lunes, 14 de marzo de 2011

Domingo Noche

En la soledad de la noche, el silencio invade mi casa. La tele apagada, mi chico en nuestra cama… ¿espera que yo pronto vaya?
En el sofá abierto, mis piernas estiradas soportan la ventana .
Mis dedos ágiles bailan en busca de las letras que sin saber cómo, van formando palabras. Las palabras se convierten en frases que a veces llegan hasta el alma.
Lulú se acerca, se acurruca pegada a mi cadera, mirando la ventana… ¿acaso lee y medita lo que ve? , mueve su cabecita, me mira  ¿lee también mi pensamiento?, debe ser, porque se sube a mi vientre y lame mi cara…
Mis nenas no están… Otros lugares en esta noche las atraen mucho más que los abrazos y presencia de mamá.
No tengo sueño, o tal vez sí lo tenga…
Pero la ventana me hipnotiza y mis manos, apoyadas en el teclado dejan que los dedos bailen al son que las teclas marcan.
El fin de semana pasó. Con tiempo extra para la casa, para ver a mis hijas, comer juntos. Dar un paseo en moto, tomar café con la familia, y relajarse después, observando por este mirador cómo avanza la luminosa tarde, dando paso a la negra noche…
Negra sobre todo al otro lado de nuestro mundo, donde la NATURALEZA enfadada ha sacudido con todas sus fuerzas ciudades, animales y humanos a quienes ha obligado a darse el último paseo buscando al barquero a quien dar dos monedas para cruzar al cielo…
Parece lejano. Impacta nuestro corazón y enrabia nuestro pensamiento, pero como  poco o casi nada podemos hacer, salvo rezar plegarias por ellos, en unos días se nos olvidará que éste año también  nos hizo daño el  día  11 de este fatídico mes de marzo…
No quiero olvidar ni puedo, que La Madre Naturaleza nos castiga por no ser más, mucho más, cuidadosos con ella…
Hago enmienda, asumo que a veces, no soy tan buena ecologista como debiera.
Y ya  estoy dormida, al final, el sueño siempre me llega pegada a mi ventana, las manos inquietas, el corazón tranquilo y la mente queriendo encontrar fiesta…

10 comentarios:

  1. es verdad, estos dias tampoco puedo olvidar, que me deje puesta una noche la television y me desperte con una inquietante noticia, un terrible terremoto, unas imagenes que me pusieron aun mas si cabe, los pelos de punta, y eso que aun no habia venido lo peor..el stunami....la naturaleza de vez en cuando nos recuerda lo poderosa y fuerte que es...aunque nosotros somos peores....lo del 11 de marzo y otras muchas fechas son obra del hombre...
    peich

    ResponderEliminar
  2. Querida Mascab: en la oscuridad de la noche no te dejes prender demasiado por la ventana, y en lugar del interrogante que empleas para saber que tu chico te espera ponle tres signos de exclamación y asevera que tu chico esta ahí; no confundas la sensación de escribir con la de compartir con tu chico (como tu le llamas) la vibración de sentir la escritura con sus dedos sobre tu piel. Esto no es de mirada sucia, solo hay una cosa mas grande que amar y es sentirse amad@.Max

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Mascab: Tus letras han llegado hasta mi alma haciéndome compartir contigo el sufrimiento que nos rodea.Japón, 11 M, y tantas y tantas gentes que alrededor nuestra clama por una solución. Poco podemos hacer como no sea elevar entre todos una plegaria y esperar entre otras cosas que la Madre Tierra se apiade de nosotros.

    Muy buena reflexión, Mascab.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  4. Mascab,me uno a tu reflexión,la tierra nos manda señales de alerta,nos regaña,se enfada y grita...Es hora de que todos pensemos en un cambio,sobre todo los gobiernos deben mirar por la ecología del planeta y el reparto equitativo de la riqueza,que es de todos.
    De momento elevemos nuestra oración por Japón y por todos los que sufren...LA ENERGÍA POSITIVA ES SUMAMENTE NECESARIA PARA UNA RENOVACIÓN INTERIOR.
    Te dejo mi gratitud por compartir y mi abrazo grande,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  5. Mi querida niña, estoy de acuerdo con Max,no le hagas esperar demasiado a tu chico, lo que cuentas es cierto la naturaleza esta enfadada con la tierra, el mundo esta loco, hay dolor, injusticia y tantas cosas que nos llenan de tristeza e indignacion ... Pero afortunadamente tambien hay buenas personas solidadiras, desbordantes de amor y de sonrisas que ayudan a que nos sintamos un poco mejor y por supuesto no hay nada mas agradable y sosegador que terminar el dia abrazada a la persona que amas sintiendo su respiracion acariciando su pecho y dejando que valla entrando la noche y cojer fuerzas para el nuevo dia.... Vamos que te vallas mas pronto a la cama y luego me cuentas besitos, Marjo.

    ResponderEliminar
  6. Peich: Qué haces levantada tan temprano? Gracias por visitarme cada día. Me gusta que entres en mi casa y me regales tus palabras, amiga.
    Un abrazo fuerte.

    Max: Uyuyuyuuy! de qué habréis estado hablando esa mañana de sábado compartida los dos a solas?
    Sabes que me gusta escribir, sobre todo desde que me haceis sentir que os llega. Pero no me olvido de mi chico...le recompenso del tiempo que ocupo en este espacio. O eso creo...
    Un besote, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Malena: me alegra que compartas estas emociones de impotencia y frustración. Sé que tu fe, mueve montañas de solidaridad.
    Un abrazo, guapa

    M.Jesús: Gracias por tu solidaridad. Al igual que Malena, presiento que eres muy buena persona y de ésto nos hace falta mucho en esta Tierra que tanto sufre.
    Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  8. Marjo: Cómo me alegra que te decidas a comentarme tan amenudo!! me interesa tu opinión, amiga. Pero eso tú, ya lo sabes.
    Así que te alías con Max, eh? Pues aplicate lo mismo que le he respondido a él. Te aseguro que intento cuidar y mimar a todo aquello que quiero. Ya me conoces y sabes que así lo hago.
    Te apetece un café, un refresco, un Gin-tónic?
    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  9. Me gustó imaginarte, casi como en un espejo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Pilar: Es lo que tenemos guapa! este deseo de esscribir y no parar. Claro que tú, con pocas palabras llegas a la esencia, a nuestras mentes y a nuestros corazones, haciéndonos reflexionar.
    Yo escribo y escribo...pero nada más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?