domingo, 19 de febrero de 2012

Tambores lejanos...


Finalizamos la semana del amor, con la rabiosa actualidad del campo laboral español. Hoy los sindicatos convocaron tímidamente, una manifestación para que el pueblo gritara con indignación. Sin tener en cuenta que éste pueblo cuando más grita es cuando sabe que se les utiliza sin que para ello exista perdón.
Estuvieron sentados en sus sillones durante años de bonanzas para sus anchos bolsillos...
Cobraron subvenciones portadoras de un sello, que pegado en sus labios silenciaban sus voces...
Por ello no hablaban ni se pronunciaban contra quienes les daban de comer...
Ni se echaron a la calle para movilizar a los trabajadores que iban perdiendo la fé...
Un amago de Huelga General montaron una vez, con la sola intención de acallar la desilusión...


Hoy convocaron otra manifestación, pero ésta que soy yo y que engañada, en aquella otra estuvo, no se levanta de su silla al repique de su tambor. Pues sé que no son de fiar, ya que vendieron por treinta monedas que no eran de oro, nuestros derechos a los políticos y nos dejaron con la obligación de gritar nuestra indignación.

 Que es una indignación popular que no debería dejarse manipular ni por políticos ni por los sindicatos que ahora, se ponen "en acción".

Así es lo que tenemos, que por otro lado es lo que merecemos por no haber sabido votar con inteligencia durante las últimas 5 legislaturas.

Las dos primeras se basaron en el desarrollo ficticio de una burbuja ladrillera apoyado en una nueva moneda venida de Europa.

Las dos siguientes fueron pasto de mentiras donde los embustes y la ficción reventaron el saco como reventó la financia de ésa Europa basada en una ilusión.
 

Ésta última es la puntillada que se da al toro. Durante la época de oposición no actúa, calla, niega y desacredita a los gobernantes que le van haciendo la cama a ellos. Durante la campaña electoral no se pronuncian ante nada o lo hacen levemente y, aún así, logran levantarse con el triunfo en sus manos.

 

Ahora, nos dan golpes sin vaselina ni guantes amortiguadores, nos dejan a reventar en el ring de una sociedad que está a punto de arder junto con las llamas que nos llegan desde Grecia...

 

No sabemos votar, no sabemos utilizar la democracia para el bien del pueblo. Sabemos que los políticos abusan y se llenan de los derechos que anulan a los trabajadores, volvemos despacito a los años en que partimos (segunda mitad del siglo XIX), que fue época de cambios y guerrillas múltiples, hasta llegar a la revolución bolchevique y la primera Guerra Mundial...

 

Si leyéramos un poco más la historia, comprenderíamos lo que nos está sucediendo...

Me habría gustado utilizar/mostrar,  estos versos en los que Pedro Luis López Pérez , ha dibujado el paisaje actual con un pincel preciso, ordenando sus letras con la firmeza de su pluma, pero para no empequeñecerlos con la "mala labia" de mis letras, os enlazo a su espacio para que no dejéis de leerlos...

Pedro Luis ha hecho unos buenos versos al modo en que antaño los hiciera Quevedo. Los que enlazo, están  llenos de actualidad y solidaridad con "la que nos está cayendo…"


Imágenes localizadas en Internet.
(Si a sus autores les molesta ésta utilización, póngase en contacto conmigo y sin ningún problema o duda, serán eliminadas. Gracias por ellas).

19 comentarios:

  1. ¡¡¡Gracias!!! Mascab por tus Palabras refiriendote a mi trabajo "Placenta Fraterna". Tu escrito no empequeñece ni es "mala labia", todo lo contrario engrandece y enriquece el contenido y la forma. Somos muchos los que hemos luchado en otras épocas pacificamente y hemos conseguido grandes cosas, que, ahora, quieren quitarnos... y lo que es peor suprimirlos para nuestros hijos y nietos; para quienes, también, fueron pensados aquellos proyectos.
    Un abrazo, Mascab. Eres un encanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quienes nos preceden consiguieron grandes cosas para las generaciones posteriores a ellas, pero poco a poco lo hemos ido dejando perder. Ahora nos toca luchar para que nuestros nietos puedan tener ésa sociedad ideal que un día vimos crecer y languidecer a la vez.

      Gracias a tí por tu buena pluma al escribir "Placenta Fraterna"
      saludos

      Eliminar
  2. Cierto que los sindicatos no han estado a la altura de las circunstancias y que ahora no están en condiciones de convocar la general que sería de esperar; pero ojo, son muchos los que abonan el terreno del descrédito de los sindicatos para acabar con la única plataforma que le queda a los trabajadores. El desarrollismo de la segunda mitad del siglo XX no hubiera sido posible sin los sindicatos; lo que nos aguarda si logran descabezar a los sindicatos sería volver a la plaza del pueblo a esperar que te señalen para precarios trabajos: tú, no, no tú, no...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha alegrado leerte y aunque en muchas cosas pienso comotú, también pienso que no podemos quedarnos impasibles viendo como nos quitan todo lo que nos ha costadotanto conseguir. Hay que luchar y me he alegrado mucho al ver que en la manifestaciñon de esta mañana había muchísima gente y éso a pesar de que la cabalgata de carnaval la han hecho coincidir con ella.

      Eliminar
    2. No Francisco, no han estado a la altura. No les voy a negar el trabajo realizado durante tantos y tantos años de política opresora y perseguidora. Pero han vivido de ésas rentas a costa de muchas subvenciones sin quererse "mojar" como habría sido necesario en las últimas dos legislaturas.

      Por supuesto que son necesarios, igual que la democracia. Pero hay que saber quitar de sus puestos a quienes no valen para ellos. No es cuestión de ser de un color o de otro, sino de saber hacer bien su trabajo. Y el de los sindicatos es LUCHAR POR LOS DERECHOS DE TODOS LOS TRABAJADORES.
      A veces, creo que se olvidaron demasiado de ello.

      Tracy, yo habría ido hoy a la manifestación, no suelo perdérmelas cuando se trata de reivindicar nuestros derechos, pero durante la manifestación tras el día de huelga de septiembre de 2010, los sindicatos me decepcionaron enormemente en su discurso final en plena Puerta de Sol. Hoy he necesitado castigarles pero sabiendo lo mucho que necesitamos de un sindicato fuerte que vele por nuestros derechos.

      Saludos y besos para ambos.

      Eliminar
  3. El martillo pilón de la derecha está consiguiendo lo que pretendía, desacreditar a las organizaciones sindicales, algo bastante fácil, carecen de canales de información y propaganda de la importancia de los partidos políticos e incluso de la Iglesia, aquí es el boca a boca y siempre está quien mete ruido, es fácil hablar y desacreditar a los liberados, o de sus ayudas olvidando de todo lo que hacen estos sindicatos: la propia negociación, la intermediación laboral en todos sus aspectos, la ayuda y el asesoramiento a la inmigración,a la mujer, a los mayores, los cursos de formación, el asesoramiento al parado, todo esto son labores calladas que no se conocen si no se acude a ellos, todo es cuestión de informarse.
    Los sindicatos en el mundo, evitaron injusticias que sin ellos aún estarían vigentes, obligaron a las empresas a negociar los salarios, a trabajar sin unos riesgos, son pequeñas grandes avances que se han conseguido dia a dia luchando mucha gente (con grandes poderes en contra)
    y ahora con esta propaganda y el apoyo del personal los sindicatos son unos vendidos y no sirven para nada, eliminémoslos, dentro de unos pocos años nos acordaremos de ellos, algo que desgraciadamente siempre ocurre cuando el empresario (que ahora tiene todo el poder laboral) se acuerda de nosotros.

    Un saluda y a recapacitar sobre lo que se escribe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emilio, veo que no te haya gustado mi crítica a los sindicatos, pero es lo que hay. Y ellos solos se la han buscado.
      Soy consciente de su enorme trabajo en las décadas del régimen de Franco. De sus persecuciones, encarcelamientos y apaleamientos. Sé que algunos incluso fueron eliminados por causas de lucha por los derechos de todos los trabajadores. Sé que gracias a ellos, hemos tenido unas décadas de crecimiento social en la que los trabajadores hemos vivido mejor, muchísimo mejor que lo hacían nuestros abuelos e incluso nuestros padres.
      Gracias a los sindicatos, los trabajadores hemos dejado de calzar alpargatas y nos hemos puestos botas. Gracias a ellos hemos podido adquirir viviendas dignas y hemos enviado a nuestros hijos a la universidad. Gracias a la lucha de los sindicatos y de muchos trabajadores hemos tenido un lujo de derechos que eran muy necesarios en nuestras vidas.
      Sé que no solo ellos tienen la culpa de que ahora vayamos perdiendo éstos derechos. Sé que los propios trabajadores a base de abusar de ellos, hemos olvidado que no hay derechos sin obligaciones y éstas, en muchas ocasiones las hemos eliminado de nuestro paisaje laboral. Sé que con esto no se puede generalizar, porque no todos los trabajadores abusan como no todos los sindicalistas se han apoltronado en su sillón.
      Pero lo cierto es que durante los últimos ocho años hemos ido perdiendo muchos derechos a la vez que muchos españoles íbamos perdiendo nuestros trabajos y ellos, los sindicatos, miraban para otro lado dejando que nos asaltaran en cada esquina. Es a éstos sindicatos a quienes critico, no a aquellos otros que eran capaces de movilizar a las masas a la voz de “a las barricadas”, es a éstos sindicatos de salón y sillón de piel a quienes críticos y no a los que están al pie del cañón, informando, ayudando y colaborando con el trabajador que necesita apoyo y asesoramiento. Tal vez éstos sindicalistas que hacen su trabajo, tampoco estén de acuerdo con que sus dirigentes no griten más fuerte y digan las cuatro verdades que necesitan los gobernantes, sean del color que sean. Pues ahora de lo que se trata es de estar al lado del trabajador (como debería haber sido siempre). Y ellos (los grandes sindicatos) aún convocan manifestaciones light sin desear “mojarse” de verdad.
      No voy a defender nunca a unos sindicatos que no han sabido defender mis derechos, pese a quien pese. Y no se trata del color que vistan los gobernantes, sino del son con que nos quieren hacer bailar mientras las filas del paro crecen y las grandes empresas invierten en otros países cerrando sus negocios en España. Pero esto es para otro día, que el tema de consentir que se creen empresas en países que permiten existan trabajadores a quienes diariamente se le vulneran los derechos humanos, con sueldos minúsculos, horas eternas de trabajo y manos de obra infantil…
      Coincido contigo en muchas de tus opiniones económicas y políticas. Pero no puedo coincidir con alguien que no acepta que se critiquen a los sindicatos simplemente por serlo o por lo que hicieron un día.
      Hay que criticar todo aquello que vemos que no funciona como debería. Y estos sindicatos necesitan que se les de unas collejas tras las orejas para que despierten de su letargo y se pongan a trabajar, que necesitamos mucho de su ayuda y formación política, compañero, son ellos quienes nos deben dirigir en las luchas que debemos emprender contra tanta estafa inconstitucional que nos quieren hacer tragar.
      Pero en la última huelga general, en su discurso final en la Puerta del Sol me defraudaron grandemente y ahora, he necesitado gritarles que lo están haciendo mal. Para que vayan cambiando el chip y nos ayuden de verdad.

      Saludos

      Eliminar
  4. Has pasado de ser la mujer romántica que nos ha deleitado con cinco entradas sobre el amor, la semana pasada, a ser esa cincuentañera rebelde de la que habla la cabecera del blog ¡Bravo por ti!

    Hoy he oido hablar a los lideres sindicales y se les notaba sin fuerza sin garra y me ha preocupado mucho. ¿qué hay detrás de ese desánimo?
    no lo quiero ni pensar pero seguro que ellos son mucho mas consciente que de que la parte que queda debajo, de la punta del iceberg, es mas grande de lo que pemsamso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chelo, ellos puede que sean más conscientes de ésa punta del iceberg, pero lo han hecho muy mal y de algún modo se les debe poner la cara colorada para que vuelvan ha hacer su trabajo como es debido. Aunque la punta del iceberg sea muy profunda, si es necesaria una lucha obrera, ellos son quienes la deben dirigir e ir a por todas. No pueden ser ambiguos, ni jugar a nadar salvando la ropa.

      Abrazos.

      Eliminar
    2. Mascab, me parece que llevas razón en muchas yo he perdido la fe en ellos(cuando quieras te cuento el por qué), pero también sé que me guste o no, son los únicos que pueden conseguir algo.
      Hoy me ha desfondado verlos así, era como si ellos mismo no se creyensen que hay que luchar.

      Eliminar
    3. Pues eso mismo me pasó a mi en el mitín final de la huelga general de 2010, no convencieron a nadie. si acaso en el hecho de que no tenían intención de dar más...

      Hoy se les necesita más que nunca. Pues no son derechos a adquirir por lo que debemos luchar, sino por no retroceder pasos que nos llevarían a encontrarnos en situaciones muy parecidas a las de hace 100 años.

      Eliminar
  5. Opino lo mismo que Emilio y Francisco.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con ambos Ion, cuando hablan de todo lo que les debemos a los sindicatos. Pero no estoy de acuerdo en que no se les pueda decir lo que han hecho mal. Como digo en mis comentarios anteriores, les necesitamos.

      Besos

      Eliminar
  6. Me encantaría decir que no tienes ni pizca de razón, pero no es así, los sindicatos no han estado a la altura de las circunstancias...como todos los demás, me temo.

    No son quienes ni como debieran, pero me niego a que mi silencio se interprete como complacida asistencia al desmantelamiento de un sistema que trataba de equilibrar dos fuerzas bien distintas.

    Por eso, yo sí salí hoy a la calle.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que la gente se haya echado a la calle. Mis hijas también estaban allí. Y en ellas me ví representada. Pero no en unos sindicatos que no han mirado hacia los trabajadores durante más de ocho años. Necesitaba tirarles de las orejas al menos por ésta vez.

      Pero soy conscientes de lo mucho que les necesitamos. Solo ellos pueden y saben dirigir a los trabajadores. Ellos tienen la formación histórica para dirigir sabiamente a los indignados trabajadores.

      Ojalá y sepan recapacitar y convocar una buena manifestación con su huelga general incluída en la que no nos sintamos tan estafados como en la anterior. Ojalá y los sindicatos sepan de nuevo enlazar sus brazos junto a los trabajadores.

      Yo sería la primera en sujetar sus pancartas.

      Besos.

      Eliminar
  7. El pueblo es sabio y en ocasiones se une y salimos todos a una... Recuerdas cuando toda España salió a la calle rogando a los terroristas que no cumpliesen su amenaza de asesinar a Miguel Angel Blanco. Todas las tendencias políticas: la izquierda, la derecha, el centro, los nacionalistas... todos salimos. El problema es que ahora nos sentimos manipulados y decimos: Si cobráis por defendernos demostrar que ganáis bien el sueldo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, querida amiga. El pueblo es sabio y a ésa indignación popular me uniré y gritare tan fuerte como lo haría igualmente si los sindicatos dirigieran una auténtica huelga general.

      Gracias por tu visita Alondra.
      Besos guapa.

      Eliminar
  8. Yo querida Amiga, iré a todas las que pueda porque aunque estos nefastos representantes nos hayan dejado con el culo al aire en todas las ocasiones que mencionas, también es cierto que con lapasividad le estamos haciendo el juego a unos y otros de los gobernantes que nos han desgobernado. Malos tiempos se avecinan y la única fuerza que tenemos es la de la unión. Despues ya les ajustaremos las cuentas a estos gilipoyas. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Mascab,eres una luchadora constante y solidaria,sin duda,amiga.
    Es cierto que los Sindicatos han callado mucho tiempo,no han sido responsables y auténticos y ahora es difícil apoyarlos y creerlos...
    El sistema económico actual no nos lleva a nada seguro...Sólo una revolución interior del espíritu sería la solución...Pero yo sé que eso es una "utopía"y debían cambiar demasiadas cosas para que se llevara a cabo...Los requetenombrados "valores humanos" se echan en falta,y los "señores del gobierno" son los primeros que debían ponerlos en práctica...Su primer objetivo debía ser "SERVIR AL PUEBLO" y ahí los tenemos llenos de orgullo y potestad...En fin,Mascab,vamos a seguir con los ojos abiertos y si es necesario protestar,protestaremos...no podemos aguantarnos,sería indigno.
    Mi felicitación y mi abrazo por tu valentía y claridad.
    FELIZ SEMANA,AMIGA.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?