lunes, 23 de mayo de 2011

El vuelo raso




HOW CAN I KEEP FROM SINGING
Volvía del trabajo cansada. No había sido un día agradable. La discusión con una de sus compañeras la había inquietado. No le gustaban las malas formas, cuando algo la enfadaba, esperaba a estar tranquila para hablarlo en privado con la persona que había conseguido crisparla. Hoy su compañera perdió las formas públicamente al no aceptar lo que ella consideraba mejor para el buen funcionamiento del equipo.
Pero ya hablaría con ella más adelante. Ahora comienza el fin de semana y deseaba dedicarlo solo para ella.
Los chicos no estaba en casa, pasarían ésos días fuera con los amigos. Su marido se había visto obligado a viajar por motivos de trabajo…la casa estaba silenciosa. Olía a limpio y el aire que entraba a través de los ventanales impregnaba las estancias de aromas a lavanda y romero.
Se asomó a la terraza para subir el toldo. En la plaza, bajo su ventana, los niños alborotaban en voces de alegrías mientras se deslizaban por el tobogán las madres atentas, charlaban en un banco cercano. Por un instante las envidió. Ah que maravillosos años! Qué rápido pasaban! Y qué poco a veces, se disfrutaban! Pero no, no iba a ponerse nostálgica esta vez. Poco a poco había ido comprendiendo que ésta era una etapa más que habría de vivir, mirando siempre todo lo positivo que le traía y no lo negativo que le quitaba.
Era una transformación de la energía familiar. Estaba en un avance de lo que sería su vida futura, todavía sus hijos estaban en casa, todavía hablaba, acariciaba y sentía a diario, pero no ya tan cercanos, se palpaba que buscaban su identidad y que no tardarían –su marido y ella- en dejar de ser un núcleo familiar de 4 miembros para pasar a ser de nuevo pareja. Pero así es la Ley de la vida. Hay que cerrar un círculo y abrir otro nuevo.
Se retiró del balcón echando las cortinas. Dirigió sus pasos a la bañera y soltó el agua del grifo. Añadió unas bolas de jabón y otras de aceite relajante-nutritivo, se desnudó mientras la bañera se llenaba pensando en lo bueno que era sentir el tiempo solo para ella. Puso el CD de Enya en el equipo de música de su habitación y se preparó para una jornada especial.
Ya en el agua, dejó que su cuerpo resbalara bajo la espuma. Apoyó la nuca en una toalla doblada y cerró los ojos para sentir el agua caliente ablandando su piel y la música introduciéndose por sus oídos y llenándole la mente de mundos fantásticos…
De pronto se vió en una nube de algodón flotando sobre paisajes campestres de aromas silvestres, serpenteados por las hoces de los ríos pletóricos que en primavera bajaban crecidos por los deshielos del monte. En su paseo, oía a las parejas de mirlo en su dulce cortejo. A lo lejos una pareja de gamos machos peleaban para saber quién debía ser el líder de la manada. En el bosque, cientos de animales correteaban por los claros buscando su alimento. Vio también una ardilla que corría por el tronco de un pino hasta alcanzar su copa de ramas que se mecían al suave viento…


Cerró de nuevo los ojos y al abrirlos, el paisaje había cambiado. Ahora sobrevolaba un gran lago de la época glaciar, que reinaba entre montes de abedules y castaños. Sintió a la Madre Naturaleza acariciando su alma, del lago surgió una hermosa hada morena vestida de tules verdes que juguetona le guiñó un ojo como símbolo de complicidad…
Miró hacia el cielo, vió nubes oscuras que amenazaban lluvia. No quiso cambiar el rumbo. Se introdujo en ellas para sentir las suaves y silenciosas gotas de lluvia, mojar su rostro. Abajo se oían el repiquetear del agua en las hojas de los árboles que se balanceaban al son del aire que la lluvia misma hacía silbar…
De pronto la música cesó. Su alma regresó al cuerpo para sentir el agua que había sido caliente, enfriada por el tiempo transcurrido. Poco a poco fue volviendo a la realidad. Pensó que a veces, era buena la soledad. Tras darse una ducha rápida y enérgica, se vistió con un suave lienzo, se calzó unas cómodas zapatillas y antes de sentarse a leer un libro en su sillón favorito pensó: qué fácil sería en este momento, saltar por la ventana y aprender a volar….!





Imágenes localizadas en Internet

22 comentarios:

  1. Ese baño relajado e inspirado en la naturaleza nos prepara de maravilla para comenzar una nueva semana,amiga.El espíritu de la protagonista ha volado sobre la belleza del paisaje y sobre todos nosotros,no es necesario que pruebe a hacerlo por la ventana...
    Te dejo mi felicitación por ese equilibrio en el relato,que es gratificante.Mi abrazo inmenso,Mascab y feliz semana.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Es renacer una misma para afrontar un nuevo día con la alegría en el corazón y alma. Un relajante relato que anima a seguir adelante en la vida, sin más importancia que tu vida propia, infunde fuerza y genera los sentidos.

    Besitos mi querida Mascab, pasa una linda semana.

    ResponderEliminar
  3. Que ni se le ocurra a la protagonista saltar por esa ventana ¡no es buena idea! Se lo dices por favor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un relato , que realmente te relaja y te da fuerza, para seguir luchando por la vida...
    Te deseo una bella semana, besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  5. Es tan escasa la tranquilidad, que a menudo cuando tenemos un par de días para nosotros, solos, sin depender de nadie ni que nadie dependa de nosotros no sabemos ni como administrarnos el tiempo, hay demasiadas cosas que hacer a la vez que pensamos que merecemos un descanso y no hacer nada.

    Seria bonita poder ser un águila!! Volar alto, fuerte.....

    ResponderEliminar
  6. pero amiga, tu que te fumas???? que si hadas, que si ardillas, que pájaros...mira a ver que es lo que echas en el agua que no debe ser muy bueno...jajajajaj
    bonito y refrescante relato.
    un besazo
    peich

    ResponderEliminar
  7. Querido Mascab….canto al amor a petición
    De mucho@s amig@s y me alegra
    Que te guste …gracias por las bellas palabras que me dejaste .
    Feliz semana
    Besos
    Marina

    ResponderEliminar
  8. M.Jesús. aprecio la dulce amabilidad de tus visitas y agradezco los cumplidos a mi relato.
    Gracias, amiga.
    Un beso guapísima!

    ResponderEliminar
  9. Rosana, qué bueno saber renacer tras cada invierno! ojalá y sepamos reinventarnos siempre!

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  10. Julio, he pasado tu mensaje a la protagonista y me dió las gracias para tí. Pero deseaba también tranquilizarte. Nunca tuvo deseos de saltar! lo que desea es volar, pero pobre! no tiene alas para hacerlo. Por esto, vive de fantasías...

    Un abrazo también para tí.

    ResponderEliminar
  11. Scarlett! siempre necesitamos impulsos para cada nuevo día. Estoy contenta de contribuir a ello con quienes me leéis. GRacias por hacerlo.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  12. Menina! tienes razón, guapísima. No quedamos abobadas en ésas ocasiones. Menos mal que ahora hemos descubierto a Blogger. jajaj

    Besos, guapa|

    ResponderEliminar
  13. Peich! jajaja,tú sabes que por fumar, no fumo ni tabaco. Ahora que si lo hiciera no sé qué sería de mi imaginación, jajaja.

    Besos, amiga -nos vemos mañana-!

    ResponderEliminar
  14. Marina-Emer! es un placer leerte siempre.
    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  15. Holaaaa, ya estoy aquí, me ha gustado mucho tu relato, ya me iría bien poderme meter dentro de esa bañera con los nutrientes en el agua, estoy cansada jajaj!!! pero contenta.
    Gracias por refrescarme
    Te dejo un gran beso
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  16. Sor Cecilia! buenas tardes. Bienvenida, amiga. Deseas una taza de té o prefieres un refresco para descansar un rato en mi espacio?

    Me alegra que te haya gustado el relato.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  17. ¿sabes? me ví saltando con ella, y no importaba si era tan sólo unos segundos, creo que repetiré la ducha fría ;)

    ResponderEliminar
  18. Que bonito es echar la imaginación a volar, pero solo la imaginación, Superman o Superwoman es una película de ciencia-ficción, la gente no vuela, de verdad.

    ResponderEliminar
  19. HOLA AMIGA, BELLO RELATO COMO SIEMPRE NOS TIENES ACOSTUMBRADOS. SOBRE TODO ORIGINAL Y ENTRETENIDO, PARA DEJARNOS LLEVAR...

    BESITOS

    PD NO TENGO PROBLEMA QUE COPIES UN POEMA MIO, ME AVISAS ASÍ YO TE REALIZO UN HOMENAJE AGRADECIMIENTO. SI?.

    MAÑANA NO PORQUE SE CUMPLEN 8 AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE MI MAMÁ, ENTONCES SE LO VOY A DEDICAR A ELLA. DESPUÉS NO HAY PROBLEMA, AMIGA, ME ENCANTA...

    CARIÑOS MUCHOS

    ResponderEliminar
  20. Pilar! si por favor! date una ducha muuuy fría mi niña! o llena la bañera, prepárala a tu gusto y déjate llevar por la música que más te releje, Opera? Puccini quizá?

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  21. Max! claro que no vuela. Salvo que vayan en un ala delta. Claro que, desde la ventana no es posible. Verdad?

    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  22. Luján, gracias por dejar que exiba con grandeza tu poema. De entre los últimos que he leido escogere uno y te diré cual antes de traermelo a mi espacio. Para hacerlo con todo tu consentimiento. Gracias amiga, pero me gusta tu obra y quisiera hacer partícipe de ello a una parte de mis seguidores que no acostumbran a seguir otro blog (algunos familiares y sobre todo, algunos amigos personales) Gracias de nuevo.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?