viernes, 9 de marzo de 2012

MI ESPEJO

Me miro en espejo y una niña rubia que peina tirabuzones me mira intrigada con su cabecita ladeada sobre su hombro derecho.

La sonrío, siento la distensión de mis labios y hasta el levantamiento de mis pómulos que con la sonrisa, consiguen achicar mis ojos.

Me alegra encontrarla. No sé bien quien es. Pero su vestido me recuerda otro que un día usé yo misma. Como los lazos en su pelo, confeccionados con recortes de telas. 

Ambas, mientras nos miramos, oímos voces lejanas. Alguien la está llamando, pues vuelve su cuerpo hacia la izquierda sin apartar su mirada de mí, como queriendo ser encontrada sin perderme de vista.

Alguien la vuelve a llamar y, ¡sorpresa! ¡se llama como yo!, ella intuye que me he dado cuenta y su mirada se llena de luz reconociendo mi asombro. Es como si la niña, quisiera que yo supiera que ambas compartíamos el mismo nombre...

No me habla, pero su lenguaje corporal, me invita a cruzar el espejo para jugar con ella. Se gira a su derecha y me deja ver un carricoche de muñecas. La niña, sin apartar su mirada de mí, acerca el cochecito y extrae una muñeca. Desde sus brazos, me la ofrece para que juegue con ella. Yo tomo el bulto pasando mis brazos a través del espejo. Lo acuno antes de mirarlo. Mis ojos están prendados con la imagen de ésa niña que me invita a jugar.

De pronto, la niña se da la vuelta y comienza a caminar dándome la espalda. Con mi mano y mi brazo libre, intento retenerla mientras grito un: ¡NO! ¡no te vayas aún!


La niña se vuelve y me saluda con su mano. Dándome a entender que se tiene que marchar. A lo lejos, veo que una mujer llega a su altura y la besa. Cogidas de la mano, se marchan juntas. Pero al instante se vuelven para saludarme. La niña ha comentado con su madre que yo las observo...y ambas me sonríen con sus saludos, haciéndome sentir que otro día, cuando me mire en el espejo, regresaran de nuevo para jugar.

La imagen de ambas desaparece y el espejo me muestra a una anciana. Su cara apenas tiene surcos, pero en sus ojos hay mucha vida pasada.

Me mira de frente. Seria. Pero la dulzura de su mirada me dice que no me hará daño. Que también, como la niña, quiere ser mi amiga...

Desvía la mirada, bajándola hacia mis brazos a la vez que yo bajo la mía hacia los suyos. Porta un atillo donde pudiera estar acunando a un niño. ¿Tendrá ella también una muñeca como la que me ha dejado a mí la niña?.


El espejo no me permite ver el rostro del muñeco que aquella abuela acuna envuelto en una manta de color celeste.

Miro mi regazo para ver cómo es mi muñeco. Observando que es el mismo paquete que la abuela porta al otro lado del espejo.

Subo mis ojos hacia los suyos a la vez que ella hace lo mismo hacia los míos...y entonces comprendo.


Comprendo que soy yo esa mujer. Soy la abuela que porta el muñeco...y miro de nuevo hacia mi bulto. Y veo a mi hermano recíen nacido que me pide mamar.

Y al mirar de nuevo hacia el espejo, vuelvo a ver a la abuela con su muñeco. Y no entiendo. 

¿Quién es ésa mujer que me mira? 

Yo solo soy una niña peinada con tirabuzones que juega con su muñeco mientras mi mamá, allá, cercana, me observa jugar.

Y no entiendo. No sé por qué razón, al mirar al espejo, una abuela desconocida me mira a mí...


NOTA.-  
"Ell@s, puede que no se acuerden de nosotros. Pero nosotros, sabemos bien quienes fueron y aún son"

20 comentarios:

  1. Perder la identidad de la mano de los recuerdos se me asemeja una de las más terribles pesadillas.
    Un abrazo, preciosa entrada.

    ResponderEliminar
  2. Esta Entrada Tuya me ha impresionado. La historia que refleja y lo bien narrada y estructurada que está.
    Remitiéndome al tema; es cierto: Ellos, aunque han perdido su memoria y vivencias, estan ahí, con nosotros, que somos parte de esos momentos que no recuerdan, pero que fisicamente, todavía, podemos disfrutar todos juntos.
    Extraordinaria Historia, Mascab.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Bravo, Mascab! Muy buen relato y una temática que merece el mejor de los homenajes. Cuando perdemos la memoria perdemos con ello nuestro pasado.

    ResponderEliminar
  4. Mascab, te felicito por tan buen escrito y por tan sensible y certero tema.
    Muchos besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  5. Querida amiga: Me ha encantado la forma de exponer tan triste realidad.
    Has hecho que me estremeciera con sólo pensarlo. Siempre comento con mis hijos o mi marido, que lo peor que le puede ocurrir a una persona, es olvidarse de quién es, de su entorno, de sus hijos, en fin, sentirse tan perdida,que me imagino que tiene que ser como una muerte en vida.
    Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  6. Que yo le ruego a Dios cada mañana que aparte de mí ese castigo. Porque los casos que yo conozco producen mucho o quizá demasiado dolor en quienes los rodean y porque sin memoria nada somos. Un abrazo de Franziska

    ResponderEliminar
  7. Durísimo Mascab y más duro es vivirlo. Es horrible. Pero cada uno tiene que afrontar sus problemas e intentar llevarlo, buscando momentos de alivio como yo les llamo, momentos de desconectar con el problema si se puede...porque la mitad de las noches, te los llevas a los sueños.
    millllll besitossss mi niñaaaa

    ResponderEliminar
  8. Mmmmm MASC ¡¡qué cosa más bonita has escrito!! y... ¡¡qué bien has expresado algo tan complejo como es la sensación que seguramente tendrán todas las personas que padecen esta durísima enfermedad. No sólo para ellos mismos que supongo que en su mundo paralelo no son conscientes del gravísimo deterioro neuronal que padecen, si no su entorno. Debe ser terrible ver a una persona querida en ese paulatino deterioro, ver que poco a poco olvida tu cara, quien eres y se convierte en un ser indefenso como un niño, pero mucho más desorientado.

    En fin, me uno a tu homenaje a todos los que lo padecen y a todas las personas que conviven cada día con esta terrible enfermedad. Ojalá el ánimo no les abandone y la sobrelleven son entereza.

    Un beso inmeeeeeenso preciosa y muuuy feliz finde ¡¡¡ recuerda apuntarte todo en la agenda!!! después...

    Tírala por la ventana y sólo recuerda ser feliz:-)

    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaakss tesoro.

    ResponderEliminar
  9. Mascab, como me alegro de hber venido hoy a tu casa y haber podido leer tu historia tan maravillosa. Estoy con el corazón en la boca del estómago, cariño, de lo que me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Muy hermoso el relato Mascab, lastima que no pudieramos olvidarnos solo de las cosas que realmente no nos interesan.
    un besto de sabores

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué bonito!
    El otro día estuve viendo "Bicicleta cuchara manzana", sobre esta terrible enfermedad.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  12. El caso es que en esta sociedad cada vez cuidamos menos de ellos. Sin condiciones nos entregaron un amor que no sabemos corresponder porque no tenemos el concepto familiar que ellos trataron en vano de enseñarnos, y así ellos olvidan porque nosotros antes nos hemos olvidado de ellos. Y quizás olvidan para no darse cuenta de lo que está verdaderamente pasando. Una preciosidad como lo has relatado, ojalá no tengas a nadie cerca con esta enfermedad porque es muy dura. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Esto es como para pensar. Como para detenerse 'fijamente' y desplegar la comprensión de que somos capaces, 'MIENTRAS SOMOS CAPACES'
    ¿Viste el interesantísimo documental sobre Pasqal Maragall, en la 2-TVE?
    Pues eso, sin comentarios.
    Muy emotivo tu pos, Mascab
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. estaba buscando una información sobre los tacones y llegué aquí,escribes bonito, me vi a mi misma cuando me busco en el espejo,seguí leyendo y hablas de algo muy serio, los familiares sufren mucho con esa enfermedad.

    ResponderEliminar
  15. Para los fmiliares es lo más duro de esa enfermedad, que la hemos padecido en casa.

    He entrado en tu blog, através del comentario que le hiciste a nuestra común amiga Kasioles.

    Si dispones de un poco de tiempo, te agradecería visites mi blog:
    marinosinbarco.blogspot.com >><< ETERNAMENTE UNIDOS

    Yveras a que se referia Kasioles y si lees algunos comentarios que me hacen, tendrás una idea de como soy.
    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  16. Que triste es para los amados que no te reconozcan.....al menos el que no reconoce no padece y supuestamente no sufre. Sufre mucho el alma cuando este mal toca tu puerta. Besos Max.

    ResponderEliminar
  17. Mascab,te has metido de tal manera en la historia,que al principio pensaba,que era tu propia historia,recordabas a esa niña,que tú fuíste,en el espejo...A medida que he ido leyendo me he dado cuenta que era alguien confuso,con falta de memoria...''MALDITO ALZHEIMER,QUE NOS BORRA LA VIDA...!!
    Mi felicitación por tu excelente post,que consigue tocarnos directamente la entraña,sabes hacerlo de maravilla Mascab.Escribes con el corazón y al corazón nos apuntas con tus letras,amiga.
    Mi abrazo inmenso por tu solidaridad,que está al tanto de todo y de todos.
    FELIZ SEMANA Y SÉ FELIZ...NO TE OLVIDES DE ELLO,AMIGA.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  18. Excelente relato... como dices, se podrán olvidar de nosotros pero nosotros nop podemos olvidarnos que quienes fueron ellos. un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Estremecedor.

    Con tu permiso: me quedo.

    ResponderEliminar
  20. Maravilloso relato, querida Mascab!!! Enternecedor y real; has pintado su propio mundo por donde viaja constantemente sin poder "hacer puerto" en ningún lugar por demasiado tiempo. Bellísima manera de decirlo. Un beso enorme!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?