viernes, 22 de julio de 2011

CREADORES DE SUEÑOS



La falta de motivaciones hace que los jóvenes no busquen su vida.

No existen objetivos a conseguir si no hay nada que los empuje. A veces, puede que vean en la distancia una posibilidad de estudio, pero antes de poder caminar para alcanzarlo, han de atravesar muchos obstáculos que no están dispuestos a saltar o, simplemente, que no les atrae transitar.

Es lo que sucede con el actual bachillerato. Se han cargado el sistema educativo. Los profesores está desmotivados, depresivos, aburridos…y sus alumnos mucho más que ellos mismos.

Por esto hay tanto fracaso escolar! Porque los profesores no son capaces de generar sueños en los adolescentes…Pero ojo! No es culpa del profesorado, NO! Es del Sistema. Los propios profesores están atrapados en él. Se les exige, se les exprime. Con alumnos que les faltan al respeto, con padres…que no saben que el  respeto es un valor imprescindible en la vida y que deben inculcar en su progenie.

Todos juntos, Profesores y Padres, conseguimos una generación completamente desmotiva y fracasada para el estudio, Sin embargo, es una generación privilegiada! Han superado con creces nuestros coeficientes intelectuales! Pero tan desaprovechadamente los utilizan, que más bien parecen tontos incapaces de hacer la o con un canuto.

Es triste. Yo me requemo cada vez que les oigo nombrar como la Generación Ni-NI.  Por Dios!! Cómo pueden generalizar de ésta manera? No me creo que el porcentaje de los chicos y chicas de nuestra sociedad que no trabajan ni estudias sea tan alto como para llamarles con éste nombre tan despectivo!

No son Ni-Nis, son jóvenes desmotivados, sin rumbo, sin ánimo para caminar…son jóvenes a quienes debemos cuidar y mimar y dibujarle en el cielo un sueño, algo por lo que luchar, algo que se sientan seguros de poder realizar.

Con el apoyo de todos nosotros, padres y profesores, utilizando entre todos las pinturas de colores que guardábamos en nuestros plumieres de colegio, debemos aprender a dibujar sueños para nuestros jóvenes.
Y , llegado el momento…BORDÁRSELOS DE COLORES!

20 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con vos! No pasa solo en tu país, aquí en Argentina pasa lo mismo! Desmotivación y aburrimiento, no les enseñan al ritmo que ellos necesitan, no los motivan de una manera nueva, que les genere curiosidad y ganas de saber, que les permita utilizar los medios de que hoy en día se dispone.
    Los profesores están hartos de que los tironeen de un lado y de otro (autoridades y padres)y encima les pagan para el jocara (al menos acá) me refiero también a los maestros. Pierden su vocación su estilo en el camino entre querer y poder.
    Bueno, por último, recuerdo que cuando mi hijos eran chicos yo era diferente, alegre, divertida y muy activa todo el día, alguien me preguntó, si todo anda mal en el país y va para abajo , ¿cómo estas tan contenta y optimista? y le contesté: tengo dos hijos que criar, no me puedo dar el lujo de llorar frente a las dificultades, debo mostrarles que la vida hay que luchar para conseguir lo que se quiere y a aprovechar lo que hay y no esperar a que te lo traiga alguien más!
    Me alegra que estés mejor...se nota por el espíritu de esta nota!
    Besos..

    ResponderEliminar
  2. HOLA QUERIDA AMIGA
    ES CIERTO QUE NO EXISTEN MOTIVACIONES, LOS VALORES ESTÁN CAMBIADOS... ANTES HABÍA QUE ESTUDIAR PORQUE TUS PADRES ASÍ LO DECIDÍAN Y NOSOTROS LO ACEPTABAMOS COMO LA ÚNICA VERDAD. ESTABAMOS ALGO MOTIVADOS, ERAN OTROS TIEMPOS.

    HOY EN DÍA LA CULTURA NO ES LA PRIORIDAD. LOS JÓVENES EN SU MAYORÍA NO SABEN LO QUE QUIEREN Y PIERDEN SU TIEMPO ALEJADOS DE LOS VERDADEROS CODIGOS DE VIDA.

    BESITOS
    INTERESANTE TU NOTA.
    CARIÑOS MILES.

    ResponderEliminar
  3. Hola Mascab, algunos de tus puntos no los comparto tal y como lo pintas, dibujas un panorama negro, yo lo dibujaría en tonalidades de claros y grises, tenemos fallos en todos las etapas desde primaria a la formación universitaria. Nuestros jóvenes (hasta los 35 años, que manda narices)están desmotivados por que hay una cosa que se llama empleo que no tienen, nuestro empresariado en muy especulativo, invierte poco o nada en progreso educativo. Los padres, también somos responsables, hemos dado todo a nuestros hijos, no les hemos negado nada el afán de superación e innovación lo tienen bajo mínimos.
    En fín voy a dejarlo, tratar el tema educación es complejo al tener muchas ramificaciones, solo quiero puntualizar, que todo es mejorable, que nuestra educación no es tan mala como se quiere hacer ver, antes primaba lo memorístico, ahora es más deductivo, fijaros hasta que punto, mis nietos van haciendo los libros conforme avanzan en clase, algo que considero fantástico y que antes era impensable.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Estoy casi de acuerdo contigo y yo señalaría una cosa y es que, no sé si por desidia, comodidad, falta de tiempo o un largo etc., muchos padres han dejado en manos del sistema y del profesorado la educación de sus hijos y eso, bajo mi punto de vista, es un gran error puesto que los profesores tienen que ocuparse de la enseñanza pero la educación es cosa de los padres.

    He visto (en su momento estuve en AMPA, Federación, Consejos Escolares, etc.) situaciones kafkianas de padres que iban a increpar a los profesores por las medidas disciplinarias que, con buen criterio y con la normativa en la mano, aplicaban a sus hijos y, con ello, desautorizaban totalmente al profesorado.

    Me parece un gran error, darle la razón a tus hijos cuando no la tienen y tú tienes, además, la obligación para con ellos de no dársela es la mejor forma de fabricar un delicuente o, como mínimo, un fracasado.

    En fin, que me enrollo y que si hay que bordar se borda que yo soy muy apañadita(para eso me mandaba a mí mi madre todos los veranos a bordar, a hacerme lo que entonces se llamaba "una mujer de provecho",jaja).

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Entro leo, dejo constancia de mi entrada y salgo. Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  6. De alguna manera, cuando tocamos este tema de la Educación, diferimos en torno a la percepción del real problema ¡mediocridad en todas las direcciones! Ciertamente, chicos desmotivados, profesorado irresponsable -con sus honrosas excepciones- que aduce el poco sueldo y etcéteras para refugiar su ineptitud y espìritu pedagógico, padres de familia ¡muy ocupaditos con sus cosas! y una sociedad en general decadente. Pero en un punto podemos coincidir y comenzar a reunir las piezas para dar a nuestros muchachos(as) otro espíritu que les lleve por mejores sendas del conocimiento. La recreación está íntimamente relacionada con el aprendizaje. Si tenemos pedagogos ABURRIDOS ¿qué podemos esperar? La Universidad se encarga de egresar TÉCNICOS en un área del conocimiento humano, sácalos de ese tema (su profesión) y la ignorancia en otros asuntos es crasa y aberrante. Sea, pongamos todos un poquito de nuestra parte porque está en juego el futuro de esos niños y jóvenes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No quería entar, pero lo siento Julio, me parece que estás muy equivocado .
    La mayoria del profesorado no son unos irresponsables y los demás las excepciones es justo al revés, la mayoría de los profesores ( hablo de secundaria que es lo que conozco) son unos excelentes profesionales y las excepciones, que solo son eso excepciones, le puedes poner cualquir otro calificativo menos el de irresponsables.

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Mascab: Este tema da para mucho pues si bien es cierto que existe una falta de motivaciones en una determinada clase social(hablo de la juventud) también es verdad que siempre me pondré al lado de los profesores porque mi padre era profesor y vivía y desvivía por la formación de sus alumnos y no me refiero solamente a la adquisición de unos contenidos. Entre todos podemos conseguir trabajando juntos que nuestra infancia y juventud pueda volver a soñar.

    Brisas y besos.

    Malena

    Malean

    ResponderEliminar
  9. Verás mi cielo, es muy cierto tooodo lo que dices.
    El sistema educativo actual, frustra a todas las partes, profes, alumnos, padres e incluso su resultado deja muchísimo que desear. La educación se ha convertido en una forma de tener a los niños entretenidos hasta los 16, razón por la cual muchos que no desean estudiar deben ser soportados por profes y compañeros, dificultando enormemente la labor de todos. Todo se reduce a resultados, por lo que si no los tienes por la vía normal, bien porque no eres capaz de adaptarte al sistema por funcionar de otra forma, pensar de otra forma, pasar una mala racha o simplemente no hacer el esfuerzo necesario... vas quedando o entrando en cursos B,C y adaptaciones curriculares en las que te dan un papel que dice graduado, pero en tu cabeza no hay casi nada...sin que nadie se preocupe de diagnosticar ¿por qué no funcionas? para mi es le gran mal... ven a los niños enfermos e inapetentes, desmotivados, desilusionados y lejos de buscar las razones... les pasan de curso, hasta que como a empujones... les echan ...o se van.
    Ojalá alguien se diera cuenta como tú dices MASC, que la motivación es esa tecla que todos tenemos y de lo que se trata es de averiguar cómo tocarla... a veces, es sólo tiempo, madurez, pero es cierto que da una pena terrible, ver gente súper valiosa que se va, porque nadie le ha sabido dibujar en su interior ese sueño por el que pelear... ¡¡ojalá a B!! se lo dibujes tú, ella misma o quien sea.. bueno... yo, contigo a su lado ¡¡estoy segurísima que será así!! vamos ¡¡no tengo ninguna duda!! este verano ponla a chaparte el blog... todo lo que debe saber, lo has escrito aquí:))

    Me voy hasta el martes preciosa, disfruta muchísimo de estos días ( te dejé el truquillo de cómo relajarte en momentos de máxima tensión en mi blog :-) espero que no te haga falta... en todo caso, si te diera otro ataque de esos de ponerte a caminar...¡¡recuerda ponerte unos teniiiiiiis!! ¿ok? y a tu madre y a tu chico, les miras sonríes y antes de que se te escape nada... correeeeeee escaleras abajo :-)

    Mil besos preciosa y si B... se te pone rebelde..¡¡llámame!!! la juntamos con la mía y vas a ver que efecto surge ¡¡un rapapolvos a duo!! jajaja Tú haces el contralto y yo de soprano:))

    Muaaaaaaaksss guapísima ¡¡muuuuuuuuy feliz finde cielo!!

    ResponderEliminar
  10. los pucheros de kasioles23/7/11 00:27

    Querida amiga: Comprendo muy bien tu preocupación por el tema.
    La juventud actual está desmotivada, no ven un futuro claro, no tienen perspectivas de trabajo, se sienten perdidos y muchos tiran la toalla antes de tiempo.
    Los padres somos los verdaderos educadores de nuestros hijos, hay que partir de la base de que los hijos no aprenden, imitan.
    Los profesores deberían de ser nuestros colaboradores en su educación. No dudo que tengan la mejor intención para hacerlo, pero su trabajo no es nada fácil.
    Hoy en día no se le respeta, a veces hasta se les trata mal.
    Antes, si un profesor te daba un cachete y lo contabas en casa, tu madre o tu padre te daba otro por haberte portado mal ¿qué pasa hoy en día? Al profe se le tiene atado de pies y manos, es más, yo creo que hasta teme al alumno, no le vaya a acusar de malos tratos y para colmo sus padres le apoyen.
    En fin, que la cosa está y cada vez se pone más difícil.
    Esperemos que nuestros hijos recapaciten, se den cuenta, no tardando, que con una buena base de estudios, tienen muchas probabilidades de lograr lo que se propongan.
    Abrazos.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  11. Hola amigos!
    Vamos a ver una cosa...Estoy de parte de los profesores! no ha sido mi intención culparlos a ellos de éste desinterés en los estudios por parte de sus alumnos. Pero sí he dicho, que ellos, los profesores, han de ser capaces, tener toda la psicologia necesaria, para transmitir a cada uno de sus alumnos el mejor de los sueños para él, la mejor de las motivaciones para cada uno de sus 25 alumnos.
    Pero esto no se hace siempre. Incluso diría que no se hace nunca. El profesorado a mi entender y por mis conocimientos en la cercanía de ellos, están desmotivados, mucho más que sus propios alumnos!, comienzan cada curso con grandes expectativas, con grandes deseos de un amplio número de notables entre sus alumnos, comienza el curso con el deseo de acabarlo bien, de tener éxito, de no tener ningún alumno problemático, y sobre todo, de no tener padres con faltas de valores.
    Y además a todo ésto, hay que añadirle que tiene que cumplir con su proyecto curricular, que debe hacer estudiar los contenidos en las fechas fijadas, que debe, debe, debe, debe...hay tantos debes en un profesor, que cuando al entrar a clase ése primer día de curso y observa como de los 25 alumnos ya el primer día, han faltado 5, y como otros 5, están con el móvil en la mano, 5 más andan charlando en corro con palabras obscenas que no dejan de pronunciar ni aun viendo entrar al profesor en el aula, un poco más allá, cinco alumnos miran distraídos su panorama, son los cinco nuevos en el colegio, no conocen a nadie y andan a la expectativa. Los cinco restantes, miran y saludan al profesor desde el pupitre donde están sentados con su cuaderno abierto y un bolígrafo en la mano.

    Al momento, el profesor hace su análisis: 20 adolescentes en clase, y solo 5 muestran interés y quizá alguno más de otros 5, puedan llegar a tener capacidades para el estudio y el entendimiento mutuo...en ése mismo momento, el profesor ha elegido quienes seran sus alumnos y quienes formaran parte de su aula.

    Siempre me ha dado rabia de los profesores que daban palmaditas en las espaldas a sus alumnos y no se molestaban en tirar de aquellos otros que desde los puestos de atrás, se limitaban a asistir a clase.
    Creo que son éstos últimos quienes más necesitan de ésas palmaditas y de ésos sueños pintados en el un trocito de cielo. Porque los buenos estudiantes, apenas necesitan de un profesor.

    Y lo digo desde el conocimiento, sino amplio, al menos sí, cercano.

    Yo no soy profesora de secundaria ni maestra de primaria. Simplemente soy una educadora del primer ciclo de infantil, de los niños de 0-3 años. Y puedo aseguraros que ya a esta edad, vamos viendo con cada nuevo curso, como se van perdiendo los valores y cómo los padres, cada vez más, se dejan perder el respeto por sus hijos. No saben poner límites, y si les das las herramientas necesarias, al poco tiempo han vuelto a caer en la trampa al pensar..."es casi un bebé, no puede entender aún" Y el niño de 2-3 años, no solo entiende, sino que está en la etapa donde más y mejor, se le puede desarrollar sus altas capacidades. Son esponjas, siempre lo decimos, pueden absorver tooooodo lo que se te ocurra mostrarles. Y lo aprenden para siempre.

    Rompo mil lanzas por los profesores de secundaria, me solidarizo con ellos por el gran trabajo que hacen pese a la adversidad del medio en que lo desarrollan.

    Culpo al sistema de educación de nuestro País, y a esta sociedad que cada vez más, pierde sus valores.

    Culpo a los padres que no quieren aprender a serlo.

    Y pido disculpas a todo el que se haya sentido ofendido con mi post o mis comentarios al respecto.
    Es un tema polémico, de los que habría que hablar de tú a tú, mirándonos a la cara y observando nuestro otro comportamiento: el no verbal, para comprender bien qué es lo que deseamos transmitir.

    Como éste coment se ha hecho muy largo, hoy tampoco os respondo personalmente, pero creo que he dado respuestas para todos con éste comentario.

    Besos, guap@s!!

    ResponderEliminar
  12. quizas en estos momentos la apatia sea general en todos nosotros, no solo en los jovenes...no??? quizas tambien el problema viene de nosotros los padres, quizas todo demasiado facil??? quizas sobreprotejidos hasta el punto de no saber como arreglar sus propios papeles???? ayudemosles a madurar mas y mas deprisa...
    peich

    ResponderEliminar
  13. Este verano mi hijo de 17 años está trabajando en el campo a pesar de sus buenas notas. Es su primer trabajo y ha empezado por lo más duro. Claro,que es cuestión de los meses de verano, pues en Septiembre empieza 2º de Bachillerato, pero creo que esto sirve para que tenga otra perspectiva de su futuro. Hasta ahora no se preocupaba de donde salía el dinero que gastaba y ahora tiene una concepción distinta de cómo administrarlo. Tal vez esto amplíe su sentido de la responsabilidad.

    ResponderEliminar
  14. Me olvidaba de darte un besico con abrazo incluído, guapa!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Apreciada CHELO, después de viajar por una docena de países ¡no como turista! Viviendo en ellos, llevando como escritor mi laboratorio de escritura creativa a Centros Culturales, Institutos, colegios, escuelas, universidades, he visto de primera mano, la indolencia, la ordinariez y la apetencia de un sueldo sin cumplir con sus obligaciones. Aún resuena en mi memoria la voz de mis maestros y la comparo con éstos ¡no estoy hablando de todos! Por supuesto que -como en todos los gremios, hay maravillosas personas que toman su profesión como un apostolado- hay excepciones. Ahora que me achaques una ceguez y una absoluta equivocación en uno, uno de los puntos expuestos me hace recordar los períodos militares en América Latina. Es lamentable. Por supuesto que no estoy en contra de ningún profesor(a), pero sí de los malos, y recojo tu actitud, a ellos ¡a la hoguera! Así vibramos en la misma actitud.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Hoy, y quizá por primera vez, no estoy del todo de acuerdo contigo, amiga Mascab. Yo creo, que al igual que las flores de loto y los nenúfares, los sueños crecen entre el lodo. A muchos de nuestros jovenes les hemos dado tanto, tanto, sin esfuerzo alguno, que no han aprendido a valorar lo que significa conseguir, y entienden la vida como un cúmulo de derechos, pero no de obligaciones. Los sueños son personales y si no prende en cada ser su llama, dificilmente podrán vivirse los sueños de otros. En peores condiciones económicas, sociales, culturales que en España, millones de jovenes persiguen su sueño con el cazamariposas de la ilusión, la constancia, la alegría y el esfuerzo. Muchos ni-nis, tienen un morro que se lo pisan y la co-rresponsabilidad de esos ni-nis hay que buscarla muchas veces en sus propias familias.

    Yo desde aqui me congratulo por los jovenes que aprenden a soñar a la par que respiran.

    Ayudame a conseguir mi sueño: Sí. Rotúdamente SI.
    Sueña por mí mientras yo me dedico a no hacer nada, lo siento, pero NO. Rotundamante.

    Un abrazo en esta bonita mañana de domingo.

    Marpín y Ranita

    ResponderEliminar
  17. Hola Julio, insisto, me puedes decir que te has encontrado profesores desmotivados, cansados, desinteresados... pero nunca te admitiré lo de irresponsables, por lo menos en España.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Veo que éste post ha generado mucha polémica, por el tema que trata.

    Como padres y como educadores, es difícil entender quién ha de poner más en la educación y en la instrucción de nuestros hijos y alumnos.

    Creo haber dejado latente que en mi opinión, la educación se imparte en casa, es aquí donde debemos inculcar a nuestros hijos unos valores a la baja entre los que está, a mi entender el principal: EL RESPETO, yo siempre digo que el respeto a ellos mismos, en primer lugar, porque hemos de aprender a respetar nuestros intereses, nuestros actos, nuestras pertenencias y nuestras ilusiones para saber repetar la de los demás...y éste es el valor que más se ha perdido en nuestra sociedad. Los alumnos no respetan a los padres (lo hacen desde bien pequeñitos), mucho menos a los profesores (en éste caso, incluso los padres le apoyan). Pero también, en algunos casos, el profesor ha perdido el repeto por su alumnado. Ha selecionado de una mirada quién será su alumno y al resto, ni agua. Por suerte éste caso que expongo es muchísimas veces inferior al de ése otro profesor que intenta motivar a su aula, pero una sola manzana podrida hace que se malogre un cesto lleno...

    Estoy de acuerdo en lo que bien dice Julio, (..)Cuando resuenan en mi memoria las voces de mis Maestros (a mí también me gusta llamarlos así, amo la palabra maestro), y la comparo con éstos de ahora(...). Entre aquellos Maestros y éstos profesores, hay un abismo generacional y un cambio de sociedad tan grande, que el nexo de unión se difumina hasta desaparecer...

    Termino solicitando reflexión a cómo lo estamos haciendo como padres, seguro que hasta los que creemos que lo hacemos bien, flaqueamos en algunos puntos.
    También han de reflexionar los profesores, porque ellos, deben asumir y responsabilizarse también, de su parte de culpa en éste tema de la desmotivación juvenil...

    Ambas partes, Profesores y Padres (esto lo digo mil veces cada día), debemos trabajar en conjunto por la buena formación de nuestros hijos y alumnos, primero como personas y luego, como profesionales...

    Feliz domingo para tod@s!

    ResponderEliminar
  19. Está bien, amiga Chelo, defienda usted a quien ha de defender, yo no ataco a quien he de atacar, y mi término "irresponsables" va a aquellos que lo son, cosa que usted no podrá negar, por mucho espíritu gremialista que le acontezca. Sea, le abrazo aunque no comparta mi opinión, estoy a sus órdenes sin esperar que piense como yo, y me declaro su amigo, aunque usted no lo quiera. Me disculpo, eso sí, por no medir ese andar de nuestras declaraciones que, a veces, maltrata a otros. Un abrazo.

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?