lunes, 19 de septiembre de 2011

Amanecer



Las noches sin dormir la iban dejando profundas huellas en la espalda y en el ánimo.

Las mañanas eran pesadas y sus pies apenas podían tocar el suelo. Su mente se abotagaba y la vista no enfocaba ningún objetivo en el horizonte.

La saliva simplemente no existía, su boca estaba seca y la lengua trepaba por una cavidad sin aire donde la humedad ambiental era simplemente 0.

Su melena otrora brillante y voluminosa, se había convertido en una madeja de finos hilos que se pegaban a su cara, por ello, sin coquetería de ningún tipo, optó por sujetarla en una tirante cola de caballo.

El maquillaje, que ya no podía esconder sus ojeras y malestar, dejó de utilizarlo a diario cambiándolo por un toque de agua, jabón y viento.

Su conversación, antaño fluida,  llena de optimismo y sin límites para la superación, se había quedado callada y quieta. Silenciosa y aburrida. Ya solo un tema la animaba a conversar.

Pero nunca le habían gustado las personas monotemas. Ésas que no tenían ímpetus, motivaciones e inquietudes. Siempre había pensado que las personas reales eran aquellas otras que se interesaban por cualquier tema y que además, eran capaces de mantener una conversación decente sobre cualquiera de ellos a la vez de aportar sus propios puntos de vista, opiniones y pensamientos…

Todo se había nublado en su vida. Aunque el sol brillara para los demás.

Fue al doctor, aquejada de una vertiente en su carácter que no le gustaba en absoluto. Sabía que no podía continuar así. Pero el doctor no supo hacer un  buen diagnóstico, ni tuvo recetas de cariño que la curasen. Le dijo que para la tristeza había pastillitas que subían el ánimo, pero no.

Ella no estaba triste.

Se negaba a creer o que los demás pensaran que su cambio de humor era debido a la tristeza.

Lo negaba porque ella se sentía alegre.

Solo que había perdido la capacidad de transmitir alegría…

Y aquella certeza, la rompió…

Rota, partida en dos pedazos; en el silencio de la madrugada, cuando la aurora levantaba un nuevo amanecer…al fin lloró.

17 comentarios:

  1. Y las lágrimas limpiaron el dolor, humedecieron sus mejillas, su cabello, su piel, y arrastraron todas las barreras que le impedían ser quien era, una maravillosa mujer.

    ResponderEliminar
  2. En ocasiones nos rompemos por el motivo que fuere, al llorar y tranquilizarnos quizás podamos recomponernos, y hasta ser más fuertes.
    Me ha encantado este escrito, muchas felicidades.
    Un abrazo, y feliz madrugada

    ResponderEliminar
  3. LLorar nos hace libres, es soltar un torrente de estrecheces de alma por los ojos. LLorar es convertir el dolor en agua salada y dejar que fluya el ánimo por la senda o el laberinto que se disponga.

    Un abrazo, Mascab.

    ResponderEliminar
  4. Mascab,tu escrito nos muestra a una mujer,que evoluciona con el tiempo.Pasa por distintas etapas,quizá profundiza en su interior y en ese momento está pasando cierta crisis,que no le permite expresar alegría.Todos pasamos momentos confusos,nos enfrentamos a nuestro cuerpo y a nuestra alma,que va cambiando día a día.
    Mi felicitación y mi ánimo siempre,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  5. Animo amiga, por fin. ¿a que seguro que te encuentras mejor? no tiene que ser bueno reprimirse, y como dijo uno: el llanto es el mayor acto de valentia que puede hacer un hombre.
    Espero que las muestras de cariño que te llegan sirvan de cuña para la pata de esa mesa que cojea. Un beso, Max

    ResponderEliminar
  6. Precioso dentro de la tristeza cotidiana de muchas personas que ven pasar su vida.
    Precioso, de verdad.
    Te sigo, quiero seguir leyéndote.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Llora, desahógate, eso es bueno pero nada más. No le des mas vueltas, no es bueno ni para ti, ni para ella, ni para todos los de tu alredeor.
    ¿ vale?
    Preciosa la forma de describrirlo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. PILAR;

    …y las lágrimas arrastraron un río de agonía, hasta desembocar en un mar de aguas tranquilas desde donde una sirena saltó valiente entre las olas.


    VERÓNICA,

    A veces, al llorar, las lágrimas aclaran la garganta, los tragos pasan mejor y el dolor cesa…

    MERCHE MARIN,

    Cómo me alegra despertar a tus musas para que te dicten al oído palabras tan bellas! Has realizado toda una cita para recordar. Gracias amiga!

    Besos, guapas!

    ResponderEliminar
  9. M.JESÚS,

    Hay que evolucionar. Los cambios nos son impuestos, a veces, los buscamos. Pero de cualquier modo siempre son una evolución de la que debemos aprender y mejorar.
    Estamos en ello. Despacio. Asumiendo cambios y aceptando lo que la vida nos dá, porque mientras tenga algo para ofrecernos habrá vida siempre.

    MAX,

    Las lágrimas alivian, serenan y limpian el horizonte. El sol cuando amaneció me mostró un nuevo día.

    MIENTRALEO,

    Bienvenid@ a mi espacio. Tal vez no llegues en el mejor momento de mis rebeldías, pero así me conoces en ésta vertiente dura por la que atraviesa mi vida. Pero que nadie se engañe, NUNCA DEJO LA VIDA PASAR. Procuro VIVIRLA.

    CHELO,

    Querida amiga, en eso estamos. En que los que están a mi alrededor sigan viendo en mí el mástil fuerte donde pueden llegar a sujetar sus velas…

    Besos Guap@s!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! el escrito me emocionó porque esa mujer con sus lágimas dejó salir tantas cosas que a veces quedan prendidas con alfileres.
    Ya sabes que soy una pajarita que estoy aprendiendo a dominar mi canto pero también sé que no te enfadarás porque no esté de acuerdo con tu respuesta a Chelo. Te explico: es bueno ser mástil pero el mástil también necesita cuidados en su engranaje y pulido si es de madera; no es malo que los demás sepan que puede sujetar las velas pero el viento, la tormenta, puede romperlas y cada uno tiene que aprender a arreglar la suya, no pensar que el mástil aguanta todo.
    Un abrazo de palabras pero con todo el afecto de esta amiga desde la ventana.

    ResponderEliminar
  11. Llorar es como limpiar el alma, y al menos yo me siento muy bien después.
    Que bonita historia y la fotografía que le acompaña.
    Besos Amiga

    ResponderEliminar
  12. Precioso. Me ha encantado.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Si eso te ayuda a aliviarte pues llora a moco tendido! Las infusiones ayudan mucho a relajar también. No lo veas todo tan nublado, que a veces la mente nos juega malas pasadas y nos hace ver cosas que no son.

    El líquido ese verde Pandemol o algo asi que se llama, eso me hace nada. Que esto es lo que es, y con el frio se pasa peor.

    Venga animate!!!

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado, por toda la emoción que transmite. Una belleza.

    Te sigo, porque creo en tu filosofía de vida

    Besos
    Lourdes

    ResponderEliminar
  15. Ahora ya pienso que cuando te llega la tristeza, no hay forma de librarte de ella! Ninguna pastilla, ni jarabe te la sacan de encima! La única forma es llorar hasta que las lágrimas se sequen y después despacio vuelvas a sonreír!
    ¡Hoy yo también estoy triste! ¡Perdón!
    Besos...

    ResponderEliminar
  16. Mi querida Mascab: Hay veces que los médicos recetan pastillas pero el alma no necesita pastillas, necesita grandes dosis de cariño y de comprensión. El llorar es un gran catalizador y estoy segura que después de ese llanto pudo ver la vida de otra manera.

    Es un precioso escrito.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  17. Hay veces que es TAN difícil poner en palabras un dolor... Quizás las lágrimas sean ese grito humedecido que nos proporcione el alivio que tanto necesitamos. ¡Bellísimo, Mascab! Extraordinaria manera de expresarlo... Un fuerte abrazo!!!!!!!!

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?