miércoles, 11 de mayo de 2011

LA DECISIÓN




El trabajo era lo de menos. Excesivo, pero completamente llevadero y flexible a sus necesidades.

La familia lateral era también de peso liviano, muchos rompecabezas si, pero todos encajables.

La familia colateral era soportable. A veces se salían de tono, pero ella los canalizaba bien.

Las amigas estaban siempre ahí, apoyando sus decisiones, ayudando a formar una opinión, atentos a la necesidad de sujetarla ante la equivocación al elegir una opción.

Su familia era quien llenaba toda su preocupación. Tal vez, fuera una madre asfixiante, tal vez su frustración viniera dada porque sus vástagos no elegían la opción de vida que para ella era la acertada...

O tal vez porque se sentía cansada de ser el soporte de todos, de sostener una vida en común que tenía muy poco de común.

Todavía su casa era el hogar familiar. A cargo de ella estaba la intendencia, la organización de lavadoras, planchas, limpiezas…También a su cargo estaba el sostenimiento económico de todas las necesidades familiares. Bueno, en realidad el sostenimiento económico lo compartía con su marido. Él también contribuía a ello, faltaba más!.

En realidad su vida había sido siempre así. Trabajar fuera, para ser económicamente independientes, y trabajar dentro,  para que su casa fuese atractiva y cómoda para todos.
Nunca se quejó durante los años en que era más joven y hasta podía dedicar parte de su laboriosa tarde de quehaceres hogareños, a la vigilancia y apoyo en los deberes escolares y las actividades extraescolares de sus hijos.

Aquella vida la llenaba plenamente. Acababa con su cuerpo rendido cada  noche, pero el espíritu lo tenía pletórico de amor. Las caricias, abrazos y risas de sus hijos le daban tanta felicidad que creía morir de éxtasis cada tarde…

…Pero ésa vida quedó atrás, guardada en su corazón, para extraer los buenos recuerdos y disfrutar de ellos. Para pensar que un día fue pero que ya dejó de ser.

Su vida necesitaba un vuelco. El círculo se cerraba y tenía que abrir uno nuevo...

Ya no era el centro del universo infantil de sus hijos. Ahora era ésa madre pesada que no dejaba de meterse en la vida de ellos pretendiendo que… Qué pretendía? Que hicieran la vida que ella no tuvo a la edad de ellos? Que estudiaran con más conciencia de la que ponen? Que colaboraran en el mantenimiento de una casa que para ellos no es la que desean? Que cumplan con las normas que ella impone en el convencimiento de que son las correctas? Que colaboraran en el sostenimiento económico si bien no ya de la familia, al menos en el de ellos mismos? Que pagasen su parte proporcional de luz, teléfono, agua, gas? Que ayudasen a costear alguien que llevara a cabo el mantenimiento diario de la casa? Que se preocuparan de la intendencia que ella había llevado siempre? Que la siguieran dando besos y achuchones cada tarde? Que continuaran contándole las cosas de su día, con quien hablaron, discutieron, rieron…?

No. Nada de eso podría ser. Sus hijos llevaban la vida que querían. Tenían todo cuanto necesitaban. Lo único que, quizá les sobraba, era la constante inconformidad de su madre. La diaria bronca para que limpien su habitación, estudien, colaboren…eso es lo que a ellos les sobraba…

Y a ella, le faltaba el cariño que había dejado de sentir en su hogar. Allí seguían estando todos. Los mismos, gracias a Dios. Seguía teniendo la familia que con mucho amor creo, pero todos ellos, los de ahora, ya no son los de antes…

Así fue como cerró el círculo, abrió la ventana al nuevo día, llenó su bolsa con un leve equipaje, se vistió con un nuevo traje en colores de esperanza, trepó  a sus tacones, sonrió al espejo que tantas otras veces la reflejó vencida, le guiñó un ojo de mirada pícara y salio a la calle, en busca de, su nueva vida.

   Nota.- Este relato y sus personajes son fruto de la imaginación de la autora. Cualquier  parecido con la realidad es mera coincidencia.


  Imagenes Localizadas Internet

20 comentarios:

  1. jajajaja, me encanta la nota final.... !! ánimo, que todo pasa y las cosas que hoy nos escuecen, puede que sean las que mañana nos hagan sonreir... Ces't la vie !!

    ResponderEliminar
  2. Pura coincidencia, pero nada más.

    Es tan sencillo comprender que el día a día nos lleve a ese lugar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Querida amiga la mayoría de las veces la realidad supera a la ficción. Dale tiempo a las cosas, es el mejor analgésico para los males.

    ResponderEliminar
  4. Vaya hermanito! se me olvidó que de vez en cuando me lees! tu rite-rite que cuando seas padre comeras güevos! podría añadirte un jajajaj, pero no me sale. Ojalá y así sea, y algún día estas anécdotas nos hagan reir.

    Nos vemos pronto. Love u.

    ResponderEliminar
  5. Pilar, te espero un poco más allá del camino.

    Lo importante es amarlos siempre, y estar convencida de que lo hacemos lo mejor que sabemos hacer.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  6. Max, tiempo...si, el tiempo es el mejor compañero para el dolor y para el desamor. Solo él lo salva todo.

    Besos, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Mascab,si hemos de cerrar círculos y tener el coraje de emprender una nueva vida.Yo sigo colgada al SKYPE todos los días y me resulta difícil separarme de él,pero intento luchar por mi propia vida.El sentimiento nos puede y lograr el equilibrio es difícil,aunque la dignidad nos lo pida.
    Buen post,que refleja fielmente la realidad de muchas mujeres,amiga.Mi felicitación y mi abrazo por tu buena perspectiva,oteando el paisaje.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. M.Jesús, amiga. Porque así te siento, tal vez porque estamos en la misma etapa de nuestras vidas.
    Por mucho que nos duela -mi hermano, que ahí arriba puedes ver como se ríe-, alguna vez me dijo que estaba sufriendo el "síndrome del nido vacio". Puede ser. Aunque mis hijas están en casa -no como los tuyos, tan lejos de tí-, casi no las rozo en nuestro día a día. Como tú, yo también echo en falta sus infantiles caricias...
    Pero ya son adultos M.Jesús, y debemos darles su espacio, dejar que tomen sus decisiones y estar atentas a sujetarles cuando ellos nos cuenten que estan heridos...
    Debemos buscar otras ocupaciones, llenar los espacios con otra vida... Es cierto, yo estoy preparando la mía, preparo mi nueva vida que comenzaré en Septiembre -si Dios quiere y me ayuda-. Iniciaré los primeros pasos en la realización de un sueño añejo, pero que es ahora cuando parece ser que le llegó su tiempo.

    Es dificil si. Pero somos mujeres de hoy, y no moriremos en el intento!!

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  9. Buenas noches,amiga.Las letras nos ayudan y nos ayudarán a seguir el camino.La naturaleza también es inspiradora y nos fortalecerá dándonos una visión más amplia,yo diría cósmica,porque intuimos ese orden,esa "causalidad" en la que todos andamos metidos y sincronizados.
    Como le decía a una amiga esta tarde,el amor no muere nunca,es la prueba más grande de la existencia de Dios y la que dá sentido a nuestra vida...Creo que,cuando comencé a escribir pretendía eternizar el sentimiento,era consciente de que el tiempo se lleva poco a poco la vida.SIGAMOS LUCHANDO POR EL SENTIMIENTO EN NUESTRAS LETRAS,Mascab...!!
    Comienza ese sueño,que intuyo es el mismo que el mio,nuestros queridos estudios,que voy acabando por la UNED.
    Mi gratitud y un beso muy fuerte amiga.
    M.Jésús

    ResponderEliminar
  10. Hola amiga, un relato muy atractivo, y menos mal que avisas que es ficción jaja!!
    Esta vida es una mudanza de traje, si no lo haces te arrinconan.
    Te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  11. Mi querida Mascab: ¡Real como la vida misma! y lo malo es que esta historia se repite y repite como aquel conejillo de las pilas sin que se encuentre la solución deseada por la protagonista. ¡Hay que tener paciencia y salir cada día a la calle con los labios bien pintados para que se note la sonrisa y un vestido bien bonito y decirse a sí misma: ¡Conmigo no podrán!

    Muy buena historia :)

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola amiga querida! de esa historia se salvan pocas mujeres, porque vamos por la vida poniendo colchones de plumas a los que queremos, y pocas veces decimos que nosotros también deseamos uno aunque sea de espuma...
    ¿Empezar de nuevo? SIIIIII, pero cambiando la forma de pensar a estas alturas ya no creemos en pajaritos preñados.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. HOLA AMIGA,
    EN MI BLOG TIENES UN OBSEQUIO: LA PLUMA DE CRISTAL.

    ESPERO QUE TE GUSTE, TE LO ENTREGO CON TODO MI CORAZÓN PORQUE TE LO MERECES.

    ES UN PREMIO A LA AMISTAD Y AL TALENTO.

    BESITOS

    ResponderEliminar
  14. Mi querida ASTRONAUTA :-)

    Seguramente todo parecido con la realidad pura coincidencia, pero salvo esa apertura del círculo en la ventana, escalada de tacones y sonrisa pícara de salir a comerse el mundo, me temo que has descrito a la perfección la realidad de muchísimas mujeres.

    A mi aún me queda un poco para llegar a esa fase, pero veo las orejas al lobo perfectamente, por mucho amor que demos a no nosotras siempre nos sobra amor para dar y ellos siempre necesitan más...de los demás y menos de nosotras... Mi hija mayor tiene 17 y aun cuando nos llevamos de maravilla y compartimos montón de cosas hasta en música cambiamos cromos, cada vez tengo que ronronearle más sus besos, vamos que sólo me falta acurrucarme a sus pies y mover el rabito como un perrillo jajaja y eso que como te digo aún somos amigas...¡¡no te digo nada cuando las vida nos vaya separando!! un ¡¡hola y a lo mejor ni eso... ¡¡ay, cuando les toque a ellas ser madres!! se acordarán de lo que vale un peine...¡¡ley de vida, me temo!!


    Vaya que genial lo del bolso y los tacones, es...¡¡lo que más em ha gustado mi querida MAS:-)


    Muchos besos cielo y ¡¡ánimo!! nos quieren jajaja no se les nota a veces pero es así ...


    ¡¡FELIZ FINDE!!

    ResponderEliminar
  15. M.Jesus. tú si que sabes, guapa!

    Un beso tras éste apagón que hemos tenido en blogger!

    ResponderEliminar
  16. María, me haces sentir en espacio sideral jajajaja, como en la canción de OBK.

    Gracias por tus ánimos y a disfrutar lo que tenemos!

    Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  17. jjajjajaj, tu quejate, quejate amiga....que veras cuando luego te vengan en familia, se te va una y te vienen tres o casi cuatro...jajajajaj te acordaras de los ratos de soledad que tenias y de vez en cuando lo añoraras.....solo es un poco de tiempo....todo llega. bssssss
    peich

    ResponderEliminar
  18. Peich! estoy deseando ésa época para quejarme de ella!

    El capitulo del cuento que te envie es de los últimos.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  19. eres una gran escritora mi niña¡¡, nos envuelves con tus letras como tu solo sabes hacerlo, un besin muy grande de esta asturiana amiga y admiradora que te da infinitas gracias por concedernos el privilegio de habitar en tu morada y deleitarnos con ellas.

    ResponderEliminar
  20. Ozna, de verdad que no se si creerme todo lo que me haceis sentir con cuestros comentarios. En realidad se que exagerais enormemente. Pareceis mi madre, que siempre, haga lo que haga y diga lo que diga, solo tiene palabras de amor para mí.
    Os lo agradezco, sinceramente. Pero también me gustaría aprender de vosotras y me gustaría que me dieseis vuesta opinion sincera con respecto a lo que escribo, no a lo que digo, que al ser sincero, es como la vida de muchas muejeres reales, si no cómo lo escribo. Me gustaría hacerlo lo mejor posible, transmitiros todo lo que siento con las mejores palabras, bellas metáforas y aceptables rimas.
    Muchas de vosotras si que sois buenas escritoras y admirables poetas! otras muchas si que sabeis escribir adecuadamente, tal vez por algún tipo de formación profresional con respecto a ello.
    Por eso quiero que me eneseñeis y me digáis dónde cometo errores, para corregirme y ser una buena aprendiz de escritora.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?