miércoles, 23 de noviembre de 2011

ON THE PLATFORM OF OBLIVION


Aquella mañana no era igual a otras. O tal vez sí lo fuera. Pero sentía el peso de algo grande a su espalda. No lo definía, pensaba en ello mientras viajaba en aquél tren atiborrado de otras almas y otros cuerpos que como el suyo, parecían no querer estar allí...

Él era uno más en aquél vagón que le acercaba hacia su trabajo, solo uno más. Alguien incapaz de salir corriendo y gritar una basta ya!!. Pero basta ya ¿de qué?. Ésto era lo que tenía que analizar: "basta ya de qué". Aún no tenía la respuesta, llevaba días analizando la frase corta. Corta como su mente, que no daba con la solución, corta como sus piernas que se abrían para hacer camino...

Hacer camino, una frase hecha, leída, pensada, nombrada, escuchada "hacer camino". Vaya idea genial que tuvo Don Antonio hace casi un siglo: "Caminante no hay camino, se hace camino al andar, y al volver la vista a trás, se ve la senda que nunca, se ha de volver a pisar..."

¡Pero qué cierta era!. Estos versos eran su clave, ellos le darían la solución y libirarían de sus cadenas: "Caminante no hay camino, sino estelas sobre el mar...". El mar, aquella inmensidad relajadora. Sí, tal vez debería ir al mar. Sentarse a su orilla, observar las gaviotas golpearse contra las olas y no hacer nada más. Solo dejarse llevar por la estela del sol y de la luna, reflejada sobre las aguas del mar.

No, no podía hacer eso. Eran meses de trabajo. De trabajo y casa y también ¿como no?, de vivir dos horas diarias en vagones como aquél, que unian cada día su casa con el trabajo, su trabajo con su casa. Papeles y más papeles en uno, órdenes y más órdenes para gestionar. Familia en el otro, en lo que siempre había llamado su hogar. Pero ¿de verdad era su hogar? ¿lo había elegido él tal y como está?. Probablemente si, o quizá no, ¿quién sabe? todo puede ser la mano del azar.

¡Ah, qué desolado se encontraba esa mañana! ¡qué pocas fuerzas para continuar! debería hacer como dice siempre, eternamente ya, Machado en sus versos: "Como no sabéis la hora, en que os han de despertar, os despertarán dormidos sino velais: despertad!".

Si. ésa era la clave, ése era su pesar! no podía continuar dormido, dejándose llevar, ahora por éste tren maldito que le lleva a trabajar en una mañana fría de invierno gris, para devolverle a casa en la noche oscura, como oscuro, frío y triste era su vida ya...

Debería comenzar a caminar...

No sabía cómo había llegado hasta allí, no entendía qué había sucedido, solo recordaba que se puso a caminar cuando el tren abrió sus puertas y le dejó en el andén. Pero se sentía ligero, ya no había peso en su espalda. Liviano, entre una densa niebla caminaba hacia algún lugar. No había horizonte, solo niebla frente a él y aquél camino que se mostraba con unos pasos hacia delante nada más`. Sentía como un imán que le atraía y obligaba a caminar, no. NO obligaba, era él quien daba aquellos pasos avanzando con fuerza, sin más. Adentrándose en aquella niebla que no sabía, a dónde le iba a llevar.

De pronto detuvo su camino. ¿de dónde vengo, pensó? ¿por qué estoy aquí? ¿cómo he llegado? ¿por qué me siento tan tranquilo y equilibrado? ¿qué es lo que dejo atrás sin mirar, ni saber, ni pensar?


Giró su cuerpo lentamente dándo una vuelta de ciento ochenta grados sobre su propio eje. Y vió aquel tumulto de gente asomada al andén, inclinando sus cabezas hacia las vías del tren, mientras unos camilleros uniformados de amarillo chillón, precedidos por una joven mujer que vistiendo igual a ellos, portaba un maletín donde se veía una cruz roja que cubría su lomo...

Quiso caminar hacia ellos, quiso saciar su curiosidad, pero algo detuvo su camino y su mente recitó: "...y al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca, se ha de volver a pisar..."

De nuevo giró sobre sí. Y entonces vió aquel camino de luz, que le llamaba, adentrándose sobre las olas, siguiendo la estela sobre el mar...

18 comentarios:

  1. Buenísimo!!!.
    Atrapante y un final inesperado.

    Nunca sabemos como y cuando llegara pero esperamos sentirnos, tranquilos y livianos como él.
    Cariños.....

    ResponderEliminar
  2. Por fin se liberó el hombre. ¿Será verdad que con la liberación del cuerpo se produce el despertar de la consciencia?. Que bello enigma nos acabas de dejar. Me ha encantado de verdad. Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Para tu entrada de hoy has cogido uno de mis poetas favoritos y los versos que son mi cabecera en la vida.

    ResponderEliminar
  4. Una historia realmente bella...feliz día, un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias chic@s!! me alegro de que vengáis por aquí y os sintáis fenomenal. Yo sigo muy liada y no sé si os podré acompañar, pero os dejo mi saludo para todos y abrazo grande.

    Besos, guap@s!!

    ResponderEliminar
  6. Fantástica liberación.
    Un relato bellísimo que me atrapó desde el inicio.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. pues a mi me ha dado mucha pena....sobre todo el final....me ha hecho sentirme triste...
    bssss
    peich

    ResponderEliminar
  8. Que triste es no saber hacia donde te vas, menos mal que SIEMPRE, tarde o temprano conocemos el camino. UN ABRAZO. MAX

    ResponderEliminar
  9. Dulce Mascab, hay tantas realidades en este escrito... que sólo me atrevo a dejarte un enorme ABRAZO :)

    ResponderEliminar
  10. Mascab,estoy de nuevo con vosotros,todo va bien,amiga.
    Tu escrito es muy valiente,has tocado esa linea fina entre la vida y la muerte,que nos lleva a otro sueño,a otra vida,donde la luz se abre paso en el camino.
    Mi felicitación por tu maestría al contarlo y tu gran sensibilidad,que nos lo hace muy agradable y cercano.
    Mi abrazo grande y mi ánimo siempre,amiga.
    Espero que todo vaya bien,aunque falte tiempo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  11. Mi enhorabuena, querida Mascab, nos has dejado un relato que me ha tenido enganchada hasta el final.
    Sinceramente, no me esperaba ese triste desenlace. Con la vida y la muerte...me has dejado un amplio campo para reflexionar.
    Un fuerte abrazo al corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  12. Un final inesperado... Me gusta!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Me ha recordado tu relato aquella copla de Machado: Bueno es saber que los vasos nos sirven para beber, lo malo es que no sabemos para qué nos sirve la sed.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Pues a mi, mi querida MASC

    me ha parecido que una inglesita/ española te tiene preocupadilla por la de trenes que seguro debe coger, porque a lo mejor extraña el sol de este país y al sol que dejó en casa y nos ilumina a todos por aquí aun cuando ande muy liada...
    Que a lo mejor no encuentra su camino, o el que ha emprendido le cuesta más de la cuenta, pero verás como todo son momentos y pasarán los malos... siempre lo hacen... sólo hay que seguir el camino un trecho más... con Machado o con MASC :-)

    Precioso lo que has escrito cielo... la fotografía del tren meeeencanta y ...

    También espero que los inspector@s esos de chaqueta negra... no sean tan ciruelos como suponías....y no te hagan rabiar más de lo necesario... ya sabes... si necesitas ayuda para darles un buen coscorrón silba ¿OK?


    Que todo te salga estupendamente, que este viernes y sobre todo el finde recargues pilas y que te quieeero bonitaaaaa:-)


    Muaaaaaaaaakss a miles MASC

    ResponderEliminar
  15. Que bonito Mascab.. un relato que engancha...
    Hay que seguir adelante, siempre hay una nueva luz para todo...

    Besitos mil, desde el mediterráneo.

    ResponderEliminar
  16. Ay, Mascab, que misterio tiene esa frontera inexpugnable entre la vida y la muerte. Me encantaría creer, cielo, me encantaría...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  17. Por cierto, precioso el relato y ese final... hum, intenso!

    ResponderEliminar
  18. Hermoso relato con un final sorprendente...!
    Cariños... nos vemos...

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?