domingo, 22 de mayo de 2011

NOCHE DE CHICAS

Hablamos, mis amigas y yo, de salir una de estas noches, porque ya va siendo hora de hacer una de nuestras  “noche de chicas”.
Alguna pide incluir una obra de  teatro en la velada y otras de hacernos un bailoteo por alguna de las discotecas de moda en la ciudad. Yo particularmente, creo que con una cena con sobre-mesa sin prisas, es más que suficiente parta mantener fresca la amistad.

No estoy por la labor que proponen las demás. Ya en la penúltima noche de chicas tuvimos disco, por primera  y  espero  que  última  vez,  a  petición  de  la  mayoría –cuando dos de las tres más sosas (una de las tres soy yo), se retiraron para sus casas-. Es decir fuimos a la disco con 3 votos a favor y 1 en contra. Pero fuimos.
Ya al llegar a la puerta y ver al monstruo cual armario de cuatro puertas que cobraba la entrada, me asustó un poco la cosa. Cuando nos dijo que si sacábamos un bono de 6 copas nos salía más barato que pagando una copa para cada una, yo pensé: ah, es que ahora en lugar de entrada se cobra la copa…en ése caso, como yo no bebo -me tocó conducir ésa noche-, no pago.  Pero no. Si no bebo, es mi problema, pagar hay que pagar, llámalo copa, cubata, agua o entrada. Paga y luego entra. Como ha sido siempre vamos!.
Al entrar y observar una barra llena de hombres -no jóvenes, precisamente-, que se volvieron al unísono para mirarnos como si fuésemos material de subasta, pensé: Oh my God! Qué estarán pensando? Seguro que un: guau, carne fresca! Y no creáis que exagero. Aquellas miradas me acosaban y agobiaban así que pedí por favor que subiéramos a la otra planta a ver qué “pinchaban”, poniendo de excusa que la música latina que sonaba en ésa planta no era para bailar “suelto” precisamente.
Al subir de planta, efectivamente la música cambió, más movida y bailable y, extraño!! Mucha de ella era música disco de los 80´s…. pero no, no había nada raro, solo que la edad del 80% de los usuarios de la sala, no bajaba de los 38-40 años.
Lo que viene a ser que, la gran mayoría de los que estábamos allí, eran solteros conel arroz pasado, divorciados, separados o, los que menos, gente que como nosotras queríamos echar un baile sin más –creo que solo estábamos nosotras en éste último caso-.
Y yo cuando oigo música de mi época, me vuelvo loca bailando. Vamos, que no hay quien me pare, soy una incansable. Así que…bailé, bailé mucho. Y alguno debió pensar que si bailaba tanto, era porque quería ligar… Tuvimos que escondernos en la esquina contraria de la sala para que algún moscón dejara de marearnos. Pero aún así, no tardó en localizarnos de nuevo y allí que vino, a intentar lo que no iba a lograr. No solo porque ninguna de nosotras buscaba “rollo” –esto por favor, que os quede claro a todos, y digo todos porque  las chicas, seguro que comprendéis el que sólo quisiéramos bailar-, sino porque el tipo era lo más barroco que os podáis imaginar.
 
Con traje oscuro y corbata roja… pero quién sale así para bailar un viernes por la noche? Tony Manero? Pero eso no era a finales de los 70´s? cómo podía ir así vestido? O quizá, aún, no había vuelto a casa desde que terminó su jornada en la oficina? Sería uno de ésos que luego llegan poniendo excusas a su mujer: Es que D. Menganito nos ha liado con un proyecto y…? En fín, que le pusimos por nombre Mr. INGDIRECT. Y tuvimos que decirle muy clarito un: “oye, que si vas buscando un ligue para esta noche, no pierdas el tiempo con nosotras, no buscamos tío”
Se largó con su tintineo de hielos en el vaso de tubo -que mira que me crispa el dicho tintineo, lo haran como diciendo: mira estoy aquí, no te lo pierdas!?-, y desapareció por los rincones oscuros. Uf, menos mal!.
Pero no acabó ahí la cosa, porque no tardó en aparecer el siguiente. A quien le dio por simular que bailaba con una de mis amigas. Tan pesado se puso que yo pensé en qué hacer para que no se creciera el pavo… Ofrecí a mi amiga mi vaso para beber -compartíamos bebida con poco gin, mucho tonic y muchíssimo hielo-, y al hacerlo se me ocurrió guiñarle un ojo... El tonto desapareció. Como os lo cuento, inmediatamente se le calló al suelo todo lo que debía de estar imaginando al ver a mi amiga bailar! y se fue dando la espalda para no segir mirando... Y entre risas, mis amigas  y yo, comprendimos  cual era la táctica a seguir.
Pero ay, tontas de nosotras!, conseguimos espantar moscones si, pero acudieron las abejas como de las flores al panal! Y precisamente era a mí, a quien más hacía ojitos! Oh my God! qué miradas me echaba comenzando por mi cara y bajando a mis caderas!, cuanto descaro oh my God, os lo prometo, nunca me habían mirado con tanta lascivia! me dejó sin armas, no supe que hacer ni decir, aquello me parecía tan subrealista que me atrapó la manera de reaccionar. En cuanto mi amiga Marjo se dió cuenta del asunto, Saltaba a la vista de todos: aquella mujer no dejaba de mirarme con deseo -y, creerme, mi crispación debío ser todo un poema reflejado en mi cara, con señales de socorro qué hago?-, vino hacia mí, me puso el brazo por encima de los hombros y diciendo en voz alta  un “vaya novia más guapa y bailona que tengo” me agarró por la cintura, y me ayudó a salir airosa de la pista y del ligoteo que se traía conmigo, aquella otra mujer.
Después de éste episodio, decidimos volver a casa, con nuestros chicos, porque aquello de las discotecas, ya no era para nosotras.
Al salir de la sala, un chico mayor -al menos mayor que yo-, le dijo acercándose a una de mis amigas: “Anda guapa, vente conmigo. Que te prometo que yo no te voy a dejar por otra más joven”    ¿¿ :- ( ¿?.
Ya en la calle nos hartamos a reír. Pero claro, era lo que todos al vernos por allí, se debieron de pensar: “estas son unas divorciadas a quienes los maridos han dejado por otras más jóvenes y vienen en busca de guerra…”
Nunca más!, nos dijimos. Cómo se nos habría ocurrido semejante bobada! Si alguna vez volvíamos a ésa sala, sería con nuestras respectivas parejas. Para poder al fin, bailar sin más.
Así amigas, acordaros de esto y por favor, hagamos un teatro y una cena. Echemos unas risas al contarnos cosas!
 …Y dejemos a las discos de moda en el recuerdo juvenil de todas nosotras!.


-Imágenes localizadas en Internet-

10 comentarios:

  1. LA VERDAD QUE YO NI DE CHICA IBA MUCHO A LAS DISCOS, SIEMPRE FUI TRANQUILA.

    LO MÁS LINDO ES IR A CENAR Y CONTARNOS TODO... LO BUENO Y LO NO TAN BUENO DE NUESTRAS VIDAS.
    COMPARTIR VIVENCIAS...

    POR LO MENOS, A MÍ, ME LLENA EL ALMA.

    BESITOS QUERIDA AMIGA.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Mascab: Hace tiempo que cambié las discos por una buena cena seguida de una obra de tearto y a continuación una tertulia. No me encontrarás en las discos.No.

    Brisas y besos.

    Malena

    P.d/Gracias en nombre de los personajes del claro del bosque. Creo que te han adoptado. GRACIAS.

    ResponderEliminar
  3. Luján, no hay nada como una buena tertulia alrededor de una mesa en la que se han saboreado ricos manjares...

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  4. Malena, hacía muchísimo tiempo que no iba a una discoteca, tal vez la última vez en alguna de las bodas de mis hermanos/cuñados. Normalmente, cuando bailamos, lo hacemos con música en vivo en ése tipo de salas donde la cena se ameniza con un grupo musical y a las que acudimos en nuestra quedada anual de todos los amigos. Nos juntamos de 7 a 9 parejas.

    Lo de ésta noche que cuento, no volverá a suceder. Al menos no conmigo. Estuve muy incómoda, creeme.

    Como te dije, lo pasé fenomenal en el claro del bosque, disfrute del espíritu de la amistad con mayúsculas.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  5. jajajajaj,como lo pasasteis joias..jajajaj hubiera faltado yo!!!!!!
    soy de las qaue piensan que no hay que programar mucho, las cosas muchas veces salen mejor cuando no se piensan que cuando si.... asi que quedar y dios dira!!!!!
    un besazo
    peich

    ResponderEliminar
  6. Peich! no te llegué a contar ésta experiencia?

    Divertido dices? Si, al salir de allí nos reímos ya hora al recordarlo también. Pero ozú mi arma! tu no sabes lo mal que lo pasé!

    Besos, princesa!

    ResponderEliminar
  7. Mascab,ahora mirando el escritorio he descubierto este post,que se me había pasado,amiga.
    Podría contarte algo parecido de hace unos años.La niña era pequeña y me fuí de cena con unas amigas,también pasamoa a una disco y estaba deseando de salir,me sentía perdida y como objeto de venta.Estoy de acuerdo contigo,nada como una charla después de la cena,un paseo por la naturaleza o las calles.
    Mi gratitud y mi abrazo inmenso amiga.
    FELIZ SEMANA.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. M.Jesús, a cada edad lo suyo, amiga. Por mi parte me encanta bailar, pero prefiero hacerlo junto a mi chico. Aunque últimamente se mantiene más sentado a la mesa que en la pista!

    Gracias por dejar tu huella en cada una de mis tertulias, eres una maravilla de amiga. Tienes un alma preciosa.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  9. No me puedo creer que estes con estos pensamientos, al final voy a tener que pensar que eres toda una abuela. De vez en cuando hay que hacer estas quedadas con amigas para reiros y pasarlo bien, seguro que os hace rejuvenecer.

    ResponderEliminar
  10. Max! oye guapo, ya voy a tener que meterte un tirón de la orejas abuela? quieres obligarme a poner una foto en el blog y que los demás decidan? Porque quienes no me conocen se van a creer lo que los demás sabemos que no es!

    ES que solo se puede sentir joven quién va de discotecas? yo me siento viva solo con intercambiar impresiones, opiniones y vivencias con todos mis amigos y familiares. Me siento super viva cuando la demostración de cariños es recíproca. Estamos?

    Besos.

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?