martes, 22 de marzo de 2011

ACOSTUMBRADO AMOR

Cuando nos acostumbramos a algo o, a alguien, pasamos la vida viviendo en la costumbre, sin darnos cuenta ni valorar aquello que la propia costumbre esconde: lo que de verdad nos importa.

Así, tenemos amigos con quienes por costumbre, hablamos y nos vemos de vez en cuando, intercambiamos emociones, nos apoyamos en ellos y ellos a su vez en nosotros…

Tenemos hermanos a quienes llamamos o de quienes recibimos una llamada y con quienes, también de vez en cuando, nos sentamos en una mesa para degustar platos e intercambiar sentimientos y emociones…

Tenemos unos padres a quien por costumbre llamamos cada día y, por costumbre vemos al menos cada semana…

Tenemos hijos a quienes acostumbramos a regañar, adoctrinar, escuchar, abrazar y amar cada día…

Tenemos una pareja a quien por costumbre llevamos a nuestro lado y presentamos como tal. A quien acostumbramos a que esté siempre en casa con nosotros, dispuesto a recibir todas nuestras quejas y frustraciones, recibiendo a cambio las migajas de todo el amor que somos capaces de dar y que además, guardamos solo para él/ella, pero que por costumbre, precisamente a él/ella, es a quien menos demostramos y de quien más exigimos…

Y por costumbre, vamos dejando que los días pasen y las noches caigan. Por costumbre, hablamos con ellos solo lo que es imprescindible y necesario. Porque precisamente acostumbramos a que todo se de por hecho, sentido y merecido…

Nos olvidamos de acariciar, abrazar, escuchar, sentir, amar y reír a quienes amamos, a diario.

Y por costumbre olvidamos que una palabra de amor, es todo lo que necesita quien acostumbra a estar siempre a nuestro lado…

Hasta que un día, cuando menos te lo esperas, la costumbre se rompe y te deja solo, echando en falta aquello que acostumbrabas a tener, y que por costumbre, no sabías valorar y disfrutar…

Amor, no quiero que la costumbre se adueñe de nosotros...quiero que estés conmigo por lo que creas te aporto y no porque te hayas acostumbrado a tenerme a tu lado.

Prometo, intentar no descargar mis frutraciones en tí solo por costumbre. He aprendido que uno es aquél quien quiere ser, no el que viene siendo por costumbre... 
Gracias a todas mis amigas y mis amigos del alma: por estar siempre dispuestos cuando más los necesito. Un beso a todos.



Fotografías y dibujos localizadas en Internet

8 comentarios:

  1. buena reflexion amiga...y ademas acertada, nos olvidamos de la persona que un dia, cuando nuestros hij@s vuelen, seran quien estaran a nuestro lado. merecen todo nuestro amor, respeto y comprension tambien, y solo nos damos cuenta cuando esa goma que tanto se tensa, esta a punto de estallar...no dejemos que eso pase.
    un besazo para lo dos.
    peich

    ResponderEliminar
  2. Peich! mañana haré un ratito para que hablemos.
    Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  3. Nos acomodamos en el duermevela de la realidad, ajenos incluso a las oscilaciones de la lus y la temperatura, y de repente, alguien levanta el tapón y te quedas sin agua sobre la que flotar.
    Se hace preciso un mantra que nos recuerde que cada día es único y nada puede darse por supuesto.

    Gracias por recordarnoslo.

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto todo lo que dices....
    BESOTES CON O SIN COSTUMBRE COMO MAS TE GUSTEN...;)

    ResponderEliminar
  5. Excelente reflexión, no hay nada mas doloso y virulento que la relación de una pareja se inunde de costumbres y monotonías, incluso la monotonía del despertar de la mañana con un TE QUIERO, no basta con decirlo, hay que sentirlo, y eso creo que a medida que va pasando el tiempo se siente. No escatimes en esfuerzos amiga si el amor es sincero, hay que pelear con uñas y dientes. Muchas gracias por recordarnos a todas las parejas que el virus de las costumbres esta ahí, dispuesto a infectar cualquier relación por muy sólida que sea. Max

    ResponderEliminar
  6. Hoy me he lenvantado como el dia gris y lluvioso mi animo se une al tiempo que tenemos, y al leer tu post, me hace reflesionar que ciertamente nos dejamos llevar el dia a dia por la costumbre sin dar el valor necesario a todo lo que tenemos a nuestro alrededor que aunque por costumbre no lo valoremos como se merece, pero sin ello seria muy dificil continuar el camino, por ello pienso que BENDITA RUTINA,sin ella hoy me sentiria perdida...
    Besos, creo que ya sabes quien soy

    ResponderEliminar
  7. Queridos amigos que me dejais vuestros comentarios: Gracias por ello y me alegro de que os haya ayudado a reflexionar.
    Yo estoy en ello.

    Un beso a todos.

    ResponderEliminar
  8. Mascab,a veces llego tarde,me cuesta contestar a todos,pero lo intento.
    El tema que nos dejas es muy interesante.Hemos de renovar el sentimiento para que la costumbre también renueve sus hábitos y sepa crear y recrear la vida.
    Me gusta tu profundidad y tu claridad,para mi también es un gustazo haberte encontrado,amiga.
    Te dejo mi felicitación y mi abrazo siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?