martes, 15 de marzo de 2011

Una Sombra


De repente se despertó, abrió los ojos, volvió su mirada hacia el despertador. Aún era pronto, todos dormían. A su lado él respiraba tranquilamente, en los vapores del último sueño. Despacio, para no despertarle, apartó la ropa de cama, sacó sus piernas y se incorporó sentándose. Oyó a su cuello crujir al sostener el peso de la cabeza. Se levantó apenas sin ganas de comenzar aquél nuevo día. Sintió que la noche no le había dado el descanso que tanto necesitaba…
Lentamente se incorporó. Entró en el baño y al encender la luz observó una sombra reflejada en el espejo…
Miró entonces de frente, acercándose más. La sombra había desaparecido de su vista, pero ella sabía que aún estaba allí, escondida tras el cristal… Dónde estaba? Qué quería de ella? Quién era? Por qué la perseguía a hurtadillas?
Aproximó más aún su cara al frío cristal que le devolvía su imagen recién despertada, o acaso aún soñaba?
Miró sus ojos. La miel de ellos había oscurecido su mirada. Encontró una luz en las pupilas, el reflejo blanco de la lámpara que le devolvía el  espejo en su mirada…
De pronto creyó verla de nuevo. Si. Estaba allí, agazapada tras aquél reflejo… negra, oculta tras la luz blanca reflejada en su mirada.
¿Quién eres? -Preguntó-. Muéstrate! No te tengo miedo, no me lo tengas tú a mí… ¿qué quieres de mí?
Que me dejes salir,  escuchó decir-.
Salir? De dónde? Qué quieres? Quién eres?
Si, salir. De ti.  Vivir.  Tú, soy quien no me dejas ser…
Entonces comprendió. Sólo era el grito de su interior. Pero debía silenciarlo… shhhuuis, shuiss...
Vuelve a esconderte, no salgas. Calla, no ves que despertarás a quienes duermen?
Y para no ver, para no escuchar… tapó sus oídos y apagó la luz.



Fotografías y dibujos localizadas en Internet

4 comentarios:

  1. No pares sigue contando. Como se nota que eres una gran lectora, toda la sabiduria que has recibido de los libros leídos la sabes plasmar de manera inigualable.
    ¿Has estado fumando? o sera que veces el espejo te hace reflejar quien eres realmente. Me encanta leerte.Max

    ResponderEliminar
  2. Max: Ay! el espejo, el espejo... si mirásemos bien a los ojos que nos devuelve reflejados ¿a quién veríamos en realidad? prueba hacerlo...y no te asustes de lo que ves.

    Un besote

    ResponderEliminar
  3. sabes lo que nos pasa amiga???? que nos sentimos identificados con tus historias, tan reales, tan cotidianas...quien no calla a su interior y lo silencia??? cuantas palabras nos callamos por no hacer daño????cuantas cosas no hariamos si supieramos que ibamos a contar con el beneplacito de los nuestros????....o que no hariamos sufrir a quien mas queremos???? es todo muy complicado.....
    peich

    ResponderEliminar
  4. Peich! si. todo es muy complicado. A veces demasiado. Pero no debemos dejarnos llevar por la desazón. Son unos días raros. Mi amiga Pamela, dice que algo hay en el ambiente, creo que escribiré un post sobre ello, es largo de contar en un coment.

    Un abrazo muy fuerte, amiga

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?