lunes, 2 de abril de 2012

Para Siempre.

Autor: "No consigo saber su nombre"

¿Qué podía hacer ella? Poco, nada quizás. Era una mujer pasada de moda. Obsoleta. Sin metas ni objetivos. Sin un proyecto por realizar. Cero. Ésa era su vida, Nada. Existencia. ¿Cómo decían los biólogos con respecto a los seres vivos? …nacen, se alimentan, se desarrollan, se reproducen y mueren. Bien, pues en ésas estamos.

Ella había nacido. De eso estaba segura. Y para más señas, ahí estaban sus documentos oficiales que así lo probaban. Tenía una fecha de nacimiento: 25 de mayo de 1968. Hacía nada más y nada menos que 44 años. ¿Se puede estar anticuada a los 44 años? ¿En pleno siglo XXI?.

“(…) se alimentan”. Si. Ella se alimentaba, pero no se nutría. De hecho, cada día estaba más delgada. Apenas era huesos y piel ajada. Comía poco. Aunque algunos días, aquellos en los que la rabia le hacía sentirse mejor, insistía en hacerlo con saña. Solo con el  fin de pillar algunos kilitos. Pero nada. Ya podía empacharse a bocatas de nocilla, su pesa no subía de los 45 kilos. Y eso que medía 1,70 cm. Es decir. Estaba baja de peso. Demasiado. Pero bueno, como es invierno, lo disimula bajo las ropas fuertes y los abrigos. Lo malo es cuando recibe a alguien en casa, o las pocas ocasiones en que ella les visita. Entonces tiene que oír aquello de:

-    Venga guapa. A ver si comes eh?, mira como te estás quedando. No puedes continuar así! Deberías ir a un dietista para que te ayude a saber alimentarte de manera adecuada. Y también tendrías que ir a un gimnasio. Eso te ayudará a fortalecer la musculatura. ¡Mira! Te estás quedando flácida, sin tono muscular. ¿Pero es que no te miras al espejo? Con lo guapísima que has sido siempre…!

Si. Tenían razón. Todos la tenían. Pero ¿qué podía hacer ella?. Su tiempo había pasado ya. Ahora poco podía hacer. Nada quizá.

“(…) se desarrollaban”, En otra época, era cierto, ella estuvo espléndida. Su peso era el adecuado y en su rostro siempre había una sonrisa. Hasta sus risas hacían sonar el bello cascabel de sus carcajadas. Los chicos y los hombres más tarde, se volvían para piropearla. Los compañeros de trabajo flirteaban con ella y los clientes o proveedores de la empresa para la que trabajaba siempre la saludaban con afecto e incluso, la invitaban a salir. Pero ella era una mujer comprometida. Siempre lo había sido. Casi desde el mismo momento en que los chicos de su entorno la deseaban. Él apareció temprano en su vida. Demasiado pronto, ahora lo sabe. Se enamoraron y él le prometió que para siempre, ella juró un “hasta que la muerte nos separe”. Pero no fue así. No. El para siempre se quedó en un “mientras dure el siempre”. Porque ¿qué significa para siempre? ¿Siempre es la eternidad? Y ¿qué es la eternidad?. Alguna vez le habían dicho que la eternidad es el mismo instante en que se vive. Ahora, éste momento es eterno…al menos eso le está pareciendo. Que esta situación será su eternidad. Porque no hay otra. No hay proyectos. No hay vida…no hay para siempres.

“(…) se reproducen”, Efectivamente. Ella, ellos, se habían reproducido. Dos hijos tuvieron. Niño y niña. Sol y luna. Ambos eran los motores que habían centrifugado sus vidas. Por ellos, por él, dejó su trabajo. Les dedicó la vida. Se encerró en su casa. Aquellas cuatro paredes de oro y cristal. Su jaula. Allí anidó su existencia. Crió, alimentó, cuidó de sus tres amores. Allí lloró de alegría y de amargura. Fue feliz y ahoga tristezas. Aquí. En éstas cuatro paredes encerró diez años de su vida. Atesoró sueños para que los realizaran ellos. Forjó proyectos que no serían para ella. Cocinó, limpió, planchó y estudió. Repitió todos los cursos de primaria y hasta algunos de la nueva secundaria, a la vez que sus hijos. Para ayudarles, para enseñarles, para obtener las mejores notas. Mantuvo el nido alegre, atractivo, cómodo. Para que él se relajara al llegar a casa. Para que se sintiera tranquilo, feliz, nunca le agobió con los problemas cotidianos. Le dejó reposar, descansar, escuchar su música, dedicarse a sus deportes favoritos. Ella esperaba cada noche dormir en sus brazos. Sosegada. Feliz de haber vivido un día más en el paraíso de su jaula de cristal.


"…Y mueren”. Así se sentía. Olvidada. Anulada. Apartada. Abandonada. Encerrada. Muerta. Sin objetivos. Sin proyectos. Sin ilusiones. Sin razones para seguir viviendo en su jaula. Ésa que ya no es oro y cristal, sino refugio de piedra y hielo. Sin sol ni ventanas por donde pueda entrar la luz. A oscuras. En su mundo derrumbado. Llorando las lágrimas amargas que jamás pensó verter. Tras la puerta del sótano más profundo de su nido, de ése lugar en el que desea instalarse para siempre. Éste será su para siempre, ha sido en realidad durante todo éste tiempo. Aquí es donde él la dejó anclada hace unos meses. Aquí es de donde no sabe por qué razón ha de salir y no quedarse en él para siempre. No importan las llamadas de sus hijos. Ni las de su familia que aclama que se rescate así misma. Que lance de una vez la cuerda para entre todos tirar de ella…

Autor: Julio Romero de Torres

¿Pero qué podía hacer ella? Poco. Nada quizás. Era una mujer pasada de moda. Obsoleta. Sin metas ni objetivos. Sin un proyecto por realizar. Cero. Ésa era su vida, Nada. Existencia. Existencia y llanto. Desolación y llanto. Amargura y llanto….


Para siempre es poco tiempo cuando una ama y deja de ser amada. Para siempre no significa nada cuando ése siempre se ahoga en los sueños…Salvo que se acepte y comprenda que el siempre, los para siempre que se dan son efímeros y fugaces. Se vuelven humo que a veces, es demasiado negro. Como ése sótano en el que ella se estaba instalando. Negro. Nada.  Emparedada entre una puerta cerrada tras sus espaldas y una escalera en descenso… cuyas voces la llamaban para habitarlo SIEMPRE.

Pero había comprendido. De pronto supo que para él, los siempres solo eran mentiras escritas en un papel que ahora se encontraba roto, apretujado, ensuciado y tirado a la basura. Mientras que para ella el significado era auténtico, como su amor que no cambia pese a que el siempre que él le dio, de golpe se rompió.


Y el sótano oscuro con su escalera en descenso la llamaba…la llamaba para siempre…pero ¿qué podía hacer ella? Era una mujer pasada de moda. Sin metas ni objetivos. Sin un proyecto por realizar…

Pero de algo estaba segura. Que sus siempres eran auténticos. Y ella siempre deseó ser madre y lo seguirá siendo para siempre. Su Luna y su Sol, esperaban al otro lado de la puerta del sótano oscuro. Esperaban para tenerla siempre. Como ella les prometió al traerlos al mundo… Sus siempres eran ciertos. Y siempre lucharía por lo que quiere. Y si los objetivos se hacen inalcanzables, se fijan otros más cercanos. Y si ella estaba pasada de moda, se modernizaría. Si estaba obsoleta se pondría al día, estudiaría. Si sus proyectos que se basaban en un siempre mentiroso a construir por ocho manos se habían derrumbado, construiría otros nuevos. Edificaría de nuevo un proyecto donde el sol y la luna junto a ella, sabrían llegar hasta el ático donde la luz brillaría con certeza.



…y volvería a subirse a unos tacones. Y volvería a pisar fuerte el asfalto. Y volverían a piropearla otros hombres. Y volvería a ser una mujer auténtica, renovada y fuerte. Mucho más fuerte de lo que fue jamás. Y no necesitaría que nadie la sacara de su sótano oscuro, porque ella, solo ella sería quien se rescatara así misma. Y dejaría de mirar las escaleras en descenso a la oscuridad. Retrocedería los pasos y cerraría la puerta del sótano oscuro tras de ella. Si. Lo haría. Lo hace en éste momento. Y la sella para no volver a abrirla nunca más.

Y al volver la vista y mirar de frente, la cabeza levantada, el ánimo dispuesto, la sonrisa amplia…sus hijos la esperan para darles el abrazo que la llevará de nuevo a la vida, esta vez sin mentiras, sin nadie que la engañe o la decepcione. Porque esta vez, sabrá ser todo aquello que un día fue, sin dejar de ser nunca lo que un día olvidó ser: mujer entregada a los suyos, a sus hijos, a su madre, a sus hermanos, a su trabajo, a su familia, a los amigos que nunca tuvo porque nunca creyó necesitarlos, a sus hobbies, y a sus estudios. Aprendería a salir de su jaula de piedra y hielo. Ya no volverá a ser de cristal y oro, porque ya no quiere aquella vida. Aprendería a quererse a sí misma. A cuidarse y engrandecerse por y para ella. A regalarse días de sol y noches de luna llena. Aprendería a hacer amigos con los que compartir sonrisas y también llantos… A partir de ahora, aprendería a ser una autentica mujer.



…Y esta vez, lo sería para SIEMPRE.

10 comentarios:

  1. Amig@s, mis letras están impregnadas de vivencias que no son tan personales como pudieran parecer, pues no me pertenecen, no soy yo, en primera persona quien las vive sangrantemente.

    Solo soy un daño colateral por lo que veo sufrir a quien lo padece, y la tristeza que escribo últimamente son sentimientos sobre todo lo que a ella le acontece.

    Me duelen tanto, que a veces, me quedo sin fuerzas suficientes para poder ayudar.

    Es dificil proyectar una nueva realidad cuando la actual se convierte en pasado, dejando un presente absorto en "lo que pudo haber sido y no fue".

    Es difícil dibujar sueños y bordarlos cuando los ojos del alma no quieren mirarlos.

    Es difícil. Llevo cinco meses intentándolo, no por mí, pero sí por alguien que sigue anclada a una realidad pasada sin querer soñar con la futura. Su presente se quedo vacio, hueco,oscuro y roto.

    Pero es ella, quien no deja que las ventanas le muestren un pequeño rayo de sol.

    Y ya no sé como hacer para levantar ésas persianas que oscurecen tanto, el sótano de su alma...

    ResponderEliminar
  2. A veces nos vemos tan abocados a la tristeza que nada ni nadie parece ser capaz de sacarnos de ella. Lo cierto, y lo malo, es que cuando esa persona no quiere salir de ese mundo que se ha creado para si misma poco o mucho se consigue aunque no se deje de intentar. Tiene que salir de ella misma.
    Te deseo toda la suerte del mundo para consegirlo y recuperar a esa persona que seguro que encima, es buena persona.
    Un besote y cuidate

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/4/12 08:51

    No desesperes, pues el esfuerzo cuanto mayor es, mayor es la recompensa, y en estos momentos es cuando mas alientos de luz necesita, solo imaginate como estaria si no tuviera vuestros apoyos, las tinieblas se apoderarian de su corazón y la desolacion asolaria su vida. Animate. Max

    ResponderEliminar
  4. Creeme querida Amiga que el principal escollo a acometer lo tiene que hacer la propia persona. Si ella no está plenamente convencida que de esto se sale poco podemos hacer los demás. No obstante comprendo la situación en al que te encuentras tú como amiga directa (he pasado por ello). Al final se sale de verdad pero que duda cabe de que es muy duro. Besos y animos.

    ResponderEliminar
  5. Para siempre puede ser poco tiempo para alguien y el concretamente referido para otros. En ocasiones hay que salir de esa jaula de hielo y piedra, que antes era de cristal y oro cuando la compartiamos con alguien que su siempre es el que le apetece que sea.
    Ahora, después del desengaño tenemos que ser fuertes y buscar otros horizontes, disfrutar de lo que la palabra siempre nos dió y buscar incógnitas, dudas y nuevas experiencias, sin perder y sin olvidar vivencias que nos serviran de acicate y enseñanzas para vivir el resto de la vida con un plus de mejor calidad existencial...más felices por superar algo que veiamos imposible franquear y, sin embargo, lo hicimos, con mucho esfuerzo, pero lo conseguimos.
    Un abrazo, Mascab.

    ResponderEliminar
  6. A veces las personas nos encerarmos tanto y nos dejamos abasallar tanto que terminamos creyendo a todos aquellos que nos dicen que no somos nada, que no podemos seguir luchando.
    La tristeza y la soledad aun rodeados de gente va ganando terreno y nos sumerge en un pozo del que ya no sabemos salir solos, o al menos eso creemos.

    Hay que encontrar ese escollo pequeño, ese trocito de piedra donde agarrarse y creer nuevamente en uno mismo, en su fuerza y capacidad propias para salir adelante, sobre todo creer que se puede, y a partir de ahi, fabricar nuevas emociones y nuevos sentimientos...
    Salir a flote, vivir, reir y seguir soñando.

    Resulta complicado cuando te sientes anulado, cuando no ves más allá que la oscuridad que te rodea, pero si, se puede, ´solo hay que creer en una misma y gritar, puedo!!, lo demás es cuestión de paciencia y que si te tienden la mano, poder agarrarte a ella.

    Espero que esa persona,sobre la que nos muestras tanta tristeza pueda salir adelante.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  7. Los problemas de personas queridas, duelen mas que los propios, mas cuando se niegan a ver el camino que tienen delante, al dar el primer paso ya hay mucho avanzado solo es cuestión de tiempo.
    Aunque difícil, creo que con tu ayuda y por supuesto su esfuerzo, lo lograra.
    Enséñale lo que es ser fuerte Mascb, que no es la única que ha tenido ese problema y otros peores, que mire las cosas buenas que le dio la vida en estos años, como esos dos hijos que los tendrá siempre con ella.
    Le deseo que pronto vea la luz que le indicas con tu paciencia.

    Abrazos guapa.

    ResponderEliminar
  8. Una historia triste, Mascab. Espero que esa persona que la sufre salga de la oscuridad de ese sótano. Se puede; claro que se puede!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Una reflexión más que un aguantarse de 'Ella'.
    En efecto, el ciclo vital se cumple: Nacer, desarrollarse, reproducirse y morir. Y vuelta a empezar.
    También el amor, o mejor la fidelidad, nace, se desarrolla muere sin siempres para reproducirse. La historia interminable. Bien se ve.
    Me ha gustado, Mascab.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Cada persona es un mundo .
    Quizás ella necesita más tiempo de duelo .
    Las heridas iran cicatrizando y poco a poco resurgirá de la terrible oscuridad en que se encuentra .
    Mucha suerte !!
    Que seguro que con tu apoyo lo conseguirá .
    Muchos besos

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?