viernes, 2 de diciembre de 2011

EXTRAÑAS VACACIONES








Para que algunos de mis amigos, comprendan por fin, que mi hiperactiva imaginación puede llegar hasta las míticas islas de Nunca Jamás...




Las vacaciones estaban siendo muy aburridas. Su chico le prometió que al ir a la costa tendrían un sinfín de actividades para mantener la diversión. Pero nada iba sucediendo según lo planeado.
A él no han dejado de enviarle mails a su iPOD personal para mantenerle ocupado con su vida laboral, esa misma de la que se pretendía olvidar para dedicarse a ella en exclusividad.

Esta mañana en concreto ha tenido hasta que viajar. Le acompañó al aeropuerto, sería algo rápido, un asunto en el que necesitaban su presencia. Solo serían unas horas durante el día, al atardecer, regresaría para por fin recompensarla de tanto imprevisto.
Pero ella no lo creía. Estaba siendo así desde que le conocía. Tal vez fuese la hora de ir poniendo un punto y final…

De pronto, en aquella terraza frente al mar donde se estaba tomando un gin-tónic -como a ella le gustaban, con poco gin, mucho tónic, una rodajita de lima y mucho, mucho hielo-, le vio salir del mar. Apareció entre las olas como un huracán, nadie pareció verle y a nadie llegó él a mirar. Su caminar se hizo seguro al llegar a la orilla de la playa y sus pasos parecían tener una sola dirección, la que le acercaba a ella.

Su haraposa ropa de corsario dieciochesco parecía que no estaba ni mojada, su sombrero encajado a la cabeza, uno de sus brazos agarrado a la empuñadora de su espada que colgaba desde el cinturón sobre su muslo izquierdo llegándole hasta casi la rodilla y con el otro brazo alzado saludando con la mano… a ella? Si. Ya le tenía a su alcance, tomándole la mano, agachando su torso, haciendo una reverencia con el sombrero y besando el revés de su mano con el suave roce de unos labios pertenecientes a un rostro áspero por la barba sin afeitar, mientras se  presentaba con una voz cálida y generosa de palabras: Jack Sparrow para servirla bella dama…

Se dejó arrastrar por su brazo. Sin saber ni como se vio en aquella habitación del hotel, tumbada en la cama con un vaporoso camisón de tul transparente desde el talle bajo y la suave seda que cubría su anhelante pecho. El estaba en el baño, ruidosamente aseando su cuerpo, le oyó eructar y ventosear, pero no por ello, dejó de esperar a ser poseída por aquél mítico cuerpo. La puerta se abrió y donde ella esperaba ver a su capitán pirata, aparecieron los tres cerditos.


De un solo brinco se incorporó de la cama y llena de estupor se agarró al teléfono para llamar a la recepción y pedir auxilio. Pero uno de los cerditos o los tres a la vez? Habló y le dijo…
-          Corre, tenemos que huir, nos vienen siguiendo unos vampiros. Corre, corre! Ven con nosotros, no temas o te alcanzará y nunca te dejarán que vuelvas del mundo de las tinieblas…!
-          Pero… y el capitán Sparrow, mi amado? Estaba en el baño!
-          Olvídate de él princesa, si en algo aprecias la vida vamos, salta por la ventana con nosotros!
Sin razonar ni un momento, se dejó su espíritu arrasar por aquella fantasía que comenzaba a no creer real.
-          Dios mío, qué es esto? Pero mejor les hago caso…
Y viendo que dos de los tres cerditos saltaban por la ventana y el tercero la animaba para secundarlos, se asomó a la misma esperando  que la altura no fuera grande hasta llegar al suelo.
Vio a los dos cerditos que la llamaban:
-          Vamos, no te lo pienses más!
-          Venga salta! –le dijo el tercero-
-          No, no lo haré, no creo en vuestras palabras –contestó no sin miedo-
-          Allá tú bella princesa, ahí te quedas guapa!

Y diciendo estas palabras saltó por la ventana el tercero. Espantada por la escena vivida, volvió a mirar por su ventana, pero solo vio a la gente que tomaba el sol en la playa. Sin podérselo creer aún, pensando que el gin-tónic debió de hacerle un fuerte efecto, se metió en la ducha para refrescarse con el agua.

Al acabar, busco a tientas  sin llegar a descorrer del todo la cortina del baño,  una toalla con la que secarse…Pero no la encontraba.

De pronto alguien se la puso en la mano…

De nuevo sintió su corazón apretujado y levemente descorrió la cortina para encontrar tras la misma al canalla de Sparrow, que inclinando su cabeza, sin dejar de observar su cuerpo desnudo y húmedo, silbaba y la tomaba en brazos para llevarla a la cama.


Se dejó acariciar. Dejó su piel sentir las rudas manos de pirata. La fuerte barba que de suaves besos cubrían su cuerpo desde el cuello hasta los pies. Deteniéndose un leve espacio de tiempo en el rincón que palpitaba de deseo entre sus piernas abandonadas, como abandonada estaba toda ella a los caprichos de quien despertaba tanto sus anhelos.

Cuando sentía el hermoso cuerpo de aquel hombre abrirse paso entre sus piernas que ávidas de amor se enlazaban a su cintura… la puerta del balcón se abrió con un golpe seco.

Todo fue una y sin saber cómo, ella de nuevo se espantó del susto y en la cama quedó sentada mientras su nuevo amado se erizaba de piel como un gato a la vez que sus colmillos se agrandaron y sus ojos se enfuriaron para contraatacar a quien por la ventana había entrado.

    

No podía dar crédito a sus ojos al ver a aquella exuberante mujer, vestida con un mono de pantalón corto en color rojo fuego, mostrando unas largas piernas calzadas con botas de tacón alto, que finalizaban por encima de sus rodillas perfectas, mostrando a medias sus pechos, entre la abierta cremallera de su vestimenta por la que se dejaban apreciar unos pezones erectos. En la mano un látigo largo, que blandía contra el suelo intentando domar a aquél hombre lobo en que se había convertido su soñado Capitan Sparrow, quien ahora se abalanzaba contra la figura de Anita Blake, mientras ésta saltaba por el aire alcanzando a duras penas la espalda de Sparrow con la punta de su látigo. 


Aún así, al capitán debió dolerle el golpe, pues se enfureció todavía más y para presionar a que Anita Blake le dejara en paz, la tomó a ella como rehén mostrándosela a su contrincante cogida desde atrás, dispuesto a darle su beso eterno en el cuello. Anita blandió de nuevo su látigo, pero se enlazó por error a la lámpara del techo.


Este leve espacio tiempo, fue aprovechado por el lobo que se acercó a la ventana con intención de saltar por ella llevándose su presa que no podía ni sabía cómo soltarse de su agresor...

Creyó perder el conocimiento y de pronto notó una mano que la balanceaba y una voz que la llamó:
-          Cariño, estas dormida? cariño, ya he vuelto. Siento no haber podido cenar contigo esta noche. Mañana te recompensaré, te lo prometo.
Ella no dijo nada, se acunó en sus brazos dejando que la ardiente imaginación hiciera el resto.



En homenaje a MAX : A veces la realidad, supera la imaginación, pero... Siempre la imaginación, nos llevará allá donde deseemos llegar. 

17 comentarios:

  1. Hay sueños peores y con finales triste, no me importaría pasar por ello, aunque lo de los cerditos si es para llorar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como escribes y describes cada situacion por sobrenatural y fantástica que sea. Muchas gracias por dedicarme este post, me siento un poco abrumado por tan generoso regalo, tengo bastante con el regalo de tu amistad. Dedicatorias aparte, creo que la cruda realidad siempre supera la imaginación, pero com bien dices la imaginación nos hace preveer nuestros actos y asfaltar el camino que queremos seguir. Por cierto ¿acaso me ves como el pirata Sparrow? me encantaria disfrutar de sus corsarias aventuras. En un dia lluvioso recibe mi cálido abrazo para que escribas "lo que quieras" con esa imaginación que te caracteriza. Muac,muac. Max

    ResponderEliminar
  3. Mascab,increible tu imaginación,amiga.
    QUÉ TORBELLINO DE ACONTECIMIENTOS LLEGAN Y VUELVEN A DORMIR,PEGADOS A LA ALMOHADA...!!
    Mi felicitación por tu ameno relato y por tu amistad con Max.
    Mi abrazo inmenso para los dos.
    FELIZ FIN DE SEMANA,AMIGA.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Tu imaginación no tiene límites, eres absolutamente, ¡GENIAL!
    Ni te imaginas, como disfruto leyéndote con ese estilo tan tuyo...
    Que tengas un bello fin de semana, besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  5. Querida amiga: Ya sabes que mis pesadillas son mucho peores, lo tuyo es casi un dulce sueño que acaba con buen final, como a mí me gusta.
    Que lo disfrutéis, los ratos buenos que nos ofrece la vida, hay que vivirlos con toda intensidad.
    Tú, amiga, tienes sobradas cualidades para enamorar. No es de extrañar que tu chico se siente feliz a tu lado.
    Un fuerte abrazo al corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  6. Wau!!!
    Vaya con Sparrow. Los sueños siempre nos sorprenden. Y a veces la realidad también. Tienes razón en eso que con la imaginación llegamos hasta donde queremos.

    Besitos,guapa.

    ResponderEliminar
  7. Y no pensaste? malditos los tres cerditos jajaj que te interrumpan aunaque sea en la imaginación no tiene perdón, al final despertaste sin haber "catao ná".
    ¡¡Que lástima!!
    Jajaaj me he reído un montón, me ha encantado.

    Muchos besitos y sonrisas a millares para el finde:-)

    ResponderEliminar
  8. ¿Y no puede una pararse justo en lo del capitán Sparrow? Es que lo de los tres cerditos es mala idea, eh!!
    Claro que yo prefiero a Orlando Bloom, pero chica, a estas alturas no vamos a andar con remilgos, ja,ja,ja!!!
    Besos, soñadora soñada!!!

    ResponderEliminar
  9. Excelente sueño! No te ha faltado de nada... Hay que tener cuidado con dejarse atrapar por los sueños, a veces puedes quedarte dentro de uno, pero eso no sería peor que vivir nuestra realidad diaria jejeje.

    Bsos.

    ResponderEliminar
  10. Uffff...lo de los cerditos no tiene desperdicio, mira que si se hicieron jamones de bellota al tirarse por la ventana, menudo festín te hubieras dado!

    Buen finde, besos!

    ResponderEliminar
  11. JAJAJJA
    Yo a la primera ventosidad salgo por patas, que lo aguantes de tu pareja vale, la confianza y todo eso, pero de uno a quien acabas de conocer, jajaja por ahí no paso asi que me habría perdido a los tres cerditos seguro, por que no me espero a verlos salir por la puerta.
    BESOS Y FELIZ FINDE

    ResponderEliminar
  12. Por qué nos gustarán tanto los canallas como Sparrow??? jajaja.
    Hay sueños que se viven tan intensamente que bien podrían pasar por realidades.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  13. Ja,ja,ja!!! Vaya mezcla: Sparrow, los tres cerditos, hombre-lobo, vampiros... ¡Qué divertido!
    Feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
  14. Jajaja mi querida MASC... esto no es imaginación esto es que sin darte cuenta te has fumado algo raro jajaja pero MAAAAAAASC ¿¿se puede saber con qué gente andas para que te hagan esto?? jajaja

    Es broma cielo... espero que este finde estés en "tu nunca jamás" con tu Jak Sparrow y que ningún cerdito, ni cerdita, ni de tres en tres, ni de uno en uno... te lo estropee ¡¡guaaaaaaaaaapa!!


    ¡¡Feliz domingo preciosa genia de la lámpara !!


    Mil besos y ¡¡abrígate xD!! estoy por echarte una manta sobre la última fotografía ¡¡me dan frío!!...
    Bueno... no hablo, que vas a ver como ando yo jajaja


    Muaaaaaaaaakss

    ResponderEliminar
  15. Bueno y me iba a perder esta entrada.
    ¡Qué imaginación! Eres genial, según leia me preguntaba y ahora... que sucederá? Mis sueños, cuando los tengo, son mucho mas prosaicos.
    Que tangas buena semana. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Queridos amigos, me alegra haberos divertido durante un rato con éste "incalificable" relato.

    Horrible que los tres cerditos acudieran a esconder a Sparrow... pero lo peor fue la presencia de Anita... lo estropeó todo!!

    Besos guap@s!

    ResponderEliminar
  17. ¡Nada peor para una mujer, que otra venga a sacarle el protagonismo, ¿verdad?! Aunque sea una caricatura... Ja...ja...ja...
    ¡Qué frondosa imaginación!
    Me recordaste a mi madre...
    Besitos...

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?