domingo, 27 de marzo de 2011

SUEÑOS POR REALIZAR

Siempre ha sabido lo que quería para su vida. Lógicamente, no siempre Había tenido las oportunidades necesarias para poder alcanzar aquello que deseaba. Pero nunca se ha rendido, nunca ha dejado de perseguir sus sueños.

En cada etapa de su vida ha tenido alguno…

A los 6 años, soñaba con tener una “muñeca mamá” ¿alguien la recuerda?, era de "famosa" y acunaba a su bebé en brazos mientras sonaban los acordes de una tradicional nana…

A los 9 años, soñaba con tener una bicicleta…

A los 13, soñaba con todas las historias fabulosas que sobre la mitología griega les narraba su profesor de literatura… En sus sueños, se veía cruzando todo el Mediterráneo y alcanzando las tierras que, le parecían lejanas en el mapa mundi que colgaba de una de las paredes del aula. Con su dedo, iba trazando sendas a lo largo de la costa del Mare Nostrum para descubrir y vivir grandes aventuras… tierras italianas, griegas, egipcias, tunecinas, turcas, jordanas… en sus pensamientos estaba que algún día, podría pisar esas tierras y contemplar sus grandes e históricas ciudades…Petra, Constantinopla/Bizancio/Estambul,  Atenas, Alejandría, Venecia, Florencia…Se veía como un “Ulises” femenino, siempre con tierras por conquistar…

Quería estudiar humanidades en todas sus categorías, literatura, filosofía, historia de la humanidad, historia del arte, ansiaba empaparse de todos los conocimientos que su profesor tenía. Deseaba ser como él cuando llegara a su edad… capaz de transmitir conocimientos y pasión por aprender… No pudo ser… En los planes que la vida le había trazado, no estaban los estudios universitarios. No en aquél momento. No en los años que para ellos, dedican todos los jóvenes con mejor suerte al respecto…

A los 18 años, preparaba su vuelo raso sobre horizontes británicos, soñaba con alcanzar sus tierras, conocer su idioma y formarme profesionalmente como azafata de vuelo en aquél país. Convenció a su padre, preparó la documentación, gestionó por medio de una agencia  un trabajo con el que comenzar a desenvolverse en Brighton, cuyos acantilados había visto en una película y anhelaba conocer…No pudo ser. La vida le obligó a decidir: volar o amar…eligió amar.

A los 22 años, soñaba con casarse y formar un hogar junto a su pareja. Una locura para lo padres de ambos. Un “¿a que no te atreves?” para sus amigos, aquella pareja jóven casados cuando eran adolescentes. Un reto para ellos.

A los  25, soñaba con comprar un piso de habitaciones soleadas donde formar una familia. Hablaron con los bancos, eligieron la zona donde querían instalarse y buscaron un nuevo hogar entre la oferta ofrecida, hasta que dieron con el que les estaba esperando, el ideal para sus planes. Una locura soberbia, para sus padres. Un reto fantástico, para sus amigos. Un sueño tangible, para ellos.

A los 26 años, soñaba con ser madre. Con que el amor que sentían desde los 17, germinase en ella y, de él, naciese una de las dos más lindas flores. Aquella niña tan dulce y tierna, llenó su casa de alegrías y sus sueños de vida. La cuidaban, alimentaban, acariciaban, abrazaban amaban… les enseñó que tenían tanto amor para ofrecer, que creyeron justo repartirlo con un hermano más.

A los 30 años, tras varios y fallidos intentos, por fin de nuevo el amor hizo su milagro y de él, nación otra pequeña flor. Aquella niña tan fuerte y alegre, colmó su hogar de felicidad plena. Le dieron todo el amor que para ella tenían, la cuidaron, alimentaron, acariciaron, abrazaron y amaron… Había conseguido un sueño, aquello que años atrás eligió tener: una familia a quien amar y a quien dar todo aquello que ella, creía les haría feliz …

Así pasaron años dichosos. Las niñas crecieron y se convirtieron en dos buenas personas a quienes ellos amaban por encima de todo, incluso de ellos mismos.

Pero ahora los dos veían las cosas desde perspectivas distintas. El no veía lo que ella y ella no miraba como él…

Los desencuentros llegaron y la fuerza de aquél amor, se disipaba entre pequeñas y continuas batallas, de la misma forma que años antes había estallado y ganado una guerra.

Y ahora ella sentía que el ciclo se cerraba en torno a ellos, que de pronto ellos, ya no eran los de antes. En algún momento se habían convertido en extraños que compartían el mismo espacio, pero no la misma dimensión…

La fuerza de la costumbre de vivir en aquel sueño conseguido y realizado, debilitaba su ánimo para tomar y asumir, una decisión…

Y ahora, por primera vez en su vida, ella no tenía sueños que perseguir, o…

Quizá sí. Tenía muchos, muchos sueños por los que luchar, o ¿acaso no recordaba aquellos otros que dejó aparcados por dar prioridad al amor y a la familia que deseaba formar? ¿No es ahora entonces, el momento de retomar alguno de aquellos otros sueños y perseguirle hasta el final?

 Pero para ello, habría que decidir y de nuevo priorizar…



Fotografías y dibujos localizadas en Internet

12 comentarios:

  1. Ainsss,(se me esta pegando esto, me lo tengo que hacer mirar) los sueños, las metas, las ilusiones todas las cosas que te hacen sentirte vivo y sobre todo con ganas de disfrutar y vivir. Hay que pensar en metas que uno pueda realizar, pero modo de retos personales, si te propones sueños irrealizables es posible que el desencanto se apodere de ti. Lo más bonito es poderlas contar como realizadas, asi son las tuyas. Como ya te he contestado en el Post de "acostumbrado amor" no puedes ni debes dejar que te puedan la rutina y las costumbres eso esta contraindicado para el amor. TENEIS que empezar una nueva etapa en vuestra vida, esa que compartis con vuestras hijas no es que deba de terminar pero si darle una resolución diferente. Para vosotros seran siempre vuestras "niñas" y estaran ahí, pero una vez dejado el "impass" de la crianza y la educación de los hijos, os teneis que dedicar mas tiempo el uno al otro. Una clara mañana de domingo brilla en mi alma, aunque este nublado, me siento dichoso de todo lo que tengo. Max

    ResponderEliminar
  2. Max! enhorabuena por tu ánimo tan positivo. Ya sabes lo que decien los publicistas de Ikea: No es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita... Y nosotros solo necesitamos de nuestra familia y amigos para sentirnos super feliz!!
    Un beso y que lo paseis bien!

    ResponderEliminar
  3. Una vida alcanzando sueños, cumpliendo ilusiones, y ahora quizás un tiempo detenido, un instante de reflexión.

    ResponderEliminar
  4. Pilar, siempre hay que detenerse en algún punto y meditar qué senda es la más conveniente para continuar. Si es posible, siempre junto a quienes amamos.

    ResponderEliminar
  5. Mascab,un interesante y profundo post,amiga.
    También yo aparqué muchos de mis sueños por la familia...La evolución de cada uno es distinta,nosotras nos dedicamos en cuerpo y alma a la familia,mientras ellos siguen con sus trabajos y sus retos,aunque sigan dentro,valorando y tomando parte em la vida familiar...
    Nunca es tarde para realizar los sueños,amiga.A veces hemos de tomar decisiones y elegir prioridades,sin embargo,procuremos que mente y corazón tomen parte en ello, para seguir viviendo en paz y sin arrepentirnos.
    Mi gratitud por compartir y mi abrazo grande.
    FELIZ DOMINGO.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  6. M.Jesús, que tal el fin de semana? gracias por tu visita.
    Si. tienes toda la razón. Cuando somos madres, esposas y empleadas... somos demasiadas cosas a la vez para que los sueños a perseguir sean meramente personales y no para el cómputo familiar.
    Y si. Hay que dejar que la mente reflexione y frene un poco el ímpetu del corazón...
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Mascab: Aquella jovencita realizó todos los sueños que en aquel momento tocaban y fue muy feliz, eso no quiere decir que la vida se haya parado. En mi libro (y perdona que hable de él) digo que todos somos forjadores de sueños y tenemos la obligación de crearlos y perseguirlos. Siempre hay sueños que cumplir aunque a veces debamos tomar un espacio de tiempo para reflexionar y saber hacia donde queremos ir. Una vez puesta otra vez la marcha...¡Adelante a por ellos, mi niña!

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  8. bueno...pues yo aprendi a no ponerme metas ni correr tras los sueños, solo a vivir, y vivir lo mas feliz posible, lo demas me importa mas bien poco...mis sueños de entonces...donde quedaron????pues en los cajones donde guardo lo que menos me importa, no lo creo tan necesario..en cambio si, el vivir para y por los mios, que cada vez somos mas....los amigos, muy importantes y que dia a dia esten ahi....cerca, y que mi churri me siga diciendo todos los dias un te quiero...eso es lo importante para mi.
    peich

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola querida amiga! esa chica de tu historia ha vivido pudiendo escoger, dentro de sus posibilidades, al menos las tuvo ¿no crees? la perfección no existe; si te sonríe el amor te falla el éxito y viceversa...
    A estas alturas de la vida la compañía conocida es muy importante, dile a la chica de tu historia que no busque en su hombre un gemelo, que intente ver las cualidades y no fijarse tanto en los defectos; que tome ella la iniciativa y pida las cosas, él no es adivino; y sobre todo, amar, ayudar y estar ahí para la familia está muy bien pero decir NO, de vez en cuando es muy sano.
    A por algún sueño, seguro que está desentrenada, dile que los hay pequeñitos y realizables ...
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  10. Malena; Tendrñe que leer tu libro en toda su extensidad e intensidad... Gracias por tu apoyo.
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  11. Peich! que no es poco, verdad? darlo todo por la familia y los amigos...Ese sí que es un gran sueño. Madre Coraje, eres tú!
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  12. Alondra! qué razón tienes, amiga mia. Has dado en el clavo. "Que No busque en su hombre un gemelo, que intente ver las cualidades..."
    Hay mucho de cierto en estas dos frases tuyas. Pero cuando se llega a una edad, a veces, necesitamos exteriorizar nuestras propias necesidades y nuevos gustos o aficiones y, por supuesto, no dejar de realizarlas en la medida de nuestros posibles.
    Estoy encantada con tu visita y tu conversación.
    Un abrazo enorme, Nena, Que tú vales mucho!

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?