jueves, 19 de enero de 2012

El Mirador


Valle del Lago (Somiedo)
Veía caer sus días como caen las hojas de los árboles al comienzo del otoño… Aquél hayedo que rodeaba su casa, se iba volviendo de verdes colores a distintas tonalidades de cobrizos y amarillos sueños.

Hacía años que vivía sola. Su único hijo, la visitaba pocas veces. Ya no recordaba cuándo había sido la última vez…

O tal vez si… Ahora le venía la imagen a su mente. Fue una primavera, un mes de abril de hará tres o quizá cuatro años. Ella subía por el sendero que comunicaba su huerto con la casa. Traía en una cesta las acelgas y las berzas que su vecina Petra le había encargado para cocinar, pues en ésos días, andaban por su casa algunos de sus nietos. Era la época de Semana Santa. De ahí, que Petra, tuviera la casa llena de chiquillos. Sus hijos, que también vivían en la gran ciudad, trabajaban y no podían atender a los nietos, por ésta razón, se encontraban en la Aldea.

Ella, subía con su lento caminar contemplando el bosque de hayas y la niebla baja que aquél espléndido y soleado día cubría la ladera oriental de los Montes de su tierra.

Oyó el vago rugir de un motor que aún lejano, atronaba los sonidos del silencio de aquél hermoso valle. Pensó en que tal vez, algún hijo de la Petra, habría regresado para saber de los chiquillos.

Cuando el motor se dejó oír más cerca de ella, se detuvo con la mano en la frente para observar la cercana carretera y ver quién era el visitante.  El automóvil de tamaño grande, de ésos tan de moda, que aparecen en las películas de mafiosos y traficantes que daban por la televisión las noches de los viernes, se detuvo en el tramo del camino que justo, estaba sobre su sendero particular. El conductor, aunque aún no sabía bien si sería hombre o mujer, hizo sonar el claxon con dos sonidos cortos y seguidos. En ése instante, supo que el visitante quería hablar con ella. Se apresuro por el sendero mientras que del vehículo, por la puerta contraria a la que desde la senda se veía, salió el conductor  que supo hombre por el calzado y el ropaje que bajo el coche se veían, pues el resto, quedaba oculto tras el vehículo.

En un instante vio y oyó, en un solo gesto, la figura tan amada y apuesta de su hijo y su voz soñada durante las noches de tormenta.

El corazón le galopó mientras dejaba la cesta en el suelo y durante los momentos en que se abrazaron. Las lágrimas, dichosas lágrimas que siempre salían cuando menos falta hacía, le nublaron la vista impidiéndola ver  el rostro del hijo pródigo.

Él, secó su llanto con besos de terciopelo, la elevó en sus brazos y la hizo girar y sentirse volar como si de una alondra se tratara.

Su hijo, pasó la noche en casa. Cenaron, recordaron sus travesuras de niño chico, hablaron del padre que murió dejándolos solos cuando él estaba en el seminario, de su carrera de arquitectura terminada, de su éxito en el extranjero donde vivía y trabajaba, de su enamoramiento de Carmen, aquella primera novia que le fue infiel y a quien tanto amó, de su actual esposa, la segunda ya, pues no había tenido mucho tino con la mujeres a pesar del éxito con las mismas, de sus propios hijos, dos tenía entonces, un niño que ahora tendría unos quince años nacido de su primer matrimonio y, una niña, nacida en el segundo intento de formar una familia y que ahora, andaría por los 8 o 9 años. Ella nunca los conoció. Tampoco a sus nueras…

Casas de Aldea (Somiedo)
La visitaba porque había tenido que venir a Bilbao, a un congreso o algo parecido le contó. Otras veces, también había vuelto a España, pero a ciudades más apartadas de su aldea. Pero en ésta ocasión, sólo le distaban unos 350 kilómetros y sentía la necesidad de verla. Por eso alquiló el coche y se vino por carretera.

A la mañana siguiente, se marchó tras el desayuno en aquél coche alquilado tan de moda en las películas…

Ya nunca más volvió a verle. Ni oírle. Tan solo una carta alguna vez, dos en total durante todo ese tiempo. Con pocas letras le contaba que estaba bien y que quizá, vendría por Navidad…

Ella no le reprochaba nada. Era feliz así, sabiendo que él lo tenía todo: éxito, familia, amigos, posición. Todo.

Y ella, tenía aquella casa. En una aldea donde ya pocos residían. Ni siquiera Petra, que se fue hace dos inviernos de una mala pulmonía…

Huerto en Valle del Lago (Somiedo)
Tenía su huerto que le daba las verduras y hortalizas que comía. Unas gallinas que le producían huevos de las que criaba alguna para comer y unos conejos.

También tenía a "Churro", el mastín hijo de otro mastín que a su vez era hijo de otro y así hasta el origen del primer "churro" que hubo en su casa, traído por el joven esposo para ayudarle entonces con las vacas y algunas cabras que en la casa tenían, y que hace años, se deshizo de todas ellas vendiéndoselas a Rufino, el hijo de la pobre Azucena, a quien Dios tenga a buen recaudo.

Churro la hacía compañía, juntos daban largos paseos por el campo. En ocasiones como la de hoy, subían hasta el mirador y sentados uno al lado del otro, contemplaban las praderas entre los claros del bosque. Se daban calor en invierno, cuando también juntos, uno a cada lado del sofá, miraban el televisor… Incluso charlaban! Ella le contaba cosas de su vida y le relataba sus recuerdos, el animal, la miraba con ojos cargados de amor y a veces, apoyaba su pata en el regazo de la mujer, como el amigo que acaricia la espalda cuando otro amigo anda desorientado.

Así estaban hoy. Abrazados a su manera, en el mirador, contemplando el bosque y sus prados de colores ocres por el inicio del otoño.

Somiedo
Ella, dejaba resbalar unas lágrimas por su arrugado rostro. Mientras le contaba a Churro éste último recuerdo de aquel hijo que una vez fue suyo.

El perro, posaba una y otra vez la pata en su regazo, mirandola con sus ojos cargados de cariño y lamiendo aquellas lágrimas que ya eran de sal…  las últimas que resbalarían por el rostro de su amiga…


Fotografías realizadas por: Mascab
  Ruta por Somiedo (Agosto-2011)


45 comentarios:

  1. Mui lindo pero triste,Cincuentañera, pero cuantas mamas pasan por eso, no?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Ufff ¡Qué historia, querida Mascab! ¿Qué no comprende o no justifica una madre? Ahhhh...
    Bellísimas fotografías, ¡qué hermoso lugar! Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  3. Bonito y muy muy intenso, incluso en la tristeza que te invade el corazón que te provoca ese dolor en el alma. Una lección, somos lo que nuestros recuerdos nos dejan y la nostalgia se transforma en felicidad, ésta que un día fue y que se añora para poder seguir pisando fuerte. Besos. Max.

    ResponderEliminar
  4. Una bella historia más común de lo que en principio uno puede imaginar: la soledad del nido vacío, el aislamiento y confín del pueblo, sólo regreso en contadas ocasiones. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  5. Has elegido un lugar fantástico y único para esta historia, tan triste por otra parte, aunque uno se acostumbra a la soledad de su casa, de sus lugares de siempre, y no quiere otra cosa, salvo quizás que los que están lejos todavía les recuerden.

    ResponderEliminar
  6. Todo lo explica una madre, todo hasta la ausencia infinita.

    Me has emocionado

    ResponderEliminar
  7. Joder Mascab. Que historia más tierna. Por si le faltabaalgún ingrediente encima la has ubicado en Asturias y en un sitio que visito siempre que puedo "Somiedo". Es tan real que duele, cuantas madres solitarias cuanta ternura guardada en el cofre del corazón. Y como siempre la guinda, el fiel amigo que nunca la abandonaría. Que preciosa historia acompañada por una verde melidía. Un besazo amiga y gracias por tu sensibilidad compartida.

    ResponderEliminar
  8. Un texto que me remitió a ciertos arquetipos. Es tierno, triste y muy bien narrado.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
  9. Mi querida amiga: Dispongo de poco tiempo, ando comunicando la noticia que me encomendó una amiga de André y he descuidado vuestras entradas.
    Ya esas fotos, me traen bellos recuerdos, ese verdor, esas casas, esas aldeas remotas con tan pocos vecinos, parecen sacadas de un cuento.
    Y la verdad, es que me has tocado la fibra sensible con ese bello y triste relato, me ha encantado.
    Las madres, perdonamos todo lo que puedan hacernos nuestros hijos, pero no lo entiendo, yo jamás dejaría a mi madre en una aldea perdida y tan solo acompañada por un perro.
    Amiga, eres fenomenal escribiendo, cualquier día nos anuncias que vas a publicar un libro, no dudo de que tendrías éxito.
    Te dejo un fuerte abrazo en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  10. Que entrañable lugar amiga mía, me he paseado por tus letras admirando este hermoso lugar, mis felicitaciones por las fotos son preciosas. Y qué no hace una madre por un hijo, y aun así siempre lo justifica.

    Besitos con mi cariño siempre.

    ResponderEliminar
  11. Mi querida Mascab,qué maravilla nos has dejado.Me ha emocionado totalmente.Has levantado tus ojos de águila en esos paisajes,que tan bien conoces y allí has creado esta historia.Preciosa historia,esa madre que siempre espera,sin desesperar nunca,porque ama siempre...Ese perro humanizado,ideal compañero,lleno de comprensión y cariñó hacia su ama...Y ese hijo,que aunque la vida lo haya enredado,siempre lleva a su madre en el corazón y la llevará...Puedes imaginarte,cómo me he sentido.
    QUÉ TEMPLE HAS TENIDO RELATANDO,MASCAB,ES INCREIBLE CÓMO HAS CONDUCIDO LAS LETRAS HASTA EL FINAL,CON MAESTRÍA Y SEGURIDAD,SABIENDO ADÓNDE IBAS...
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso siempre,amiga...ERES UN SOLETE Y TE QUIERO SIEMPRE,QUE LO SEPAS...!!!
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  12. Que maravilla de relato y tan real que me ha hecho llorar, cuantas realidades se asemejan a la de la protagonista y no hay nada que se pueda hacer por ellas, aunque sí creo que se puede hacer algo: tener más corazón con esos padres que lo han dado todo y solo reciben dejadez.

    ResponderEliminar
  13. Hola,

    Mi más sincera enhorabuena por un blog, con una entrada de hoy mismo,ya tiene 20 comentarios... si tiene tanta vida será por algo...

    Un texto muy bien escrito, y muy triste...

    Un saludo de un nuevo lector :)

    Jose

    "El hombre es el único animal que sólo ve lo que quiere ver" "Toda sociedad da por supuesto que sus pautas de conducta son naturales y buenas" "Traspasemos lo existente: el futuro no es una mera prolongación del presente" [...] Más en:
    http://josearnedo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. me encantó y no digo más por falta tiempo
    besos (pd sí he vuelto)

    ResponderEliminar
  15. Si no fuera por que sé lo precioso que es el Valle asturiano de Somiedo, pensaría que esta pobre mujer que describes, es el ser más triste de la tierra MASC.

    Seguramente solo una madre sabe querer con toda el alma a pesar de olvido, a pesar de la ausencia, a pesar de que nadie tenga el más mínimo detalle con ella, casi te diría a pesar del desprecio... Esta preciosa historia que has escrito dibuja una historia que por repetida no es menos triste, la ausencia de agradecimiento y cariño que muchos, muchísimo hijos tienen por sus padres, aun cuando lo han recibido todo de ellos.

    Mi sensación es que casi todos lo padres olvidados son los que más han dado y dejado en le camino y gracias a eso, ellos se han disparado a las más altas cotas del éxito en la vida... allí, estos padres, ni pegan, ni hacen juego, ni quedan bien en le ambiente, lo he visto muchas veces.

    Parece una contradicción tremenda, pero es así.

    Cuando describías la escena con el mastín parece que estaba viendo a los míos y se ve que los conoces, porque actúan exactamente así... con esas miradas cálidas y tristonas con las que parece que te hablan e inclsuo eso de extender la pata ¡¡tal cual!! su manera de decirte te quiero, si además les malcrías como yo a los míos ( sólo en estas cosas)... el siguiente paso es que te llenen de babas de la cabeza a los pies y te salten encima para abrazarte a su manera, al menos al final tiene tuvo un fiel amigo, el más leal que existe, el perro ¡¡ya ves tú!!:-)



    Un beso inmeeeeeenso preciosa, espero que de vez en cuando te dejen respirar bonita.



    Muaaaaaakss gigante MASC.

    ResponderEliminar
  16. Preciosa historia y, a la vez, llena de nostalgía y soledades. Real, como la vida misma. LLena de encanto paisajístico...¡Ay! Somiedo...¡Que bonito!; y de desencanto familiar, impuesto por la ruda realidad. Siempre nos queda CHurro. Lealtad y nobleza, tan escasas en nuestros días.
    Precisamente sobre este tema (nuestras mascotas) haré la siguiente Poesía, motivada por acontecimientos, puntuales, que pasaron estos días.
    ¡Me encantan esa Médulas!
    Un abrazo, Mascab

    ResponderEliminar
  17. Preciosa historia y, a la vez, llena de nostalgía y soledades. Real, como la vida misma. LLena de encanto paisajístico...¡Ay! Somiedo...¡Que bonito!; y de desencanto familiar, impuesto por la ruda realidad. Siempre nos queda CHurro. Lealtad y nobleza, tan escasas en nuestros días.
    Precisamente sobre este tema (nuestras mascotas) haré la siguiente Poesía, motivada por acontecimientos, puntuales, que pasaron estos días.
    ¡Me encantan esa Médulas!
    Un abrazo, Mascab

    ResponderEliminar
  18. ES TRISTE, BONITO Y REAL. UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  19. ¡Ya casi lloraba cuando terminó! Es muy triste pero tan real... ¿Cuántos casos hay así? ¡Qué malos somos a veces con nuestros padres, sobre todo con los que no se quejan...! Mi madre contaba un cuento, pero lo dejo para otra vez, no vaya a ser que terminemos nadando de una compu a la otra...
    Hermoso preciosa, besos...

    ResponderEliminar


  20. Cuando mires las estrellas
    acuérdate de mi
    porque en cada una de ellas
    he dejado un abrazo para ti.

    Pasa un feliz fin de semana
    y serás protagonista
    de un millón de sonrisas.

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  21. ¡Hola Mascab! ains!!! con lo sensible que estoy últimamente... No te preocupes, lo has contado divinamente, la historia es real en muchos pueblos del norte, esa mujer tiene la fuerza de las matronas que aprendieron desde niñas el trabajo y las despedidas...
    Las fotos son hermosas, nos llevas al mirador y tal parece que extendiendo la mano podemos arrancar una lechuga del huerto.
    Gracias por ser y estar, últimamente mis visitas son escasas pero sabes que te aprecio sinceramente.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  22. Pensé que no volverías a sorprenderme. Es un relato sublime. Quizás deberías mirar en otra dirección. Te quiero

    ResponderEliminar
  23. Unas fotos que con ellas nos haces volar cuando las observamos.

    Y lo que nos cuentas, tan sumamente sensible, nostálgico y muy bonito, que no solo me has hecho saborear las imágenes sino también tus letras.

    Ultimamente pierdo el tren porque no tengo demasiado tiempo para estar por aquí, pero quise venir a dejarte un besazo y a darte las gracias por tu apoyo.

    ResponderEliminar
  24. Te has hecho esperar pero ha merecido la pena.

    La soledad de los años, la soledad de una vida vivida en compañía y que hoy es pasado.
    Paisaje y relato forman una conjunción perfecta.

    Me he emocionado al leerlo. Un fuerte abrazo mi niña .

    ResponderEliminar
  25. Uno muere cuando..se olvidan de él.
    Quizas cuando uno vea crecer flores sobre él o cuando sienta que flota en el aire el humo de su ser.Tal vez entonces siga en la tierra alguien que le eche de menos..sin poder volverlo a ver.

    Felicidades por su bonito relato.

    ResponderEliminar
  26. Primero debo darte las gracias por tu visita. Después te diré que lo que Alondra ha unido, quedará consolidado y soy yo quien ha salido ganando con la posibilidad de conocerte.

    Soy asturiana. Nací en Oviedo. Me ha emocionado la historia que cuentas. La soledad es el gran problema de las personas mayores. Mira, yo tengo 77 años y conozco muchos casos. También vivo sola pero no me siento sola y aunque ya fui educada para vivir en soledad desde pequeña, he procurado salir de mi misma, buscar a los demás, escribir, hacer fotografías, publicar en Internet y querer a las personas con las que trato. Te aseguro que las quiero de verdad.
    Pero la soledad que tu describes, rompe todos los esquemas aunque para nada se puede menospreciar la presencia de un perro en la vida de una persona porque da mucho cariño y es una valiosa compañía.

    Perdona mi larga perorata: son cosas de persona mayor, con tendencia a hablar demasiado. Espero que seamos buenas amigas y que ya me irás poniendo al corriente de tus circunstancias, poco a poco. Las amistades sinceras no se fraguan en poco tiempo.

    Me llevo la dirección de tu blog para estar al tanto de tus publicaciones y no perdérmelas.
    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  27. Que maravilla de blog feliz de haberte encontrado!!!

    ResponderEliminar
  28. Tan triste como real, es un relato de los que emocionan hasta la última fibra del alma.

    Las fotos que acompañan son preciosas.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  29. ¡Hola Mascab!!!

    Primero perdona mi demora soy un desastre. No me queda mucho tiempo libre, ya no rindo en mis quehaceres.
    Me ha encandilado esta historia -relato, verdad o ficción, es melancólico y a la vez abrazado de ternura. Las fotografías son preciosísimas. Te felicito eres una excelente fotógrafo.
    Yo estuve sólo de paso en Somiedo en un viaje corto por Asturias, ¡ésta tiene valles -paisajes deliciosos! ¡De ensueño!

    La soledad sólo me gusta la buscada, la impuesta me aterroriza. También soy mayor y vivo sola: pero para nada mi siento sola. Es mi elección, podría vivir con alguno de mis cinco hijos: pero elijo vivir en mi casita mientras pueda valerme. Ellos están siempre muy pendientes de mí.
    Por otra parte, también tengo el cariño de personas maravillosas que me hacen compañía, me hablan con sus letras, me alientan a seguir en contacto por este medio de la blogosfera.
    Ay que me enrollo -en demasía.
    Gracias Mascab, por este reportaje que refleja la biografía de muchas personas. En algo la mía. También tengo a Lucas mi perrito amigo, que brinca salta y rompe todo lo encuentra por la huerta.

    Un abrazo mi reina y se muy feliz. Te dejo mi gratitud y mi admiración. Besos.

    ResponderEliminar
  30. Vaya pedazo historia Mascab. Muy tierna y muy real a la vez. Cuantas madres viven esta situación sin que sus hijos se preocupen por ellas, creo que mas de la cuenta. Y es una pena que esas personas que tanto se desvivieron se vean solas, asi, con la compañia de sus animales y el abrigo de las montañas.
    Bellas fotos, por allí estuvimos con el amigo Karras el año pasado.
    un besote, cuidate.

    ResponderEliminar
  31. Un relato hermosísimo y unas fotos estupendas que le dan vida propia.
    Te felicito preciosa por una entrada de super lujo.
    Besos.

    Acabo de ver que estás en los premios 20blog y te deseo mucha suerte. A ver si ganamos algo y nos conocemos en la entrega, jajajaja.

    ResponderEliminar
  32. AY... AMIGA SE ME HAN LLENADO LOS OJOS DE LÁGRIMAS PORQUE ME HE IMAGINADO LA ESCENA.

    A CUANTAS MADRES LES PASA... QUE TRISTEZA NO?. Y ESOS HIJOS EGOÍSTAS QUE SE OLVIDAN DE ELLAS.

    YO CUIDÉ A MI MADRE DURANTE 12 AÑOS Y AHORA TENGO A MI PAPÁ, ME QUEJO... SI... PORQUE SIENTO QUE PERDÍ MI LIBERTAD, PERO JAMÁS LO DEJARÍA.

    BESITOS

    ResponderEliminar
  33. Un hijo que desprecia así a su madre, vamos, incalificable.

    Buen finde, besos!!

    ResponderEliminar
  34. Una historia bella , conmovedora y tan real.Cuantas madres quedan solas es realmente muy doloroso.
    Lo has narrado maravillosamente y acompañada de unas imágenes ¡preciosas!, te felicito de todo corazón...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  35. Preciosa y triste historia muy bien escrita... real como la vida misma.
    La vida nos da y nos quita a los humanos... a su antojo lo que quiere.
    El perro su fiel amigo y compañero de soledades de muchos seres humanos.

    Besos de MA.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
  36. Preciosa historia!!! Las fotos son tuyas? son preciosas!!

    ResponderEliminar
  37. He tenido que leer y releer una y otra vez la triste historia que nos dejas, se le saltan a una las lágrimas sólo de pensar en esa soledad, en ese abandono despues de que son las madres las que lo dan todo por los hijos, y a veces, la muestra de ingratitud que reciben. Es una historia real, que pasa en miles de sitios, a veces se conocen, a veces no, pero me demuestra el egoismo de algunos hijos que actuan de esa forma, y me irrita, de verdad que no alcanzo a comprender ciertas actitudes. Seguramente, en ésta historia, si volviera a aparecer el hijo.....alguna vez....por un casual....alguna navidad.....ya nada sería como antes.
    Preciosa historia, tierna en sus palabras, provoca emociones internas amiga. Te mando un abrazo y un aplauso a tus letras.

    ResponderEliminar
  38. Que tierno y que bien contado ! Felicidades !!!

    ResponderEliminar
  39. Que triste, Mascab, pero que preciosidad.
    Y las fotos, que maravilla. Asturias tiene un aire y un color verde que es un sueño vivir allí.
    Un abrazo, corazón.

    ResponderEliminar
  40. Que triste me ha parecido tu relato mi querida Mascab.
    Casi me haces llorar...
    Y es que, sin querer polemizar porque cada uno es como es, y cada cual tiene sus prioridades, pero yo, es que hay cosas que no entiendo.
    Una madre es una madre! y eso no se puede negar...
    Ni siquiera esas madres desnaturalizadas, que las hay, dejan de sentir por sus hijos, y ellos por ellas.
    En fin, la cosa es que no puedo entender, ni entenderé jamás como un hijo es capaz de pasar tanto tiempo sin visitar a su madre...
    No puede ser!
    Es tu madre!! por amor de dios!!
    Dejarla así sola, en aquella aldea y visitarla solo una vez cada 4 años? uffffff imperdonable!!

    Yo estoy a 100km, de la mia, y hablo con ella todos los dias por teléfono y la voy a visitar al menos una vez al mes y si puedo dos! a veces por motivos de trabajo no llego más que a una visita mensual, pero me quedo allí todo el fin de semana, con ellos...

    en fin, que lo dicho, cada uno es cada cual, pero yo desde luego hay cosas a las que no pienso renunciar... a mi familia.
    Por mucho que tenga una vida nueva, hay cosas que no son negociables.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar


  41. Borda el pañuelo de tus sueños de mil colores
    Y en cada esquina ponle una cinta de ilusiones…

    Si se pierden los encuentras
    Si se alejan los acercas
    Si se van los atraes

    No te desveles que se enojarán
    Y si se enojan te olvidarás
    Que por un momento…
    Has sido feliz bordando un sueño.

    Un fuerte abrazo hoy desde mi tierra
    Bañada por los aromas del Cantábrico.

    María del Carmen

    (Por suerte o por desgracia las casa de los pueblos solo las habitan ya los abuelos, quien se va casi nunca regresa...
    Y en este caso que es un puerto, un milagro subsistir...)

    ResponderEliminar
  42. Qué tristeza tan grande y que cierto es lo que cuentas!cuantassss veces se dejan a los padres más solos que la una cuando son mayores y les hacemos falta!!!!No hay que mirar muy lejos,casi todos los tenemos en nuestra propia casa,hermanos o primos.Muy triste.Milllll besitosssssssss

    ResponderEliminar
  43. El olvido del amor,
    la muerte sin cariño,
    trozos amargos de dolor,
    por lo que pudo haber sido.

    Y sin caricias de mastin,
    sin esas ventanas al cielo,
    sólos esperando el fin,
    amasando con las lágrimas, sus recuerdos.

    Muy hermoso Mascab, hermoso y duro como a veces se muestra la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Preciosa, y que bonita esta contada esta historia que puede ser real.
    Las madres solo deseamos la felicidad para nuestros hijos, no importa que nos dejen solas.
    Acabo de hacerme seguidora tuya. Espero que me aceptes.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?