jueves, 22 de septiembre de 2011

UN VERANO EN MOTOCICLETA... (Dos de Tres)


Ornamentación de los palacios y el Castillo en Puebla de Sanabria
SANABRIA

Visitar el Parque Natural de Sanabria me llena de relax la vista y me alegra la mirada. El olfato goza de aromas a bosque milenario y aguas que saben de otras épocas prehistóricas que nada tienen que ver con las actuales, pero que sigue bañando en su lago las almas humanas que más atrevidas, osan adentrarse en su profundidad de antiguo glacial.

Visitar Sanabria es llenarse de historias de otras almas que nos precedieron y exploraron éste entorno natural tan bellamente conservado.

Como ya he dedicado anteriormente una entrada a a éste Parque Natural, en la que os comentaba las muchas sendas para caminar entre bosques que tiene éste precioso entorno, os contaré ahora que simplemente hicimos una parada técnica para comer y descansar un rato en Ribadelago. Aunque llevábamos la intención de bañarnos (yo no, por supuesto), la zona estaba repleta de veraneantes e incluso, de gentes que se hallaban en el lugar pasando las feria grande de la ciudad de Puebla de Sanabria, donde se encontraba instalado al igual que en Bragaça, una fiesta-mercado Medieval. Imposible acercarse a las playas del Lago. Imposible aparcar ni siquiera las motos, entre tanto coche y tanta gente…

En ruta

Dimos un paseo por la zona del castillo y tomamos un café en el Mirador sobre el Río Tera, donde hablamos con unos perroflautas (según se nombran ellos mismos), que andaban maquillándose para que sus orejas adquiriesen las formas de los duendes del bosque y nos enseñaron como hacernos ésas orejas picudas con un poco de esparadrapo…



LAS MÉDULAS

Belleza desde el Mirador



Llegamos a Las Médulas al atardecer y con nubes de lluvia en nuestro cielo. En primer lugar subimos al Mirador para que no se nos callera la noche sin que quienes aún no conocían tan mágico lugar, contemplaran la plenitud de su belleza.


La lluvia al bajar del Mirador
 En un post, anterior a éste, ya había contado mi sentir en éste lugar de ensueño y os dejé las fotografías que realicé aquél soleado día de febrero. En ésta ocasión, no hay sol que brille sobre las minas romanas, pero la lluvia que comenzó a caer mientras realizábamos los 600 metros de subida al enclave, nos llenó el alma de magia y, el corazón se nos engrandeció. Al sentir  por primera vez en nuestras vidas, las gotas de lluvia que nos lavaban el rostro lloviendo de abajo hacia arriba. Éste era el efecto mágico que el viento realizaba con la suave lluvia que caía sobre los rojizos montes escarbados y secos del codiciado oro. Mas como si de oro se tratara, aquellas gotas que nos mojaban desde abajo fueron apreciadas por nosotros en toda su magnitud como si los duendes y hadas que habitan el lugar nos hiciesen señales de vida…



Más tarde, paseando por el pequeño pueblo montañero, dimos con una mujer llamada Amadita, que nos mostró como elabora miel natural de castaños y nogales y, como incluso, elaboraba miel con nueces que vendía en tarros de cristal. Esta mujer rural y llana nos ofreció gustosa unos chupitos de licor de café que también producía ella misma. Al entrar en la casita centenaria de adobe que le servía de tienda y pese al aviso que nos dio de bajar la cabeza al atravesar la puerta, me golpeé fuertemente con el dintel en la cabeza y el golpe, me hizo caer al suelo sin dejarme reaccionar durante unos minutos en los que pude ver a los planetas y estrellas de nuestro Sistema Solar dar vueltas alrededor de mi cabeza. El chichón que me dejó el golpe y la “atención especial” que parece ser, según me contaron después mis amigos, Amadita dio a mi chico, ocasionaron la segunda anécdota divertida de ésta ruta que “las tortugas” (así nos autoproclamamos nosotros mismos), hemos recorrido éste verano.

Salimos del pueblo hacia las nueve de la tarde con una lluvia suave que me engañó motivada por el calor que hacía y yo sentía. Nos quedaban 90 Km hasta llegar a nuestro  siguiente destino y yo no tuve ganas en ése momento de ponerme algún ropaje de más abrigo, aún sabiendo que no realizaríamos ninguna parada más hasta llegar a al lugar donde habríamos de dormir y descansar.

Oscureció rápido, antes de llegar a Ponferrada. La ruta que nuestro amigo Lolo había trazado con cariño para que admiráramos el bello paisaje, no pudimos contemplarla debido a la oscuridad. Nos habíamos entretenido demasiado ya en Bragança y los primeros Km hasta Sanabria los tuvimos que hacer muy lentamente, pues mi chico se encontraba muy cansado por lo mal que habíamos dormido en el Hotel Clasisc debido a la dureza de su cama y las horas tan de madrugada que se nos hicieron en la Fiesta Medieval.
El tramo final de éste recorrido, que hicimos con lluvia desde Ponferrada, heló mis huesrepos y empapó nuestras ropas hasta el punto de darnos una leve tiritera al bajar de la moto y sacarnos los guantes y el casco.

Llegamos a nuestro destino a las 23:30 horas de la noche, mojados y hambrientos: Esta fue la primera anécdota no tan divertida de nuestra ruta anual.

VILLABLINO

Esta localidad turística en invierno por la nieve y en verano por sus sendas de los montes de León, nos llenó de pasajes y vivencias  no muy gratas en realidad, pero de las que nos supimos reír al llegar a nuestro último destino antes de regresar a Madrid.
Nos alojamos en “La Aldeya”, una casa de “alojamiento rural” construida en piedra y decorada con mucho gusto que dispone de 7 habitaciones repartidas en dos plantas.

El Municipio estaba en fiestas como la mitad de las localidades de toda la Península Ibérica. La dueña de los alojamientos nos estaba esperando porque unos minutos antes de llegar a su dirección la habíamos telefoneado para anunciar nuestra llegada. Nos esperaba ansiosa pues estaba celebrando las fiestas patronales y deseaba volver cuanto antes a su actividad.

Natalia, así se llamaba la joven dueña, nos mostraba las dos primeras habitaciones cuando la llamaron por teléfono reclamando su presencia. Esto hizo que aún nos metiera mucha más prisa para dejarnos las llaves y salir corriendo por lo que nos preguntó que necesitaba saber urgentemente antes de marchar la hora en que deseábamos desayunar  ¿¿--¿?

Nosotros, que llegábamos cansados de la ruta, mojados unos más que otros, con frío helado en los huesos y el deseo de tomar una ducha caliente, ponernos algo seco y cenar fuerte para recuperar fuerzas, nos estresamos muchísimo más al oír esta pregunta. ¿Si no sabíamos a qué hora ni dónde íbamos a cenar, como podíamos decirle la hora del desayuno?
Por mucho que ella insistiera, nosotros no podíamos decirle una hora concreta, tendrían que saber que bajaríamos al salón en cualquier momento entre las 9 y las 10:30 a.m.. 

Masel le solicitó un secador de pelo con el que secarse un poco la ropa de moto y le contestó que no disponía de ninguno. Esta inhospitalidad tan poco usual en los dueños de alojamientos rurales nos desubicó por completo, pues estamos acostumbrados a que se deshagan en atenciones con los clientes en lugar de dejarles solo en la casa a los dos minutos de haber llegado.

Por suerte hemos de decir algo bueno sobre nuestra llegada a ésta localidad, las habitaciones eran muy cómodas y amplias y, cuando salimos para cenar  y localizamos  un restaurante eran cerca de la 1 de la madrugada. 


Entramos en el Restaurante “El Rozo”, donde la dueña estaba pasando el rato con su hermana mientras les daba la hora del cierre que tenían previsto para justo ése momento en el que entramos. Sin embargo, aún estando muy cansada según nos dijo, aquella bondadosa mujer no solo se avino a prepararnos una cena, sino que avisó a su marido que ya estaba descansando en el sofá de su casa viendo el televisor y le mandó a buscar pan a la casa de su cuñada, pues en el bar, ya no les quedaba.
Camino hacia Villablino


Éste es el tipo de gente que hace de España un País diferente: Las personas dispuestas a ayudar siempre que así lo ven necesario. Gente que abre sus puertas y dá la bienvenida a quienes ya antes de entrar, no les van a dar más que trabajo extra y con suerte, un poco de agradecimiento por su hospitalidad.

En un pis-pas nos preparó una mesa que al momento se fue llenando de viandas: una fuente de embutido ibérico y cecina, una ensalada mixta, unos escalopines al cabrales, un buen vino y unos deliciosos postres caseros a elegir entre natillas, flan o arroz con leche.


El estrés al llegar a la casa rural, lo descargamos al momento de sentarnos en la mesa y romper una copa de cristal...nos entró a todos una risa floja, de ésa que no puedes esconder ni callar, que nos obligó durante unos instantes a no podernos mirar. Con los ojos hacia nuestros platos el rabillo se nos escapaba, y al encontrarse con la mirada escondida de cualquiera de nosotros la carcajada resonaba en el salón sin poderla controlar. Seguro que a todos os ha pasado en más de una ocasión. Pero éramos ocho adultos acogidos a horas imprevistas en un restaurante extraño, donde los dueños nos miraban a hurtadillas sonriendo para sí al ver nuestra simpléz. Suerte que no se sintieron ofendidos! qué buena gente se encuentra por doquiér!

Caímos rendidos en las confortables camas de unas habitaciones decoradas al detalle, pero…




Alojamientos Rurales  La Aldeya (observense los dos pubs en los bajs de la casa)
Os recomiendo que no  no vayáis en las mismas fechas a ésta casa rural, no es la mejor época para recibir una buena atención…


27 comentarios:

  1. Me encantan tus viajes moteros, se nota que son estupendos, por las rutas, los paisajes, y sobre todo por la compañía de esas tortugas ;)

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no he ido a Sanabria aún, aunque mis colegas si que han estado por alli y hablan maravillas del lugar. Tendre que ir a dar una vuelta para conocerlo y encima ahora tu vas y nos cuentas esta historia..... jajaja. Lo de la hospitalidad va por barrios, si das con alguien que tiene el dia cruzado malo, aunque no suele se rhabitual. Me encantó leer tu relato Macab.
    un abrazo de saborescompartidos

    ResponderEliminar
  3. Siiiiii. He estado por allí y es fantástico. Vistamos las lagunas una de ellas la de los peces en las que entre los arbustos quedaban restos de hilo aún y las cascadas del Sotillo en un precioso paseo. El lugar coincido contigo es de ensueño. Un beso y gracias por el recordatorio.

    ResponderEliminar
  4. Espera que me quite el casco. Ya. Un beso por recordarme las aventuras con tanta minuciosidad. Max

    ResponderEliminar
  5. Es un sitio magnífico donde se respira. No sólo el cuerpo sino la mente.
    Gracias por recordarme que tengo que volver

    ResponderEliminar
  6. Bonito bonito, definitivamente tengo que ir hacia el norte, es que me tira siempre más el sur, ya sabes
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Gracias por prolongar tus vacaciones, permitiéndonos así prolongar las nuestras...

    Besitos despeinados en ruta :)

    ResponderEliminar
  8. Cachis! se me borró el comentario...
    Decia que me han entrado unas ganas locas de hacer la mochila y arrear a pasearme por esos lugares que tan bellos nos dibujas...
    Las imágenes invitan por si solas... y tú lo has contado super bonito...

    Lo tendré en cuenta para mis próximas vacaciones.

    En cuanto a la gente... creo que están hechos de otra pasta, mas bondadosos diria yo.. no sé.. igual es una apreciación equivocada...pero en los pueblos ...

    En fin...

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  9. Mi querida Mascab: Ha sido una gozada leer tu crónica del viaje a Sanabria y enterarme de todas esas pequeñas cosas que hacen que un viaje sea inolvidable. No conozco esa ruta pero viendo las fotografías me haces pensar que me queda mucho por ver en esta bendita tierra y que son preciosas.

    Me alegro de que disfrutaras tanto.

    Brisas y besos.

    Malena

    P.D/ Está contado de tal manera que parece que te hemos acompañado.Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Parte de la ruta la conozco y ahora tú me has recordado eso bellos parajes.
    Buena entrada y bonitas fotos.
    Gracias y un beso

    ResponderEliminar
  11. Sí la conozco, es una belleza, gracias por esas hermosas fotografías.
    Hoy te ofrezco yo visitar con un poema la ciudad de Toro, post que le dedico a sus habitantes
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  12. ¡Que lindo lo pasan y que lugares hermosos visitan! Me pone muy contenta que lo compartas con nosotros, es una forma de conocer España, como me gustaría a mí! ¡Eso de turismo con agenda no me vá!
    Gracias y besos...

    ResponderEliminar
  13. Esa moteraaaa!!! Qué tal el chichón? Y el goretex para qué sirve??? Ainsssss...porque ya me he "jubilado" como motera, que si no...jajajaja.
    La foto de Las Médulas impresionante, ya sé dónde tengo que ir.

    Besosss!

    ResponderEliminar
  14. Leerte y ver tus maravillosas fotos, es como viajar contigo, gracias por ello
    Y mil gracias, por tus alentadoras palabras en mi blog, ¡eres única!
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  15. Pero MAAAAAAAAASC ¡¡¡cómo no me avisaste mujeeeeeeer!!

    ¡¡Casi se me sale un ojo al ver en la pantalla que has estado en mi BIERZO!! mi queridísimo BIERZO... yo... ¡¡nací en PONFERRADA!! te lo digo muuuy, pero muuuuy en serio, si volvéis a planear una escapada hasta allí, que además deberíais, porque os habéis ido hacia arriba (Villablino) que es la parte más fea y debísteis haber bajado al lago de CARUCEDO, PEÑALBA, EL VALLE DEL SILENCIO, VILLAFRANCA DEL BIERZO.... en fin.... que me escribas, que quedamos... que... ¡¡me llameeeees!! me acercaría encantada a hacerte de guía.


    Siento no sabes cuanto, que esa mujer haya sido tan desagradable y poco hospitalaria... hasta en eso Villablino es la peor zona, su gente es ruda, de trabajar en las minas... bueno para ser exactos Villablino no es Bierzo, pertenece a la zona de La Ciana... de verdad MASC, si de algo presumo de mi tierra es de su gente, la más hospitalaria y cariñosa de este país y... ¡¡si me entero yo, que uno sólo me deja mal! jajaja voy personalmente a tirarle de las orejas...


    Se os ve a pesar de todo ¡¡genial bonita!! es que ni te imaginas la envidai que me has dado... por todo, por veros así de calegas y amigos sobre vuestras motazas y por haber estado en mi casa... pero si...¡¡ hasta el alcalde de Ponferrada es primo mío!! jajaja


    Un beso grandísimo cielo, pero muuuy grande y la siguiente ¡¡llámame!!
    Muaaaaaaaaaaaakss bonita... espero que B siga estupendamente y tú no la extrañes mucho.


    Feliz finde MASC ¡¡disfruta tooodo lo que puedas!!

    ResponderEliminar
  16. Qué pasada de imágenes..es leerte y salivar sin remedio...tengo tantas ganas de viajar! y tú nos contagias ese espíritu, tesoro..(además conozco la zona y estoy deseando volver! :)

    Besitos..y como dice nuestra querida María ¡disfruta todo lo que puedas!! (y más!)

    ResponderEliminar
  17. MAGNIFICAS IMAGENES. COMO SIEMPRE UN LUJO VISITARTE. POR AQUI SALUDANDO CON MI NUEVO BLOG. PORTAL DE MIS DESVELOS! POR SUPUESTO TAMBIEN TE SIGO DESDE ACA. BESITOS MI REINA,

    ResponderEliminar
  18. PILAR,
    De eso se trata. De disfrutarlo juntas-

    ORTHOS,
    Ve dispuesto para hacer senderismo, hay unas rutas maravillosas.
    Malos días los tenemos todos.

    KARRAS,
    Bienvenido a mi espacio, espero que lo disfrutes.
    La senda que más me gustó fue las cascadas de sotillo. La de la presa rota no la terminamos, me entró el pánico a la oscuridad.

    MAX,
    Lo mejor: la compañía de los buenos amigos.

    MIENTRASLEO,
    Bienvenid@, espero que disfrutemos mucho conociéndonos.
    Es un lugar mágico donde hay que volver, a mí aún me quedan algunas rutas por hacer en estos parajes.


    Besos, guap@s!

    ResponderEliminar
  19. CRUELA,
    Ya te dije en una ocasión. El monte para meditar y relajar la vista y el alma. El mar para disfrutar del sol, el agua y el amor.

    Konnichiwa ,
    A mi regreso, siempre me gusta compartir con todos los amigos.
    Vaya nombres más difíciles que te pones.
    Tengo que pasar por tu casa. Llevo mucho tiempo sin leerte.

    GALA,
    Si vas por Ssanabria te encantará. Tienes muchas excursiones para hacer con la mochila al hombro. Pincha en el enlace encubierto en éste post sobre Sanabria y en el post anterior dedicado al Parque Natural, expongo algunas de las rutas que mi chico y yo hicimos.

    MALENA,
    Sanabria y Las Médulas, merecen el paseo. No dejes de visitarlas. Una de las amigas que me acompañaba en ésta ocasión, ha estado en La Capadoccia y me ha dicho que Las Médulas son parecidas y que le transmitieron una sensación similar. Claro! Ella nunca había visto fotografías ni de una ni de otra!

    CHELO,
    Al compartir, siempre se intercambian recuerdos.


    Besos, guapas!

    ResponderEliminar
  20. SOR CECILIA,
    Me alegra muchísimo verte por mi espacio. Ya solo por esto merece la pena.

    MÓNICA,
    Cuando quieras te organizo una ruta turística. Tengo fama entre mis amigos y familiares de buena guía.
    Ven a Madrid y te lo mostraré con mucho honor! Qué pena de la distancia…

    ION-LAOS,
    Te has jubilado de motera? Yo digo que pienso seguir subiendo a la moto, hasta cuando tenga que hacerlo con una escalera!! El goretex sirve para aislar de la lluvia/frío y sobretodo para evitar que te quemes con el asfalto si se sufre una caída.

    SCARLETT,
    Viaja conmigo, mujer! Y si cruzas el charco, no dejes de llamarme, con gusto te mostraré mi ciudad.
    Celebro tu mejoría.

    MARÍA, (Mariquilla)
    No me digas! Mira que pensé en ti cuando crucé Ponferrada! Pero te imaginé en la playa con la familia, disfrutando también de tus vacaciones.
    Qué pena no habértelo dicho, así habríamos ido por esos parajes que mencionas y que yo no conozco, pues éstos ya los conocía de otras escapadas “románticas” con mi chico.
    Otra vez que vaya por allí, te consultaré, no lo dudes.


    Besos, guapas!

    ResponderEliminar
  21. LIA,
    Creo que todos cuando conocemos la zona, deseamos volver y seguir explorándola. Es mágica!

    JACKELYN,
    Me alegro que lo disfrutemos juntas. A tu nuevo blog, asistiré encantada.


    Besos, guapas!

    ResponderEliminar
  22. Mascab,muy bello y emotivo ese recorrido.Siento de veras ese golpe en la cabeza,que me ha dolido a mi también.Me alegro que al final os trataran bien y quedarais satisfechos.
    Mi gratitud por las fotos y esa generosa forma de relatar,que nos implica directamente en el viaje.
    Mi abrazo inmenso y buenas noches,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  23. ¡Aquí me quedé sin poder comentarte más! Decía que es lindo que, de tu mano, volvamos a recorrer aquellos caminos que adornaron tu verano (Sanabria, las Médulas, Villablino). Gracias por ello, fotografías magníficas y la prosa ¡espléndida!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. los pucheros de kasioles26/9/11 09:41

    Querida Mascab: ¡Vaya buena guía turística que he tenido!
    Hay sitios en los que he estado este verano y me los has hecho recordar, otros todavía no los conozco.
    Me ha parecido todo tan bonito a través de tus ojos y sensaciones, que habrá que lanzarse otro año y perderse unos días por ahí.
    Bonitas fotos, acompañan tu relato viajero.
    Gracias amiga, siempre estoy encantada con leerte.
    Abrazos en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  25. MARIAJESUS,
    El chichón del golpe consiguió que el casco no encajase bien, por lo que el deseo de liberarme de él fue más grande que el de llegar a destino. Estuve tentada de quedarme en Ponferrada, descansar en el primer hotel que encontráramos y desde allí, regresar a casa. Tanto fué mi dolor!
    Menos mal que no lo hice, la ruta del día siguiente fué la mejor!!

    Un abrazo enorme, guapa!

    ResponderEliminar
  26. JULIO,
    Sé cuánto aprecias éstas crónicas, o al menos así lo presiento, por éso lamentaba que no pudieras leerla y comentarla. Ya lo hiciste y me alegro de que lo hayas disfrutado. Aún nos queda una crónica y ya cerramos el verano, al fin y al cabo, estamos metidos en Otoño, aunque para tí, el sol brille con intensidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. KASIOLES,
    Hicimos parte de la ruta casi a la vez, me alegré al saberlo por tí en tus post, y me emocioné al pensar que estuvimos en el mismo sitio, en las mismas fechas, pero en espacios de tiempo distintos. Crees que de habernos cruzado nuestras almas se habrían reconocido?? Uff! la magia no tiene fin.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?