martes, 27 de noviembre de 2012

En busca de mi yo...

Autor: Ernest Desals / Imagen localizada en http://ventapinturapintorernestdescals.blogspot.com.es

Me adentré en la casa como quien entra en una nueva vida: expectante. Sin idea de lo que realmente habría de encontrarme, pero con el infantil deseo de hallarme a mí misma. 

Pensé, que al cruzar aquel sombrío umbral, dejaría atrás las amarguras de los últimos instantes... Aquellos momentos que me hirieron durante el último mes hasta dejarme exhausta la mente y secos de lágrimas los ojos. Como exprimido estaba ya también, mi agrietado corazón.

Julio había sido un mes de olores putrefactos, de días y días en los que el sol brillaba lanzando destellos negros en el cielo azul, dejando tonalidades oscuras en aquellos días calurosos y largos, de noches con espectros alargados y sinuosos, que se adentraban en mis sueños hasta rozar mi acongojado corazón con sus huesudas manos de largos dedos y uñas como zarpas, curvadas, algunas de ellas agrietadas o rotas que al atraparme, arañaban mi piel provocando ríos de pánico y frío sudor.

Autor: Ernest Descals http://pintura-cuadros-ernestdescals.blogspot.com.es/


Las jornadas se sucedieron unas a otras como los golpes de un boxeador contra su contrincante: seguros, mayoritariamente certeros, en cualquier caso dolorosos, aplastantes, sin tregua para la reflexión…o quizá con demasiadas reflexiones para lo que no requería análisis, sino aceptación.

Pero me negaba a aceptar. Me sigo negando aún. Quizá sea porque aún es tiempo de guerra sin que haya pasado todavía, el tiempo del amor. 

Sin embargo mis lágrimas cesaron y dejaron de recorrer mis mejillas. El dolor, a veces cedió paso a la rabia y ésta, como siempre, sin sabiduría, quiso llenar el corazón de rencor…

Autor: Ernest Descals http://pintura-cuadros-ernestdescals.blogspot.com.es/

Pero mi corazón no es rencoroso y a ello, le ayuda mi mente que no es obtusa, guardando en archivo bajo mil cerrojos, aquello que la rabia lanzaba hiriente hacia el corazón. Imágenes cargadas de dolor, palabras acuchilladas en delgadas puntas, hechas verbo en bocas inesperadas, antaño tenidas por amigas, que en determinados momentos se volvieron extrañas…

Pero mi mente a veces sabia, las recluyó en el sótano oscuro desde donde no puedan hacerse  ver ni oír por mi pobre, solitario, dañado y rasgado corazón.

He de dejar este tiempo de guerra pasar, sin que pase el amor. Fugaz, en un solo instante.

Autor: Ernest Descals lhttp://pintura-cuadros-ernestdescals.blogspot.com.es/2012/02/conciertos-rock-cantantes-pintura.html

No obstante, la batalla ha de continuar hasta ganar la guerra. Y no me esconderé en los muros de esta casa. Sé que presentaré batalla a la vida e incluso a la muerte. Renaceré entre las cenizas de mi recientemente derrumbada libertad, levantaré la mirada en los ojos de una cabeza que nunca se dejó doblegar. En cuclillas aún, miraré a mi enemigo mientras levanto mis piernas y con ellas mi cuerpo. Enderezaré una a una las vértebras de mi columna, elevaré mis pies a unos tacones de 15 cm y pisaré fuerte de nuevo, dejando como siempre fue, las huellas de mi paso sobre el asfalto…

Aún hoy, solo hoy. Necesito cruzar el umbral de la casa materna, oler los aromas de aquella época en la que todo y nada era una sola verdad, y acurrucarme en los brazos antaño fuertes y ahora quizá ya no tanto, pero siempre sabios y confortables de quien me quiere por ser yo, sin más…


Mascab, 20 de agosto de 2012 

22 comentarios:

  1. ¡Ay, los brazos de una madre, el refugio perfecto!
    Un bello relato con muy bellas imágenes, Te superas día a día.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Bueno a veces es lo que tienen las madres que te abren los brazos de esa forma tan acogedora que cuando llegan las lágrmimas siempre tienes ese puerto en el que ir a atracar.
    Bello relato Mascab
    unos besotesssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Mucho lo has madurado antes de sacarlo a luz.
    Las madres siempre te abren los brazos y las "pseudotías" también si pasas por su casa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esa Madre que nos dio la Vida y que siempre estará con nosotros, en presencia o esencia; albergándonos y protegiéndonos en nuestro peregrinar por la Vida.
    Precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Porque a partir de cierta edad nos abrazamos pero no nos acurrucamos en los brazos de mamá?? Me has hecho pensar que seguro nos iría bien a las dos.
    Bonitas pinturas.
    Una abraçada,

    ResponderEliminar
  6. Porque no es preciso ser fuerte siempre, sino cuando es preciso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¿Doblegarse mi amiga Mascab? ¡Jamás!
    Tú, tienes esa fuerza, la llevas contigo y la muestras en cada paso que das, Tú, amiga mía, sabes afrontar.
    Desde mi casa, estoy oyendo el sonido de esos altos tacones ¡así es mi amiga Mascab!
    Las madres, que tú tienes varias, te mimarán, pero sabes que también tienes amigas que te quieren de verdad.
    Hoy voy a mandarte un abrazo muy especial.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  8. Tiene mérito, tiene mucho mérito tu lucha.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Precioso tu relato! no dejes de acurrucarte si puedes en esos brazos o abrirlos para dar calor a quien lo necesite y sigue siempre pisando fuerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches Mascab!!! Te leo y me veo reflejada en tus palabras. Dolor, desilusión, lágrimas, muchas lágrimas...una amiga que ya no es o quizás por mucho que lo intente...no es la misma, ya no somos las mismas. Seguir caminando...con esfuerzo, sola. Echar de menos esos brazos de una madre, la única que te quiere por como eres.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Hay etapas duras en la vida MASC, de todos los tipos y por mil motivos en los que uno se hunde e incluso a veces nos hunden queramos nosotros o no, es lo más humano del mundo, lo único que da valor a la caída del tipo que sea es la forma en la que uno se levanta de ella, cuanto más dolor nos haya producido y más cueste levantarse, hacerlo tiene el doble de mérito y además nos fortalece el doble, tus tacones repiquetearán allá donde tú los lleves, hasta descalza sé que suenan tus pisadas, todos te dicen que vuelves a los brazos de mamá, yo esta parte no la he pillado, si eres tú la que vas a sus brazos o son tus hijas las que van a los tuyos o sea quien sea que se estreche en un abrazo con una persona querida, sin duda , el mejor refugio del mundo para tomar impulso y seguir... solo los que nos quieren de verdad nos quieren por nosotros mismos, con todo lo malo y bueno que lleva el paquete.

    Un beso inmeeeeeeenso campeona y si no eres tú la protagonista, se lo das de mi parte a quien corresponda jajaja

    muaaaaaaaaaaaaaaaaakss graaaaaande y lleno de cariño cielo.

    ResponderEliminar
  12. Estamos en la mismma onda.

    Te sigo. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Excelente combinación de letras y pinturas, Mascab.
    El texto es muy triste, pero refleja muy bien los sentimientos, que es lo importante, me parece.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  14. un texto muy emotivo, Mascab, repleto de sentimiento y de fuerzas para luchar (y vencer)

    besos,

    ResponderEliminar
  15. Hola, cuan bellos recuerdos escribes, la melancolia que aflora en tus palabras es inmensamente hermosa, un placer leerte.
    que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
  16. A veces una terrible racha nos descoloca... lo importante es querer superarla como sea y seguir adelante.. Los cuadros son preciosos y tus letras me han tocado .. me he sentido muy identificada...

    Mi enorme y cálido abrazo envolviéndote de cariño

    ResponderEliminar
  17. Mascab,le has puesto mucha fuerza,empuje y sentimiento...Estoy segura,que algo importante estás superando amiga.La vida nos pone por delante verdaderas encrucijadas,creo,que te entiendo muy bien...La dignidad duele cuando no se nos valora y se nos comprende.Nosotras siempre hemos puesto toda la empatía del mundo y la comprensión...No te preocupes,porque el tiempo todo lo pone en su lugar y aunque el dolor no se va de momento,después viene la paz...y la vida sigue y cuando hemos dado mucho,la vida...amiga mía,puedes estar segura, que nos lo devuelve...
    Mi gratitud por tu cercanía y mi abrazo grande por esa entrega y autenticidad,que siempre has puesto en tus posts.
    FELIZ TARDE Y ANIMO SIEMPRE,MASCAB.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  18. que bonito tener una madre asi!!!! enhorabuena a los que las teneis...

    ResponderEliminar
  19. Un texto interesante y profundo y bonitas pinturas. Mi cordial saludo

    ResponderEliminar
  20. A veces la vida nos pone tantas zancadillas que terminamos por perder el norte, la esencia de nuestra propia identidad.
    Se seca el corazón que ni con las lágrimas humedece, y todo es negro, sin un punto de anclaje donde agarrarse.
    Saber controlar la ira, el rencor en esos momentos es fundamental... no dejarse vencer por toda la incertidumbre ni el dolor, es básico para sobrevivir...
    Volver a las raíces, y empezar de cero, acurrucada en el abrazo de quien siempre nos quiso por lo que somos... como bien dices.. sin más.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  21. Yo creo que todos llevamos ese veneno dentro de la sangre. Sujetrlo es lo que distingue a las buenas almas de las otras. Y además de buenas inteligentes. nadie ganó una batalla cuando la rabia se apoderó de el/ella. Es mejor ser más frío y calculador dependiendo de cada guerra.
    Y sobre todo que el reposo del guerrero sean los brazos de una madre vuelve a llenar de fuerza el espíritu combativo. Verdades como puños nos traes hoy querida amiga. Y explicadas con la maestría acostumbrada. Besotes grandes.

    ResponderEliminar
  22. Hoy soy yo la que penetro en tus letras, recorro cada una de ellas y de tu mano los recuerdos de las veces en que el dolor ha intentado la rabia, la impotenia desesperada, pero no, siempre hay quien busque el verdadero valor,ese que va por dentro y pocos ven.

    Así que después de pasado el umbral, busco un par de tacones y salgamos con la libertad de saberse.

    Abrazos muchos

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?