miércoles, 12 de enero de 2011

EL PRIMER VUELO

Es una mañana de primavera, El sol calienta la vereda verde y frondosa.

El camino de rojiza y húmeda tierra, nos muestra su trayectoria iluminada en el horizonte…

Los sonidos de la senda acompañan nuestros pasos, escuchamos a una pareja de mirlos que se cantan con entrega…

Tomas mi pequeña y blanca mano entre la tuya, fuerte, grande, moteada y rrugosa su piel por el paso del tiempo…

Y entonces me hablas, me dices que aquél camino es la senda segura…

Pero a mí me atrae la vereda por explorar, apartar su vegetación a mi paso y descubrir lo que ella tenga para mostrar…

Tú me aprietas la mano y me sugieres seguir tus pasos, no me quieres soltar, temes que me pierda entre el matorral…

Pero la vereda tiene algo salvaje que me quiere enseñar Y quiero en ese momento, sola explorar…

Me suelto de tu fuerte mano y me alejo de la seguridad del camino, corro arañándome las piernas entre la vegetación…

Con los brazos abiertos, disfruto del aire que empuja mi cuerpo y sacude mi cara, haciendo que mis ojos derramen alguna lágrima de felicidad…

Oigo tu voz que me llama, a tu lado me reclamas… pero me siento mirlo y quiero volar, déjame extender las alas… tal vez, pronto, me veas de nuevo regresar…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...Y ahora dime, ¿qué opinas tú?