jueves, 20 de enero de 2011

UNA SALIDA.

No encontraba la salida. Sentirse encerrada y sin ventanas, le estaba agotando el ánimo.

Dónde podría estar la salida? arañaba los ladrillos de la pared, buscando una apertura por donde entrara el aire...Necesitaba oxígeno para respirar.


 Pero los arañazos sólo eran éso, arañazos.

No había forma de dar con la puerta. Pero estaba por allí, de éso no le cabía duda, solo debería esforzarse un poco más y la encontraría.

Pero hoy su fuerzas estaban agotadas. Hoy no podía seguir rasgando la pared con sus uñas, porque de tanto escarbar, las tenía rotas, arrancadas algunas de ellas...


 Sus brazos caían a ambos lados de su cuerpo, flácidos, inertes.

Sus piernas hacía horas que las sentía blandas, se arrugaban ante cada intento de ponerse de píe...

Sus píes no se plantaban en el suelo, se doblaban por los tobillos, imposibilitando el caminar.

Su cuello dejaba caer hacia delante la cabeza, no podía sujetar el rostro altivo, su abatimiento tan solo le permitía mirar el suelo, en torno a sus píes...

Mejor intentarlo mañana... Hoy las fuerzas no la acompañaban. Pero ella sabía que la puerta estaba allí, existía en algún lugar... y, seguro: la encontraría.

3 comentarios:

  1. Alguna vez me he sentido así, no a nivel fisico, mas bien a nivel espiritual o interior...
    Al final siempre se encuentra la salida, solo hay que seguir un poco mas...
    BUENA ENTRADA...BESOTES

    ResponderEliminar
  2. Este post y el anterior como relatos de un libro son preciosos, si de lo contrario es tu ánimo, mi única neurona no logra adivinar hacia donde te diriges, que esperas y como dices "que es de ti", yo, en mi corto alcance (entendimiento) masculino de la feminidad, solo me queda ofrecerte mi ayuda para que en vez de usar tus frágiles uñas tengas unas manos fuertes para buscar esa salida. Max

    ResponderEliminar
  3. Lo importante es tener amigos.
    Como tú Meme, que me lees a diario sin conocerme y te identificas a veces con lo que escribo. Gracias por tu apoyo amiga virtual.
    O como tú Max, que también me lees a diario desde que sabes que tengo un mundo de pantalla y teclado. Tú sabes mejor que Meme, que yo me reinvento con cada necesidad de ello.

    ResponderEliminar

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?