jueves, 23 de junio de 2011

MEN NEED LOVE TOO



Aquella mañana se encontraba cansado antes de poner el primer píe en el suelo cuando decidió levantarse una vez más, antes de que el despetador sonara anunciando que el nuevo día estaba abriendo el horizonte sin sol, que desde hace tiempo era su vida.

Ahora, cuando caminaba con desgana al transporte colectivo que le llevaría a su trabajo en aquella oficina oscura, dentro de un edificio histórico en el centro de la Gran Ciudad, pensaba en la desgana de su ánimo.

Tenía una familia bonita, una hija, tres hijos, una mujer que aún se encontraba preciosa para sus ojos y a la que había amado desde hacía siglos, pues se conocían desde que tiene recuerdos allá en su primera infancia. Tenía grandes y numerosos amigos que le aportaban la alegría y el sosiego según fuese necesario una u otra emoción…Tenía un trabajo al que se ató desde los quince años y que le aportaba muchas satisfacciones.

No. Su cansancio no era por desánimo. Tenía todo aquello que se supone, debemos desear. Salud, Amor, Amistad y trabajo.

Pero hoy estaba cansado. Sus caminar era pesado, le costaba llegar. Recordó la noche pasada, entre los brazos de su esposa, acariciando el cuerpo deseado con roces de terciopelo sobre la seda amada, sigilosamente, de a poquitos iba resbalando el algodón de sus dedos por cada rincón de aquella piel que al principio negaba las caricias entregándose con inapetencia a  su anhelante lujuria. Sucedía con frecuencia, ella siempre estaba cansada. Pocas veces, casi ni recordaba la última en que así sucedió, era ella quien comenzaba el juego. Parecía que era él quien debía hacerlo, él quien era quien cada noche buscaba el calor de su cuerpo y quien recibía un suave empujón o una presión de las manos amadas sujetando las suyas obligando a quedarse quieto. Demasiadas noches, demasiadas veces, sucedía esto.

Ayer no fue así, bueno sí al principio. Terminó abriéndose paso entre aquellos pliegues que buscaba como las olas la orilla de una playa. Con frecuencia era marea que moría golpeada contra las rocas del acantilado de su esposa, excepto anoche. Ella se abrió como la flor lo hace en cada amanecer al sentir el rocío. Casi no tuvo que insistir como lo hace tantas y tantas veces. Utilizó las técnicas amatorias que ella, le enseñó una madrugada en que comenzó enfadada como suele suceder cuando él reclama un sexo que desea, pues duerme con la persona amada, con enojo le enseñó que sus manos huecas no la hacían vibrar, que el roce de sus dedos resbalando por su piel, la dejaban sensaciones de que no se quería entretener. Y ella, así no funcionaba, no podía si sentía que solo amasaba su cuerpo para formar un rico roscón para comer. Él podía ser un incendio cada noche, pero ella no alcanzaba la temperatura deseada por la espuma blanda de sus dedos. Ella necesitaba unas manos que la abarcaran entera, que tomaran con hambre sus caderas y sus pechos, suavemente, sin prisas ni apretones. Quería sentir que él disfrutaba solo con verla gozar a ella. Quería sentirse amada, deseada, anhelada, pero él no lo conseguía. El solo pretendía rozar un instante su piel, en una pequeña superficie, la que suponía él que era la más erógena y terminar perdiéndose en los abismos de su cuerpo. No. Ella quería más, o conseguía darle ése más o no habría sexo. Ni ahora, ni nunca más.

Por eso él aprendió a realizar aquellas caricias que tanto le gustaban. Aprendió a  pasar sus manos llenas del deseo que nacía en sus adentros. Pero pocas veces conseguía el efecto deseado. Eran demasiadas pocas veces las que ella caía derrotada en sus brazos…

Anoche si. Anoche las estrellas fueron sus compañeras, la luna le guiñó un ojo con los suspiros de ella. El universo se iluminó en el instante máximo en que la espuma de las olas golpeó la roca consiguiendo dejarla nueva. Era un renacer. Por fin había aprendido como amar a la mujer que llevaba junto a él toda su vida. Aprendió a darle todo los que ella quería…todo.

Seducción de Amor Apasionado

Pero y él? Alguien se preguntó alguna vez qué es lo que deseaba él?



Imágenes localizadas en Internet

16 comentarios:

  1. Una pareja es un "trabajo" de dos. Dialogando se llega a todo, a una unión, y en este caso, parece que no es así, pero el amor de este hombre, es mucho más grande que el egoismo de su pareja, por lo que se ve.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Buena pregunta, el amor y todo lo que conlleva no puede ser sólo unidireccional.

    Besos

    ResponderEliminar

  3. La vida tiene un trayecto corto, por eso es importante romper las reglas y tomar la iniciativa...

    En perdonar y olvidar a los que han dañado, sin guardar rencor, ser sinceros con nosotros mismos y con los demás, reír a mandíbula abierta y nunca, nunca, olvidarse de ser feliz y así vamos forjando un mañana más transparente.

    Al menos lo intento, y deseo que seas feliz hoy, el resto de semana y siempre!!

    Te aprecia

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  4. Un escrito estupendo. relatado con la magia que tú sabes darle y mostrando una realidad tan frecuente, lamentablemente. la poca comunicación de la pareja en materia de sexualidad.
    Muchas veces, hablan distintos "idiomas" y penosamente, ese el el principio del fin del amor...´
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  5. Tu relato conlleva una crítica soterrada y evidente.Cuántas veces pedimos,exigimos,sin darnos cuenta de que la otra persona no está satisfecha y necesita amor de verdad...!
    Cuántas parejas se rompen por este motivo,esperan que la felicidad llegue por "arte de magia",sin hacer lo más mínimo para proporcionarla.El amor debemos sentirlo en nuestro interior y ser capaces de regalargo,sin regaterar,porque lo que damos regresa en mayor cantidad.
    Mi felicitación por tu excelente recreación y mi abrazo grande,amiga.
    FELIZ JUEVES.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  6. Me has dejado sin palabras, gracias por tu apoyo masculino a una causa hoy por hoy perdida, la sexualidad no debe de entender de generos. Max

    ResponderEliminar
  7. quizas, es que el hombre funciona muy diferente a la mujer, con ello no quiero decir que no sienta lo mismo....pero no necesitamos lo mismo...por algo, por dentro somos tan diferentes....
    peich

    ResponderEliminar
  8. ¡Hermosas palabras para describir el amor en pareja! Y muy cierto lo que describís! Por más que se intente a veces no se quiere o no se puede comprender lo que el otro necesita para disfrutar el amor de esa manera!
    Hermoso cuento! Besos...

    ResponderEliminar
  9. ION-LAOS

    MARIA,

    ES triste que suceda y la no comunicación lleve a situaciones como la de éste cuento. Pero sucede más frecuentemente de lo que desearíamos.

    Besos, guapas!!

    ResponderEliminar
  10. GATA COQUETA,
    Gracias por tu visita y tu aportación.


    SCARLET,
    Es lo que yo digo, a veces se habla de lo mismo pero con idiomas tan diferentes que cuesta comprenderse.

    Besos, guapas!!

    ResponderEliminar
  11. MªJESÚS,
    Gracias por apreciar mi relato. Me nutro de las cosas que me cuentan mucha, mucha gente. Demasiada.


    MAX,
    Lo que no debe entender de géneros es la comunicación entre las parejas.


    Besos, guap@s!!

    ResponderEliminar
  12. PEICH,
    Debemos procurar empatizar con nuestras parejas para entender mejor sus sentimientos. Pocas veces lo hacemos.



    MONICA,
    Digamos que nuestro propio egoísmo impide que oigamos el corazón del otro...

    Besos, guapas!!

    ResponderEliminar
  13. uy... por eso se sentía cansado? porque nadie pensaba en lo que él quería?... hay que tratar de no ser egoístas, y menos en el amor

    ResponderEliminar
  14. Néfele,
    Cuando la mente no deja de pensar y el corazón de sentir, uno se puede sentir muuuuuuuuuuuy cansado, sobre todo cuando los pensamientos y los sentimientos son de desamor...

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  15. MUY BUENA TU HISTORIA.... GRACIAS X AYUDARME A ANALIZAR Y PREGUNTARME QUE QIERE MI PAREJA EN REALIDAD O SI ESTA SATISFECHO CON LO Q VIVIMOS

    ResponderEliminar
  16. Anónimo2/5/12 00:18

    el verdadero amor se disfruta y se convierte en uno solo, asi que la mujer aun no aprendia a amarlo como el la amaba por eso aun no eran uno solo, tu escrito es estupendo "felicidades"

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?