarradora descripción. Por desgracia muy frecuente en estos días.
    Un saludo y feliz domingo.

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?