domingo, 27 de mayo de 2012

Estelas en el Mar


De repente se sintió bien consigo mismo. Supo con toda la sorpresa que da el descubrimiento de un tesoro, qué era aquello que había estado cociendo sus entrañas durante algo más de un semestre, ocasionándole incertidumbre y pesar…

La felicidad no se vislumbraba en su vida. Era una luz apagada que reflejaba opacidad…

Días y días de trabajo e interacción con los coincidentes laborales y sus noches y noches de sofá y televisión que le ayudaran a evitar compartir la cama matrimonial.

…sin saber bien la razón ni intentar buscar un por qué.

Dejaba pasar los días con sus noches mientras transitaba, como un sonámbulo en la oscuridad.

 

No pensaba nunca en ello, se dejaba arrastrar por las corrientes de su particular río del olvido…mansamente, sin vigor para luchar contra las aguas que le transportaban hacia otro día de paisaje similar.

Hasta que de pronto, sin saber bien por qué, miró por la ventana de su interior con los ojos de ver. Y observó…

 

A su alma luchar contra la desidia de su cuerpo para salir corriendo de la oscuridad. Comprobó cómo aquella luz matizada de blanco espectro, arañaba su mente sesgando la negrura de sus pensamientos.

…Y la luz, en forma de un nuevo proyecto de realidad, se dio paso a través de los arañazos con que su alma se enfrentaba a la temida soledad.

¿Porque qué es la soledad sino encontrarse solo entre tanta gente como le rodeaba cada día? ¿Acaso no es soledad lo que vive cada noche desde su sofá? ¿No es sentirse solo el ocupar uno de los lados de una cama matrimonial, con la persona en otro tiempo tan amada, su cuerpo antaño fuente de deseo y ahora portadora de la más sedienta sequedad, al otro lado de la cama?

Si. De repente se dio cuenta: Estaba solo.

 

Y ante ello, puso su mente a estudiar la manera de perseguir… estelas en el Mar.

15 comentarios:

  1. La peor soledad es la soledad de dos, ¿no te parece?

    ResponderEliminar
  2. La soledad...la mas cruel y la dulce de las compañías.
    Un volver por aquí.
    Cariños.....

    ResponderEliminar
  3. UN reflexivo texto. Ojalá pueda, no solo perseguir estelas con su mente, sino salir de ese pozo para poder vivir en plenitud.

    Muy buenas las imágenes que has elegido para ilustrar...
    Me encantó, querida amigaaaa, Abrazosssssssssssss!!!

    ResponderEliminar
  4. Mascab te felicito por tan preciosa aportación. Sí, la soledad es el peor de nuestros enemigos cuando no es voluntaria.
    Muchos besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  5. La soledad es mortifera, pero algunas veces puede resultar anhelante, cuando tu acompañante no quiere seguir tus pasos, o no encuentra tu camino. Llevar contigo a alguien que no quiere ir es un lastre que puede aliviar LA SOLEDAD. Besos Max.

    ResponderEliminar
  6. Bonito y real texto amiga, la soledad en compañía creo que es la peor de las soledades,la falta de comunicación, de roce, la monotonía, el desgano, todo eso puede profundizar y dar lugar a una soledad triste y dura.Besitos y buena semana.

    ResponderEliminar
  7. El peor de nuestros enemigos ,ojala nadie comparta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Escribía Dámaso Alonso: Madrid, medio millón de muertos... La soledad viene a ser como una muerte, una muerte en la que uno puede estar acompañado de alguien al otro lado de la cama o de miles o millones de personas en la misma calle, en tu acera o tu ascensor, Posiblemente sea un buen recurso buscar estelas.

    ResponderEliminar
  9. Está sobradamente demostrado que el hombre no está hecho para convivir entre una gran masa de gente, pero mucho menos vivir solo. Ambas maneras son nocivas. Pero lo peor de todo es el sentir la soledad de la persona próxima. Ese dolor no debiera anidar en nadie. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. ¡qué caprichosa y persistente puede ser la soledad!

    besos,

    ResponderEliminar
  11. Casi siempre que nos encontramos mal por dentro es por uno de estos dos motivos, la presión y ansiedad que nos provoca intentar alcanzar objetivos impuestos por otros o por nosotros mismos o esperar que otros a quienes queremos los alcancen y sí, sin duda, la soledad interior al vivir en un medio que de pronto se nos vuelve extraño y frío... averiguar el por qué no nos sentimos bien, ya es mucho y muy importante para vislumbrar el camino... encontrar ese camino... bueno, quizá sí... quizá seguir las estelas en el mar sea un forma de respirar o en todo caso de sentir mientras soñamos que no estamos de verdad tan solos.

    Yo creo que nadie está solo en realidad... si se siente a gusto consigo mismo. Quizá esta sea para mi la más terrible soledad, la de quien ni si quiera se gusta así mismo y por eso se aísla del resto o se siente aislado.



    Un beso muuuy grandísimo preciosa ... jooo MASC espero que estés bien... no quiero molestarte pero en cuanto puedas di hola por la vía que quieras... sólo para saber que todo va bien ... cuando puedas cielo.


    Muaaaaaaaaaaaaakss muuuy grande y que tu semana sea llevadera... imagino que estando a final de curso estarás asfixiada perdida... cuídate mucho ¿OK?

    ResponderEliminar
  12. Nunca es tarde, lo importante es darse cuenta, analizar el por qué de ese sentimiento y luchar pora tratar de salir de ese hoyo.
    Además lo tiene facilón, no está solo aunque se lo crea, sólo tiene que girarse y tender su mano a la que tiene al otro lado de la cama. Lo está esperando.
    Abrazos para mi querida amiga, esta entrada te ha quedado muy bonita.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  13. Todos nos sentimos solos alguna vez,hasta que ves la luz.
    Es importante,no cerrar los ojos,y buscar el ¿porqué?
    Gracias.Muy interesante.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Mascab,tu post,nos lleva a la reflexión,muchas veces nos aislamos,no queremos seguir luchando,renovar el sentimiento...Entonces lo dejamos morir poco a poco...Cuando muere el sentimiento,muere también el corazón y los sentidos se cierran a la vida,que nos llama siempre.
    Mi felicitación y mi abrazo grande,amiga.
    FELIZ FIN DE SEMANA Y SÉ FELIZ SIEMPRE,MASBAB.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?