martes, 29 de noviembre de 2011

SINGLE



Despertó sin ganas de hacerlo, pero sus ojos se abrieron al mundo para ver la oscuridad que envolvía su habitación. El otro lado de su cama se encontraba desierto y frío, sin rastro de haber sido vivido bajo precio unas horas atrás. ¿Cuánto tiempo? Mucho. Hacía ya demasiado tiempo que su cama como su vida, se encontraba vacía de amor.

Al principio, cuando dejó su casa y en ella su hogar, se sintió liberado de no sabía bien el qué, pero liberado al fin. Recordó aquel día de invierno, en que abrió la puerta de su nueva vivienda para traspasarla con un par de maletas: todo el equipaje salvado del naufragio en que se había convertido su matrimonio. 

Al entrar en aquél piso no lo vio tan triste, frío y desangelado como lo veía ahora. Entonces, tenía grandes deseos de VIVIR!, de dirigir su vida por unos derroteros que no eran los previstos por su esposa; aquella mujer joven, alegre y bella que un día le enamoró y con quien compartió más de veinte años de vida y que por entonces, se había convertido en una mujer malhumorada, controladora y absorbente…o eso pensaba él entonces. 

Lo cierto fue que tras dejarla, rápidamente encontró a alguien más joven, que la hizo de nuevo madre y con quien aún hoy, sigue siendo la mujer querida por todos y feliz que siempre había sido en realidad, hasta el día en que descubrió que él, su novio de adolescente, con el que llevaba casada quince años y con quien tenía una hija, la engañaba…

Pero al traspasar la puerta de ésta, su casa desde entonces, creía que ese día iba a ser el primero de una vida nueva, en la que él sería su propio dueño, él podría hacer o deshacer sin consultar a nadie el por qué de sus razones, podría llegar tarde a casa y tomarse cuantas cervezas quisiera con los amigos, podría dormir hasta hartarse durante los fines de semana, podría asistir a sus conciertos favoritos sin que nadie le recriminara, podría, comprar, tirar, usar, reír, llorar, sentir, hablar, callar y amar, sin que nadie estuviera tras sus intentos…

 

Y así fue durante un tiempo. No al principio, claro. Al principio, todo fue desorden y dejadez; tediosas tardes de abogados; numerosas broncas de organización de vidas separadas; malas caras en su hija de 15 años al recogerla en la escuela, reproches, llantos, caprichos…

Pero todo se normalizó en poco tiempo y él, vivió!.

Si vivir podemos llamar a perder peso, vestir con ropa más actual, cambiarse el corte de pelo, verse libremente con aquella otra mujer, a la que deseaba desde lo más interno de su ser pero a la vez ligar con todo lo que se meneara y usara tacones… No controlar horarios de vuelta a casa, dejar los platos sobre la mesa hasta el día siguiente, poder ir al baño sin estar pendiente de no olvidar bajar la tapa del inodoro, quedarse dormido en el sofá con el abrigo puesto, fumar en el salón, poner su música de rock mientras se calienta algo en el micro-ondas para cenar…

Pero hoy sus ojos se abrieron para mostrarle una realidad: estaba solo. Tenía 56 años, su hija ya había cumplido 26 y solo la veía de cuando en vez: cuando le llama para pedirle dinero y una vez que se lo gastaba.

Aquella mujer a la que deseaba desde lo más interno de su ser, resultó ser tan controladora como su esposa y al igual que ella, acabó descubriendo sus mensajes con otras y negándose a verle más, pero esa vez, fue ella quien salió una tarde de aquella misma casa dando un portazo tras de sí.

Las otras, las de aquí te pillo y aquí te mato, dejaron de ser tan frecuentes con la edad: ya no era tan atractivo como lo fue una década antes y además, tenía que estar siempre pendiente de tomarse aquella pastillita azul cuando creía que la cosa podría llegar a funcionar…


Y aquí estaba ahora. Solo en una mañana de sábado gris y fría. Sintiendo el otro lado de su cama desierto y helado. Con la oscuridad que todo lo envolvía mostrándole su realidad…

24 comentarios:

  1. Mascab,nos dejas un relato,que es una auténtica crítica a la frivolidad e inmadurez...El hombre tiene que valorar la vida,amarla y serle fiel,porque si no la vida pintará con el tiempo en los rasgos de su cara, la mueca de un payaso solitario y triste.
    Mi felicitación y mi abrazo grande por tu versatilidad e intensidad,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Buuuuuuufffffff Intenso escrito Mascab. Supongo que debe ser la realidad de quién se muestra tal y como tú describes.Lo cierto es que la vida pasa y en ocasiones esa realidad se aprecia demasiado tarde. No hay cosa más complicada que ayudar a abrir los ojos a quién no quiere ver.

    Un escrito con vida, transmites perfectamente.

    Un besazo corazón :)

    ResponderEliminar
  3. Sabes? siempre he pensado que se da mucha importancia a la soledad...
    Creo que hay personas que deciden estar solas, y son felices.
    Asociamos la soledad, el estar single, con algo triste y desolador.. pero yo creo que hay muchas personas que solos son muchisimo mas felices que con alguien a su lado...

    A veces, tener alguien a tu lado, no es mas que un nudo de problemas, y pienso sinceramente que estar al lado de alguien con el que no eres feliz, pues prefiero estar sola...

    No sé si me he explicado muy bien, porque estas cosas son dificiles de explicar, pero aunque si que es verdad que a ciertas edades se puede echar en falta una persona que te acompañe en las madrugadas... la vida de soltero de oro, divorciado, separado , o solo simplemente no es tan dura, solo hay que enfocarla de otro modo e ir adaptándola a la edad...

    Creo que el fracaso de estas personas con 50 y muchos años que están solos y se sienten mal es porque piensan que pueden seguir viviendo como si tuvieran 30 años... y eso no puede ser..por eso se frustran...
    Cada edad tiene sus cosas...
    con 50, hay otras actividades que te acompañan y completan la vida...

    Vamos, eso creo yo..

    Jolines que rollo te he soltado..
    en fin.. besos... mediterráneos.

    ResponderEliminar
  4. Un triste relato, pero narrado de mNo podías haber elegido mejor imagen que la que elegiste, es perfecta para tu historia
    No sé por qué , pero quedé triste...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  5. Hola mi querida Mascab tanto tiempo!!!
    Me dio mucha felicidad verte por mi rinconcito infantil, te he dejado un mensajito allí mismo porque en los demás sitios siempre lo hago, en el principal no, salvo en la novela porque se presta a comentarios.

    Gracias por seguirme también, lo valoro mucho, desde el corazón.

    Amiga, que historia has pintado. La del hombre indiferente, el que cree que todo lo puede, que no valora lo que tiene al lado, que busca y rebusca... otra cosa mejor, el machista, el que se cree lindo eternamente, el que quiere mujeres jóvenes. Ay... los hombres!!!

    Después terminan así como la imagen. Conozco unos cuantos... Es que se creen tan omnipotentes. Estoy fuera de control con esto, es que me enfurece... Se merecen soledad por ser tan egoístas.


    Te dejo un abrazo, amiga, con todo mi cariño. Te recuerdo siempre.

    Besooooooos.

    ResponderEliminar
  6. Hay mucho que hablar de este tema, ni los hombres somos tan payasos omnipotentes ni las mujeres tan brujas y controladoras. La soledad fisica no es tan mala, es una situacion de la vida a la que hay que adaptarse. Se puede estar acompañado y sentirse solo, eso si que es malo. Tema de discusion y cambio de pareceres para una tarde con amigos y unas bebidas.Abrazos Max

    ResponderEliminar
  7. A se me olvidaba, es que me caliento y "se me va de las manos". El relato muy bonito y triste. Tienes que ser mas positiva y escribir algo menos serio y mas divertido. A la tristeza hay que combatirla con pastillas de sonrisas y humor. Unfuerte beso.Max

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo con Max querida Mascab. Ni todo es blanco ni todo es negro y lo mejor que puede pasar en una relación que no funciona es acabar cuanto antes para evitar seguir haciendose daño mutuamente. Conozco a gente de esa edad más o menos que vive sola y tan feliz tanto hombres como mujeres. La independencia no significa soledad necesariamente y no todos los hombres tienen que tener ese constante sentido de culpabilidad por separarse de una mujer o viceversa. Es simplemente como te viene la vida y no es un castigo que viene a decir "tu te lo pierdes" Cierto es, que lo peor sería estar acompañado y sentirse sólo. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Esta historia me resulta conocida por lo real. Comparto algún comentario no en su totalidad, hoy existe gran facilidad para decir "ahí te quedas", sin dar posibilidad a la reconciliación.
    En cuanto a la soledad, cuando se es joven la soledad es aceptada de vez en cuando, "hoy me voy a perderme" frase muy típica, pero cuando se sobrepasa determinada edad la soledad es una loza que tienes encima de la cabeza y que te aplasta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Amig@s M.JESÚS, WATASHI WA, GALA SACARLET, LUJÁN, MAX, KARRAS Y EMILIO MANUEL...


    Efectivamente hay hombres así... Efectivamente son pocos.

    Efectivamente hay mujeres controladoras...
    Efectivamente que no todas.


    Efectivamente que lo importante es saber salir de una relación que no nos hace feliz...
    Efectivamente hay que analizar si lo que no nos hace feliz es la relación o nuestra propia relación con los demás.


    Efectivamente esto no se basa en un caso concreto y real...
    Efectivamente sí que conozco algunos hombres que se han llegado a ver así.


    Efectivamente que los hombres no son tan superfluos...
    Efectivamente que hay hombres que no ven más allá de sus propias narices.

    Efectivamente que hay mujeres igual de superfluas...
    Efectivamente hay mujeres que quieren ser las reinas de su relación sin importarles la vida del consorte.

    Efectivamente...

    Efectivamente trataba de analizar la soledad que viven los hombres de los casos que conozco. Uno de ellos tiene 64 años, hace 18 que se fué de su casa buscando libertad en su cotidianidad diaria...
    Hoy está enfermo y solo. Tiene dos hijos y cuatro nietos, pero ninguno de ellos quiere saber nada de un padre enfermo que decidió abandonarlos un día solo por vivir su vida (ACTITUD QUE NO DEFIENDO NI APRUEBO).
    ahora, enfermo, sin nadie alrededor que le baile el agua a su gusto, la única persona que le atiende es su ex-mujer.
    Ella, prejubilada. Con un hijo adolescente de 14 años, con un marido que la adora, con unos hijos mayores que no la apoyan en su actitud para con su ex...es la única amiga, la única persona que cuida de éste hombre enfermo.

    Ella se excusa diciendo que es el padre de sus hijos mayores, que compartió con él más de veinte años. Que fué el primer hombre y el único que se llevó sus ilusiones...que le sigue queriendo pese a todo, porque al fin y al cabo no puede negar éste cariño como tampoco podría negárselo a un hermano...

    Y no hace más que no hiciera por ése hermano, que durante éstos años se ha revestido en la piel de su ex-marido...

    Efectivamente la realidad, muchas veces, SUPERA LA FICCIÓN.

    ResponderEliminar
  11. Muy bonito relato Mascab, entiendo la polémica que surge en estas situaciones, al igual que Max opino que es peor sentirse o estar solo ante gente, pero también es cierto, como bien dicen, que hay gente que es más feliz en la soledad, en la intimidad de si mismos...
    yo creo que lo importante, tanto si estás en pareja como no, saber disfrutar los momentos de soledad, los de compañia y poder sacar el jugo y la lección de cada uno de ellos, las parejas no tienen porque ser agobiantes, ni controladoras, pueden compartir mil momentos de intimidad, como permitirse mutuamente momentos de soledad o de compañia con otras personas, ahí reside uno de los secretos de las parejas que funcionan, y es en dejarse su espacio mutuamente, tanto en lo bueno como en lo malo y respetar y comprender que todos necesitamos nuestros momentos de reflexión, ocio....
    besos :) yo también quedé triste no obstante al leer esta historia...

    ResponderEliminar
  12. Otro caso mas de los muchos que hay.
    No es la única mujer que cuida a su ex enfermo y solo, conozco a mas de una y ...

    Mascab lo unico que podemos hacer es tomarno sun café con ellas y escuhar cuando nos lo cuentan o... podemos hacer más?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. bonito, real, triste y duro como la vida misma....ya esta todo dicho por todos...
    besos
    peich

    ResponderEliminar
  14. IZEL,
    Gracias por pasarte por aquí, sabes que siempre eres bienvenida.

    No estés triste por el relato. Es un tapíz más de los muchos tras los que se esconde la realidad. La superfluidad de algunas personas terminan haciendo mella en sus vidas: si das con alguna persona así, y te despierta cariño pese a ello, como amiga deberías decirle lo que su verdad esconde...

    Sé que lo hará siempre. Porque tu interior está lleno de bondad y solidaridad.


    CHELO,
    Tomar un café con alguien a quien respetamos y queremos es un lujo. Si además ése alguien necesita hablar, es lo menos que podemos hacer por él/ella: escuchar.

    A veces, la mayoría, al escuchar dejamos que el orador suelte y oiga todas aquellas emociones que no sabía que guardaba dentro, y al oírse nombrarlas descubre otra realidad que le puede ayudar a ser más feliz que la vive. O al menos, intentarlo.

    PEICH,
    Está todo dicho pero faltaba tu firma que lo corroborara. Tus palabras en éste espacio son la huella que necesito para saber que cada día piensas en mí como yo lo hago en tí.

    Besos, guapas!!

    ResponderEliminar
  15. Sensación de escalofríos cama vacía y fría, literalmente. También el alma se estremece cuando se dio cuenta de lo que perdió!

    ResponderEliminar
  16. Hola Mascab!

    Antes de comentar sobre tu post y con tu permiso y todo el respeto del mundo, me gustaría responderle a la persona que te dice que tienes que ser ''algo más positiva y escribir de algo menos serio''
    Yo opino, que tu puedes escribir sobre cosas ''menos agradables'' sin que ello te reste positividad y alegría.
    Lo cuentas en tu relato, sucede con más frecuencia de la que imaginamos.
    Claro que no es mala la soledad escogida desde una madurez y sin perder la realidad, lo que no se puede hacer, porque es contraproducente física y psíquicamente, es querer vivir como un chaval de 20.
    El ser humano tiene sus fases y como muchos animales,no está preparado para vivir solo, muy pocos lo consiguen y están plenamente felices con esa situación.
    Mira, no tenemos más que preguntarles a las asistentes domiciliarias como se encuentran cada día con hombres que tomaron la decisión de ponerse el mundo por montera,perder a su familia para luego acabar mayores,enfermos y solos y dependiendo de los servicios sociales.
    Porsupuesto que nadie debería vivir una ''convivencia infierno''(ese es otro tema)
    Pero el error de muchos de ellos, es ''divorciarse también de los hijos'' porque a la larga, eso es lo que les va a pesar.
    Y te lo digo porque lo he vivido, esa misma soledad con los años va activando más y más la conciencia.
    Y muchos acaban mirando a sus nietos a hurtadillas en el parque.

    Es mi opinión, lo cual no quiere decir que se la verdadera:)
    Un abrazo guapetona.

    ResponderEliminar
  17. Por qué será mi querida MASC, que el desorden y lo prohibido atrae tantísimo cuando es algo excepcional y se mira desde la paz y el confort de una casa cálida, acogedora y llena de gente que te quiere y cuando te zambulles en él... ¡¡zaasss!! termina ahogándote, asfixiándote y finalmente asqueándote...

    El perfil que describes en tu relato es el del típico Peter pan mezclado con Casanova de pacotilla, salen de casa pensando que todo el monte es orégano y después el monte se los come con toda su maleza al rededor...

    El género humano somos así, desperdiciamos nuestra vida corriendo detrás de lo que no merece la pena, sin valorar lo que tenemos al lado... luego cuando nos damos cuenta, ya es tarde.

    Bueno mi cielo, de aquí nos vamos a montar un consultorio de asesoramiento de parejas directamente jajaja

    Un beso grandísimo preciosa, pero muuuy muy grande.

    Feliz viernes y resto del finde


    PD
    Te tengo metidita en una tarjeta ( que guardaré como oro en paño) en mi blog... ya me dirás si te gusta :-) ..dile a CHELO que se pase y así la pongo junto a ti:))


    Muaaaaaaaksss

    ResponderEliminar
  18. PD2
    Se me olvidaba, por si no queda claro...

    Creo que aquí no hablas de alguien que quiera vivir su vida fuera del hogar familiar (que desgraciadamente no siempre es feliz ) y del que en muchísimas ocasiones lo mejor que se puede hacer es abandonarlo y poner tierra de por medio para vivir en paz... ese es un derecho y hasta diría, obligación de quien se sienta infeliz en su casa...

    La soledad nunca es mala si es querida, nada que ver esa soledad, con la de alguien que como aquí describes sale como un caballo desbocado...


    Esa locura y desnefreno es lo que hace al final que se sienta como describes, no el hecho de que viva solo...


    Creo yo, vamos... es mi sensación de lo que te acabo de leer...



    Por si no lo había dejado claro antes.




    Más y más besos bonita

    ResponderEliminar
  19. He disfrutado tu relato, por lo contado, por supuesto, pero principalmente porque me hace amar más y disfrutar mejor mi soledad. Como bien dice Gala, estar solo no es sinónimo de tragedia, dolor ni amargura. En la soledad creamos, edificamos y enrumbamos mejor la vida cuando aquella opción (matrimonio, hijos, etcétera) falló.
    Un abrazo, querida Mascab.

    ResponderEliminar
  20. GLORIA, MARIA Y JULIO DIAZ-ESCAMILLA,

    gracias por comprender el tema de mi post.

    En realidad nunca imaginé que despertaría tanta polémica. Escribí sin más, como hago siempre que un relato llama a mis dedos.

    Digo mis dedos porque mi mente no se llena de imágenes y palabras. Simplemente hay ocasiones en que algo me atrae hacia el teclado y mirando la pantalla en blanco, con los dedos sobre las teclas, ellos solos se ponen a bailar a son de las palabras que desean ser escritas. Nunca sé a dónde nos llevarán mis dedos, nunca sé que nos dejarán dibujado en la pantalla.


    Un día salió este relato. Acababa de tomar un café con una amiga de mi madre que conserva desde que yo era una niña. Esta mujer es mucho más joven que mi madre, pero eran vecinas y congeniaron tan bien las dos parejas que pese a la edad que les distanciaba, supieron encontrar muchos puntos en común en los que apoyarse y así han conservado la amistad hasta hoy.

    Cuando se fueron mi madre y ella a pasear, mientras mi chico veía la tele aquella noche, mis dedos sobre el teclado escribieron éste relato que guardé hasta ahora...

    No quise hacer un estudio sobre los hombres y mujeres que viven solos, ni mucho menos, sobre que esa situación les llevara alguna vez a sentirse en soledad.

    Uno puede estar solo en la vida y no sentir nunca la soledad que sienten algunas personas que están contínuamente rodeadas de otras!!

    Y mucho menos, criticar (esto bajo ningún concepto), a las personas que sienten la necesidad de salir de un matrimonio que no les hace feliz. Porque para mí, el vivir consecuentemente con nuestras decisiones, asumiendo que unas veces sean exitosas y otras nefastas es una muy buena manera de caminar por la vida...

    Y siempre, es preferible estar solo que mal acompañado.

    No creo en el dicho de: "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer". Siempre hay que saber cambiar nuestra realidad cuando ésta no es la que proyectamos en el pasado.

    En éste relato hablo de soledad. De un sentimiento enorme de soledad en algunos hombres que durante su juventud fueron egoístas y no pensaron nada más que en pasarlo bien por la vida sin importarles los sentimientos de las personas que le amaron...

    Me diréis que en éste punto hay tanto hombres como mujeres. Si, tenéis razón, el egoísmo y la superfluidad no se da unilateralmente entre uno u otro sexo, sino en los dos. Pero por ésta vez, me salió el relato en masculino!!

    Siento de verdad, si alguno de quienes me leyeron se han sentido heridos, nada más lejos de mi intención!!

    Besos, guap@s!!

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola! quiero levantar una bandera que diga: "todo lo que escribo nada tiene que ver con mi realidad". Puede ser que en ocasiones disfracemos algún sentimiento pero otras veces, novelamos situaciones que observamos. No tienes que dar explicaciones.
    Te doy la enhorabuena porque has abierto un debate y eso siempre es enriquecedor.
    Cuando una pareja se rompe la vida sigue pero últimamente observo que las mujeres se adaptan mejor que los hombres a la nueva situación, por supuesto que hay excepciones, pero conozco a muchos protagonistas de tu cuento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Bueno MASC bonita, como dice ALONDRA

    No era necesario en absoluto que dieras explicaciones, cada uno escribe lo que quiere, porque quiere y sólo él sabe lo que hay de real o ficticio en ello... el resto sólo interpretamos... unas veces con más acierto que otras.

    Además como también dice tu amiga "la cantarina" es bueno suscitar debates, es una de las mejores formas de aprender y además significa que has hecho pensar... lo cual en los tiempos que corre tiene muuucho mérito:-)


    Por lo demás sí jajaja ¡¡soy un diablejo de Tasmania o a lo mejor no tanto pero meeencanta jugar es una de las razones por las que me gusta tantísimo este mundo de los blogs ...¡¡da mucho juego!!:-)


    Y... ¡¡naturalmente que puedes usar tooodo lo que veas en mi blog MASC!! una porque las fotos no son mías y otra, porque TOOODO lo mío que haya en el blog y te guste ... ¡¡Es tuyo desde ya mismo, cielo!!



    Un beso requete grandísimo

    ResponderEliminar
  23. Melancólica historia de muchos seres humanos.

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué polémica iniciaste!
    Es un cuento solamente, pero a veces es cierto. Le pasa a cualquiera, hombre, mujer. El egoísmo y la inmadurez no es propiedad de un sexo, sí de los seres humanos. Y lamentablemente cuando te das cuenta ya es tarde y se estropeó todo!
    Aunque hay quién safa en algo, ¿no?
    Besotes linda, muy bien escrito...

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?