domingo, 27 de enero de 2013

Cuerpo nacional de asesores políticos

Aparcó el auto junto a la acera del mismo edificio. Una torre de cuarenta plantas en un alto de la gran ciudad, desde donde se contemplaban la magníficas vistas de la antigua Casa de Campo de los reyes españoles, que se iniciaba al otro lado del río que cruzaba los jardines del gran Palacio Real.

Hacía apenas unos días que se había incorporado a su nuevo empleo, gestora de atributos físicos del alcalde de la ciudad. Realmente, era un empleo a su medida. Para el que se había formado durante 15 largos años de los 34 que tenía. Estudiando colores y texturas. Entre pinceles y cepillos. Maquillajes y cosméticos varios. Quince años de su vida entregados a la difícil carrera de hacer bello lo feo e invisible  lo que era insoportable de mirar.


Con sus hábiles manos, había transformado a mujeres  de aspecto abandonado, esposas de directores generales, convirtiéndolas en cenicientas de una noche para que pudieran acompañar a sus maridos durante una gala especial.

También había conseguido con sus artes, ocultar las barrigas prominentes de más de un político, deseoso de ser candidato al puesto más cercano a sus habilidades dáctiles para guardarse sobres cuando nadie les mirara a los bolsillos.

Y ahora, por fin. Le llegaba el puesto de su vida. El que le ponía en la palanca que la impulsaría hacia adelante. A ocupar aquél otro puesto que ansiaba: Asesor de imagen de la persona que ocupara el cargo de presidente o presidenta de la Comunidad Autónoma de más renombre del territorio nacional.

Si. Ése era su sueño. El trabajo que ahora había conseguido con artes de alcobas ajenas, soportando a los cuerpos fofos y viejos de hombres poderosos con contactos influyentes, sería el que la ayudaría a llegar hasta aquél otro que tanto ansiaba.

De momento, sólo tenía que procurar, que no se le notaran las arrugas del rostro a la momia del alcalde. Tendría que saber cómo esconder su barriga de tonel....y además, lo mejor de todo, que no tendría que hacerlo con sus manos. Éstas, ya podrían descansar. Ahora le tocaba a sus labios pronunciar ordenes que otros cumplirían para que aquel alcalde fondón, luciera como un pincel.


Se dedicaría a saber "llevar" a su alcalde y que éste, no pudiera prescindir de ella en ninguna de sus apariciones pública, y en casi ninguna de las canas al aire que deseara echar fuera de la casa matrimonial... 

Por todo ello, se llevaría limpios cada mes, unos cuantos miles de euros que para contarlos,  necesitaría algo más que los dedos de una sola mano.

Ahora, pertenecía al cuerpo nacional de asesores políticos; su familia se sentía orgullosa de ella y sus amigos, la envidiaban...

Si. Había sabido llegar. Y triunfar en su carrera profesional.

12 comentarios:

  1. No son asesores, son cargos de confianza, ¿y que mejor confianza que tener a tu esposa, hijos, sobrinos, tíos, tías, cuñados, cuñadas, padres, madres y la madre que los pario?, a los que no se les pide titulación ninguna, son eso cargos de confianza que cobran una pasta de la sopa boba.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay metáforas que parecen retazos de trajes a medida; casi han desaparecido los sastres, como desaparecieron las cartas de recomendación: ahora son otras prácticas con idénticos efectos. ¡Vaya para ti este aplauso!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Y lo mejor es que para acceder a uno de esos empleos tan bien remunerados, y que acostumbran a tener horario muy flexible, no hace falta temario ni prueba de acceso, ni . . . solo que te señalen con el dedo!!!
    Un petó,

    ResponderEliminar
  4. Muy bien dicho y lo que más me gusta de todo es la serenidad y sencillez con que lo dices.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Mi niña, lo que me gusta de ti, es que no te cortas, siempre escribes llamando a las cosas por su nombre, esa es mi Mascab, la que pisa fuerte y se la ve venir, nunca pasas desapercibida.
    Estoy convencida de que siempre hubo de todo en la viña del Señor, las hay que, para conseguir lo que se proponen, tienen que tener un estómago...
    Cariños en abrazos.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  6. Mmmmm ¿qué te digo aquí cielo?
    Pues más o menos como a abajo... sí, ahora parece que toda esta gentuza maquilladora o embadurnadora profesional está haciendo su agosto y nosotros como somos idiotas de remate no vemos las barrigas, las arrugas y las cara de embrutecidos que tiene todos estos ceporros que sufrimos en el poder... pero todo cambiará cuando se den cuenta que sí...¡¡que los vemos, que sabemos lo que ocurre y que estamos en la línea de meta esperando el pistoletazo de salida para ir a donde haya que ir para que se vayan ellos!!:-)

    Por mucho que maquillen sus abusos, son escandalosos y ningún asesor puede ocultar el sol por muchas cortinas que ponga... esta situación terminal, que lo es, terminará mi querida MASC, mi miedo es si por muerte natural o si como tú y yo soñamos conseguimos unirnos de una santa vez en algo común y fuerte o por eutanasia radical... crucemos los dedos... a mi la esperanza no me la va a robar nadie... a veces se me atontona, pero la meneo un poco y me revive siempre:-)

    Muuuchos muchos besos preciosa... no te me desanimes cielo, a mi a veces se me descargan las pilas... pero todo lo malo pasa y contra las ganas de muchos pocos no van a poder:))

    Muaaaaaaakss enoorme ojalá hayas tenido un domingo bonito, MASC.

    ResponderEliminar
  7. Lo que no pudo hacer nuestra protagonista es sujetar la máscara eternamente de aquellos que en un principio se la tenían que sujetar con loctite. Hasta este pegamento repudio el contacto con sus caras y dejó caer el antifaz. Ahora todo su trabajo es en vano, ahora no se pueden de ninguna manera ocultar sus desorbitadas barrigas, sus desorbitados bolsillos. Un besote y que bien te ha quedado de verdad.

    ResponderEliminar
  8. creo que los políticos son un mal necesario, pero los asesores no, los asesores sólo son una especie de plaga que ha invadido los rincones más sucios de la política

    besos,

    ResponderEliminar
  9. Para esos cargos, hay que valer, no todos tenemos el mismo "estómago"
    Algun@s tienen que pagar un precio, demasiado alto, para conseguir sus metas.
    Lo bueno es que, una vez logradas, tienen el porvenir de amigos y familiares solucionado, a todos se les hará un hueco, sin opositar, claro está.
    Te dejo un abrazo muy fuerte.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  10. El engranaje necesita asesores para que el dinero siga fluyendo hacia todos los estamentos de la corrupción.

    Muy original, me ha gustado Mascab.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Mascab,increible tu post...Has tenido fuerza y temple para escribir con cierta ironía una crítica claramente visible de la realidad...Se trata de envolver la fría y nefasta realidad con una máscara y mostrar un extraño carnaval,que nos lleva por delante a todos...Genial,Mascab,lo has conseguido.Sin embargo,sé,que no estás satisfecha, porque
    a ti te gustan las cosas auténticas,sin envolturas,ni apariencias y esta realidad,que nos has descrito y además vivimos nos está "matando" y nunca mejor dicho...
    Te felicito por tu entereza,claridad y justa osadía,amiga.
    Mi abrazo grande y feliz fin de semana,compañera de letras y amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  12. Mira, la verdad, que si para llegar a algo en esta vida, tengo que lamer las botas de los poderosos y políticos, tengo que tapar sus faltas y hacer de bufón, prefiero ganarme el pan con el sudor de mi frente, pero con la dignidad necesaria para poder mirarlos de frente a los ojos y cantarle las cuarenta y cuarenta más, si es necesario...

    Allá los que tapan las arrugas y les engorda la panza.

    Eres de esas mujeres que escriben para quitarse el sombrero.

    Ha sido un placer enorme conocerte

    Abrazotes

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?