lunes, 12 de diciembre de 2011

EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD


Con éstos días que se acercan empezando el mes de Diciembre, vamos viendo en todos los centros comerciales la campaña de Navidad. Filas y filas de objetos para el regalo que llegan a ser verdaderos "objetos de deseo" para más de un niñ@ y también, ¿cómo no? para más de un adulto.

Porque quien más o quien menos, por mucho que a éstas edades ya, pensemos que la Navidad no deja de ser un engorro de comidas y reuniones en apariencia forzadas....en realidad,  estamos deseosos de que lleguen para volver a revivir ése espíritu de la Navidad que sentíamos cuando éramos niños...


¡Venga! ¡no me digáis que no!. ¡No digas que ésto de la Navidad es cosa de el corte inglés y similares!.  Sé que para muchos de nosotros es triste porque echamos de menos a quienes ya no están. Pero mirar, yo ésos días, procuro vivirlos con ilusión pese al mucho trabajo que se acumula con tantas reuniones en mi casa.

Trabajo con niños pequeños y desde hace unos días, vamos organizando todo lo que queremos ofrecerles para que sientan ése espíritu bueno de la Navidad. Es maravilloso crear ésa magia para ellos y la inocencia con que la viven. Transmiten tantas emociones que por fuerza, nos termina tocando con su barita mágica,  y los duendes y las hadas traen volando al espíritu navideño para que anide en nuestro corazón. Todas nos volvemos niñas en la escuela. Nos disfrazamos, llega Papá Noel, con su saco de regalos, compartimos ilusiones con los peques...y toda ésta magia terminan llegando a nuestras casas.

¡¡No sabéis cuánto agradezco a la vida el trabajo que me regaló!! ¡¡Los niñ@s son una bendición de la naturaleza!!


Dicho ésto, al igual que hacemos en la escuela con nuestros alumnos y les pedimos cada 7 de enero que nos cuenten qué regalo les hizo más ilusión,  hoy quiero proponeros que hagáis memoria, que viajéis hasta aquellas Navidades cuando éramos niñ´@s y recordéis cuál fué el regalo que más ilusión os hizo, quién os lo entregó o si todavía entonces, eran los reyes magos de oriente quienes os dejaban los regalos en casa...y por supuesto, quiero que lo compartáis con todos los amigos que participen en ésta tertulia.

Tras pensar en el regalo de las Navidades infantiles que más os agradó, me gustaría que hiciéramos los mismo con el regalo de Navidad que más nos impresionó o nos ilusionó al recibirlo ya como adultos.



¡Vamos! tenemos tarea. Seguro que tras éste ejercicio, habremos llamado al espíritu de la Navidad para que vaya pensando en anidar en nuestro hogar, porque estaremos dispuestos a dejarle pasar una vez más aunque no traiga regalos,  y solo solo, nos deje la compañía de las personas que más queremos y que aún, nos acompañan a éste lado de nuestras vidas. En realidad, ésto ya es un "gran regalo" y motivo por el que celebrar la Navidad...

A mí se me viene a la cabeza lo mucho que presumí en el colegio nada más volver tras las vacaciones de Navidad de 1969...¡¡¡UUUyyyy, qué lejos por Dios!!!. Fueron las Navidades en que descubrí que los reyes magos no eran tales, que pese a prepararles unos dulces (entonces solo recuerdo polvorones, nada de ésto del roscón. Posiblemente fuese cosa de mi casa y en otras sí que hubiera de este dulce tradicional), y unas copitas con agua para que se tomaran un descanso, los reyes magos no eran otros que mi abuelo y mis tíos pequeños (vivíamos eventualmente juntos por aquél entonces). Yo, que dormía intranquila y pendiente de ver si podía tocar con mi mirada la magia de los reyes y sus camellos entrando por mi ventana, a quienes ví fue a  tres sombras con voces conocidas que iban colocando regalos a los pies de las camas de los más pequeños...



Me hice la dormida y cuando se marcharon, me levanté corriendo a ver qué me habían dejado. ¡¡Tres paquetes envueltos para regalo!! no podía ver lo que eran hasta por la mañana, pero el saber que mis regalos ya estaban allí, me tuvo sin dormir toooooda la noche. Y pensando en aquello de que los reyes tuvieran las voces de mis familiares...

En realidad debí quedarme dormida, porque me despertaron los gritos de júbilo de mis hermanos pequeños abriendo sus regalos... Así que me levanté corriendo a ver los míos y aquél día no volví a pensar en las voces que había oído susurrar la noche anterior. Según abrí uno de los paquetes ya todo quedó olvidado, ¡incluso los otros dos regalos que aún esperaban ser abiertos! era un muñeco rubio precioso vestido de azul con su nombre bordado en la pechera: "KIKO", ¡siiii! ¡¡era Kiko anda solo!! ¡¡Dios mío que ilusión, corría por toda la casa enseñando a todo el mundo la suerte que había tenido!!  ¡¡los reyes magos era mágicos de verdad!! ¡¡si creías en ellos te traían toooodo lo que les pedías!!



Ésas Navidades comprendí, con tan solo 8 años, que la Navidad es magia siempre que uno lo quiera vivir así. Comprendí la ilusión de mi abuelo viendonos a todos abrir los regalos. Yo supe que él, sería siempre mi rey mago, que él, era quien había conseguido ése muñeco para mí. Que él, gracias a la magia de ésa Navidad, siempre sería el espíritu de las navidades pasadas....y siempre, siempre sigue regresando a mi casa por Navidad...

De mayor, no tengo que alejarme mucho en mis recuerdo, pues el regalo que más ilusión me hizo lo guardo como un tesoro. Fueron los reyes conjuntos de mis hijas para mí...un rectángulo de metacrilato con la imagen tridimensional de mis hijas dentro. Es una joya que adoro, abrazo, acaricio y guardo como el objeto más valioso que tengo. Porque pienso lo que ellas me dijeron al entregármelo: 
"Mamá, como siempre querrías tenernos en una urna cerquita de tí, hemos pensado que te gustaría".

En ésta joya queda para siempre la imagen de mis niñas dejando de ser adolescentes, entrando en éste mundo de adultos del que solo hay regreso cuando la puerta que nos devuelve de nuevo a la niñez se abre con cada Navidad...



El relato va dedicado a  nuestra amiga GLORIA: una humanista súper humanitaria que ayuda activamente para que otro mundo mejor que el actual,  pueda llegar a ser nuestra nueva realidad.

Las imágenes, preciosas, las he tomado prestadas del espacio de mi nuestra amiga MARIA -Mariquilla mía, las utilizó en una reciente entrada suya y quedé hipnotizada con ellas. Espero que su autor nos deje disfrutarlas durante ésta Navidad.

22 comentarios:

  1. Un placer poder recorrer tus letras y unas imagenes espectaculares, recibe un fuerte abrazo y felices fiestas

    ResponderEliminar
  2. Puede que la Navidad sea una de las pocas cosas que estaban antes de que llegara el gran gurús de las compras, el "Corte Inglés", pero si que es el gran incitador al consumo compulsivo.

    Hoy no tengo gran espíritu navideño, aunque lo tuve, será cosas de la edad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo no soy creyente pero mentiría si dijera que no me gusta la navidad. Despues de todo aunque sea por unos días todos somos mejores personas y sólo por eso ya merece la pena. Y los que no están y echamos de menos esos días, vamos a recordar que tampoco están el resto del año. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Bueno,Mascab...QUÉ MARAVILLA,AMIGA...!!
    Tus posts son excelentes,nos enciendes el alma con tus letras y las imágenes impresionantes y mágicas.
    Claro que la Navidad siempre nos gustaba y nos hacía mucha ilusión de niños...La noche de Reyes era un misterio,esperábamos oír algún ruído,ver alguna sombra en la ventana...Esas cajitas de mazapán con la culebra enrroscada,los juguetes,la muñeca,que podía peinarse y nos miraba sorprendida...!
    Vamos a despertar entre todos el espíritu de la Navidad,amiga,claro que sí.No vamos a permitir,que la sociedad de consumo nos la quite de enmedio,porque lo que sobra son los artilugios externos,no el espíritu de la NAVIDAD.
    Mi felicitación por tu alma de niña,que nos canta como un ángel...Noche de paz...Noche de amor...!
    Mi abrazo inmenso y sé feliz,porque eres un SOOOOOOOOOOOOL...!
    M.Jesús
    PD:Si tienes un ratito pasa al blog:http://bellesaharmonia.blogspot.com/ Ahí me encontrarás...

    ResponderEliminar
  5. Mi espíritu de la Navidad hace años que se fue a comprar tabaco y no ha vuelto reina, aunque intento encender esa llama se enciende algún día, pero los demás días permanece apagada. Pero hoy gracias a tus letras he viajado en el túnel del tiempo a otras Navidades pasadas, y he sentido de nuevo la magia de estos días.

    Un beso enorme y feliz navidad.

    ResponderEliminar
  6. Yo, como mi querido amigo Karras, tampoco soy muy creyente y disfruto la navidad en su justa medida. Obviamente cuando echas la vista atras los recuerdos se te acumulan y no dejas de estremecerte de tristeza al ver que los que faltan te faltan todos los dias. Pero ya que la tenemos pues haremos uso de ella, jejeje el mejor regalo? haber encontrado el amor de mi querida Tarja.
    un besote y que disfrutes de las fiestas

    ResponderEliminar
  7. La navidad tiene su encanto y su belleza...
    Y que fotos mas espectaculares, me dejas alucinada,,,
    BESOS

    ResponderEliminar
  8. A ver cuchurrina mía jajaja

    Conmigo no te vas a quedar sin ración triple de Navidad... soy adicta a ella, desde que nací y aun no se me ha pasado:-) ... para mi es la única época del año en la que cuanto más follón, más gente (sobre todo si es menuda) y más algarabía hay en casa mejor ... en mi casa (de mi tierra) quiero decir... nos reunimos 19 desde la Nochebuena hasta después de Navidad... entre herman@s cuñad@s, sobrin@s y mi madre que es la reina madre.. mi Navidad, queda entre ese paréntesis de días el resto es otra historia...fiestas de tocones y esas cosas, pero ya, lejos de los míos..

    Preparada que voy con tu petición de mis mejores reyes... esta noche necesito sacarte una sonrisa como sea, para que junto con esa beauty session que te has pegado, mañana vayas relajada, preciosa y con los ánimos por el cielo...todo irá bien cielo...

    Pues verás, como yo siempre fui medio pánfila y una inocente tremenda hasta casi los 9 años me creía a pies juntillas que de verdad pasaban los reyes Magos por mi casa, así que la noche de reyes me la pasaba de trajín constante... de la cama, a la ventana y de la ventana, a la cama...estaba convencidísima que alguna noche los tenía que pillar en plena descarga jajaja con unos 6 años, recuerdo que a las tantas de la madrugada por que mis pádres eran muy hábiles y no había quien les descubriera, bajo el árbol encontré lo que entonces a mi me pareció la maravilla de las maravillas... era un piano pequeñito, pero no eléctrico sino, un piano de cola pero pequeñito cuyas teclas tocaban e incluso podías ponerle sordina que era a pilas y hacía un ruido como de bocina de barco jajaja bueeeeeno... me pasé tooda la noche dale que te pego, hasta que caí rendida y me fui a la cama... lo más gracioso es que a la mañana siguiente, mi abuelo que siempre vivió con nosotros y cuya habitación era contigua al salón donde yo me había pasado toda la noche con mi súper mini piano.... comentó en el desyuno que aquella noche había escuchado como la bocina de un barco que atracaba a toooda horas jajaja yo miraba para el techo con cara de despistada y mi madre que sabía de que iba la cosa, se partía de la risa...

    De mayor, mi regalo de reyes siempre ha sido ponérselos a mis hijos... ahora ya no cuela, pero cuando eran pequeñitos, para mi suplir lo que mis padres hicieron conmigo fue una de las cosas que más he disfrutado en mi vida... a veces creo que me lo pasaba yo mejor que ellos, escondiendo y montándoles sus sorpresas del día de reyes... la Navidad es para los niños y para los que para bien o para mal, creo que ya no dejaremos de serlo nunca...

    Un beso grandísimo MASC, mañana que sepas que me llevas agarradita a tu mano ... si quieres hasta te voy contando cuentos como a los niños... soy toda una experta que lo sepas... así que tú traquila cielo, toooodo va a ir de maravilla

    Te quiero bonita... es la magia de la Navidad o la tuya... creo que hoy, es la tuya preciosa.

    Muaaaaaaaaakss a montones MASC




    PD
    Oye... ¡¡qué bonitas las fotos!! tienes que decirme de donde las has sacado... a ti te lucen más que en casa de esa que dices jajaja

    ResponderEliminar
  9. La Navidad ilusiona a todos, aunque algunos digan que no, aunque sean por las fiestas nada mas. De los Reyes Magos tengo pocos recuerdos, recuerdo vagamente que me trajeron un coche de Formula 1, un año. Siendo ya mas mayorcito una bicicleta que compartia con mi hermana. Pero lo que mas recuerdo y mas me agrada recordar son las Navidades y lo Reyes Magos que compartia cuando mis hijos eran pequeños. ¡¡Que ilusion la Cabalgata de Reyes en Madrid!!!. El dia de Reyes abriendo los regalos cerca de las 6 de la mañana, ver la cara de ilusión de mis hijos al abrir los regalos;casi como ahora, afortunadamente siguen teniendo la misma ilusión como cuando eran niños: Feliz Navidad y felices reuniones familiares. Un beso.Max

    ResponderEliminar
  10. Pero cuánto me ha gustado recorrer ese brillo de ilusión en los ojos de tus palabras, Mascab!

    Yo tengo niños pequeños, cuando alguien llega y me escupe el típico lote amargante de bilis navideña recurro a los ojos de mis hijos. Quien no sabe encontrarle el espíritu de ilusión a la Navidad (no soy creyente Mascab, la Navidad para mí representa familia, tradición y cariño) es que nunca ha mirado o no recuerda haber mirado en los ojos de un niño. La Navidad para mí es un estado anímico, a veces recurro a ella incluso en plena primavera..(qué marciana soy! ;)

    Un beso, cielo

    ResponderEliminar
  11. Hola, querida amiga.Me paso por tu bello blog para anunciar mi vuelta a estos mundos virtuales que gente como tú, Gloria y los demás hacéis que se conviertan en mágicos e imprescindibles.Me ha encantado esta reivindicación de la navidad a la que me apunto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Muchos deberes para ser vacaciones …
    Me ponía muy nerviosa el día de la cabalgata, pero mejor lo lees si te apetece en mi blog lo conté el año pasado en la entrada
    La muñeca negra sólo que no dije que la niña de la que habla la historia soy yo, ya sabes que a veces tengo cierto recelo en contar cosas mias.
    Besos

    ResponderEliminar


  13. Hoy tengo la satisfacción de acercarme a la cancela de tú cálido refugio, a dejarte un ramito de hierbabuena recién cortado, salpicado con el afecto y cariño que he conservado durante mi larga ausencia.

    Sintiéndome arropada por estos serenos días de la Navidad, que van desplegando sus modestas alas para iluminarnos, haciendo que nos sintamos más cercanos aún si cabe.

    A partir de este instante seguiré dejando la estela de mi presencia, en unas letras que han sido meditadas con la claridad del entendimiento.

    Un beso en cada una de tus mejillas, deseando que la felicidad sea la portadora de brillantes momentos para ti, en cada espacio del día!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  14. Magia, esa es la palabra para estas fechas. Dentro de mi algo cambia y me llena de ilusión. Todo el mundo me dice que añora a los seres queridos y yo siempre digo que esto no ocurre solo en estas fechas, que cualquier día tonto que se tiene se pone una más sensible y la depresión amenaza con quedarse. Pero en estos días no, en estos días llueven estrellas y suenan campanas, se celebra la vida. La navidad trae brillos y corazones rebosantes de generosidad.
    Trabajo en una modesta tiendecita pero se me pasan las horas volando mientras preparo centros navideños, y otros adornos.

    Mil besos de purpurina.

    ResponderEliminar
  15. Qué decirte amiga mía, no me molesta la navidad, aunque no me emociona. Huérfano desde niño bla, bla, bla, bla. Te deseo, sin embargo, y de corazón que esa dicha, esa ilusión jamás, jamás desaparezca de tu interior y siempre lo compartas con los tuyos y amigos.
    Un abrazo.

    (Atiborrado de trabajo apenas tengo tiempo para visitarles como de costumbre, mil disculpas)

    ResponderEliminar
  16. Mi querida amiga: He leído con ilusión tu entrada y por momentos, según avanzaba en la lectura, has logrado llevarme a otro tiempo y a otro lugar.
    Siempre asocio la Navidad con despilfarro, fiesta, risa y alegría muchas veces fingida. En Navidad, no puedo por menos que reflexionar, pensar en la poca solidaridad que tenemos con toda esa gente que necesita calor, cariño y un trozo de pan.
    Siempre digo que Navidad, puede ser cualquier otro día del año, lo que nos hace falta, es fomentar más ese amor hacia los demás.
    Pero tú amiga, según la planteas, y pensando en esos niños que empiezan a despertar, no es de extrañar que te sientas contagiada por su dulzura, su inocencia y sinceridad. Tienes una bella labor entre manos y estoy segura que lograrás, hacer de ellos hombres buenos, llenos de amor y solidaridad.
    En cuanto a los Reyes... ¡qué fiel creyente era! ¡Qué inocente! mi desilusión fue tan grande, cuando me enteré de la realidad, que pese a aquella bicicleta preciosa de color verde y grande, no pude por menos que echarme a llorar.
    Te dejo un fuerte abrazo en el alma y en el corazón.
    Disfruta tú amiga, y razones no te faltan para disfrutar, de tus hijas y de toda la familia, que aún te arropa esta Navidad.
    Más abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  17. Em mi casa siempre han venido los Reyes Magos y así sigue siendo, así que no puedo hablar de regalos de Navidad... Además, mi cumpleaños cae por estas fechas por lo que nunca los he echado de menos.
    En cuanto al regalo de Reyes que mas me gustó... Es complicado, la verdad. Creo que no soy capaz de decidirme. Siempre ha sido una fecha especial y cada año, tanto de niña como ya adulta, lo he disfrutado como se merece.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Hasta que uno no sienta la verdadera alegría de Navidad, no existe. Todo lo demás es apariencia, muchos adornos. Porque no son los adornos, no es la nieve. No es el árbol, ni la chimenea. La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas, la generosidad de compartirla con otros y la esperanza de seguir adelante.

    besos

    ResponderEliminar
  19. El espíritu de la Navidad y los buenos deseos es algo que se repite todos los años y que yo creo que es bueno mantener, aunque sea por unos días, para tomar conciencia de nuestros errores y luchar para que alguna vez la conmemoración de el nacimiento de este Niño podamos celebrar también el fin de las guerras y el hambre en el mundo.
    En cuanto a los Reyes magos, a muy temprana edad (hace muuuuchos años) creía que no existían pues yo veía que algunos niños tenían juguetes y a mi nuca me dejaban nada (y yo era un niño bueno según decían). Pero con el tiempo volvieron, y colmaron de ilusión (y juguetes) a mis hijos, y después a mis nietos. Por eso espero que sigan existiendo y no desaparecen otra vez por culpa de ninguna maldita guerra.
    Te deseo paz, amor, y SALUD…
    Un abrazo

    ResponderEliminar


  20. Te deseo un fin de semana
    tan hermoso como un abrazo,
    que en este momento
    contigo comparto.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  21. Ay! no lo había visto.
    Muchísimas gracias!!
    A pesar de todo lo sufrido y que esta Navidad me va faltar otro de mis seres queridos, me sigue gustando la Navidad.
    Ver la caritas de esos niños que aun pueden creer en la magia, no tiene precio Mascab.

    Mi mejor regalo? un organillo muy pequeñito donde sonaba la música de la peli El mago de oz.
    Me lo regaló mi hija.

    UN ABRAZO!!

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué hermosa entrada Mascab! ¡Me encantó y emocionó! Sobre todo el regalo de tus hijas.
    Tuve muchas Navidades hermosas, con regalos lindísimos, sobre todo porque mi papá era muy dadivoso con todos y más con sus hijos!Él tuvo unos padres divinos, pero el dinero no sobraba en aquél tiempo, y quería darnos todo lo que él no tuvo...
    No recuerdo un regalo en especial de chica (muñecas, muchas). Pero puedo decir que las mejores siendo adulta fueron las primera de mis hijos y ésta última en la que estábamos los 5 disfrutando de la 2° Navidad de mi nieto...
    ¡En la primera, Luz estaba recién operada de vesícula (23/12/2010) y nadie pudo disfrutar nada!
    Así que esta es la mejor Navidad de mi vida, mi marido, mis hijos (los tres) y Juan Ignacio haciendo sus gracias por supuesto!
    Besos y espero que tu Navidad con la visita de tu hija haya sido muy feliz...

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?