sábado, 18 de junio de 2011

THE LONELYNESS OF A MAN (La Soledad de un hombre)


Siempre andamos recibiendo las quejas de aquellas a quien más amamos. Uno está todo el día con el pensamiento estresado donde bailan todas las cosas que nos gustaría tener controladas…

Que el trabajo no nos falte, que los compañeros no se conviertan en trepas y nos acuchillen por las espaldas, que las compañeras no se nos insinúen para luego mostrarse indignadas cuando las entras un poco al trapo diciéndoles algún inocente piropo y nos tache de machistas o, nos denuncie por acoso…

Que nuestros hijos sean aplicados y terminen sus estudios, que se desarrollen profesionalmente sin muchas dificultades una vez que salten al mundo laboral, que en casa sigan siendo obedientes y no se nos suban a la “chepa” faltándonos al respeto (ese respeto que con tanto dolor y tan poco afecto nos enseñaron muchos de nuestros padres), que siempre nos consideren unos buenos padres y se sientan orgullosos de nosotros…


Que en nuestros hogares no falte de nada, que siempre podamos llegar a fin de mes con soltura y, si es posible con un poco de dinero para guardar en el banco, que si la lámpara del salón se ha roto y tenemos que arreglar/comprar otra, que si no damos a bastos nosotros solos para mantener la casa en condiciones de higiene y tenemos que contratar ayuda externa, que si tengo que ir con la “parienta” hacer la compra semanal…

Que si el coche hay que llevarlo al taller porque toca la revisión de los 60.000 Km, que si tenemos que dar un parte al seguro porque ayer aparcando nos dieron un golpe que no notamos, que si las ruedas están muy gastadas y hay que reponerlas…


Que si nuestra mujer, aquella joven voluptosa, de curvas imposibles en las que nos gustaba perdernos y no encontrarnos, que nos recibía en cada ocasión con una sonrisa dulce en sus rostro, de quienes en una época remota de nuestra existencia nos enamoramos tan locamente que decidimos casarnos con ella “hasta que la muerte nos separe” y hacerlas nuestras para siempre, ahora se ha convertido sin darnos cuenta en una mujer madura obsesionada con la báscula, con algunos kilos por debajo de “nuestro” peso ideal, flacucha y malhumorada, intransigente, metódica hasta hartarnos, hiperactiva, sin un momento de descanso, que igual está en el trabajo que buscando un viaje para realizar durante el fin de semana “escapada” lo llaman ellas, que igual está cocinando (cada vez menos, eso sí), que maquillándose y diciéndonos que nos vamos al cine en cinco minutos y tenemos que vestirnos para salir zumbando si las queremos acompañar, porque si no se irán solas, que ellas no nos necesitan ni para ir al cine ni para nada, que si están con nosotros es porque quieren pero que si no nos ponemos las pilar en cualquier momento pueden dejar de quererlo…

Y nosotros volamos a sus deseos, nos vestimos corriendo para acompañarlas al cine, porque si las decimos que no, efectivamente se irán solas y nosotros nos quedaremos en casa igualmente solos, mirando el televisor y esperando su regreso. Procuramos en la medida de nuestros posibles que cuando ella regrese del trabajo la lámpara del salón esté arreglada o renovada, que los hijos hayan comido y arreglado su habitación, que se les haya visto en forma positiva colaborar con la casa y no fallar en sus estudios, que la cena esté casi lista, para que ella se ocupe de sus cosas personales, desmaquillarse, ponerse cómoda, sentarse (en ése sillón de orejeras que le ha dado recientemente por comprar) con su actual libro para leer un rato o, hablar por teléfono con sus amigas porque pobrecitas han llegado a sus casas desde el trabajo y se han encontrado con que a Pepita su hija mayor le ha dicho que se va de vacaciones a Stambul y no sabe si regresará en septiembre o se quedará a vivir con un turco que ha conocido recientemente, y al colgar el teléfono nos anuncian que han quedado todas para cenar el viernes, porque pobrecita Pepita necesita del ánimo de todas las amigas, así que ya lo sabemos, el viernes nos preparamos la cena y nos ponemos un vídeo si no nos gusta lo que hay en la tele, porque ellas no saben a la hora que regresarán…
Y cuando lo hacen tú estas en la cama, haciéndote el dormido a las seis de la madrugada, para que no se vaya a pensar que  has estado toda la noche en un sin vivir pensando en lo bien que se lo estará pasando y en que quizá encuentre algún otro “pavo” que le dore la píldora y te la robe. Pero eso no se lo dices, claro, ni a ella ni a nadie, no te vayan a llamar celoso cuando en realidad estas rabioso y echando espuma por la boca por ser tan tonto como eres...

Después que has oído como se duchaba y aseaba (que no entiendes por qué razón se vuelve a duchar si ya lo hizo antes de salir, ¿acaso tiene que eliminar alguna huella?, pero esto tampoco lo nombras que luego ya sabemos lo que pasa…), termina metiéndose en nuestra cama sigilosamente, como si no las hubiésemos oído llegar. Tú sientes su cuerpo oliendo a limpio con el aroma del gel familiar y te das la vuelta para abrazarla y acurrucarla y demostrarle que estás esperando toda la noche ansioso de deseo por todas las imágenes que han pasado por tu mente cuando pensabas que igual, podría estar ligando con alguien…


Pero ellas te rechazan con un: “deja que estoy cansada, ¿cómo se te ocurre a estas horas?” y tu te queda helado cual robot de titanio, suspirando por lo que podía haber sido y por lo que en realidad es...

Tú, que estas hasta las narices de soportar tanto y tanto dolor de cabeza de tanto pensar en todo lo relacionado a tu vida familiar  y laboral, te das la vuelta en la cama viendo como la luz del amanecer pasa entre las rendijas de tu persiana y procuras coger ése sueño que te fue tan difícil atrapar durante las horas nocturnas…


…Una dulce mujer que te espera en tu hogar silencioso donde todo es harmonía, para calmar tu cansancio con suaves masajes y encender tus ascuas con leña de pasión…


Imágenes localizadas en Internet


35 comentarios:

  1. ! que dura y cruel es esta vida!, jajaja, retratas situaciones cotidianas, a las que llegado este punto hay que endulzar o sal pimentar, para no morir en el camino de la desilusión y el desamor. Pues como decia Celia Cruz AZUUUUUUCAR.
    Me gustó mucho tu entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Buaaaaaaaaaaa!!! ¡¡sniiff!! te había escrito una cosa de lo más preciosa y se me borró MASCAB bonita y... además de que te escribo desde un teclado de asco que se me ha vuelto extraterrestre el mío escribiendo en arameo... es que me caigo de sueño... prometo volver prontito... por cierto está taaaan bien descrito este hombre tuyo maravilloso que parece escrito por un hombre jajaja

    Si a un cielo así, no lo valoran y miman...
    ¡¡su mujer merece una paliza!! :-)


    Muaaaaaaakssspreciosa...prometo volver... si no llegara antes de que cambies este post... de verdad perdóname porque soy absolutamente incapaz de seguir tu ritmo.. por el rabillo del ojo te miro en el blogoroll y cuando te vuelvo a irar.. ya hay otra entrada... freeeeena por favor... me voy a perder la mitad:-)



    feliz finde...

    PD
    Ya puedes ponerte el salto de cama ese tan maravilloso de satén negro con aberturas laterales, que tanto le gusta a tu cariño y... dos gotitas de Chanel nª5 ¡¡que no me entere que pones una sola disculpa!! ¿eh? jajaja

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy bueno! Por momentos parece un hombre y en otros una mujer. ¿Será posible que los hombres estén pagando hoy todo lo que le han hecho a la mujer en el pasado? ¡Que poco equilibrio hay en la vida, ¿no?! Cariños...

    ResponderEliminar
  4. bello y sublime relato nos regalas princesa, esta asturiana amiga te da infinitas gracias y te manda un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  5. Puede ser algo generalizado, yo antes tenia una vida muy parecida a la que describes, es que casi es un calco, afortunadamente eso es .... historia. por lo menos en el momento actual, jejeje, espero que no se tuerzan las cosas aunque aqui estamos rebosantes de calor y azucar. con una mala experiencia he tenido suficiente, jaajaj no puedorr
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Yo no me reconozco en esa mujer, esa es un poco de las que ni viven ni dejan vivir, de las que ni quieren ni se quieren, de las que no saben que la vida son dos dias y que estás igual o más guapa voluptuosa que con una talla 38 y no sigo porque me pongo y lo hago más largo que tu escrito, jaja.

    Es magnífico tu escrito, has plasmado estupendamente lo que, en muchas parejas, es una realidad.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Escribes de maravillas y haces de lo cotidiano, algo artistico, realmente eres genial!!!
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  8. Pero qué malas "semooooossss"!!!! Jajajaja, pobrecitos, con lo que se ahogan...Donde va a parar tener una sumisa en casa, esa es su tranquilidad, pues va a ser que no, que la esclavitud se abolió hace mucho.

    Buen finde, besos.

    ResponderEliminar
  9. A veces el descompás impide coincidir en el tiempo y el espacio, ambos se buscan pero no se encuentran.

    Una gran entrada

    ResponderEliminar
  10. Hola Mascab: lo cierto es que esa vida es muy cotidiana, y seguro que muchos hombres coinciden con tu personaje. Pero conozco a muchísimos que dan un brazo por esos ratos de soledad cuando salen sus mujeres.
    En todo caso es muy bueno.
    Mil estrellas de alegría cielo
    Sherezade

    ResponderEliminar
  11. En algunas de ellas me he visto reflejada, certeras palabras de una vida que así es y así la has escrito mi linda amiga.

    Besitos con todo mi cariño. Y suerte!!^_^

    ResponderEliminar
  12. ains esos pequeños detalles magnificados por la rutina, cuanto se echan de menos el día que faltan..

    besos,

    ResponderEliminar
  13. Honestamente, no quisiera estar en los zapatos del protagonista, y como bien se dice: "cada quién pone su soga al cuello". He de resaltar, además, que -ya te lo han dicho- el desdoblamiento autoral permite la credibilidad del personaje, contado desde el género opuesto (no es un trabalengua), digo que el discurso proviene ¡efectivamente de un hombre agobiado!
    Abrazos mil

    ResponderEliminar
  14. SAN,
    Sí, deberíamos ponernos en el lugar de nuestras parejas, empatizar con ellos cada vez que sentimos que no nos valoran como nosotras deseamos...



    MARIA,
    A mí también se me acaba de fastidiar el comentario que te estaba dejando. Jo! jajajaj, me río un montón cada vez que me visitas, porfa, hazlo más a menudo ok?
    Si, habrá que hacer algo con este buenhombre que tanto sufre en silencio porque nunca le enseñaron a mostrar sus sentimientos y hablar de ellos con absoluta libertad... Existen muchos hombres así, que callan sus rabietas y lloran hacia dentro sus lágrimas de inseguridad!!

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  15. MÓNICA53,
    Sí, es posible que cobren ahora el reverso de la moneda que ellos ofrecían a las mujeres. Pero nosotras siempre hemos sabido ser consecuentes con lo que queremos, hemos aprendido a decir NO y a saber qué es lo queremos y qué no en nuestras vidas. Nos enseñaron a ser fuertes y a no dejarnos dominar por el machismo de algunos hombres, a ser libres y actuar por y para nosotras, a proteger a nuestras camadas con uñas y dientes. Nos enseñaron a ser tan fuertes y guerreras que se olvidaron de educar a los hombres para enfrentarse a ésta nueva especie de mujer!!


    OZNA-OZNA,
    gracias por tu visita, disfruta de un buen fin de semana.


    Besos, guapa1

    ResponderEliminar
  16. Mi querida Mascab: Es difícil la relación en pareja pero hay que saber dar a cada uno su espacio vital y respetárselo. Lo realmente lindo es que después de tener ese espacio se busquen para poder hacer juntos el camino de la vida.

    Es un interesante escrito, amiga mía.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  17. SABORESCOMPARTIDOS,
    Bien por tí!! supiste liberarte a tiempo...pero intuyo que sin salvar el todo, sino solo a tí mismo ¡que no es poco, amigo! hiciste bien!! vive la vida a tope y muestra tus sentimientos desde el principio cuando vuelva tu alma a sentirse enamorada!!


    MARIA (ROSA ROJA),
    Bien! por no identificarte con ella y saber que todos, hombres y mujeres tenemos los mismos sentimientos. Por comprender que los hombres (algunos), son incapaces de mostrarse tal y como son, por comprender que ellos también sufren de inseguiradades...


    Besos, guap@s!

    ResponderEliminar
  18. SCARLETT,
    ¿qué le pasa a tu perfil???
    Gracias por tu ánimo, eres un sol.



    ION-LAOS,
    Así es, amiga, ya pocas mujeres somos sumisas (por suerte para nosotras), pero creo que de ahí a ser unas explotadoras y no intentar comprender los sentimientos de nuestras parejas hay un abismo de colores...


    Besos, guapas!

    ResponderEliminar
  19. PILAR,
    quizá se rehuyen o uno de los dos no hace por comprender al otro...


    SHEREZADE,
    Hay de todo. Entre los que yo conozco, sólo uno disfruta cuando la mujer sale y él se queda feliz en la libertad de su casa, es el único que despide a su mujer con un "que te diviertas mucho, cariño", el resto, se limita a proclamar un "No paráis de quedar y salir, cada vez más a menudo y nosotros en casa esperando". Como si alguien les impidiera salir y divertirse.....!!


    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  20. ROSANA,
    Si te sientes identificada con algunas de las cosas contadas...ponte las pilas guapa, y cuida de tu chico, que está sufriendo el muchacho!!!


    MASLAMA,
    La rutina destruye todo, pero no lo hace como un terremoto, sino como unas termitas invisibles que a poquito, acaban pudriendo la madera...


    Besos, guapas!!

    ResponderEliminar
  21. No se actualiza tu nueva entrada, sale esta.

    Explotadoras tampoco, hay que tener un equilibrio en todo.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  22. JULIO,
    Gracias por tus ánimos. Por mi profesión, debo saber y si no sé, tengo que aprender en cada momento a empatizar con mis semejantes y descubrir en ellos ésos sentimientos tan ocultos que ni ellos, en muchas ocasiones, saben que existen, porque no se permiten ni siquiera escucharse a sí mismos!

    Que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  23. MALENA,
    Estoy de acuerdo contigo, comprenderse, respetarse y seguir haciendo el camino juntos...


    ION-LAOS,
    La siguiente entrada saltó mientras la programaba para mañana...por eso no se actualiza!
    Entendí perfectamente que tú no hablabas de explotadoras, pero la protagonista femenina de ésta historia es un personaje un tanto así, no te parece??

    Besos, guapa!


    PD
    Me voy al cine con mi chico y una de mis nenas, El Inocente nos espera....

    ResponderEliminar
  24. No se actualiza la nueva entrada.
    Armonizar trabajo y pareja no es fácil a veces.
    Bonito relato Besos

    ResponderEliminar
  25. ¡Qué penita de hombra, hijapordios! Yo de tí le daba un curso para explicarle algunas cosas imprescindibles. Aunque mejor esto que el prototipo de hombre-macho-tradicionalis.

    ResponderEliminar
  26. ESO SUELE OCURRIR EN MUCHOS HOGARES PORQUE LAS MUJERES TIENEN MUCHAS RESPONSABILIDADES Y QUIEREN HACER TODO AL MISMO TIEMPO Y TERMINAN ESTRESADAS. CUANDO LLEGA LA NOCHE YA NO QUIEREN SABER NADA.

    MUY ACTUAL TU ENTRADA.
    COMO SIEMPRE NOS PINTAS LA REALIDAD COTIDIANA.

    BESITOS DE SIEMPRE PARA TI.

    ResponderEliminar
  27. CHELO,
    Ahora mismo la actualizo para todos los que andáis tras ella.
    Nos preocupamos tanto por el trabajo y procurando ser buenas amigas, que acostumbramos a olvidar lo esencial.


    CONTANDO LOS SESENTA,
    Yo solo trato de entender la mente de algunos hombres de ésos a quienes oigo criticar como que no se preocupan de entender las necesidades de sus mujeres...


    LUJAN,
    la realidad es así de rutinaria en muchos hombres de hoy en día...


    Besos, guap@s!

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola preciosa! alguna vez te conté que mi abuela era muy refranera hoy le diría a ese hombre y a esa mujer ( depende quien lea se siente identificado) "el que siembra viento recoge tempestades"....
    La tierra para dar fruto tiene que ararse y abonarse y "él o la" protagonista de esta queja sólo mira lo mucho que se mancha las botas en la tierra, quiero decir que parece que mide quien dió más en la relación. En vez de quejarse tanto interiormente, que lo digan en voz alta para que el otro pueda tener derecho a defenderse. ¡No aprendemos! que manera de repetirse las historias...
    Besitos

    Ah!!!! Me encantó el relato,por lo que ví se perdió el mensaje.

    ResponderEliminar
  29. Alondra!
    Que alegría verte por estas tertulias de mi espacio que siempre tiene una ventana para que te asomes y repiquetees en ella cuanto gustes!!

    Ya sabes alguien cercano a la rutinaria realidad de una vida de trabajo, esfuerzo y mucho amor para repartir entre quienes me conocen en ése mundo real de mi día a día y entre todos vosotros que entrais en éste espacio muy mío donde hay cabidad para las personas buenas y rutinarias como yo.
    No puedo hablar de lo que desconozco, por eso hablo de lo que observo en mi realidad. De esas personas que me transmiten amor, alegrias, amistad, compañerismo y, también, como no si de la misma vida es, SOLEDAD. Porque a pesar de estar rodeados de todos los sentimientos y emociones que he nombrado, siempre hay días o momentos en que nos sentimos solitarios entre la humanidad que nos rodea...

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  30. bella entrada...hiciste una real descripción de lo que sucede en muchas parejas es por eso que existe tanto divorcio...a veces por falta de comunicación otras veces por que cansa la rutina y lo más cruel cunado ya no existe el amor...lindo domingo , un gigante abrazo

    ResponderEliminar
  31. veo la realidad en muchisimos hogares o parejas....ainsss que vida tan dificil..y extraña vista desde el punto de vista masculino...
    besazos
    peich

    ResponderEliminar
  32. ALMA,
    si nos pusiéramos en el lugar de nuestros hombres, quizá comprenderíamos mejor su mente masculina...


    PEICH,
    Como digo muchas veces cuando alguna amiga me cuenta lo difícil que es convivir: HAS PENSADO ALGUNA VEZ QUE ÉL PUEDA SENTIR LO MISMO QUE TÚ EN ESTE MOMENTO Y NO LO SEPA EXPLICAR?

    Besos, guapas!!

    ResponderEliminar
  33. Mascab,tu relato tiene psicología,empatía,intuición y una gran energía.Te felicito por ello y te dejo un beso muy fuerte para que sigas así por muuuuuuucho tiempo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  34. MªJesús,

    Me emociona tanta entrega como encuentro en tí, amiga. Los fines de semana te impiden seguir a tus amigos, pero los lunes no te olvidas de comentar uno solo de los post publicados. Solo por ésto tienes toda mi admiración.

    Besos, grandes, muy grandes, AMIGA!

    ResponderEliminar
  35. Recuperada ya mi tranquilidad y mi rutina paso a comentarte algunas cosillas (chica pisa el freno que cuando pierdo ese tiempo diario me cuesta seguirte y se me acumulan los comentarios).
    Pensamientos de un hombre escritos por una mujer, que dificil, muy bien redactados. Esto pasa muy amenudo, sobre todo en parejas que han pasado de la Plata, por eso hay que ponerse manos a la obra y evitar todo ese mal rollo que envuelve a la pareja. He escuchado esta mañana que el 65% de las discusiones maritales no se resuelven, lo que hay que hacer es saber convivir con las diferencias de cada uno y tratar de entender a tu compañer@. que dificil resulta a veces la convivencia.Max

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?