lunes, 25 de julio de 2011

GUADALUPE CRÓNICA DE UNA VISITA (Post largo)

Antes de narraros mi crónica, quiero haceros saber, que me ha quedado demasiado larga. Es lo que tenemos quienes no sabemos escribir: que necesitamos demasiadas palabras para comentar un evento. Dicho esto, os dejo mi crónica.



Viaducto[1]
Al aproximarnos a la localidad de Guadalupe, lo primero que nos impresionó fue el puente del ferrocarril bajo el cual pasamos y cuya curiosidad es que nunca se llegó a construir las vías. Hoy forma parte de una de las vías verdes de senderismo.


Entrando ya, en la localidad de Guadalupe, nuestra vista se cegó con el Monasterio, objetivo principal de nuestra ruta. Valió la pena. No solo por su majestuosidad medieval, su arquitectura, su historia y su representación, sino por  el instante tan emotivo que vivimos en su interior.


Nada más llegar y aparcar las motos, nos dirigimos hacia la plaza de Santa María de Guadalupe, buscando una de sus numerosas terrazas a la sombra del Monasterio y tomarnos una cerveza fría con mucho limón (un limón con cerveza, es la mejor descripción),  por aquello de la conducción, por parte de nuestros pilotos y para no dormirnos con la modorra a las chicas que aunque cueste creerlo, nos quedamos dormidas más de una vez...Ya hablaré de éste tema en otra ocasión.

Desde nuestra mesa a la sombra, miré hacia el Monasterio y mientras nos servían el pedido no puede esperar para entrar el aquél edificio que tanto me atraía. Me levanté y dirigí mis pasos hacia allí.

Subí su escalinata pensando en el descubrimiento de América, en todos aquellos aguerridos hombres de éstas tierras extremeñas, que marcharon buscando fortuna y que algunos hallaron mientras otros, a pesar de descubrir tantos territorios, en lugar de engrandecerlos, se convirtieron en déspotas y dictadores.

No los voy a juzgar en éste post ni en ningún otro, ¡Dios me libre!, pero haré una salvedad diciendo que deploro todo el daño que mis compatriotas hicieron allende el Océano, en épocas del Descubrimiento y siguientes de conquista y ambiciones por el poder y el imaginario y codiciado oro, del mismo modo que deploro cualquier otra manifestación de poder y opresión entre los pueblos de la Tierra.  No los voy a justificar con que ésa era la época que les tocó vivir y con que es la historia quien debe juzgar, pero admito que todos los pueblos de la humanidad, han sido crueles unos con otros desde que tenemos historia de ellos, y a cada uno en su propio tiempo, le correspondió pagar sus culpas.

Sin embargo admiro a todos aquellos anónimos y conocidos personajes históricos que supieron enlazar América con el resto del mundo conocido, llevándoles amor, sabiduría, conocimientos y, a la vez, deseando aprender de ése nuevo pueblo encontrado, cuya cultura aún considerándola por aquél entonces primitiva, tanto habría de enseñar a aquellos primeros españoles, portugueses e italianos que pisaron el nuevo mundo.

En ello pensaba cuando empujé aquella pesada puerta de madera vieja y posaba mi primer pie en el suelo de la Basílica...

Ya he contado otras veces, que cuando entro en las grandes catedrales, en Iglesias milenarias (muchas de ellas, templarias), en Monasterios o Basílicas, hay algo que me abraza. Puede ser que penséis que soy una tonta cursi, pero la realidad es que me emociona muchísimo entrar en éstas edificaciones.



Me adentré hasta encontrarme frente a su altar mayor,  me arrodillé ante aquél verjado sin querer entrar en él porque pensé, la gente que lo hacía era para escuchar la misa de 1 y a mí, me esperaban para tomar una cerveza y luego juntos, admirar el monumento y la ciudad. De rodillas, ante el altar, subí mi mirada hacia la Virgen negra extremeña y la comparé con aquella otra Virgen negra que conozco: La del Pilar. Encontré a la de Guadalupe más grande que la del Pilar, pero igual de bellas y llenas de misterios. Pensé en el significado de aquel color, en si sería un enigma como se cuenta en algunos libros de misterios ocultos, o si serían todas ellas (creo que hay muchas otras, además de la media docena más conocidas, repartidas por el mundo), simplemente la obra de algún artista de raza negra o admirador de las mujeres de éste color...


Me habría quedado allí admirando la capilla antes que acudir a la cita con aquella cerveza
que ya, no me apetecía tanto, pues mis sed, con la entrada en el Monasterio y la suavidad de su temperatura en contraste con el exterior, había sido saciada. Pero regresé junto con mis amigos y mi chico...Al salir por la misma puerta utilizada para entrar, quedé maravillada de la vista obtenida. Me hallaba en una plataforma ante la Basílica que miraba hacia la ciudad medieval que tan lindamente estaba ornamentada con sus plantas de flores en los balcones, la cal y las pinturas en pastel de las paredes de sus viviendas y los adoquines en las calles (me gustan los adoquines mucho más que el asfalto). Llegué hasta el límite de la plataforma, justo donde comenzaba la escalinata que anteriormente había subido, al mirar desde allí, sentí un leve vértigo que me obligó a bajar las escaleras muy lentamente y mirando hacia el frente: la fuente circular en medio de la plaza  que servía de rotonda para la circulación.

           
Al llegar abajo, una familia que se quería fotografiar ante el edificio, me solicitaron ayuda para retratarlos a todos sin que faltara ninguno de ellos. con mucho gusto lo hice y mientras agachada, con una rodilla en el suelo, ante ellos, intentaba sacar el máximo posible del edificio sin perder a la familia del retrato, pensé en la imagen de la Virgen que acababa de conocer...

Con la sensación de flotar llegué hasta los míos que con risas me dijeron:

             -  ¿qué, ya te has puesto en plan místico?, te hemos visto bajar como si te llevaran en volandas, jajajaj”
             - He ido a ver los horarios por si acaso cerraban al medio dia, pero no, parece que no cierran. Y por cierto, se está mucho más fresquito dentro que fuera.

Tras el refrigerio, subimos todos juntos a la Basílica. En ése momento se estaba oficiando un bautismo donde yo pensé que cantarían una misa. Paseamos por la gran sala rectangular, admirando la capilla, las tumbas en la pared con placa indicativa de quienes fueron en vida los difuntos y, frente al altar, un cuadro de grandes dimensiones representando el bautismo de los indios americanos. Tal y como había pensado al subir las escaleras por primera vez, aquella Basílica homenajeaba al Descubrimiento y Conquista de América.

Mi chico, mientras miraba la pintura (muy oscura y de trazos modernos, pensé en ése momento que el cuadro no debía ser muy antiguo. Posteriormente lo confirmamos así), mi hizo ver en lo paradójico de que se estuviera oficiando un bautismo en ése mismo momento en que llegábamos a la Iglesia y estuviera aquella pintura allí.

Estudié los personajes donde descubrí que el monaguillo tenía el mismo rostro que un novicio que se escondía tras las cortinas, que había una dama con porte de grande y cara de bruja malvada. Un escribano que anotaba el nombre cristiano que quien debía ser el notario, le apuntaba, un cura que daba el bautismo a un indico que lo recibía agachado y con sus brazos cruzados ante su pecho como muestra de humildad, le precedía otro indio de pie, empujado por unos oficiales y con porte de guerrero noble que no deseaba doblegar su voluntad ante sus conquistadores. El gesto de éste último indio, consiguió que me solidarizara con él y que sintiera rabia por  todas las injusticias cometidas en el mundo...

Salimos de la Iglesia buscando donde comer, nos hicimos unas fotos ante su entrada y en la fuente, para guardarlas de recuerdo. Recorrimos la calle de la derecha hasta uno de los  arcos perteneciente a la histórica muralla y una de las antiguas puertas que daban acceso a la ciudad.

Comimos en uno de sus típicos restaurantes donde degustamos un gazpacho blanco propio de Extremadura que llaman ajoblanco, un guiso de venado, de ternera y un bacalao entomataó que estaban de vicio, finalizamos con una tarta de la casa, a base de galletas, mantequilla y chocolate que me recordó mucho a la que hace mi madre por nuestros cumpleaños porque no hay mejor regalo que de ella deseemos todos quienes la hemos probado.

Tras la comida, volvimos al Monasterio para realizar una visita guiada , que nos fue llevando por museos de bordados, su hermosa colección de libros miniados con sus fabulosas pinturas, su bello Claustro, el Coro, el Órgano y, por último, la visita en la Sala Privada de la Virgen de Guadalupe, donde un fraile franciscano, nos guió hasta sus aposentos (una sala pequeña y circular, que exite tras la imagen de la Virgen en el altar), para que la contempláramos en su magnitud y la orásemos en su regazo, para pedir por todos quienes no habían podido acompañarnos, por todos quienes ya no estaban a nuestro lado y por nosotros mismos, para que no caiga  nuestra vida en la oscuridad.

 
Las palabras del fraile, se adueñaron de mi emoción al ver abrir la puerta de la sala particular y observar a la virgen de espaldas a nosotros, en su altar, tal  y como la había visto desde abajo, pequeña, pero no tanto, mucho más grande que la Virgen del Pilar. Las manos me temblaban mientras escuchaba al fraile decir las palabras anteriores, las lágrimas que mis ojos vertían, eran muy difícil de controlar y, en un pequeño giro, intentando que el fraile no mirara mis ojos, vi cómo las 15 personas que componíamos el grupo, llorábamos de verdad. Hombres y mujeres, mujeres y hombres, habíamos sentido la emoción de sentir muy cercana a nosotros la estela de aquella Virgen Negra que con su Niño sentado en sus piernas nos daba La Bendición...
  

Tras éste momento tan emotivo, salimos de nuevo al Claustro para hacer fotografías en el único sitio permitido, pero de pronto el órgano nos trajo sonidos de la marcha nupcial de Mendelssohn. Salimos corriendo para volver a entrar en la Basílica y escuchar desde dentro la bella música, pero llegamos demasiado tarde a ello el órgano se hallaba en silencio y la Sala llena de invitados: La ceremonia había comenzado.


Por tantas emociones vividas en un solo día, volvimos contentos de haber realizado el viaje y complacidos por la visita especial, a la Virgen de Guadalupe.

Nota.-Al no haberme llegado las fotografías tomadas en Guadalupe por mi amiga Male, os he dejado éstas otras localizadas en Internet. En cuanto tenga las nuestras, las expondré para que veais por nuestros propios ojos, y no por los de alguien a quien no conocemos, pero a quien agradecemos su trabajo, lo que tanto nos hizo disfrutar aquel día de verano.


22 comentarios:

  1. Aunque no sean tuyas son preciosas fotos, por lo menos ya conocemos un poquito el lugar y el monasterio. Me pasa igual que a tí, cuando entro en un sitio de estos, me sobrecojo, no sé por qué, y me entra mucha paz. Será que somos sensibles.

    Menudo peligro los paquetes que se duermen! Ni se te ocurra, eh?

    Esperaremos tus fotos...jo! cómo me apetece una cerveza con limón...

    Pasa una buena semana, besotes!

    ResponderEliminar
  2. Me has hecho viajar a conocer la Virgen y el Monasterio, con vos! Las mismas sensaciones que describiste, las fuí experimentando! Nunca pensé en viajar, soy muy de mi casa y mis cosas! Pero me lo hiciste desear, hasta la cerveza con limón que jamás probé porque acá no se toma (menuda sorpresa les daré a mis amigos y familia cuando se la ofrezca.
    La sensación de paz al entrar a las Iglesias, es el abrazo del Señor que nos recibe y nos dá la bienvenida! ¡No te rías, por favor, porque yo creo en eso!
    No hay justificación a lo que muchos pueblos han hecho con otros desde que el mundo "es". Por mucha cultura que creyeran tener, lo que no conocían les daba miedo, solo lo podían superar venciendo y tomando por la fuerza! ¡Ya Dios se habrá encargado de todos y a todos los habrá perdonado!
    La imagen de la Virgen que relatás y se vé en la foto, se parece mucho a la de Luján acá en Argentina. Juan Pablo II la veneró al llegar ahí! Y dió misa con ella a su lado para todos los argentinos, que lo amamos y lloramos todavía!
    Te voy a publicar una estampita de regalo, por ahí te trae de visita!
    Mi hermano vive en Luján (Bs.As.) es muy devoto de la Virgen de Luján y allá se mudó cuando se jubiló!
    Gracias por compartir todo esto con nosotros y dejarnos viajar con vos y tu chico!
    Seguí pasándola bien y recibí mucho cariño de mi parte...

    ResponderEliminar
  3. Un preciosa paseo mi linda amiga, una muy buena información de un lugar que dice mucho y te llena el alma de paz, cuan falta hace en estos tiempos.

    Besitos y pasa una magica semana.

    ResponderEliminar
  4. Bueno mi amiga Mascab, me encanta que seas:
    « A veces escalo con ánimo pedregosas montañas y otras, perforo los más negros pozos».
    Eso que nos dices en tu perfil nos da muchos datos de tu personalidad, fuerte y luchadora.
    Así que tu viaje nos ha sido narrado pero que muy bien,no nos ha cansado nada de nada y las fotos muy bonitas ya esperaremos las de verdad, que seguro son bonitas.
    Y respecto a las vocaciones ya tengo una señorita cubana que vive en Miami en espera de un tramite en la embajada española para venir a nuestro monasterio para hacer una experiencia, tiene los cincuenta, pero la edad no nos importa.
    No se lo que sabes de la vida monástica, yo solo puedo decirte que soy muy feliz de vivir en ella.
    Si quieres te explico más cosas de ella.
    Te dejo mi correo
    sorceciliacodina@hotmail.com
    Bueno, gracias por este maravilloso reportage del viaje
    Te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  5. Precioso viaje y preciosa crónica y ya te vale avisar en el título de que es largo (eres única, jaja).

    Te puedo decir que a mí se me ha hecho muy corto.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. ha sido un placer verte en mi blog y yo se que no me olvidas te dejo mi cariño y el deseo de que disfrutes de una feliz semana
    besos Marina

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Mascab, tuve la oportunidad de conocer años unos años el monasterio de guadalupe que me encantó y en algunas fotos que has publicado me han llegado los recuerdos, fue una experiencia muy enriquecedora. Te mando un beso enorme

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Mascab: Me encanta la forma en que describes tus salidas con tu chico y tus amigos porque no eres una viajera cualquiera sino una viajera espiritual que es algo muy diferente pues lo vives doblemente.

    Gracias por ese recorrido y por tus sensaciones.

    Brisas y besos.

    ResponderEliminar
  9. Estoy con Monja de Clausura...
    se intuye en ti una mujer fuerte y luchadora..
    Me ha gustado muxo tu viaje, me encanta viajar y conocer todo lo antiguo de nuestra historia y de otras.
    Por cierto yo tambien me he dormido alguna vez de paquete en moto, eso demuestra la confianza que depositamos en nuestros pilotos.
    BESOS Y GRACIAS POR TUS PALABRAS EN MI BLOG

    ResponderEliminar
  10. Mascab, conocerla, no, de leerla sí, lo mismo es cosa de blogger, que ayer tuvo un rato que no veas, se me pusieron los pelos como escarpias, jajajaja.

    Comoooo??? que leo por ahi arribaaaa!!! Dormirse de paquete!!! Muchachaaa!! que eso es poner en peligro dos vidas!!! Te has quedao sin dibus, ale!

    A ver si veo su enlace su por ahí.

    Gracias por pasarte preciosa, muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. No la encuentro, déjame su enlace, ahora que lo dices, hace mucho que no la leo.

    ResponderEliminar
  12. HOLA AMIGA
    TE VI POR OTRO BLOG PREGUNTANDO POR KIYA. ELLA CERRÓ EL BLOG.

    DESPUES PASO
    BESOS

    ResponderEliminar
  13. Conozco a una persona que lleva años queriendo hacer este viaje, mejor no la voy a enseñar tu entrada que se me pone celosa. Esa tarta de chocolate, galletas y mantequilla también es la de mi madre en los cunpleaños!

    Un beso, y no creo que necesitar demasiadas palabras para comentar un evento guarde relación con saber escribir. Tus escritos tienen una fuerza y enganche que ya quisieran muchos.
    Más besos

    ResponderEliminar
  14. cuMpleaños quise decir!

    ResponderEliminar
  15. ¡Impresionante! Es lo menos que te puedo decir. Me ha conmovido tu narración, las fotografías (qué puente con sus siete arcos, la balaustrada, la fuente ¡y el monasterio! La iglesia, la virgen -no soy creyente- hermosa y misteriosa), lo que hacían lo que veían, lo que sentían ¡cómo no afectarse espiritualmente con tanta belleza! Sea, gracias por esta crónica -lo cual no te libera de tus fotografías-. Por algo pedía yo esta otra parte, porque es un recorrido que tanto ayuda a la psiquis, espíritu, alma, subconsciente o como quiera que se llame esa otra parte nuestra que se diluye ante la belleza y se vuelve uno(a) con ella.
    Gracias, gracias mil por tanto.
    Un abrazo gigante, y otra vez, ¡gracias!

    ResponderEliminar
  16. Habrá tenido alguna urgencia entonces, esperemos que no sea nada malo.

    Fui motera de joven...ejem...pero yo iba en R1 y ahí no te puedes dormir. En la tuya sí, que es más cómoda y no molestas al piloto.

    Ya nos vamos diciendo entonces con lo de la Kiya.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  17. Reportera dicharachera, menudo viaje, de tu mano una visita guiada. todo un placer.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Los pucheros de kasioles26/7/11 00:14

    Querida Mascab: Nosotros no llegamos a salir este fin de semana, pero vuestro viaje me ha hecho recorrer kilómetros hasta llegar a ese precioso monasterio.
    No he estado nunca por ahí, pero si alguna vez voy, tendré la sensación de haberlo visto.
    Tu descripción, a pesar que dices eres un poco culterana en la forma de escribir, es tan perfecta, que me parece haber estado con vosotros y al lado de la Virgen.
    Cuando mencionas a la Virgen, mi imaginación vuela hacia Banalup, allí me encontré con la del Socorro, creí estar viendo a mi madre.
    Esperamos las fotos hechas por ti, no dudo serán tan bonitas como las que nos has enviado.
    Me alegra hayas disfrutado del viaje.Te lo mereces.
    Gracias por haberme localizado. Tendré que aprender un montón para seguir en este mundillo extraordinario como es Internet.
    Un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  19. Mascab, nos adviertes que la crónica es larga y, sin embargo, y dada tu capacidad inmensa de narración, a mí personalmente de larga, no se me ha hecho nada.
    Te felicito Mascab por tu gran capacidad de escribir pues la he leído fascinada y eso que no soy creyente.
    Volveré por aquí, si no te importa, pues me gusta mucho la capacidad tuya de escribir.
    Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  20. Amiga vamos por partes:
    Inmaculado el post de Guadalupe me haces rememorar el viaje, me impresiona tanto que ha veces llego a pensar "yo he estado ahi", pero como bien dices nosotros al manillar de la moto y vosotras a disfrutar del viaje.
    Del tema terrorismo queda poco por decir: atroz arma de aquel que quiere imponer su creencia de como se ha de vivir o relacionar con sus semejantes, con o sin razon, cuando se usa este medio de estorsion se pierde el sentido de la vida y por consiguiente las razones que llevan a estos a efectuar tales actos de cobardia y represion. Para que te des cuenta de lo que corrompe el poder, para conseguirlo, hasta matar hace de si el medio para conseguirlo, es de personas poco inteligentes (por no decir lelos de verdad sin hacer menosprecio a los que de verdad tienen alguna minusvalia, con la salvedad de que estas personas tienen grandes corazones). Bueno dejo este tema que me enciendo.
    Ves como se solulciona el problema de Lulu? TODO en esta VIDA se arregla, con un poco de tesón y ganas TODO TODO se repara. Un ABRAZO amiga. Max

    ResponderEliminar
  21. Como me gusta leerte, cuando he visto "post largo" me he dicho: "Pues mejor".

    Un abrazo, de Marpín y Ranita

    ResponderEliminar
  22. mi querida amiga ...sera un placer ver mi poema en tu bonito blog y sabes que puedes disponer...ya pasaré a visitarte ...gracias por ser mi amiga ...con todo mi cariño
    Marina

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?