viernes, 6 de julio de 2012

Orgullosa de ser como tú y como todos los demás: HUMANA


El pasado día 30 de junio, Madrid celebró el día del Orgullo Gay. Nunca antes había asistido al evento, pero en ésta ocasión decidí acercarme hasta la Gran Vía madrileña para acompañar a estas personas que han sido amenazados durante los últimos meses, con perder los derechos adquiridos por medio de la lucha contra las terroríficas décadas de represión que se amparaban en leyes fuera del contexto humano.

En éstos tiempos en que TODOS los españoles hemos perdido tanto, he sentido la necesidad de solidarizarme con las personas que pueden llegar a perder mucho más…




Perder el derecho a sentirse iguales ante la leyes en el momento de desear contraer matrimonio, de tener hijos, de adoptar a menores, de sentirse absolutamente aceptado como cualquier otro español. Porque nada les diferencia, salvo en aquello que nos diferenciamos entre todos: nuestra propia y Digna Identidad.

Identidad, un concepto que me diferencia personalmente de la identidad de otros iguales…porque dentro de nuestra igualdad, todos somos diferentes, y ésa diversidad es la que nos engrandece al compartirla con los demás y aceptándola, dignamente en los demás.


Ser digno NUNCA será sinónimo de ser xenófobo, ni racista, ni homófobo... Ser digno es aceptar las diferencias en los demás como un ente que me ayudará a comprender otras realidades, otros tipos de vida distintos al que yo uso, en el que me siento segura…porque quizá, a éste lado de mi edén, no esté la seguridad que otras personas necesitan para sentirse bien, para poder interactuar con sus semejantes con la felicidad que nos aporta el saber que aun siendo distintos entre todos, somos aceptados por todos.



Algunas personas comentan no entender el por qué de ésta fiesta, alegando que los heterosexuales nunca se vanaglorian de ello...Mi respuesta es que los heterosexuales, nunca hemos sido perseguidos durante siglos por motivos de nuestra tendencia sexual. Nunca hemos pasado la precariedades de vida que pasaron algunos homosexuales simplemente por serlo. Nunca hemos tenido que ocultar nuestros amores, sino que han sido lícitos desde inicio a fin. Nunca hemos sentido las burlas de nuestros semejantes, ni hemos sentido su miedo al rechazo. Rechazo no solo de la sociedad, sino de sus propios familiares y amigos.





Muchos homosexuales han sufrido innumerables daños psicológicos al ser tratados por sus familiares como enfermos. En ocasiones, han sido tratados con electroshock para anular sus tendencias "insanas". Por décadas, se les encorchetó en una ley llamada de "vagos y maleantes".  En sus puestos de trabajo, debían ocultar mucho más que ante sus familiares su variante sexual. Reprimieron sus emociones y lloraron en soledad sus sentimientos de marginados sociales...







Todo ésto, y mucho, muchísimo más, por no ser, ni sentirse heteros como la gente cuyo estereotipo es el "supuestamente normal"...






Hace pocos años, comenzamos a mirarles igual que a los demás. Nos despojamos de trajes arcaicos en los que ocultábamos una millonada de prejuicios y otra más de estereotipos arraigados en nuestra sociedad.


Ahora es raro no encontrar a una familia que muestra sin reparos su tendencia genética hacia la homosexualidad..."y quién esté libre de pecado que tire la primera piedra".






¿No merece todo ésto un día de orgullo y hasta diez? Personalmente creo que muchos de los gays  y lesbianas si de algo deben estar orgullosos es de tener a unas familias como las suyas, que les quieren felices por encima de todo y que su sexualidad no llena "el todo", es tan solo un componente más de su personalidad individual y su propia identidad.






El sábado viví otra realidad. Y desee mezclarme entre las pancartas que pedían matrimonio con igualdad, respeto a sus familias como el que tenemos hacia las de los demás… Que exigían no les recortaran más las puntas de sus alas, sobre todo ahora, que recién comenzaron a volar en libertad…




ANEXO I
Lo que más me admiró de éste evento, fue descubrir que no solo son plumas lo que se mueve. Si no grandes personas que  luchan para no tener que retroceder jamás.


Hay fiesta si. Hay desmelene y momentos de diversión. Pero el acto sobre el orgullo gay, no es "solo" eso. Por delante de los nueve camiones y autobuses que transportaban a "todos" quienes en ellos querían "llamar" a los espectadores a la diversión, animándoles a cantar y bailar con ellos, dejándose fotografiar con quienes se lo pedían y disfrutando de un día feliz sin más, iban los manifestantes.


En total conté unas diez pancartas reivindicativas como las que os muestro, tras ellas, cientos de personas en lucha por los derechos de las personas homosexuales, y tengo que decir orgullosamente, que entre todas ellas, había muchos heteresexuales, familiares y amigos de personas gay que no los dejarán solos jamás en ésta lucha. Porque no desean dar ni un paso hacia atrás en las libertades conseguidas. Y entre todos ellos, venidos de distintos puntos de la geografía española, se encontraban también -¿por qué no?-, un grupo gay-católico, porque ¿acaso está reñido tener fé en Dios con ser homosexual? Sinceramente pienso que no. Que Dios es igual para todos. Y que nos quiere a todos por igual, seamos o no, diferentes.


Han conseguido con mucho esfuerzo "salir del armario". ¡¡QUE NADIE LES OBLIGUE A REGRESAR AL FONDO OSCURO, JAMÁS!!

11 comentarios:

  1. La verdad es que durante muchos años han sufrido el acoso y derribo de una sociedad intolerante, incluso me atrevo a decir que a dia de hoy muchos sectores sociales los siguen rechazando.
    Pero estoy contigo cuando dices que son personas humanas, sin más.
    Que importará la condición sexual de cada uno?
    Por favor, estamos en pleno siglo XXI... se nos llena la boca de todos los avances que hemos conseguido,pero algunos aun tienen un camilo largo por andar y eso sólo es culpa nuestra y de nadie más.

    Genial tu entrada guapa.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  2. Vamos como los cangrejos con estos tíos, y lo malo es que encima tienen mayoría absoluta para ponernos todo de color gris. Esperanza es lo ultimo que nos queda.

    Beso

    ResponderEliminar
  3. No soy nada de el día tal o cual, pero es muy cierto que cuando algo ha sido tan demonizado, perseguido y condenado, hasta tratarse como enfermedad o aberración, es imprescindible reivindicar como tú dices, mi querida MASC el derecho de cada individuo a decidir, su opción sexual con libertad y absoluto respeto por parte del resto. Es totalmente cierto que somos una sociedad tremendamente hipócrita, por muy modernos que nos consideremos de boquilla.

    Ahora bien, así como estoy totalmente a favor en la reivindicación y defensa de los derechos de los homosexuales, no sé si la imagen excesiva, de locazas, llenas de amaneramientos y pluma de esta cabalgata es representativa y reivindicativa de todo el colectivo, creo que no.

    Me temo que al contrario, con todos mis respeto. No te contradigo en absoluto MASC cielo, sólo apostillo en pequeñito nada más. Sinceramente creo, que este exceso le hace un flaco favor al objetivo final que es normalizar, lo que antes se veía anormal. Este despliegue lleno de colorines, sólo subraya el toque excéntrico e istriónico de esta gente lejos de integrarlos en la sociedad como ciudadanos normales, que es lo que son.

    En fin, sea como sea todo mi apoyo a ellos y a ti por apoyarles a ellos aquí... ¡¡genial, MASC!!

    Te dejo un tema de Sabina que cuenta UNA HISTORIA SOBRE ESTO .... para que este finde bailes agarrada al secador, mientras te cepillas los dientes, te pintas los labios y te pones guapísima para disfrutarlo toodo lo que puedas bonita ;-)

    Un beso inmeeeeeenso MASC y todo mi cariño para ti, los homosexuales y todos los que vemos como raros pero son iguales, sólo que diferentes... o sea, como todos.


    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaksss grandísimo MASC.



    feliz noche cielo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado entra entrada.

    Aunque también creo que todavía somos algo "falsos". Creo que decimos respetar modos de vivir y de sentir diferentes a los que nosotros tenemos, más de lo que realmente lo hacemos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Quien no respeta al otro en la similitud y en las diferencias, no se respeta a sí mismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. A pesar de que en este país tengamos esas libertades, aún existe determinados reductos y prejuicios que hacen, el salir del armario, un auténtico problema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ante todo agradecer tu solidaridad y, como de costumbre, tu humanidad y sentido común, coincido en todo lo que dices, no modificaría ni una coma.

    con respecto a la situación actual, el PP no retira el recurso ante el Constitucional, pero tampoco hace movimientos bruscos en contra del matrimonio en el Parlamento. Si llegaran a quitar el matrimonio, muchxs nos vamos a echar a la calle, y ya veremos si pacíficamente. Mi forma de vida no tiene por qué gustarle a todo el mundo, y tampoco es que me importe lo que opinen los conservadores o los católicos, pero no renunciaré a mis derechos legales. Tengo derecho a vivir sin miedo, sin mentiras y bajo el amparo de la ley, que yo también pago mis impuestos.

    besos,

    ResponderEliminar
  8. Aprendí mucho sobre esto con una canción "Soy lo que soy" y pienso como vos, todos somos iguales a los ojos de Dios y como en todo cada uno debe ser responsable de sus actos...
    Besitos...

    ResponderEliminar
  9. Los derechos se pierden las libertades se defienden. Agradezco sentir que aún hay gente sensible que se para a observar para comprender aquello que sucede a su rededor.

    Besos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  10. El mejor armario sin puertas.

    Me ha encantado tu reflexión, más allá de pelucas y plataformas hay un colectivo que lucha por ser, en igualdad.

    Un beso multicolor.

    ResponderEliminar
  11. Buen articulo ,mi sobrino concejal de un pueblito de 500 habitantes fue a Madrid con una carroza que ponía Montesclaros y el ayuntamiento no pago nada lo hicieron los jóvenes del pueblo ...mas ha tenido que soportar las criticas de muchos vecinos.
    Tenemos que romper muchas barreras
    un saludo

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?