martes, 29 de marzo de 2011

Gala, Venecia, mi chico y yo


Uno de mis escritores favoritos es Antonio Gala. Me gusta su vida, su persona, su voz, las historias que nos describe en sus novelas, sus opiniones en diarios conocidos, su solidaridad, su fundación de apoyo a los jóvenes…
Todos quienes me conocen bien, saben que me encantaría sentar a mi mesa a éste señor. Me gustaría tomar café con él, charlar… tenerle como amigo vaya!
Me sucedía igual con otra persona, en esta ocasión actor hasta la médula, aunque también director e incluso escritor: Fernando Fernán Gómez. También me habría gustado tener a este “viejo cascarrabias” como amigo… No pudo ser en éste caso, nunca llegué a conocerle.
Pero en el caso de Antonio Gala, cuando leí su última novela –las tengo todas, o eso creo-, “Los papeles de agua”, decidí hacer lo posible por conocerle en persona.
Como no compré su novela en el año de la primera edición –ignoro si se han publicado muchas más-, sino que lo hice alrededor de un año después a través de mi club de lectores, no tuve ocasión de ir a la feria del libro a ver si Gala estaba entre los autores que firmaban sus obras. Tendré por tanto que esperar a su nueva novela, que espero no tarde en aparecer.

Los papeles del agua, no es la historia que más me ha gustado de todas las que de éste autor he leído, sin embargo, viví en tensión todas las emociones que sentía Deyanira Alarcón, una mujer en la decadencia de su éxito como escritora, en la crisis existencial de toda cincuentañera  y su apasionada historia con el joven Aldo, quien la despertó a un sexo ya casi olvidado… Como escenario: la bella y también decadente Venecia. La única ciudad donde una mujer de mi edad, a vueltas de una intensa vida, puede buscar para esconderse y encontrar a su yo más íntimo y personal.

Venecia triste ciudad actual, pero con tanta vida apasionada en el devenir de su historia! Me impresionó conocerla junto a mi chico en una de nuestras “escapadas”, prometí volver algún día con mis hijas y envíe allí a mis amigos Max y Male de luna de miel en sus bodas de plata…Venecia me espera, es un presentimiento que tal vez, también fue una promesa, realizada en septiembre de 2008, desde la terraza de la Basílica de San Marcos, con la mirada hacia la izquierda, puesta en el Gran Canal y abrazada a mi chico, sintiendo su cálido amor…
La ciudad se hunde poco a poco, como la vida de Deyanira se hundió en su propia existencia…
Venecia es historia de mujeres… que como yo, estamos en plena decadencia, pero que aún, nos anclamos al amor y a la pasión de la mano de quien nos acompaña, para no dejarnos caer en los canales de la desidia y la soledad…


Venecia es única, como única somos cada una de nosotras… y como esa hermosa y eterna ciudad, nos agarraremos fuertemente a nuestra historia, para mantenernos a flote hasta nuestro último suspiro, nuestro propio final…



  Fotografías propiedad de la autora

18 comentarios:

  1. Vale, por que miras la escapada que quieres que hagamos, en vez de a milan a venecia pero con los chicos, aunque ya hemos estado no me importaria repetir, Besitos Marjo

    ResponderEliminar
  2. Nunca sentí Venecia como triste, pero quizás yo tampoco lo sea.

    Que placer recorrerla de la mano de quien te quiere.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho tu escrito de hoy, hilando ideas, ciudades, y un autor como A.Gala que describe maravillosamente los estados de ánimo, dudas, y locuras de las mujeres.
    Pero no me gusta la palabra decadente me suena a caducado y teniendo "sesenteras" como Ana Belén o la Preysler, no se te ocurra volver a usarla para las de cincuenta jejeje..., es el medio siglo; a la belleza natural serena, se unen el encanto, la inteligencia, y un montón de informacion que usamos para vernos y ser cada dia mejores personas,y sobre todo, hemos llegado asta aquí.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  4. Marjo! no estaría mal. Por mi de acuerdo!!Ya he dicho aquí, que Venecia me espera, sé que de nuevo reclama mi presencia... pero creo que ya hemos estado todos, excepto quizá, Pamela y Andy, con lo cual no sé si a los demás estaran por la labor.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pilar, yo tampoco soy una persona trista, aunque a veces, sobre todo en ésta última época, mi estado de ánimo baje un nivel. Venecia la disfruté desde la alegría y el amor, pero leyendo la novela que os cuento, tuve una visión nueva de ella en la que sí, me pareció muy triste, tal vez por la historia narrada...
    Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
  6. Alondra!! cómo me alegra que ya estés más recuperada!!
    Por supuesto que no estamos decadentes!! ni muchísimo menos! y claro que aún nos queda mucho por disfrutar! pero yo al menos, no soy como las sesenteras que mencionas y mi cutis no está tan cuidaddo ni mi cuerpo tan tratado... sino que por mi rostro se notan el paso de los años como de los edificios venecianos se caen sin piedad la pintura de sus fachadas! Con bisturí seguro que yo mejoraría tanto como las famosas nombradas, pero sería solo un engaño, porque mi edad es la que es y Venecia por mucho que se restaurase, seguiría estando en peligro de ahogarse en sus propios canales...
    No he pretendido ofender a nadie, no te enfades!!
    Guapa, que tú vales mucho!
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
  7. jajajja, como me voy a enfadar, al contrario perdona las faltas de ortografía "hasta" con h, estoy usando un portatil y no me acostumbro al teclado.
    Al quirofano se va por enfermedad, las arrugas del rostro son nuestro mapa de vida y a mí no me interesa borrarlo. ah!!! y no le envidio nada a la Preysler jejeje...
    Los lugares creo que nos gustan (+ o -) según la compañía y las sensaciones vividas, al menos a mí me ocurre, hay lugares hermosos que odio.

    Gracias por tus hermosas palabras, un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  8. Querida Alondra; no te disculpes por las faltas, a veces son solo mecanográficas más que de ignorancia en ortografía. Nos pasa a todos.
    Yo también escribo con el portátil encima de mis piernas, es un modo de estar al lado de mi chico mientras él mira la Tv y de vez en cuando opina sobre lo que escribo...
    Otro abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  9. pues amiga, me vas a convencer y tendre que ir a venecia!!!!!! ainssss si es que en estos momentos me iria a cualquier sitio, necesito vacaciones ya con caracter de urgencia!!!!!! bonita narracion, estoy de acuerdo que las mujeres a nuestra edad somos toda sabiduria y belleza serena....creo que nunca me meteria en un quirofano para que me borraran mi YO.
    un besazo amiga
    peich

    ResponderEliminar
  10. Mi querida Mascab: Un tirón de orejas por esa frase de "mujer en decadencia". Una mujer siempre está encima de la ola o encima de la góndola y más si está acompañada por su chico. Comparto tu pasión por Gala. Cuando habla me quedo obnubilada y dando gracias a Dios por ese don que le ha dado de hablar y escribir con esa fluidez tan magnífica y tan atrayente.

    Hay que volver a Venecia.

    Brisas y besos.

    Malena

    P.D/ Te he dejado en mi blog una contestación a tu comentario por si se te apetece pasar a leerlo. Más besos.

    ResponderEliminar
  11. HOLA
    VENGO A VISITARTE PORQUE ME INVITÓ MARÍA JESÚS, ES MUY BELLO TU BLOG.
    VENECIA DEBE SER UNA CIUDAD MARAVILLOSA, LLENA DE HISTORIA EN SUS CALLECITAS Y EN SUS BARCAS.

    TE INVITO A VISITAR MIS BLOGS

    lujanfraix.blogspot.com
    lujanfraixretratos.blogspot.com

    BESITOS

    ResponderEliminar
  12. Malena, Venga te consiento el tirón de orejas! pero que conste que ya me he explicado en la contestación que le doy al comnet de Alondra.

    La novela que nombro habla de "Decadencias", uniéndo la humana: Deyanira, con la de una ciudad: Venecia

    Ahora pasaré por blog.

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  13. Luján! Beinvenida a mi casa, Te recibo con los brazos abiertos, amiga y te agradezco la visita y el que te hayas unido a mis seguidores.

    Si. Venecia es única. No dejes de visitarla en cuanto puedas. De las ciudades históricas que conozco, es la que más me impresionó.

    Visitaré tus blogs y te comentaré en ellos, así que, nos iremos conociendo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Mascab,sé que eres vitalista y positiva,hablas con propiedad de Gala y de Venecia,porque has conocido a ambos.Me animas a leer a Antonio,lo haré muy pronto.En cuanto a Venecia sé que es un lugar muy romántico,pero también nostálgico y si he de serte sincera,ahora mismo huyo de la nostalgia.Trato de estar animada en todo momento,mis hijos se han ido y aunque me queda la niña,crece muy deprisa y todo ello me duele...Es la vida que vuela,amiga.
    Te felicito por este post,tan natural,tan espontáneo,que oigo tu voz sincera y me alegro por ello.
    Mi abrazo grande siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  15. Peich!! no te había visto ahí arriba, por encima de Malena! guapísima perdona que no te contestara antes... Claro que tienes que ir a Venecia! imposible perdértela, te sugiero el viaje que hicimos nosotros: fuimos en avión, primero a Milán, su catedral es única, no tiene nada que ver con las grandes catedrales góticas de España, ni con las del renacimiento en Florencia. Tienes que conocerla si aprecias el entrar en ellas -creo que escribiré un post sobre mis sentimientos y emociones en algunas de las grandes catedrales que desde siempre me tienen enamorada-.
    Desde Milán, has de ir en tren a Venecia. El viaje es precioso -lástima de no llevar tiempo para haber parado también en Verona-, y al llegar a Venecia, cuando sales de la estación y ves aquello... aún se me eriza la piel al recordarlo! Corre. Vete sacando los billetes. Ya! a qué esperas?

    Un besazo, amiga

    ResponderEliminar
  16. M.Jesús! ánimate guapa! mira, tú tienes a tus hijos lejos. Yo no hago otra cosa que animar a las mías a que se vayan fuera! todo el tiempo les digo que es el ahora o nunca!.
    De joven quise hacerlo, lo he contado ya. Creo que es una experiencia única que te ayuda a crecer. Tus hijos estaran aprendiendo mucho de la vida y cuando vuelvan, valorarán mucho más a la familia, ya lo verás.
    Las madres estamos para esto. Criarlos, cuidarlos, mimarlos, amarlos, enseñarles a volar y...vigilar si se caen durante el vuelo, para estar prontas en ayudar a volverlo a intentar.
    Hay que aprender a vivir también la vida a través de la de ellos. Ahora tienes ojos en Australia y Alemania! seguro que las conoces al dedillo, mucho más de lo que imaginaste jamás.
    Besos, amiga

    ResponderEliminar
  17. Es una pena que no comparta tus sentimientos hacia Gala, no se si por mi condicion de hombre o porque simplemente soy un poco zoquete. Respecto a lo de Venecia estaria bien como dice Marjo regresar y compartir con los amigos los momentos que gracias a ellos me ofrecieron en mi luna de miel. Me faltan palabras para expresar los que posiblemente fueron los cuatro mejores dias disfrutados con mi "compi" en pareja, a nuestros años, despues de llevar toda una vida juntos (como ya he comentado en alguna ocasion, me parece que nacimos juntos)llega "la luna de miel" bañada en plata, 25 años llenando nuestras vidas el uno del otro.
    Respecto a la decadencia, tampoco estoy de acuerdo, para nada estas decadente, ya quisiera para mi tan solo la mitad de tu fuerza, teson y sacrificio, estas en ese momento de la vida donde sabes saborear cada segundo, cada minuto con tanta intensidad que los que son mas jovenes ni se lo pueden imaginar. Recibe un calido abrazo. Max

    ResponderEliminar
  18. Max! me dejaste sin palabras ché! Anda vamos a la cama que ya es hora.

    Un beso y hasta mañana.

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?