viernes, 30 de marzo de 2012

RABIA!



¿Qué podemos hacer cuando la rabia se apodera de nosotros y sentimos enormes deseos de lanzar a los demás nuestra cólera?
¿Debemos reprimir, como así nos han enseñado, nuestra ira para luego más tarde cuando los nervios se han calmado hablar de nuestro enojo con quienes lo han provocado?
O lo que es lo mismo, ¿poner la otra mejilla y no enfrentarnos a la violencia con violencia, porque entonces dejaremos de ser racionales?


Posiblemente nuestros maestros estén en lo cierto.
Sin embargo, estoy convencida de que cada vez que reprimimos nuestro enfado sin dejar que éste fluya, se enquista en los recovecos de nuestra alma y a veces, cuando la ira se ha calmado y optamos por no hablarlo dejando que el tiempo se encargue de todo, a veces, muchas veces, aquella rabia consigue revolverse en  nuestro estómago, arder en el esófago, anudarse en nuestra garganta y salir por nuestros ojos, consiguiendo que, “lloremos cuando nadie nos ve”.

12 comentarios:

  1. Es verdad que la rabia que no sacamos nos provoca todo eso. Pero en mi opinión, debemos combatir la enfermedad con la prevención. Si ejercitamos nuestro espíritu, y lo acondicionamos, lograremos que cada vez menos cosas nos provoquen rabia y por lo tanto, cada vez menos motivos de guardarnos cosas que nos harán daño.

    Es sólo mi humilde opinión...

    ResponderEliminar
  2. Reprimirla conlleva a que en algún momento estalle y se manifieste, tanto por algún síntoma físico como mental. Las mujeres solemos ser "lloronas", pero al menos alivia y puede salir de nuestro interior de alguna manera. El hablarlo, luego que pasó la efeverscencia, también es saludable... Un beso garnde, amiga!! Creo que todos y todas pasamos por ello.

    ResponderEliminar
  3. ¡De acuerdo con vos totalmente! Pero ayer no la pude controlar y se armó un lío bárbaro que ahora debo arreglar...
    Mi hijo se va el viernes 6 a radicar a Santa Cruz, al sur de Argentina y piensa que me lo dijo el lunes pasado por celular, cuando no fue así y me enteré de esto recién el martes, cuando se lo explicó al padre también por teléfono. ¿Esas cosas no se dicen en persona?
    Perdón Macab, pero estoy tan mal que no puedo ni pensar, y tocaste justo el tema...
    No te preocupes, besitos...

    ResponderEliminar
  4. Rabia la sentí ayer, cuando decían que eramos 5 o 6 en las calles de mi ciudad luchando por unos derechos que nos quiere quitar, una rabia que puede convertirse en violenta si no reflexionan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La rabia, la ira, el odio, no nos lleva más que a hacernos daños a nosotros mismos que, como bien describes, termina afectando gravemente a nuestro organismo. Cierta folosofía callejera dice: si tus problemas tienen remedio ¿por qué te preocupas?; si no los tiene, ¿para qué preocuparse?
    Ya sé que es un planteamiento demasiado simple, así que lo más acertado sera que hagamos cuanto esté en nuestras manos por evitar lo que nos afecta y pararnos antes de que la afectación pueda acabar con nosotros. Ante una situación que pueda llevarnos a ese estado, serenidad, reflexión y hacer hasta nuestros límites; después de eso, pasar.

    ResponderEliminar
  6. Te entiendo, querida amiga.
    Rabia e impotencia, yo creo que hemos experimentado todos, en alguna ocasión, a lo largo de nuestra vida. El llorar ayuda, es una forma de desahogarse, y el hablar....¿te entenderán?
    Escribe, ya sabes que tienes garra y contagias, te ayudará.
    Yo lo vengo intentando hace años.
    Si quieres un consejo, no hagas sólo tuyo lo que corresponde a todos, no quiero que te lastimen.
    Te dejo un fuerte abrazo en ese corazoncito dulce y tierno.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  7. esas vivencias las hemos tenido todos a la largo de nuestra vida...y enfados enquistados tambien...a mi me quedan algunos aun....se aprende a vivir con ellos, pero tambien depende de quien te los haga...relajate y haz lo que ahora tienes que hacer, vive tu vida y lucha por lo que tu quieres...
    un besazo de tu siempre amiga...
    peich

    ResponderEliminar
  8. IMPORTANTE, IMPORTANTISIMO, pensar que todas las personas son buenas, y de manera positiva comprender que es lo que nos puede generar esa ira, ¿no sera que los demas no hacen lo que nosotros queremos?.... Mi lema es tratar de justificar porque cierto sujeto ha hecho lo que sea que haya hecho, y si aun así, nos encoleriza, la técnica "perruna" es la mejor: ante los problemas actuar como los perros: olfatear los problemas y si no te los puedes comer o fo... te meas encima de ellos y sigues tu camino. SIEMPRE POSITIVO.
    Otra cosa son los dolores del corazón, pero estos no provocan rabia o ira, portan mucha cantidad de pena y tristeza, pero por esto no te lias a tortas con los demas. Y eso si que duele. De todas formas SIEMPRE POSITIVO, es lo que nos queda. Positivos abrazos animosos. Max

    ResponderEliminar
  9. Para mi entender es mejor asincerarse con uno mismo y con los demás. Dejar todos los flecos bien claros y no sumergir esos enfados en los profundos recovecos de nuestra alma; porque si no, cuando salgan (y algún diá saldrán), lo harán con mayor virulencia y mayor crueldad, sin tener en cuenta ningún término de razocinio.
    Un abrazo, Mascab.

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado la idea de seguir la filosofía perruna, de maearse encima, pero no sé muy bien cómo articularla?!

    En ocasiones, si dejamos que todo se nos vaya quedando dentro, poniendo toda nuestra confianza en que el tiempo todo lo cura (esto creo que es bastante cierto) , corremos el riesgo de que en ese interín, la rabia nos desborde.

    Todos tenemos un techo y debemos procurar ir abriendo compuertas, antes de que una sola gota comlme el vaso.

    Besos y que disfrutes de un apacible fin de semana :)

    ResponderEliminar
  11. La imagen expresa con claridad la rabia contenida, algo que tantas veces por desgracia hay que hacer para no lanzar un improperio a alguien que lo merece.
    Solo relájate y lo veras todo de otro color, piensa en los días felices que tuviste y aun tendrás.
    Un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
  12. Esa impotencia descárgala escribiendo, dando patadas a un balón y llorando, claro que sí, el agua purifica. Luego serenate, manten un equilibrio y sólo de esa manera podrán fluir las cosas de manera positiva y podrás ayudar.

    Animo y muchos besos.

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?