martes, 19 de febrero de 2013

DERROTADA Y VENCIDA

En solidaridad con las víctimas de vez en cuando, durante un tiempo, iré publicando relatos de este género. Quiero aclarar que todos los relatos son pura ficción, que ninguno es verídico y que cualquier semejanza con la realidad, es coincidencia por tantas víctimas que cada día siguen surgiendo en nuestra sociedad.

Habrá que hacer algo. Y ese algo es "educar". A nuestros hijos, a nuestras hijas...nadie merece sufrir maltrato a cambio de amor.

IMAGEN LOCALIZADA AQUÍ

La mañana era fría y el aire se adentraba a cuchilladas por las rendijas de puertas y ventanas. El cielo gris reflejaba azules plomizos sobre la escarcha del parque...

Frío, viento...solo faltaba la lluvia ése día. Si. La lluvia se apiadaría de su soledad. La mecería y consolaría por tanto dolor sufrido, tantas esperanzas truncadas, tantos sueños rotos y despreciados...

Ya no tenía fuerzas para seguir luchando. Se daba por vencida.


Durante mucho tiempo, él la había ido doblegando. Primero sutilmente, sin que ella se percatara. Un desprecio aquí, un ignorarla allí. Más tarde, llegaron los insultos, las palabras soeces, los portazos, el lanzamiento de objetos, las voces, los golpes en los muebles, y aquello otro que calla y no cuenta, pero que ella como él, saben que sucedió...y un día, él por fin del hogar se marchó.

Primero con mentiras en sus labios..."volveré, solo necesito tiempo". Ella se lo dió...

"No te preocupes por nada, todo seguirá igual, yo continuaré cuidando de vosotros". Ella le creyó.

Y nunca regresó.

Fue la época del horror. Meses y meses de llanto y desolación...


Mientras, él continuaba blandiendo su espada de hielo. Asustándola, humillándola, acosándola...la quería débil, la necesitaba derrotada, sabía que si mantenía esa postura, ella finalmente se doblegaría. No le importaba cuánto tiempo tuviera que esperar. Él tenía todo el tiempo del mundo y a la vez, todo el poder  que le posibilitaba aprisionar su cuello. Asfixiarla en el dolor, conseguir que ella misma se sintiera culpable del fracaso...sin dejar de ser su defensora hasta el final.

Sabía que nadie se daría cuenta de ello, trabajaba con impunidad. La conocía muy bien, ella nunca hablaría mal de él. Nunca le acusaría de nada. Nunca le pediría cuentas. Todo era cuestión de tiempo. Y él, tenía todo el tiempo del mundo para conseguir su objetivo final. Verla hundida en el barro, encerrada tras unas rejas inexistentes, sin respirar, sin alimentarse, sin vivir. Él sería dueño absoluto de todo aquello que juntos habían logrado construir. Ahora era el momento, ya solo le quedaba hundir el pico de su espada en un certero golpe final.


Ella tiró sus armas. Estaba exhausta, no podía continuar. Todo y nada le bastaba. Lo que él quisiera estaría bien. Creía que él la cuidaría siempre, que nunca la abandonaría arrojándola a la calle...

Si algún día se viera así, él la rescataría, la ayudaría y todo volvería a ser como antes...Él se lo había prometido. Hizo su promesa al marchar -"regresaré"- le dijo. Y la ha repetido de nuevo -"siempre que lo necesites te ayudaré" -así lo ha expresado. 

imagen localizada aquí

Y ella, sigue creyendo en él...
...ojalá lloviera, y la lluvia arrastara sus lágrimas...

17 comentarios:

  1. Querida amiga: Por problemas en mi ordenador, que me ha mantenido incomunicada, no he podido visitaros ni publicar nada en mi blog. Hoy, ya arreglado este aparatito, me hace ilusión leer tu entrada y venir a charlar un ratito contigo.
    Se me ha puesto la piel de gallina con tu relato.
    Tiene que ser tremendo que lleguen a anularte de tal manera y para colmo te hagan sentir responsable.
    Ignoro los motivos que puedan inducir a que una persona se llegue a portar así con su pareja, quizás sea un inmaduro o un despiadado, no lo entiendo ¡Con lo feliz que nos sentimos teniendo al lado a la persona amada!
    Esperemos que la educación y el respeto se fomente desde las escuelas, es vital para lograr una buena convivencia.
    Poco a poco, espero ir poniéndome al día y visitando a todos.
    He leído tu comentario. Tendré que entrar en el blog de Chelo y buscar esa entrada que me dices.
    Disfruta de los buenos momentos.
    Abrazos y cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  2. Una dura ( y por desgracia ) muy real entrada... Aunque ésta es ficticia hay muchas asi en la vida y es algo que nunca podré entender...
    A veces... sin llegar al extremo de lograr que se vaya... la hace sentirse tan poca cosa.. tan nada... que todo le da igual.. Y si.. ciertamente .. ella acaba creyendo que es nada .. tal como él le dice cada día ... durante dias.. meses .. años..

    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  3. Por desgracia y sin saber qué hacer ante tal crueldad existe esa realidad. Realidad que no cabe en mi cabeza ni en mi corazón. Has escrito de una manera ejemplar dicha situación.
    Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  4. La palabra que se me viene a la cabeza es perversidad. Esa mujer debe reaccionar, por dios !!!

    Mascab, como responsable de este espléndido relato, te pediría que hagas reaacionar a esta mujer cuanto antes, sácala de ese mundo insoportable.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Terrible.
    No se puede vivir doblegada siempre.
    No se pueden creer las mentiras del dolor.
    Mal ella, y peor él... con la amenaza y la presión del yugo del poder sobre su fragilidad.
    Que sensación de angustia genera este texto. Es como un dios! que reaccione!! como verlo desde la distancia y morirte de ganas por hacer algo, que no puedes hacer.

    Me ha gustado esta nueva etapa tuya... y aunque no estoy casi nunca, por motivos personales, cuando pueda y encuentre fuerzas vuelvo.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  6. Nooo mi cielo, ella no está derrotada y vencida... lo que está es engañada y dormida... dolorida, desilusionada, abrumada...pero un día esa lluvia la despertará, se llevará sus lágrimas y despejarán la bruma que ahora la tiene perdida... ellos a veces son tan crueles como describes ( a veces son ellas :-) pero siempre pienso que ante seres así, la vida siempre lanza salvavidas a los que agarrarse, puede que a veces ni se vean, pero un día... estirará el brazo, se asirá fuerte a él y saldrá de la vorágine de su tormenta. Quiero pensar que siempre puede ser así, el instinto de supervivencia es el mejor despertador que existe en el universo:-)

    Preciooooooso esto mi MASC... imágenes geniales ... todo perfecto, el aquí, el allí ... toooodo:-)


    Muuchos, muuuuchos besos cosa bonita y muuuuy feliz tarde.

    ResponderEliminar
  7. Incluso ella puede despertar de esa pesadilla y comprobar como el mundo es aquello que existe más allá de él.

    Gran texto.

    ResponderEliminar
  8. Cuan necesario es que la mujer aprenda a valorarse y a tener el sentido exacto del amor, el amor que es yugo nunca será amor...

    Abrazos y linda semana, Mascab.

    ResponderEliminar
  9. La ficcion a veces es mas pequeña que la realidad y esto que cuentas aqui de forma tan magistral es una cruda realidad que sufren muchas mujeres a diario,
    No se como se pueden llamar hombres.
    Me encanto tu relato.
    unos besotessssssssssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  10. Esta clase de personas no hacen sino que dsprestigiar a los de su mismo sexo. Tanto las vejaciones dialecticas como ya las que ni quiero nombrar existen porque no están suficientemente castigadas. Aquí parecería que este tipo de agresiones siempre quedan impunes y en muchos casos el final acaba en tragedia. Mierda de leyes que tenemos que amparan a los delincuentes. Gracias por tu denuncia. Besotes.

    ResponderEliminar
  11. Excelente relato Mascab. Conciso e impactante, que refleja muy bien una realidad basada en miles de vidas de mujeres que padecen la misma situación. En sus manos está la llave para resolver su problema, nadie más que ella puede ayudarla.

    Un fuerte y calido abrazo

    ResponderEliminar
  12. la violencia es terrible, en cualquiera de sus formas. Un relato estremecedor

    besos,

    ResponderEliminar
  13. Gran relato! Ojalá no existiesen este tipo de relaciones.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Sí, creetelo, es un gran relato en el que con toda sencillez nos narras esta historia ficticia pero que sin ningún problema podria ser real.
    Espero el próximo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Afortunadamente son una minoria..pero hay que conseguir que sea tolerancia 0. Ojalá solo fueran relatos no la triste realidad.......... un abrazo amiga, como siempre insuperable. Un besazo.
    Peich

    ResponderEliminar
  16. Mascab,un gran relato,que nos hace pensar y reflexionar...¡¡Qué crueldad puede guardar el hombre en su corazón...Qué crueldad!!La vida es tan corta y qué mal la sabemos aprovechar,dejamos salir siempre los demonios que llevamos dentro...¡¡Qué pena de vida...!
    Mi felicitación por tu solidaridad generosa y cercana con todos los temas actuales de nuestra sociedad.
    Mi abrazo grande y mi ánimo siempre,compañera y amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  17. Hay tantos perversos, siempre especulando con el silencio de la humillacion
    Que imagenes!!
    Abrazo

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?