martes, 14 de junio de 2011

EN UN PUEBLO DE LA MANCHA...





Nos hizo un día increíblemente bueno después de la semana de tantos altibajos en los grados de temperatura en Madrid.

El punto de encuentro ha sido en la casa que mi amiga Male tiene en su pueblo. ¿No os había contado ya que mi amiga Male y yo trabajamos juntas? Pues sí, en efecto, así es. Hace 6 años que coincidimos laboralmente. No penséis que esto es malo para la amistad, al contrario, entre nosotras, gracias al trabajo precisamente, se han creado vínculos de amistad mucho más fuertes que los que teníamos de serie antes de comenzar a trabajar juntas. Es cierto que en alguna ocasión hemos discrepado en algunas cosas, pero hemos sabido separar el trabajo de la amistad y hasta ahora, lo hemos conseguido. Ella se ha convertido en mi confidente diario, puesto que, aunque nuestros trabajos dentro de la escuela son distintos y solo coincidimos cuando tenemos algo que comunicarnos con respecto al mismo, desayunamos y comemos juntas, ahí es donde nos recuperamos como amigas si hemos discutidos como compañeras de trabajo.

Bueno que como siempre, me enrollo con lo que no viene al caso.

La casa es de Male y de ella salió la idea de reunirnos un fin de semana para convivir y compartir juntas todas las compañeras. Os diré que formo parte de un equipo de trabajo que muchas empresas desearían, más siendo todas mujeres, hemos conseguido que cuando a una le fastidia algo de otra, lo hablen y solucionen entre las dos, y si no pueden hacerlo, entonces es cuando me piden ayuda e intervengo yo, que para eso, soy su jefa directa –la escuela no es mía y yo he de dar explicaciones a los titulares de la misma-, es decir, la encargada de que todo fluya en harmonía-.
Así es como, ayer sábado pasamos un expléndido día en un pueblo de la Mancha de cuyo nombre sí quiero acordarme, pues me encanta ir y volver casi cada fin de semana que no tenemos otros planes: El Torno. Junto al  Parque Natural de Cabárcenos de montes con frondosos  bosques y numerosas rutas para hacer senderismo y, un gran  pantano para relajar la vista, aquietar las almas y regar los campos de siembras que nos reciben en cada visita.


La casa, nos es una casa de pueblo al uso. Male y Max, contruyeron hace unos años una casa-chalet en unas tierras heredadas que poco a poco y con mucho esfuerzo van terminando de decorar con mucho gusto –dentro de un estilo new- rural, donde ha ido compaginando diversas tendencias-, y un resultado acogedor y agradable a los sentidos.
El terreno dispone de unos 2000 m2. de jardín separados por una zona de baño con una gran y bonita piscina, una zona de porche donde han colocado un cenador para dar sombras a la hora de tomar el aperitivo, otra zona sombreada por un nogal donde Max construyó una mesa de obra decorada con losites sobrantes de la época en que construyeron la piscina. A continuación de la zona de recreo y descanso, tienen un terreno casi igual en tamaño, donde el padre de Male tiene un huerto del que comemos todos. Son las mejores lechugas, tomates, cebollas, ajos, patatas, acelgas, judías verdes, etc… que nos podemos llevar a la boca. En un lateral del huerto, tiene un enrejado de fino alambre donde unas cuantas gallinas y algún gallo, acampan a su aire, con una casetón donde las ponedoras puedan incubar sus huevos, esos huevos que nos comemos con gusto de auténtico color amarillo y sanos 100% -ecológicos, que los llamarían ahora, igual que a los productos del huerto-, las gallinas no son alimentadas con piensos, sino con los restos de las comidas de los humanos. Es increíble todo lo que comen esos bichos! Hasta la piel de melón e incluso los cascarones de los cangrejos de río que Male cocinó en su Fideua. En el terreno hay diversos árboles ornamentales y fructíferos, un olivo, un melocotonero, una higuera…cuyos frutos, Male y su madre guardan en conservas de almíbar para comer durante el invierno.
Con éste paisaje y entretenimientos, podéis imaginar que no es como para pasarlo mal.

Nosotros cuatro, Male y Max, mi chico y yo, llegamos al pueblo el viernes por la noche, a tiempo de cenar y tomar un gin-tónic en una terracita de verano que regentan unos amigos de Male y Max en uno de los pueblos cercanos.

A la mañana siguiente ayudé a Male –en lo que pude, ya sabeis, como pinche de cocina, “traeme, llevate, corta, pela”- en la preparación de la comida y aperitivos tan exquisitos que nos comeríamos después, cuando llegaran los demás.
Llegaron a media mañana en dos coches. Al final, no pudieron ir todas, la semana la habíamos estado llevando con un virus de estómago paseando por la escuela y el fin de semana, se encontraron enfermas dos compañeras, las otras dos que faltaron, desde el primer momento no contábamos con ella, pues tenía un evento familiar.

Así, llegaron dos compañeras con sus hijas y sus parejas, y una de ellas sola, pues es una joven soltera que acaba de terminar una relación sentimental…
Nada más llegar, les encantó el lugar y la casa y su terreno en especial. Las expectativas que traían se habían superado!

Pasamos la mañana entre risas, comentando nuestro día a día de manera relajada y fluída comunicación. Las niñas –pues no había ningún niño-, jugaban en la piscina –no había quien se metiera de lo fría que estaba aún, el agua-, corrían por el césped, y pedían a cada poco visitar a las gallinas, de donde volvieron una de las veces con huevos en las manos y una sonrisa de oreja a oreja en el rostro.


Son momentos felices estos que se viven admirando la inocencia de los niños y sorprendiéndonos con sus palabras y pensamientos!
-          Mira mamá, decía una de ellas, el huevo está caliente…
-          Son para hacer una tortilla para cenar.
-          No, que si te los comes no salen los pollitos!

Comimos bajo el nogal. Una Fidua espectacular, cocinada con los mejores ingredientes y con todo el amor de buena cocinera que Male prepara sus guisos. De postre: Helados, como no? Son la mejor textura y temperatura para llevar a una boca que ha saboreado previamente un rico manjar! El café, los licores, la tertulia de nuevo, y las duermevelas de estoy rendida quiero siesta pero no me quiero perder nada.

Yo no tuve más remedio que tenderme en el césped a dormitar un rato, pero enseguida vinieron las niñas a jugar conmigo. Me tuve que sentar y mientras la mayor de ellas quería jugar a las peluqueras haciéndome mil y uno peinados de coletas y moños –estirándome del pelo y de la piel, de tal modo que yo decía a todos quienes miraban, se carcajeaban y fotografiaban la para posteridad “lo mejor es le lifting que me está haciendo, tengo la piel de los ojos y el cuello súper tersa de tantos estiramientos del cabello”-, la niña más pequeña, y que está con nosotras en la escuela realizando su primer ciclo de educación infantil,  me llenaba el cuerpo de gomets… ¡hasta en las pestañas me puso gomets! ¿Decía que era porque yo me estaba portando muy bien! Mientras los adultos, todos, se reían de verme así, yo les decía a las madres:
-          ¿Qué les habéis dicho antes de llegar? ¿Qué me hicieran todas las perrerías que se les ocurriera? ¿es así como os queréis vengar de mí, por lo que os hago trabajar?

Hemos pasado un buen día. A media tarde, cuando el sol no dañaba con su calor, se fueron todos a pasear por el río. Yo no. Yo me quedé disfrutando de la soledad y la paz tras tanto ajetreo. Me quité los gomets… ¡Horror, me dejaron sin piel en las piernas, no habrá pasado igual en el rostro!, corrí al espejo de uno de los baños, pero no. En mi cara se ve que no los apretaron tanto como en los muslos, tengo mi piel como siempre, sin peladuras…pero los muslos…oh my God!

Me dí un baño rápido en las frías aguas de la piscina, envolviéndome en un albornoz al salir. A continuación una ducha caliente y un enjabonado, me puse un bañador seco, cogí mi libro “Los enamoramientos” de Javier Marías, y me eché en una de las hamacas junto a la piscina para tomar el sol y descansar. Leí, me quedé dormida, desperté, volví a leer…no podía creerme tanto sosiego!


Al fin regresaron con el atardecer, pletóricos todos de alegrías por lo mucho que les gustó un paseo que conozco bien y que también adoro -pero para cuando paseamos juntas Male y yo, hablando de nuestras cosas-, como iba siendo tarde recogieron todas sus cosas, hicieron una merienda rápida y con la noche cayendo sobre el campo, subieron al coche dándonos besos y congratulándose del día tan bueno que habíamos tenido...
-          ¡Hay que repetir! Otro día, antes de  que se acabe el verano a ver si podemos venir todas.

Quienes faltaron, llamaron varias veces durante el día, como queriendo estar también allí…
Fue un día maravilloso, para repetir SI. Cuando nos quedamos de nuevo solos los cuatro, cenamos, Max se bañó como lo solemos hacer en pleno verano, desnudo y en la noche oscura, se ducharon quienes aún no lo habían hecho y relajadamente, nos fuimos a dormir.
En la cama, pensé en lo maravilloso que son las relaciones humanas, había sido un día para el recuerdo de quienes lo habíamos vivido. Lo pasamos genial, compartimos mesa y risas… ¿Qué más podemos pedir entre compañeras…?

…Que la próxima vez, estemos TODAS!

18 comentarios:

  1. ¡Vaya crónica de un lindo fin de semana! Me ha cosquilleado la envidia, no sé cuántos años tendré de no disfrutar una reunión así, en un lugar así, con un clima así, con comidas así y etcéteras así.
    Un abrazo y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Lo has contado de tal manera, que me he visto ahí contigo. Espectacular todo lo que has narrado, que os dure una eternidad esa amistad.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  3. HOLA QUERIDA AMIGA
    QUE LINDO RELATO!!!

    Y QUE BIEN QUE LO PASASTE, PENSAR QUE YO ESTOY ACÁ AL LADO DE LA ESTUFA CON UN VIENTO QUE TE HIELA LA SANGRE. AFUERA, EN LA CALLE JIJI

    ES BONITO VER ESOS LUGARES PARADISÍACOS, SE DESCANSA MARAVILLOSAMENTE BIEN. DE PASO, RINDES CULTO A LA AMISTAD.

    HERMOSA EXPERIENCIA.

    BESITOS
    CARIÑOS PARA TI.

    ResponderEliminar
  4. Eso ha sido todo un buen dia de compañia y relajación en ese entorno privilegiado que es el parque de Cabarceno. Desde luego nada mejor que tener amigos con los que compartir esos largos dias de verano y esperar ansiosos que llegue el proximo encuentro.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Una experiencia para repetir, que bella es la amistad cuando las personas que se acercan a ti por X motivos son tan lindas y transparentes, mis felicitaciones por tan bella conexión y lo emotivo que ha sido pasar un fin de semana tan maravilloso. Ha sido una convivencia de esas que hay de repetir.

    Besitos amiga mía y pasa una semana de lo más feliz.

    ResponderEliminar
  6. Hola, como estás? Se siente que bien luego del fin de semana que relatás! Me encantan esas reuniones entre amigos, como nadie en el grupo tiene una casa así, nos conformamos con asaditos y cosas ricas, antes y después, en un parque grande que tienen los salesianos en Ezeiza (Pcia. de Bs.As.) muy cerca de la Capital. Se lo pasa bien tanto en verano con mucho sol, como en invierno, muertos de frío y abrigados hasta con guantes! Me alegra saber que tuviste un fin de semana tan agradable y que tenemos costumbres iguales. También nosotros jugamos con los chicos que son la sal de la vida, aunque muchos ahora son grandes y no vienen, siempre queda alguno chiquito que no puede escapar de nuestras reuniones, pero las disfrutan!
    En Julio suelo hacer Locro en casa, ahí se prenden todos y después se van a bailar con la panza calentita, felices y contentos!
    ¡Vamos a ver este año cómo me las arreglo para cortar tanto zapallo! La mano operada es la derecha y he perdido bastante fuerza!
    Un besote y ojalá lo repitan pronto!

    ResponderEliminar
  7. cuanto me alegro que asi fuera!!!! la verdad es que es genial tener amigas compañeras y poder compartir parte del tiempo con ellas, como ha sido en vuestro caso...las relaciones se extrechan asi mucho mas....
    mis felicitaciones para todas vosotras por ser como sois...
    un besazo
    peich

    ResponderEliminar
  8. Eso mismo diría yo, que después de pasar un día tan completo como el que pasaste, no se puede pedir más :D

    que maravilla de lugar! las gallinas, la piscina, la foto hermoso de la peque... todo!!
    y lo que más me gustó: - Mira mamá, decía una de ellas, el huevo está caliente…
    - Son para hacer una tortilla para cenar.
    - No, que si te los comes no salen los pollitos!

    que ternura!!! ajajaja tierno y muy divertido!
    espero que pasen días tan maravillosos como estos muy seguido y no se aburran nunca... aunque cómo podrían? ;D un besote
    y gracias por comentar los relatos colados:D están buenísimos;D
    muuuuuuuuaxxxx
    y que pases otros días, semanas y meses espléndidos :D

    ResponderEliminar
  9. Me alegro que la experiencia colmara espectativas, el cariño puesto sin duda lo merecía.

    ResponderEliminar
  10. Amigos! hoy me ha pillado el toro! siento no poder atenderos a cada uno como sabeis que me gusta hacer, pero he vuelto de trabajar a las 6 de la tarde y a las 6 y media me ha llamado mi amiga Marjo -ya sabeis su situación por mi post del pasado día 3- así que he corrido a su encuentro y he pasado con ella las últimas cuatro horas sentadas en la terraza de una cafetería en un parque cercano, se nos pasó el tiempo de charla sin darnos cuenta! así que ahora voy un poco de cabeza porque es tarde y tengo que descansar que mañana toca madrugar de nuevo...
    Prometo leeros ahora, pero no me es posible comentar, ya sabeis lo que me enrrollo...

    Gracias por apreciar mi crónica de un día de convivencias con las compañeras de trabajo! os lo tenía prometido a todos por lo que me aguantais!!

    Besos, guap@s!

    ResponderEliminar
  11. no sabes lo que me alegro princesa que lo hayas pasado genial, te mereces un fin de semana así y millones más, esta asturiana amiga que te quiere un montón te da infinitas gracias por hacernos participes de tu felicidad y así sentir esa felicidad contigo, un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  12. Qué pasó con el post de la novela? Quiero mandar este comentario y no me aparece la página!
    Bueno espero que entre por acá, beso...
    Un poco arriesgada la chica, ¿no? Yo no hubiera aceptado semejante contrato! Me intriga!
    Pero como soy muy práctica pregunto: ¿Por qué no se tomo un taxi? Ja...ja... Perdón por la irreverencia!
    Gracias por seguir mi blog, espero que te ayude en alguna oportunidad!
    Cariños...

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola! que bien lo has contado, es que lo he disfrutado contigo...si, incluso esa escena de película en que dos cuerpos nadan bajo las estrellas... Estas vivencias son las que se guardan en el baúl de los tesoros y es un privilegio tener amigos así.
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Un buen fin de semana sin duda, pero me quedo con ese buen hambiente que habeis creado en el trabajo, y que sólo cuando se ha experimentado se es capaz de apreciarlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Lo pasamos bien verdad, sabes que nos gusta tener gente en casa sobre todo buenos amigos, aunque esto no acarree trabajo, (sobre todo para Male, que tiene que llevar el soporte de la comida y todo lo demas, es lo que tiene ser una excelente cocinera y una anfitriona ideal). Esperamos que se vuelva a repetir, y de cualquier manera este verano pasaremos unas descansadas vacaciones,si quereis. Max

    ResponderEliminar
  16. Ozna
    Mónica53
    Alondra
    Chelo
    Gracias por vuestras visitas,me alegro de que lo disfrutárais.



    Max,
    sois los mejores anfitriones del mundo: LOS DOS!!
    claro que iremos en vacaciones y antes también, que hasta agosto aún queda mucho Junio y todo JUlio!!!

    Besos, guap@s!!

    ResponderEliminar
  17. Mascab,no se si serás consciente de que has relatado tan bien la historia que,hemos estado allí,disfrutando de la piscina,del jardín,de la comida y de la charla entretenida y amistosa.
    QUÉ MARAVILLA...!
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso.
    Aprovecho para felicitarte también por tu colección de zapatos,que me ha impresionado,qué rebonitos son todos y que tacones...!
    Un beso,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  18. MªJesús,
    Gracias por tú ánimo! eres muy buena amiga...

    Besos guapa!

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?