sábado, 19 de marzo de 2011

The Best

                                              (ocaso de un día: Punta Candor, Rota)
Te extraño. Echo de menos tu mirada y tu sonrisa al verme… con ambas, colmabas toda mi vanidad. Eran tantas cosas las que se leían en ellas!
En tu mirada había orgullo. Me transmitías tú aprobación plena. Con tu ojos me decías, guapa!, se notaba que te gustaba mucho mi estilo, mi saber estar, mi carácter… y cada vez que me veías llegar, tu mirada me decía todo lo que te alegraba verme.
En tu sonrisa, había tanto cariño! Siempre, mucho, mucho cariño. Era el mejor regalo que me diste jamás. Y Ofrecías muchos. De cada uno de tus múltiples viajes, me traías algún detalle…
Tardaste en expresar con palabras tu admiración por mí. Te llevó mucho tiempo hablarme directamente de ello. Lo hacías a espaldas mías. A los demás, cuando querían escucharte, si, les hablabas de mí, de mis capacidades como mujer, esposa, madre, empleada e hija. Pero nunca a mí.
A mí, solo me brindabas tu mirada y tu sonrisa, siempre a la vez, siempre al tiempo de verme y reconocerme de nuevo.
La primera vez que te oí alabarme fue un día en que al bajarme del coche, te vi esperando mi llegada. Yo bajé, ayudé a mis niñas a salir, las hice esperar para que cogieran de la mano a su prima –ahora mi pequeña flor de dieciséis años- y las dejé que se dirigieran a darte un abrazo mientras yo,  terminaba de extraer del maletero la silla de paseo para sentar en ella a mi sobrino de apenas 1 año –pasaban el fin de semana conmigo por ausencia de sus padres-, cuando por fín llegué a tu altura, observé la mirada y la sonrisa de siempre y te oí decir:
“Que maravillosamente te sientan los cuatro niños. Habrían podido ser todos tuyos, los manejas con tanta resolución y aplomo que no se por qué, no tienes alguno más!”
Así de orgulloso estabas de mí ese día… igual que el de mi boda, cuando me llevabas del brazo y se te caían las lágrimas…Igual que el peor de tus días; despedíamos a mi hermano con tanto dolor que nos doblaba por la mitad el alma. Pero tú sacaste energía de hombre fuerte después de haberte visto hundido, y sin titubeos, me sujetaste el brazo, me volviste hacia tus ojos y me dijiste: “Vaya par de ovarios que has tenido, hija mía. Gracias por ser la más fuerte. Nunca dudé de ti”.
En esa ocasión tu mirada de aprobación era la misma, pero tus ojos lloraban sin lágrimas y no sonreían. En tus labios, la sonrisa desdibujaba  una mueca de dolor y, a mi sufrimiento de hermana, añadí el tuyo, tan silencioso, tan quedo… Me abrazaste,  y en tus brazos por fin lloré todas las lágrimas que en horas tan inciertas reprimí solo porque alguien debía ser más fuerte. Y me acunaste, y me sentí pequeña pese a ser adulta y madre… pero aquél abrazo me reconcilió para siempre contigo y, en ese momento volviste a ser el más fuerte, el más grande, el más listo, el más guapo…EL MEJOR DE TODOS LOS PADRES.
Y te echo de menos, papi. Hoy sobre todo, porque necesitaría de ése tu abrazo fuerte, necesitaría tu mirada de aprobación y tu sonrisa de cariño… pero sobre todo, necesitaría tenerte aquí para oír esa potente voz diciéndome: “hija, vaya par de ovarios que tienes!”
              
Te llamo cuando te necesito, mi corazón está ardiendo
Tú vienes a mí, vienes a mí salvaje y furioso
Y cuando vienes a mí
Me das todo lo que necesito
Me das una vida de promesas y un mundo de sueños
Hablas el lenguaje del amor como si supieras lo que significa
Y no puede estar mal
Toma mi corazón y fortalécelo, nene

Eres simplemente el mejor, mejor que todo el resto
Mejor que nadie, nadie que haya conocido
Estoy atrapada en tu corazón
Y colgada en cada palabra que dices
Separarnos? nene
Preferiría estar muerta

En tu corazón, veo las estrellas de cada noche y cada día
Me pierdo en tus ojos, me abandono
Y mientras estoy aquí en tus brazos
No podría haber un sitio mejor

Eres simplemente el mejor, mejor que todo el resto
Mejor que nadie, nadie que haya conocido
Estoy atrapada en tu corazón
Y colgada en cada palabra que dices
Separarnos? nene
Preferiría estar muerta

Cada vez que me dejas
Comienzo a perder el control
Te alejas con mi alma y mi corazón
Puedo sentirte aún estando a solas                                                                                                              
Oh nene, no dejes que se acabe

       
                                                   The Best, by Tina Turner    

               Fotografías propias
            

12 comentarios:

  1. Un privilegio haber crecido junto a un hombre como ese, que no se marchó sin decirte lo que te quería y valoraba.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga, me ha emocionado tu relato, yo afortunadamente aun tengo a mis padres para poder disfrutar de ellos, pero pienso en el vacio que sentis los que por desgracia ya los habeis perdido, no quiero ni imaginar el dolor y el vacio que debe producir tal perdida. A veces me siento mal por no aprovechar y disfrutar mas tiempo con ellos, pero la vida nos envuelve en rutina y en pereza y piensas bueno mañana me voy y asi se pasan muchos dias, esta tarde ire por ser el dia del padre y tomaremos cafe y tarta y prometo que cuando lo vea le dare un abrazo y un beso en mi nombre y en el de todos los hijos que hoy por desgracia no pueden tener la suerte que yo en abrazar a su padre.
    Besos tu Marjorita.

    ResponderEliminar
  3. parece que anoche pensabamos lo mismo amiga....no dejaba de pensar en el dia del padre, en mi padre, aunque ya han pasado casi nueve años, raro es el dia que no pienso en el...a mi me pasa un poco lo que a marjorita, pienso que quizas no lo disfrute todo lo que debia, debido a esta vida loca que llevamos, pero bueno, lo importante es que sus ultimos meses los pasamos con el, y fue cuando mas lo disfrutamos a pesar de su enfermedad...buena reflexion esa de disfrutar a los padres cuando aun se puede...
    feliz dia del padre, papa, te quiero.
    peich

    ResponderEliminar
  4. Mi querida Mascab: Me has emocionado con tus palabras porque me has recordado a mi padre que marchó hace ya 15 años y muchas veces pienso en él y le hablo.Hay mucho amor en tus palabras, mi niña, y estoy segura de que le han llegado hasta él y habrá repetido emocionado: ¡Hija, vaya par de ovarios que tienes!

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  5. Pilar, si pudo decírmelo antes de partir. Pero lo hizo cuando el tiempo marcaba la cuenta atrás.
    Durante mi infancia y mi adolescencia fue alguien desconocido para mí. Viajaba mucho, así que le conocimos a través de mi madre, quien nos lo daba a conocer como era en pareja, nunca como padre...Esto sembró dudas y represalias por mi parte, que duraron muy hasta el final.Hasta aquél abrazo en una dolorosa despedida y muy poco antes de partir para siempre.
    Feliz día del padre para tí, ya ví que aún puedes celebrarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Marjo, no te olvides de abrazarle cada día, si no es físicamente, hazlo con tu voz...saborea cada instante y disfruta de sus recuerdos, su cariño es lo más importante que te deajará. Tu cariño en lo más importante que se llevará.
    Un abrazo amiga.
    PD
    Me alegra que me hagas comentarios.

    ResponderEliminar
  7. Peich! es inevitable la coincidencia en nuestros pensamientos, porque también existe en nuestras vidas.
    Un abrazo amiga

    Malena! Ojalá sea cierto y con esto de la blogosfera le llegue todo mi cariño para darle de luz.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. ¡Niña tú vales mucho!, ayer seguro te miraba orgulloso y sonriente desde ese lugar donde están las almas nobles...
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  9. Alondra! Hola guapa! cómo me alegra recibir tu visita!, recuperate que necesito de tus palabras.
    Gracias por venir a verme.
    Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
  10. Mi agradecimiento es recíproco. Muchas gracias por tus post. Este también me ha llegado muy hondo como sabes, precisamente mañana 27 hace cuatro años que se fue, (un día antes del cumpleaños de mi Madre, que palo es para la persona que ha compartido su vida con ella) como pasa el tiempo. Le recuerdo y le añoro con tanta fuerza que se me eriza el bello. Hace unos días me inundaban los recuerdos de la noche en que se fue, en la habitación del hospital estabamos toda la familia, mi madre y mi hermana dormitaban cansadas de tantos días acumulados en el hospital, mi compañera también, a mi lado, apoyandome para que no flaquearan mis fuerzas, (cuantas veces he mojado sus hombros con mis lágrimas) yo permanecía despierto como si supiera que llegaría su despedida y así fue, con un suspiro hondo dejo su existencia terrenal. Con su marcha se me quebro el corazon, como un terremoto que azota la tierra y luego deja esas brechas que se quedan marcadas para siempre. Dejo de escribir porque no puedo ver las teclas, tengo los ojos inundados, ya sabes que soy muy flojo.....

    Recuperado no dejo de pensar que mañana hemos quedado con mi hermana y mi sobrino (con su compañera) y todos juntos los 9 vamos a comer y luego al cine a ver Torrente, estoy seguro que mi Padre esta feliz de comprobar desde arriba que sus hijos y sus familias disfrutan a pesar de los reveses. Va por el mejor Padre del mundo. Max

    ResponderEliminar
  11. Max! te había contestado extensamente a tu coment... y se ha ido a la porra todo! no sé que le paso al ordenador! intentaré explicar de nuevo todo...

    ResponderEliminar
  12. Max, sabía que te iba a gustar este posr especialmente, porque como amigos, nos conocemos y sabemos sobre nuestros sentimientos y padeceres... Te decía que seguro que si. Que tu padre estará super contento de ver que toda la familia seguir adelante unida y con todo ese amor que os caracteriza, unos poneis más que otros, seguro, pero de eso se trata, de que el que mejor sepa expresar sentimientos, los transmita a los demás. Tu hermana está orgullosa de tí, como hermana mayor que también soy, se lo que somos capaces de cuidar y mimar a nuestros hermanos pequeños. Tu madre está más orgullosa aún que tu hermana. Últimamente cada vez que la veo, observo cómo te mira... es un como decir: "mi hijo, mi pequeño, mi bebé, te quiero mucho" la he visto echarte la mano al brazo, acariciarte como quien no quiere la cosa. Son gesto que a lo mejor tú, no eres consciente como hijo, puede que estés acostumbrado a ellos y no te des cuenta de que ahora esos "manoseos", son caricias de su corazón al tuyo. Tu madre lo ha pasado mal el último año, por eso de algún modo quiere disfrutar de vosotros. Deja que lo haga, hazlo tú también, reconcíliate con la mujer y madre que un día fue, saborea la madre que ahora es. Esta es la auténtica, la de ayer era una mujer con muchas otras inquietudes y necesidades. La de ahora es tu madre real, la quiere y desea una aproximación a sus hijos sin estorbar... Dale un abrazo fuerte mañana. Llora en su hombro y dile lo mucho que la quieres y que la has extrañado siempre, aunque te llame tonto, os sentireis bien los dos y comenzareis a ser una madre y un hijo para toda la eternidad.

    Un beso fuerte y no te disculpes por llorar, al hacerlo nos reconfortamos y hacemos espacio en nuestro corazón para amar con más fuerza.

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?